Goo­gle+ no ha po­di­do ha­cer­se un hue­co en la red

El po­pu­lar bus­ca­dor re­nun­cia des­pués de sie­te años a te­ner pre­sen­cia en las re­des so­cia­les

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Piergiorgio M. Sandri

Goo­gle+ ya es his­to­ria. Es la cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da. Por­que la red so­cial lan­za­da por el cé­le­bre bus­ca­dor en el 2011 nun­ca con­si­guió le­van­tar el vue­lo. Na­ció pa­ra com­pe­tir con la to­do­po­de­ro­sa Fa­ce­book. Sin em­bar­go nun­ca lo­gró ser un ri­val se­rio.

Es­ta se­ma­na Alp­ha­bet, la so­cie­dad ma­triz, apro­ve­chó el es­cán­da­lo de un fa­llo de se­gu­ri­dad que com­pro­me­tía da­tos de los usua­rios pa­ra po­ner pun­to fi­nal a la aven­tu­ra. Goo­gle+ es uno de los po­cos pro­yec­tos de la fir­ma ca­li­for­nia­na queha­fra­ca­sa­do (en es­ta ca­te­go­ría ca­ben Wa­ve, Pi­ca­sa, iGoo­gle, Dod­ge­ball, Buzz) pe­ro­tal ve­zes­te es el más so­na­do.

Su­nú­me­ro­deu­sua­rios­noe­ra des­de­ña­ble: unos 400 mi­llo­nes. Sin em­bar­go el tiem­po de uso que de­di­ca­ban a la cuen­ta era una mi­nu­cia: no su­pe­ra­ba los cin­co se­gun­dos por se­sión en el 90% de los ca­sos. En el 2016 el tiem­po as­cen­día a do­ce mi­nu­tos, con lo que la caí­da ha si­do im­por­tan­te de un año pa­ra otro. Ade­más, los nú­me­ros con Fa­ce­book no aguan­tan: la red de Mark Zuc­ker­berg cuen­ta con 2.167 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos y al ser Goo­gle+ más pe­que­ña no se ge­ne­ra­ba “el efec­to lla­ma­da” o “efec­to red” pa­ra au­men­tar usua­rios.

Du­ran­te su pri­mer año de vi­da, se li­gó la pla­ta­for­ma Goo­gle+ al por­tal de ví­deo You­Tu­be, pe­ro cua­tro años des­pués la em­pre­sa dio mar­cha atrás. De he­cho, la em­pre­sa ca­li­for­nia­na re­co­no­ció que la idea de vin­cu­lar la red a otros ser­vi­cios “era una me­ta bien in­ten­cio­na­da, pe­ro es­to da­ba lu­gar a al­gu­nas ex­pe­rien­cias de pro­duc­tos que los usua­rios a ve­ces con­si­de­ra­ban con­fu­sas”.

“De en­tra­da, Goo­gle+ lle­gó tar­de, cuan­do otras re­des co­mo Fa­ce­book y Twit­ter ya es­ta­ban es­ta­ble­ci­das. Lue­go, los usua­rios la con­si­de­ra­ban co­mo un anexo­del­co­rreo­deG­mail, yes­to re­pre­sen­ta­ba un freno, por­que las re­des so­cia­les ge­né­ri­cas se per­ci­ben co­mo un es­pa­cio pa­ra ex­plo­rar otras iden­ti­da­des di­fe­ren­tes del es­tu­dio o tra­ba­jo. En es­te sen­ti­do, el error de ba­se de Goo­gle+ fue que no te­nía, a di­fe­ren­cia por ejem­plo de Ins­ta­gram, un en­fo­que es­pe­cí­fi­co: pa­ra eso ya es­ta­ba Fa­ce­book”, in­di­ca el so­ció­lo­go Ja­vier de Ri­ve­ra (So­cio­lo­giay­re­de­so­cia­les.com).

BECK DIEFENBACH / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.