So­bre los tra­ba­jos inú­ti­les

El an­tro­pó­lo­go Da­vid Grae­ber de­nun­cia la mul­ti­pli­ca­ción de em­pleos in­ne­ce­sa­rios y pi­de la ren­ta bá­si­ca

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

El an­tro­pó­lo­go Da­vid Grae­ber es una de las figuras del mo­vi­mien­to

Oc­cupy Wall Street. Su li­bro En

deu­da tra­zó to­da una his­to­ria al­ter­na­ti­va de la eco­no­mía. Y en el 2013 es­te pro­fe­sor del Golds­mith Co­lle­ge de Lon­dres pro­vo­có un in­cen­dio

con el ar­tícu­lo So­bre el fe­nó­meno de

los tra­ba­jos de mier­da. En él re­cor­da­ba que en 1930 Key­nes ima­gi­nó que a fi­na­les del si­glo XX­la­tec­no­lo­gía ha­ría que los paí­ses ri­cos tu­vie­ran jor­na­das la­bo­ra­les de 15 ho­ras a la se­ma­na. Noha­si­doa­sí, aun­queen tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos, di­ce Grae­ber, es po­si­ble. Pe­ro pe­se a la au­to­ma­ti­za­ción de mu­chos tra­ba­jos pro­duc­ti­vos, des­de Key­nes, apun­ta, se han crea­do mu­chos em­pleos inú­ti­les y mu­cha gen­te se pa­sa la vi­da en ta­reas que en su fue­ro in­terno pien­sa que no ha­ría fal­ta rea­li­zar. Sin en­fer­me­ros, ba­su­re­ros o me­cá­ni­cos, el mun­do­se­ría­más­di­fí­cil, pe­ro qui­zá no, se­ña­la, sin ges­to­res fi­nan­cie­ros, gru­pos de pre­sión, in­ves­ti­ga­do­res de re­la­cio­nes pú­bli­cas o ase­so­res le­ga­les. Una de las em­pre­sas de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos que qui­zá Grae­ber con­si­de­ra inú­ti­les, YouGov, en­cues­tó a los bri­tá­ni­cos: “¿Su tra­ba­jo apor­ta al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo al mun­do?”. El 37% di- jo que no. El 13% no es­ta­ba se­gu­ro.

Así que Grae­ber de­ci­dió pro­fun­di­zar en el te­ma y es­cri­bir el li­bro

Tra­ba­jos de mier­da, que ha te­ni­do una­gra­na­co­gi­da in­clu­so en­la pren­sa eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal, que ha cri­ti­ca­do más los orí­ge­nes del pro­ble­ma que plan­tea Grae­ber que el pro­ble­ma en sí. En el li­bro se pre­sen­ta una ta­xo­no­mía de los tra­ba­jos de mier­da. Ha­bría cin­co ti­pos: el pri­me­ro, los em­plea­dos in­ne­ce­sa­rios, pe­ro que dan más re­le­van­cia a los je­fes; el se­gun­do, es­bi­rros que exis­ten só­lo por­que al­guien los em­plea: gru­pos de pre­sión, es­pe­cia­lis­tas en re­la­cio­nes pú­bli­cas y abo­ga­dos cor­po­ra­ti­vos; el ter­ce­ro, los par­chea­do­res: re­suel­ven pro­ble­mas en las em­pre­sas que no de­be­rían exis­tir; el cuar­to, los marca­casi­llas,que exis­ten pa­ra que una em­pre­sa pue­da afir­mar que es­tá ha­cien­do lo que no ha­ce; el úl­ti­mo: su­per­vi­so­res que supervisan a gen­te que no lo ne­ce­si­ta. Pa­ra Grae­ber, el da­ño mo­ral de es­tos tra­ba­jos in­ne­ce­sa­rios es pro­fun­do, pe­ro no se ha­bla de ello.

¿Por qué exis­ten? Grae­ber ve a las éli­tes in­tere­sa­das en que los tra­ba­ja­do­res no ten­gan tiem­po li­bre y pien­sen, pe­ro re­co­no­ce al­go más cen­tral: “So­mo­su­na­ci­vi­li­za­ción­ba­sa­da enel tra­ba­jo, pe­ro ni si­quie­ra el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, sino co­mo un fin en sí mis­mo. He­mos lle­ga­do a creer que los hom­bres y las mu­je­res que­no­sees­fuer­zan más­du­ra­men­te de lo que de­sean en em­pleos que no les gus­tan son ma­la gen­te. Es co­mo si hu­bié­se­mos da­do nues­tro con­sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo pa­ra nues­tra pro­pia es­cla­vi­za­ción”. Su so­lu­ción pa­sa, co­mo de­cía Zyg­munt Bau­man, por des­li­gar tra­ba­jo y su­per­vi­ven­cia: la ren­ta bá­si­ca.

HI­RO­YU­KI ITO / GETTY

TRA­BA­JOS DEMIER­DA Da­vid Grae­ber Tra­duc­ción de Iván Bar­bei­tos Ariel, 2018 432 pá­gi­nas Pa­pel, 21,90 € E-book, 12,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.