Ries­go de con­ta­gio

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to y ex­de­cano de Esa­de Bu­si­ness School

Cuan­do Wall Street su­fre un ca­ta­rro, las bol­sas de Eu­ro­pa con­traen una pul­mo­nía. El vier­nes 12 de oc­tu­bre, el ín­di­ce Dax per­día en lo que va del año más del 11%; el Ibex 35, el 12,5%. El Nas­daq ga­na­ba el 17%. Se es­pe­ra­ba con an­sie­dad que se cum­plie­ran las ex­pec­ta­ti­vas de bue­nos re­sul­ta­dos del ter­cer tri­mes­tre y el oxí­geno die­ra vue­los a S&P 500. No fue así, aun­que los gran­des ban­cos res­pon­die­ron por en­ci­ma de lo es­pe­ra­do. ¿Fi­nan­cia­ron la cam­pa­ña del pre­si­den­te? El ma­yor, JP Mor­gan, ga­nó un 24% más que en el ter­cer tri­mes­tre del 2017. El gru­po de ban­cos de­di­ca­dos a fi­nan­ciar el con­su­mo­ga­nó un 60% más, pe­ro su vo­lu­men es la mi­tad que JP Mor­gan. El sec­tor de las tec­no­ló­gi­cas dio la sor­pre­sa ne­ga­ti­va, pe­ro las ac­cio­nes no pue­den do­blar su va­lor en po­cos me­ses.

En me­di­ci­na, un buen diag­nós­ti­co me­jo­ra la sa­lud del pa­cien­te. En bol­sa, eso no es su­fi­cien­te, por­que Wall Street es­ta­ba al fi­nal del ci­clo al­cis­ta más lar­go, des­de mar­zo del 2009. A par­tir de en­ton­ces, el ban­co cen­tral (Fed) em­pe­zó a im­pri­mir bi­lle­tes día y no­che. El No­bel Fried­man lo lla­ma­ba ti­rar dó­la­res des­de un he­li­cóp­te­ro, y se creó una eu­fo­ria que mul­ti­pli­có por cua­tro los ín­di­ces has­ta que lle­gó “el vér­ti­go de las al­tu­ras”. La eco­no­mía ame­ri­ca­na se re­ca­len­ta­ba; el pa­ro era el más ba­jo des­de 1969 (3,7%) y el pá­ni­co se apo­de­ró de los que vie­ron có­mo la Fed au­men­ta­ba los ti­pos ofi­cia­les. La ma­yo­ría pen­só que la deu­da del Te­so­ro po­día per­der va­lor y la ven­die­ron en ma­sa. En es­tos ca­sos se di­ce: el úl­ti­mo dó­lar, que lo ga­ne otro. El re­sul­ta­do fue que se ga­na­ba más por el ren­di­mien­to que da­ban los bo­nos del Te­so­ro que por los di­vi­den­dos de las ac­cio­nes. Ye­so pro­vo­có la es­tam­pi­da ba­jis­ta del 26 de enero, que tam­bién lle­gó al Ibex 35 y otras bol­sas. Los cor­ta­fue­gos no fre­na­ron el in­cen­dio. Au­men­tó la in­cer­ti­dum­bre, y el ín­di­ce VIX –que mi­de el ni­vel de mie­do– se du­pli­có a 30 pun­tos. La gue­rra co­mer­cial de Trump fue co­mo echar ga­so­li­na a un bos­que en lla­mas. La go­ber­na­do­ra del FMI aler­tó al pre­si­den­te de que el co­mer­cio mun­dial se re­du­ci­ría y de que en esas gue­rras to­dos pierden.

The Eco­no­mist de­di­có su por­ta­da a La pró­xi­ma re­ce­sión. No sa­be­mos cuán­do, pe­ro, si lle­ga, los ban­cos cen­tra­les po­drían te­ner po­cos re­cur­sos pa­ra ata­car- la. El vi­rus po­dría con­ta­giar­nos, pe­ro los an­ti­bió­ti­cos no son efi­ca­ces. ¿Lo pre­sien­ten los in­ver­so­res? EnEs­pa­ña y otros paí­ses al­gu­nos ven­die­ron sus car­te­ras de ac­cio­nes. Qui­zá pen­sa­ron que por aho­ra me­jor te­ner li­qui­dez pa­ra com­prar ba­ra­to más ade­lan­te. Alar­go pla­zo la bol­sa siem­pre se re­cu­pe­ra, y las ga­nan­cias se ob­tie­nen al com­prar en el me­jor mo­men­to. Al­gu­nos com­pra­ron ac­cio­nes an­ti­cí­cli­cas, y en Ja­pón, Ale­ma­nia, Ita­lia y Sui­za las ac­cio­nes de los fa­bri­can­tes de ro­bots se re­va­lo­ri­za­ron fren­te a las pér­di­das de otras in­dus­trias.

Efec­tos Cuan­do Wall Street su­fre un ca­ta­rro, las gran­des bol­sas eu­ro­peas con­traen una pul­mo­nía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.