La nue­va cultura de la em­pre­sa

Nue­va cultura La no­ve­dad en los cam­bios pro­fun­dos en las em­pre­sas y en sus pro­ce­sos de or­ga­ni­za­ción es­tá en que se ha­ce desde la con­duc­ta

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Fer­nan­do Trías de Bes Es­cri­tor y economista. Pro­fe­sor aso­cia­do de Esade

Ca­da vez que se pro­du­ce un cam­bio es­truc­tu­ral en el en­torno, sea de­mo­grá­fi­co, so­cial, tec­no­ló­gi­co o in­dus­trial, sur­gen nue­vos re­tos. Ye­sos re­tos emer­gen­tes mo­di­fi­can las prio­ri­da­des di­rec­ti­vas. Así, he­mos te­ni­do años don­de la prio­ri­dad fue la or­ga­ni­za­ción in­dus­trial, la efi­cien­cia, los cos­tes: ca­li­dad total, just in

ti­me, los mé­to­dos ni­po­nes. Vi­vi­mos des­pués una era don­de pri­ma­ron las es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas: las fun­cio­nes, los per­fi­les, la de­par­ta­men­ta­li­za­ción, el re­por­ting, es­truc­tu­ras ma­tri­cia­les, el de­ba­te en­tre lo lo­cal y lo glo­bal. En los no­ven­ta, la prio­ri­dad fue la co­mu­ni­ca­ción, la pu­bli­ci­dad, los nue­vos pro­duc­tos, el bran­ding. Des­pués vino la olea­da digital y la prio­ri­dad fue­ron los mo­de­los de ne­go­cio, la di­gi­ta­li­za­ción de pro­ce­sos y ser­vi­cios. ¿Cuál va a ser aho­ra la prio­ri­dad?

Ca­da se­ma­na vi­si­to por lo me­nos a una em­pre­sa y ten­go oca­sión de re­unir­me con su equi­po di­rec­ti­vo. Ylo que veo que más se im­po­ne como prio­ri­dad es la de­ter­mi­na­ción de la cultura. ¿Por qué? Pues por­que es­ta­mos en la tor­men­ta per­fec­ta: au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, nuevas for­mas de tra­ba­jo, ace­le­ra­ción del co­mer­cio elec­tró­ni­co, in­mi­gra­ción, nuevas cla­ses so­cia­les y es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res, ro­bó­ti­ca, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, mi­llen­nials que tie­nen por su­pe­rio­res a baby boo­mers y que no com­par­ten va­lo­res… El re­sul­ta­do es des­con­cier­to, in­cer­ti­dum­bre y mie­do. La ges­tión de la cultura es­tá su­bien­do en­te­ros en la es­ca­la de prio­ri­da­des di­rec­ti­vas.

El tér­mino cultura tu­vo ya una an­te­rior olea­da: Mi­sión, vi­sión, va­lo­res, ob­je­ti­vos cor­po­ra­ti­vos. ¿Es esta la cultura por la que aho­ra vuel­ven a preo­cu­par­se los di­rec­ti­vos? No. Es una apro­xi­ma­ción dis­tin­ta. No ema­na de arri­ba aba­jo, je­rár­qui­ca­men­te, a tra­vés de de­cla­ra­cio­nes de in­ten­cio­nes que se ase­me­jan a un es­lo­gan de la ONU: “Nues­tra mi­sión es me­jo­rar el ni­vel de vi­da de los clien­tes man­te­nien­do el com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad, bla, bla, bla…”. La nue­va ges­tión cul­tu­ral tie­ne mu­cho más que ver con la psi­co­lo­gía. Por ejem­plo, con­duc­tas que se desea ver más a me­nu­do en la or­ga­ni­za­ción y con­duc­tas a desechar. Con­cep­tos como es­pa­cio de li­ber­tad, gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad y au­to­no­mía. Des­arrai­go, desafec­ción por el pues­to, abo­li­ción de los reinos de tai­fas. El ta­len­to, la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y re­ci­cla­je.

La ges­tión de la cultura em­pre­sa­rial se ase­me­ja a una te­ra­pia con­duc­tis­ta. Ema­na de las per­so­nas, desde ca­da uno y se di­ri­ge ha­cia arri­ba en la or­ga­ni­za­ción. “Que­re­mos per­so­nas así”, po­dría­mos re­su­mir. ¿Có­mo se ha­ce? El coaching es ca­ro y su al­can­ce sue­le li­mi­tar­se a la al­ta di­rec­ción. Se ha­bla de em­po­wer­ment, que es el vie­jo con­cep­to de de­le­gar. Se ha­bla de li­de­raz­go a todos los ni­ve­les. Pe­ro mo­di­fi­car una cultura no pue­de des­li­gar­se de una mo­di­fi­ca­ción de los pro­ce­sos, a todos los ni­ve­les.

Es­to es lo nue­vo: un cam­bio en la cultura no en­tra­ña solo for­mas de com­por­tar­se y ac­tuar, sino mo­di­fi­ca­cio­nes pro­fun­das en téc­ni­cas, sis­te­mas, or­ga­ni­za­ción y pro­ce­sos. La cultura se cam­bia desde la con­duc­ta. Yes­to sí es nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.