Clou­de­ra ad­quie­re Hor­ton­works

Clou­de­ra y Hor­ton­works cons­ta­tan que la ren­ta­bi­li­dad se lle­va mal con la or­to­do­xia ‘open sour­ce’

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Norberto Ga­lle­go

Am­bas em­pre­sas fac­tu­ran 739 mi­llo­nes de dó­la­res y han te­ni­do pér­di­das de 359 mi­llo­nes

Hu­bo un tiem­po, muy cer­cano, en el que cual­quier hi­jo de ve­cino po­nía ca­ra de au­to­ri­dad al com­bi­nar­dos­pa­la­bra­se­nin­glés, big da­ta, cu­yo al­can­ce des­co­no­cía. Pa­ra re­sol­ver el al­ma­ce­nar, pro­ce­sar, re­cu­pe­rar y lue­go ana­li­zar rá­pi­da­men­te gran­des vo­lú­me­nes de da­tos, un gru­po de in­ge­nie­ros –pri­me­ro en las fi­las de Yahoo, lue­go en las de Goo­gle– con­ci­bie­ron una pla­ta­for­ma, que­lla­ma­ro­nHa­doop­ya­ca­ba­ría sien­do una in­va­lo­ra­ble co­lec­ción de he­rra­mien­tas es­cri­tas en có­di­go abier­to.

Dea­que­llain­ven­ción­na­ce­rían dos em­pre­sas, Clou­de­ra y Hor­ton­works, que tras una dé­ca­da de edu­ca­da ri­va­li­dad han anun­cia­do su fu­sión “en­tre igua­les”. O no tan igua­les: en ver­dad es Clou­de­ra la que ad­quie­re Hor­ton­works y sus ac­cio­nis­tas de­ten­ta­rán el 60% de la com­pa­ñía re­sul­tan­te. Tom Reilly, di­rec­tor eje­cu­ti­vo deC­lou­de­ra, se­gui­rá al fren­te de la fu­sio­na­da.

La transac­ción tie­ne cla­ro sen­ti­do eco­nó­mi­co: las dos pierden di­ne­ro año tras año y la pa­cien­cia de los in­ver­so­res no es eter­na: Clou­de­ra, con 420mi­llo­nes­de­dó­la­res­dein­gre­sos, re­gis­tra pér­di­das ope­ra­ti­vas de 186 mi­llo­nes, mien­tras Hor­ton­works pier­de 173 de los 309 mi­llo­nes que fac­tu­ra [ci­fras del úl­ti­mo año]. La su­ma da­ría una fac­tu­ra­ción de 729 mi­llo­nes y se es­pe­ra ob­te­ner si­ner­gias que re­duz­can sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las pér­di­das. Por otro la­do, la fu­sión no es­tá dic­ta­da por apre­mios fi­nan­cie­ros gra­cias a un flu­jo de ca­ja po­si­ti­vo. La reac­ción ini­cial de los in­ver­so­res ha va­li­da­do las ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas ar­gu­men­ta­das por Reilly.

Qui­zá la fu­sión pu­do ha­ber­se he­cho an­tes, pe­ro las dos par­tes op­ta­ron por el mer­ca­do bur­sá­til pa­ra dar li­qui­dez a sus in­ver­so­res ini­cia­les. Cuan­do Di­ne­ro en- tre­vis­tó a Tom Reilly en el 2014, es­te ne­ga­ba in­clu­so la sa­li­da a bol­sa, gra­cias a la co­mo­di­dad­que­le­da­ban los 720 mi­llo­nes in­ver­ti­dos por In­tel en Clou­de­ra. De los que, por cier­to, aún ate­so­ra más de la mi­tad.

Aun­que no sean tan igua­les co­mo se pre­go­na, la ope­ra­ción tie­ne mu­cho sen­ti­do por cuan­to ase­gu­ra la con­ti­nui­dad de un ne­go­cio en el que, diez años des­pués de for­mu­la­do, am­bas se han de­ja­do al­gu­nos pe­los en la ga­te­ra. El mer­ca­do cre­ce pe­ro aho­ra se tra­ta de ga­nar di­ne­ro.

El pri­me­ro de­los pro­ble­mas­ra­di­ca en­la na­tu­ra­le­za mis­ma­del­mo­vi­mien­to open sour­ce, al que am­bas ad­hie­ren con mo­de­los de mo­ne­ti­za­ción dis­pa­res. El de Hor­ton­works es más pu­ris­ta, mien­tras que Clou­de­ra ha sa­bi­do sa­car par­ti­do de los ser­vi­cios de va­lor aña­di­do y es­tá in­cor­po­ran­doin­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a sus pro­duc­tos. A am­bas les han ser­vi­do de mu­cho los acuer­dos con pro­vee­do­res his­tó­ri­cos de ba­ses de da­tos (IBM, Ora­cle y Te­ra­da­ta) que li­cen­cian sus he­rra­mien­tas pa­ra in­te­grar­las ba­jo sus mar­cas.

Bue­na­par­te­dees­taac­ti­vi­dad gi­ra en torno a lo que se co­no­ce co­mo da­ta wa­rehou­se, una prác­ti­ca que, bá­si­ca­men­te, agre­ga ba­ses de da­tos y otras fuen­tes pa­ra que se ana­li­cen a gran es­ca­la. En es­te cam­po, la in­no­va­ción es len­ta y las em­pre­sas co­nun­par­queins­ta­la­do de­ba­ses de da­tos se re­sis­ten a cam­biar.

En el fon­do, lo que ocu­rre es que el con­cep­to open sour­ce go­za de mu­cha acep­ta­ción y se ha ga­na­do una pla­za cen­tral en el sec­tor de las TI, pe­ro es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil cons­truir so­bre él un­ne­go­cio­ren­ta­ble y a la vez res­pe­tar la or­to­do­xia del mo­vi­mien­to: se cuen­tan con los de­dos las fir­mas de es­ta ga­la­xia que pue­den pre­su­mir de ren­ta­bi­li­dad.

Cuan­do Clou­de­ra na­ció, en el 2008, la vi­sión de sus fun­da­do­res gi­ra­ba en torno al ad­ve­ni­mien­to del cloud com­pu­ting, pe­ro en aquel mo­men­to po­cas em­pre­sas es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra ese sal­to, por lo que se op­tó por una pla­ta­for­ma dual. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sus gran­des com­pe­ti­do­res ac­tua­les son los gi­gan­tes de la nu­be: Ama­zon Web Ser­vi­ces, Mi­cro­soft y Goo­gle ofre­cen ser­vi­cios al­ter­na­ti­vos tam­bién ba­sa­dos en Ha­doop. Clou­de­ra y Hor­to­works crea­ron en su día un mer­ca­do que ya no con­tro­lan.

DREW ANGERER / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.