Asia es­tá pro­te­gi­da 20 años des­pués

Las eco­no­mías asiá­ti­cas se blin­dan con re­ser­vas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res tras las cri­sis de 1998

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Una fu­ga de ca­pi­ta­les de las eco­no­mías emer­gen­tes, en­tre ellas los países asiá­ti­cos, es “inevi­ta­ble”, ad­vir­tió la di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, en Ba­li es­ta se­ma­na. Po­cas ve­ces se ha­cen pre­vi­sio­nes con tan­ta se­gu­ri­dad en el Fon­do. Pe­ro cuan­do se tra­ta del com­por­ta­mien­to ci­clo­tí­mi­co de los in­ver­so­res glo­ba­les, la ex­pe­rien­cia de las ul­ti­mas dé­ca­das es una guía exac­ta.

El ci­clo siem­pre es igual: cuan­do la Re­ser­va Fe­de­ral sube los ti­pos de in­te­rés y se apre­cia el dó­lar, los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que han bus­ca­do ren­ta­bi­li­da­des ma­yo­res du­ran­te los años de ba­jos ti­pos en EE.UU. de re­pen­te dan mar­cha atrás y re­gre­san al mer­ca­do de bo­nos del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se. Ocu­rrió en 1980 cuan­do Paul Volc­ker pro­vo­có la cri­sis de deu­da la­ti­noa­me­ri­ca­na. Vol­vió a ocu­rrir en 1994 cuan­do Alan Greens­pan desató la cri­sis te­qui­la en Mé­xi­co.

Pe­ro­lo­que­más­se­re­cuer­dae­nes­ta asam­blea es la gra­ve cri­sis asiá­ti­ca de 1997-1998, cuan­do la apre­cia­ción im­pa­ra­ble del dó­lar pro­vo­có una fu­ga de­vas­ta­do­ra de ca­pi­ta­les des­de Tailandia , Co­rea del sur, Sin­ga­pur, Tai­wán, Ma­la­sia, Hong Kong, Indonesia y otros. To­dos es­tos países ha­bían in­ten­ta­do con­tro­lar la in­fla­ción vin­cu­lan­do sus di­vi­sas al dó­lar. Cuan­do el ago­ta­mien­to de sus re­ser­vas de di­vi­sas les for­zó a de­jar flo­tar sus mo­ne­das, el re­sul­ta­do fue la cri­sis de deu­da más gran­de de la his­to­ria has­ta aque­llas fe­chas.

La ac­tua­ción del FMIe­se año, ba­jo la pre­si­den­cia de Mi­chel Cam­des­sus, en­tró en la mi­to­lo­gía de la com­ple­ja re­la­ción en­tre los países asiá­ti­cos y el FMI. Los pa­que­tes de ajus­te que se im­pu­sie­ron des­de Was­hing­ton no só­lo in­clu­ye­ron me­di­das dra­co­nia­nas de aus­te­ri­dad, sino tam­bién exi­gen­cias de­que los ti­gres asiá­ti­cos –Hong Kong, Sin­ga­pur, Tai­wán , Co­rea del Sur– y los de­más países li­be­ra­li­za­sen sus cuen­tas de ca­pi­ta­les pa­ra fa­ci­li­tar un ma­yor ac­ce­so a sus sec­to­res fi­nan­cie­ros por par­te de ban­cos de Wall Street.

Ro­bert Ru­bín, Larry Sum­mers y Alan Greens­pan –los tres mos­que­te­ros que sa­lie­ron en la por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me– se unie­ron pa­ra pe- dir mano du­ra a Cam­des­sus cri­ti­can­do el lla­ma­do crony ca­pi­ta­lis­mo asiá­ti­co, re­la­cio­nes en­do­gá­mi­cas en­tre las em­pre­sas y la cla­se po­lí­ti­ca. Cam­des­sus cum­plió con las di­rec­tri­ces que lle­ga­ban del Te­so­ro y la Fed en Was­hing­ton for­zan­do los ajus­tes más du­ros des­de la cri­sis la­ti­noa­me­ri­ca­na. Joe Sti­glitz, en­ton­ces eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, se su­mó a la in­dig­na­ción de los asiá­ti­cos des­de den­tro de la ins­ti­tu­ción ge­me­la, y ade­más con una po­de­ro­sa crí­ti­ca a las re­ce­tas del FMI.

