Edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos con bran­ding

Las em­pre­sas bus­can edi­fi­cios sin­gu­la­res como se­de por­que les ayu­da a po­si­cio­nar su ima­gen

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Na­tà­lia Bosch

Vi­vi­mos en una so­cie­dad vi­sual, don­de no hay mejor car­ta de pre­sen­ta­ción que la ima­gen. En una per­so­na, có­mo vis­te; en un pi­so, có­mo se ha de­co­ra­do, y en una em­pre­sa, su se­de. "Para una em­pre­sa, el edi­fi­cio ha de­ja­do de ser un sim­ple con­te­ne­dor don­de rea­li­zar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca para con­ver­tir­se en un es­la­bón más de su ca­de­na de va­lor", ex­pli­ca An­na Es­te­ban, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de CBRE en Bar­ce­lo­na. Y es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma es­tá trans­for­man­do la di­ná­mi­ca del mer­ca­do del al­qui­ler cor­po­ra­ti­vo: "A las em­pre­sas ya no les vale cual­quier ofi­ci­na o na­ve in­dus­trial al uso, bus­can edi­fi­cios sin­gu­la­res, con ca­rác­ter, que les di­fe­ren­cien del res­to", sos­tie­ne Òs­car Vall, di­rec­tor de Al­qui­le­res de aP­ro­per­ties.

La Ca­sa Tho­mas y la em­pre­sa Cu­bi­ñá

Uno de es­tos edi­fi­cios sin­gu­la­res con­ver­ti­dos en se­de cor­po­ra­ti­va es la Ca­sa Tho­mas de Bar­ce­lo­na. Obra de Lluís Do­mè­nech i Mon­ta­ner en­tre los años 1895 y 1898, esta jo­ya del mo­der­nis­mo ca­ta­lán fue ad­qui­ri­da en 2007 por Cu­bi­ñá, em­pre­sa cen­te­na­ria de mo­bi­lia­rio e in­terio­ris­mo. Pe­ro no fue has­ta 2010 cuan­do se pre­sen­tó ofi­cial­men­te, tras un im­por­tan­te y ex­haus­ti­vo pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción. "Las obras cos­ta­ron li­te­ral­men­te el do­ble de lo que es­ta­ba pre­su­pues­ta­do. Solo para re­cu­pe­rar los sue­los an­ti­guos de mo­sai­co, la obra se re­tra­só tres meses. Tu­vi­mos que re­nun­ciar a las an­ti­guas ofi­ci­nas, se re­pin­ta­ron los fres­cos ori­gi­na­les del te­cho por­que no cum­plían la nor­ma­ti­va, ya que no eran ig­ní­fu­gos... Las anéc­do­tas son in­ter­mi­na­bles", re­cuer­da Ed­gar Cu­bi­ñá, di­rec­tor general de Cu­bi­ñá, que aña­de: "Qui­zás no es el edi­fi­cio más fun­cio­nal para una em­pre­sa de mo­bi­lia­rio, por­que co­rres el ries­go de que la belleza del pro­pio edi­fi­cio ca­ni­ba­li­ce las pie­zas de ex­po­si­ción. Pe­ro que­ría­mos dar con­ti­nui­dad

al pro­yec­to al­re­de­dor de la Ca­sa Tho­mas, man­te­ner la dig­ni­dad del edi­fi­cio. En­ten­día­mos que se me­re­cía un res­pe­to y de­bía­mos ser con­se­cuen­tes. Aun­que con­lle­va­ra di­fi­cul­ta­des y li­mi­ta­cio­nes". De he­cho, como ex­pli­ca Cu­bi­ñá, Ca­sa Tho­mas es mu­cho más que una tien­da de mue­bles. Rea­li­zan char­las, even­tos, pre­sen­ta­cio­nes... "In­ten­ta­mos que

sea un hub de crea­ti­vi­dad, de di­se­ño... Te­ne­mos la obli­ga­ción mo­ral de re­cu­pe­rar el es­pa­cio que ha de­ja­do en Bar­ce­lo­na el cie­rre de Vi­nçon".

