Di­gi­tal ‘de­tox’

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Ma­ria Gan­yet Et­nó­gra­fo di­gi­tal

Ha­ce años, el pri­mer día de cla­se so­lía pre­gun­tar a mis alum­nos de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual de la UPF cuán­tos se co­nec­ta­ban a in­ter­net al me­nos una vez al día. Ca­si to­dos le­van­ta­ban la mano. ¿Dos ve­ces? Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad. Só­lo una mi­no­ría le­van­ta­ba la mano cuan­do les pre­gun­ta­ba si se co­nec­ta­ban tres o más ve­ces al día. Has­ta que un año la pre­gun­ta de­jó de te­ner sen­ti­do: “¿Qué quie­res de­cir con cuán­tas ve­ces?”. En el 2000 la vi­da de un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio ya pa­sa­ba por la pan­ta­lla del or­de­na­dor y la co­ne­xión inin­te­rrum­pi­da a in­ter­net vía el wi­fi de la fa­cul­tad. Fal­ta­ban aún más de sie­te años pa­ra los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y los da­tos mó­vi­les, y la pre­gun­ta ya no te­nía sen­ti­do.

Hoy co­nec­tar­se a in­ter­net no sig­ni­fi­ca na­da. Nues­tra jor­na­da la­bo­ral trans­cu­rre en­tre las 21 pul­ga­das del mo­ni­tor y las 5 del mó­vil, así co­mo nues­tro tiem­po li­bre, que con­ti­núa con las 6 del Kind­le o las 47 de Net­flix; pa­ra re­la­jar­nos de las pan­ta­llas del tra­ba­jo nos co­nec­ta­mos a las pan­ta­llas de ca­sa. La pre­gun­ta que hoy tie­ne sen­ti­do es “¿Cuán­tas ve­ces te des­co­nec­tas de in­ter­net?”.

El ca­te­drá­ti­co de In­ge­nie­ría Ro­bó­ti­ca de Ber­ke­ley Ken Gold­berg, con mo­ti­vo de su re­cien­te vi­si­ta a Bar­ce­lo­na, afir­ma­ba que veía mu­cha gen­te en las ca­lles de la ciu­dad en­gan­cha­da al mó­vil y re­co­men­da­ba un día a la se­ma­na de ayuno tec­no­ló­gi­co pa­ra com­ba­tir el ries­go de

obe­si­dad di­gi­tal. El pro­fe­sor Gold­berg no es­tá so­lo. La can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Se­le­na Gó­mez, la más se­gui­da en Ins­ta­gram, de­ci­dió que que­ría adel­ga­zar di­gi­tal­men­te y en sep­tiem­bre anun­ció que se to­ma­ba una pau­sa de los me­dios so­cia­les pa­ra vi­vir la vi­da en di­rec­to y no a tra­vés de una pan­ta­lla. El ra­pe­ro Kan­ye West tui­tea­ba po­co des­pués de que se to­ma­ba un re­ce­so a los me­dios so­cia­les con es­tas pa­la­bras: “De­be­ría­mos po­der par­ti­ci­par en los me­dios so­cia­les sin te­ner que mos­trar cuán­tos se­gui­do­res o cuán­tos me

gus­ta te­ne­mos”. (Le re­co­men­da­ría la ex­ten­sión Twit­ter De­me­tri­ca­tor que es­con­de to­dos los nú­me­ros de la pá­gi­na de Twit­ter).

Cua­tro me­ses an­tes, El Ru­bius, el ter­cer you­tu­ber más po­pu­lar del mun­do, ha­bía col­ga­do un ví­deo ex­pli­can­do que ca­da vez le cos­ta­ba más ha­cer ví­deos, que la an­gus­tia y la pre­sión de sa­tis­fa­cer a sus se­gui­do­res le su­pe­ra­ba, y que an­tes de aca­bar mal, “aho­ra que to­da­vía te­nía con­trol so­bre la si­tua­ción”, creía que lo me­jor que po­día ha­cer era pa­rar. En el ví­deo re­pi­te un par de ve­ces que es cons­cien­te de que son pro­ble­mas del pri­mer mun­do.

Y a pe­sar de ser un pro­ble­ma emi­nen­te­men­te del pri­mer mun­do, el res­to tam­po­co se sal­va. Es­ta se­ma­na he­mos sa­bi­do el ca­so de un ciu­da­dano in­dio de 26 años des­em­plea­do que pa­só más de me­dio año mi­ran­do se­ries en Net­flix en se­sio­nes dia­rias que su­pe­ra­ban las sie­te ho­ras. Vi­vir su reali­dad no me­re­cía tan­to la pe­na co­mo vi­vir la que Net­flix le ofre­cía en di­gi­tal: un epi­so­dio de Black mi­rror de sie­te me­ses de du­ra­ción con fi­nal en el Ser­vi­cio de Uso Sa­lu­da­ble de la Tec­no­lo­gía de la clí­ni­ca Nim­hans de Ban­ga­lo­re (SHUT, por su acró­ni­mo en in­glés).