Vein­te años des­pués, el es­pec­tro de la cri­sis aún re­co­rre las ins­ti­tu­cio­nes de Was­hing­ton. Cir­cu­la­ba por la asam­blea una fo­to de Cam­des­sus, en Ya­kar­ta en 1998, de pie y con­los bra­zos cru­za­dos mi­ran­do­de manera ame­na­zan­te al pre­si­den­te in­do­ne­sio, el dic­ta­dor Suhar­to, que fir­ma el acuer­do con el FMI que fa­cul­ta­ría un res­ca­te por 7.300 mi­llo­nes de dó­la­res. La­gar­de se ha vis­to for­za­da a des­ple­gar su ta­len­to di­plo­má­ti­co pa­ra bo­rrar la me­mo­ria de aque­lla ima­gen y pre­pa­rar a la opi­nión pu­bli­ca en Ba­li pa­ra la lle­ga­da de mi­les de mi­nis­tros y ban­que­ros cen­tra­les de los 189 países miem­bros. El tra­ba­jo se com­pli­ca tras el te­rre­mo­to en la is­la ve­ci­na de Su­la­we­si y las crí­ti­cas al Go­bierno in­do­ne­sio por la fal­ta de ayu­da. Ba­li es una is­la de inago­ta­bles re­ser­vas de sim­pa­tía que re­ci­be a sie­te mi­llo­nes de tu­ris­tas al año. Pe­ro in­clu­so en es­ta is­la hay pro­tes­tas. El pa­sa­do jue­ves, un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes an­ti-FMI irrum­pió en el lu­jo­so ho­tel Wes­tin. “El FMIes­tá for­zan­do la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios so­cia­les”, di­jo una ma­ni­fes­tan­te.

En es­tos mo­men­tos cre­cen los te­mo­res­so­bre­la­ca­pa­ci­dad­de­la­se­co­no­mías asiá­ti­cas pa­ra man­te­ner las im­pre­sio­nan­tes ta­sas de cre­ci­mien­to, más del 5,5% en los úl­ti­mos cua­tro años, li­de­ra­dos por In­dia y Ban­gla­desh, que cre­cen por en­ci­ma del 7%. Pe­roel­cre­ci­mien­to­ha­coin­ci­di­do con una fuer­te ex­pan­sión de deu­da pro­vo­ca­da, y la de­pre­cia­ción de las di­vi­sas asiá­ti­cas fren­te al apre­cia­do dó­lar ge­ne­ra du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de­re­fi­nan­ciar la deu­da de­no­mi­na­da en dó­la­res. Pa­kis­tán es­ta ne­go­cian­do en es­tos mo­men­tos un po­si­ble res­ca­te del FMI, lo cual desata re­ce­los en Was­hing­ton por la in­fluen­cia geo­po­lí­ti­ca de Chi­na en ese pa­so, tras la con­ce­sión de cré­di­tos bi­llo­na­rios de Chi­na pa­ra nue­va in­fra­es­truc­tu­ra en Pa­kis­tán.

Lo cier­to es que el FMI ja­más po­dría vol­ver a im­po­ner su cri­te­rio en Asia aun­que ha­ya cri­sis de fi­nan­cia­ción en es­te ci­clo de fu­gas de ca­pi­ta­les. Pri­me­ro, por­que sus pro­pios eco­no­mis­tas han aban­do­na­do su apo­yo a la rá­pi­da aper­tu­ra de las cuen­tas de ca­pi­ta­les así co­mo las me­dias an­ti­cre­ci­mien­to de aus­te­ri­dad. El fon­do has­ta de­fien­de en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias el uso de con­tro­les so­bre ca­pi­ta­les, una­de­las reivin­di­ca­cio­nes del pre­si­den­te de Ma­la­sia Maha­ta­ri Moha­med du­ran­te la cri­sis del 1997-98.

Las eco­no­mías asiá­ti­cas, ade­más, es­tán blin­da­das me­dian­te mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de re­ser­vas de di­vi­sas. Ya flo­tan li­bre­men­te sus di­vi­sas. Pe­ro lo más im­por­tan­te es se­gu­ra­men­te la pre­sen­cia de Chi­na. El gi­gan­te ha im­ple­men­ta­do la ini­cia­ti­va Road and Belt, que fa­ci­li­ta cré­di­tos blan­dos pa­ra la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras, y ha crea­do una red de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras re­gio­na­les pa­ra re­du­cir la de­pen­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes de Was­hing­ton. “Son com­ple­men­tos re­gio­na­les; no­so­tros so­mos la red de se­gu­ri­dad glo­bal”, di­jo el eco­no­mis­ta je­fe del FMI res­pon­sa­ble de Asia, Chang­yong Rhee, quien –otra di­fe­ren­cia res­pec­to a 1997-98, cuan­do los tec­nó­cra­tas del fon­do eran prin­ci­pal­men­te oc­ci­den­ta­les– es co­reano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.