Pe­ro es­tar en la Ca­sa Tho­mas tam­bién tie­ne sus ven­ta­jas, so­bre todo para una em­pre­sa que se de­di­ca al mun­do de la de­co­ra­ción: "Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, so­bre todo los ar­qui­tec­tos, va­lo- ran mu­cho el edi­fi­cio. Y cuan­do vie­nen con un clien­te que se es­tá plan­tean­do una re­for­ma, se sien­ten re­con­for­ta­dos, por­que ven que so­mos una ca­sa se­ria. En es­te sen­ti­do, el edi­fi­cio su­ma, nos ayu­da a me­jo­rar nues­tro po­si­cio­na­mien­to como em­pre­sa", afir­ma Ed­gar Cu­bi­ñá.

Edi­fi­cios con bran­ding

Es una de las nuevas tendencias del sec­tor: "Cu­rar la ima­gen del edi­fi­cio para po­ten­ciar la ima­gen de la em­pre­sa", afir­ma An­na Es­te­ban, que aña­de que es­tán de­tec­tan­do un in­te­rés cre­cien­te por par­te de las em­pre­sas para po­si­cio­nar su se­de. "Hay mu­cho edi­fi­cio con bran­ding". Las em­pre­sas, so­bre todo las mul­ti­na­cio­na­les, bus­can edi­fi­cios con per­so- na­li­dad, au­tén­ti­cos. "Ya sea uno ul­tra­mo­derno con par­king para bi­cis y du­chas para los em­plea­dos, por­que les in­tere­sa atraer a ta­len­to jo­ven, mi­le­nials que se mue­ven en bi­ci y apro­ve­chan la ho­ra de co­mer par asa­lir ah acer­jog­ging, como un edi­fi­cio ca­ta­lo­ga­do o mo­der­nis­ta", sos­tie­ne Es­te­ban. Y po­ne como ejem­plo la fir­ma in­ter­na­cio­nal Ni­ke, a la que han ase­so­ra­do en su tras­la­do de se­de desde el po­lí­gono Mas Blau de El Prat de Llo­bre­gat al em­ble­má­ti­co edi­fi­cio de La Ro­ton­da, en Sa­rrià. "Las em­pre­sas es­tán em­pe­zan­do a cam­biar de se­des como una ma­ne­ra de atraer y re­te­ner ta­len­to. Por­que han de­tec­ta­do que el es­pa­cio tie­ne in­ci­den­cia en la ac­ti­vi­dad la­bo­ral y en el pro­duc­to. Es­tán haciendo un pro­ce­so de up­da­te o de re­no­va­ción de ima­gen".

Bar­ce­lo­na y el plu­ri­cen­tris­mo

An­na Es­te­ban apun­ta una tendencia que es­tá afec­tan­do al mer­ca­do del al­qui­ler de ofi­ci­nas, pe­ro que in­ci­de tam­bién a la ciudad en general, el plu­ri­cen­tris­mo. "Tra­di­cio­nal­men­te, las ren­tas más al­tas de al­qui­ler de ofi­ci­nas es­ta­ban en pa­seo de Grà­cia, Dia­go­nal, Ram­bla Ca­ta­lun­ya... Pe­ro aho­ra es­ta­mos de­tec­tan­do que no es tan im­por­tan­te la zo­na, sino el edi­fi­cio". Ypo­ne como ejem­plo, una vez más, La Ro­ton­da: no es­tá en una zo­na tra­di­cio­nal de ofi­ci­nas, pe­ro el edi­fi­cio ha­ce que me­rez­ca la pe­na ins­ta­lar­se aquí. "Siem­pre ha­brá cier­tas zo­nas con más con­cen­tra­ción de em­pre­sas, pe­ro si se es­par­cen por di­fe­ren­tes áreas o ba­rrios, mu­cho mejor. El plu­ri­cen­tris­mo en­ri­que­ce una ciudad, la equi­li­bra y la ex­tien­de", sen­ten­cia An­na Es­te­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.