El ca­so re­cuer­da po­de­ro­sa­men­te al que el usua­rio King Sa­la­man­der pu­bli­ca­ba el año pa­sa­do en Red­dit. Con­ta­ba có­mo un ve­rano aca­bó no ha­cien­do otra co­sa que ver Net­flix, y que des­pués de ha­ber vis­to to­das las tem­po­ra­das de The of­fi­ce en po­cos días, re­ci­bió un co­rreo elec­tró­ni­co pre­gun­tán­do­le si es­ta­ba bien, y que si en lu­gar de ver Net­flix to­do el día a quien de­be­ría ver no era a un mé­di­co. ¡El co­rreo era de Net­flix! Al prin­ci­pio se asus­tó mu­cho –me es­pían, no hay pri­va­ci­dad, lo sa­ben to­do de mí–, pe­ro des­pués de re­fle­xio­nar un po­co se dio cuen­ta de que aquel co­rreo de un ex­tra­ño po­día ha­ber­le sal­va­do la vi­da. El al­go­rit­mo de Net­flix de­tec­tó un con­su­mo anó­ma­lo y aler­tó a un ope­ra­dor hu­mano que de­ci­dió mo­tu pro­prio en­viar­le el co­rreo de la es­pe­ran­za. No sa­be­mos si to­do lo que cuen­ta es cier­to o ni si­quie­ra si pa­só de ve­ras, pe­ro sí que la his­to­ria nos da al­gu­na pis­ta de ha­cia dón­de va­mos.

Otra pis­ta nos la da el ar­te. El ar­tis­ta Ivan Cash jun­to con el co­lec­ti­vo glo­bal IRL (In Real Li­fe) ha desa­rro­lla­do las IRL Glas­ses, unas ga­fas de sol que blo­quean las pan­ta­llas; al mi­rar­las las ve­mos apa­ga­das. El pro­to­ti­po que han pre­sen­ta­do blo­quea ca­si to­das las te­les, al­gu­nos or­de­na­do­res, otros mó­vi­les y pa­ne­les lu­mi­no­sos de ex­te­rior. Pa­ra me­jo­rar la tec­no­lo­gía y con­ver­tir­lo en pro­duc­to co­mer­cial han crea­do una cam­pa­ña de mi­cro­me­ce­naz­go en Kicks­tar­ter que ya ha re­co­gi­do más de 106.000 dó­la­res de los 21.000 que pe­dían ini­cial­men­te. “Mi in­ten­ción con es­tas ga­fas es pro­vo­car de­ba­te y ani­mar a la gen­te a re­pen­sar su re­la­ción con la tec­no­lo­gía, con las pan­ta­llas, es­pe­cí­fi­ca­men­te… Creo que mu­chos de no­so­tros nos sen­ti­mos im­po­ten­tes por­que las pan­ta­llas son adic­ti­vas y no po­de­mos de­jar de ser en cier­to mo­do co­mo una po­li­lla atraí­da por una luz”.

Crea­dor de las fal­sas zo­nas Tech Free en los par­ques de San Fran­cis­co y del pro­yec­to que con­ver­tía co­rreos elec­tró­ni­cos en car­tas es­cri­tas (por hu­ma­nos) a mano, Ivan Cash es un re­fe­ren­te a la ho­ra de uti­li­zar la fu­sión de ar­te y tec­no­lo­gía co­mo he­rra­mien­ta de crí­ti­ca so­cial.

Dis­cre­po con él en que las pan­ta­llas nos atraen co­mo la luz atrae a una po­li­lla. La po­li­lla, en su exis­ten­cia ca­si de­ter­mi­nis­ta, no pue­de ha­cer mu­cho más que no sea ir ha­cia la luz. No­so­tros te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir; no­so­tros sa­be­mos que la tec­no­lo­gía nos da op­cio­nes y que en úl­ti­ma ins­tan­cia so­mos no­so­tros quie­nes to­ma­mos las de­ci­sio­nes. Los ejem­plos del King Sa­la­man­der y de Ivan Cash tie­nen en co­mún la co­la­bo­ra­ción en­tre per­so­nas y tec­no­lo­gía: en el pri­mer ca­so, pa­ra evi­tar que un con­su­mi­dor com­pul­si­vo de Net­flix ter­mi­ne en una clí­ni­ca de des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal, y en el se­gun­do, pro­vo­can­do un de­ba­te so­bre nues­tra die­ta di­gi­tal. A par­tir de aho­ra voy a pre­gun­tar a mis alum­nos qué apli­ca­ción usan pa­ra des­co­nec­tar­se al me­nos una vez al día.

Li­bre al­be­drío La tec­no­lo­gía no de­ter­mi­na có­mo se­rá el fu­tu­ro; só­lo nos plan­tea op­cio­nes; a no­so­tros nos to­ca to­mar lasde­ci­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.