Chi­na es­tá en­deu­da­da y en pie de gue­rra

La gue­rra co­mer­cial con Trump se inicia cuan­do la eco­no­mía se ha­ce ma­du­ra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Bei­jing

Los jó­ve­nes de za­pa­ti­llas Ne­wBa­lan­ce que acu­dían al cur­si­llo en el re­lu­cien­te Ap­ple Sto­re en Wang­fu­jing, la prin­ci­pal ave­ni­da de com­pras en Pe­kín, no que­rían pa­ra na­da una gue­rra co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos. Tim Cook, el con­se­je­ro de­le­ga­do de Ap­ple, tam­po­co la quie­re. Aquí hay 800 mi­llo­nes de usua­rios de te­lé­fo­nos mó­vi­les. Es más, la mul­ti­na­cio­nal ya ha su­pe­ra­do la cri­sis de ima­gen su­fri­da en el 2010 cuan­do sa­lie­ron aque­llas fo­tos em­ba­ra­zo­sas de las re­des an­ti­sui­ci­dio col­ga­das de los dor­mi­to­rios del po­lí­gono de Fox­conn en Shenz­hen, don­de me­dio mi­llón de tra­ba­ja­do­res en­sam­blan iPho­nes.

Chi­na ya no es un se­cre­to su­cio de las mul­ti­na­cio­na­les oc­ci­den­ta- les. Los sa­la­rios han subido en los úl­ti­mos años en in­dus­tria y ser­vi­cios. Re­co­rri­da por Au­di, tre­nes ba­la y ma­na­das de tu­ris­tas, la ma­yo­ría chi­nos, Pe­kín pa­re­ce una ciu­dad eu­ro­pea. “Un ayu­dan­te de co­ci­na en un res­tau­ran­te aquí co­bra el do­ble que en Mé­xi­co”, co­men­tó asom­bra­da una vi­si­tan­te me­xi­ca­na que to­ma­ba un ca­fé en el Tous les Jours, al la­do de Ap­ple.

Las cri­ti­cas de com­pe­ten­cia des­leal y ma­ni­pu­la­ción de su di­vi­sa que lle­gan de Was­hing­ton pa­re­cen ya anacró­ni­cas. Aquel enor­me su­pe­rá­vit co­mer­cial que Chi­na acu­mu­ló con el res­to del mun­do ha ba­ja­do ca­si a ce­ro. (Com­pa­ra­do con Ale­ma­nia, que re­gis­tra un su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te su­pe­rior al 8% del PIB, Chi­na pa­re­ce un ve­cino ge­ne­ro­so.) La di­vi­sa ya se ha si­tua­do en los úl­ti­mos años pró­xi­ma a su va­lor de equi­li­brio, se­gún el FMI, aun­que pre­ci­sa­men­te las ten­sio­nes actuales pue­den for­zar una vuel­ta a las vie­jas in­ter­ven­cio­nes pa­ra ba­jar su va­lor. En las grandes tien­das de mar­ca glo­bal en Wang­fu­jing, un tu­ris­ta pue­de com­pro­bar que Chi­na ya no só­lo ex­por­ta. Un cin­tu­rón de cue­ro com­pra­do en el Gap es­ta­ba fa­bri­ca­do en Es­pa­ña; una ca­mi­se­ta de lino y al­go­dón, en Por­tu­gal.

La fór­mu­la de ex­ter­na­li­za­ción ma­nu­fac­tu­re­ra y ca­de­nas glo­ba­les de va­lor ha ga­ran­ti­za­do un­cre­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar pa­ra la eco­no­mía chi­na en las ul­ti­mas dé­ca­das y, pe­se a la des­ace­le­ra­ción más o me­nos con­tro­la­da de los úl­ti­mos años, aún cre­cía al 6,9% en el 2017. Ha fa­ci­li­ta­do tam­bién un ré­cord de be­ne­fi­cios pa­ra cor-

X01332

Va­rios bi­lle­tes do­bla­doscon la efi­gie de Mao, sím­bo­los del po­der chino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.