Pa­ti­ne­tes pe­li­gro­sos

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Que na­die se en­ga­ñe. Las rá­fa­gas de hoy son un ho­me­na­je a Joa­quín Sa­bi­na, aun­que no as­pi­ran a re­fle­jar la reali­dad de la ca­lle con el mis­mo ar­te del in­ge­nio­so can­tau­tor. Pe­ro co­mo es­ta­mos en la sec­ción de mo­tor, se tra­ta asi­mis­mo de es­cri­bir so­bre te­mas re­la­cio­na­dos con el uni­ver­so de las rue­das. En es­ta oca­sión, de­ja­re­mos en paz tan­to a los au­to­mó­vi­les co­mo a las mo­to­ci­cle­tas, pa­ra cen­trar­nos en una cues­tión mu­cho más es­pi­no­sa. Ha­bla­re­mos de los pa­ti­ne­tes.

Mu­cho se ha es­cri­to úl­ti­ma­men­te so­bre los pro­ble­mas de­ri­va­dos del uso de mul­ti­tud de ar­ti­lu­gios eléc­tri­cos so­bre rue­das que, co­mo si de una ver­da­de­ra pla­ga se tra­ta­ra, es­tán in­va­dien­do las ace­ras de Bar­ce­lo­na de mo­do ace­le­ra­do, y ace­le­ran­do en cier­tos ca­sos a ve­lo­ci­da­des con­si­de­ra­bles. Lle­ga­dos al pun­to ac­tual, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble or­de­nar un tan­to la co­sa des­de el Ayun­ta­mien­to pa­ra que no se des­ma­dre to­da­vía más. Di­ga­mos que iden­ti­fi­car­los me­dian­te una ma­trí­cu­la mu­ni­ci­pal y ase­gu­rar­los po­dría po­ner cier­to freno.

Pe­ro tal vez es me­jor de­jar de que­jar­se de la si­tua­ción, pues­to que por mal que va­yan cier­tas co­sas, siem­pre pue­den em­peo­rar. Y es que exis­te otra ciu­dad no muy le­ja­na que ha si­do co­lo­ni­za­da por un ejér­ci­to de pa­ti­ne­tes eléc­tri­cos com­par­ti­dos que los usua­rios de­jan en cual­quier lu­gar. Lo cier­to es que son in­go­ber­na­bles y pe­li­gro­sos, de­bi­do al di­mi­nu­to diá­me­tro de sus rue­das y la des­me­su­ra­da dis­tan­cia del ma­ni­llar res­pec­to al sue­lo. Co­mo di­ría el pro­pio Joa­quín, pon­ga­mos que ha­blo de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.