Las en­ti­da­des so­cia­les co­la­bo­ran pa­ra mi­ti­gar la po­bre­za ener­gé­ti­ca

La ba­ja­da de tem­pe­ra­tu­ras evi­den­cia la ne­ce­si­dad de apli­car me­di­das ur­gen­tes de reha­bi­li­ta­ción en los ho­ga­res más vul­ne­ra­bles

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - Pa­trí­cia Coll | Jo­sep Lluís Mi­có

#Win­te­ris­co­ming. Es­te hash­tag ha si­do tren­ding to­pic es­ta se­ma­na, co­mo­lo­fue ya el año pa­sa­do. Lo­po­pu­la­ri­za­ron los se­gui­do­res de la se­rie Jue­go de Tro­nos, y mi­llo­nes de usua­rios de la red lo han con­ver­ti­do en to­do un clá­si­co que avi­sa en Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twit­ter de la lle­ga­da del in­vierno. Sir­ve pa­ra eti­que­tar en las re­des so­cia­les las imá­ge­nes de los pri­me­ros co­pos de nieve, de las chi­me­neas que se en­cien­den pa­ra inau­gu­rar la tem­po­ra­da­de­frío, del cam­bio­dear­ma­rio, de los gui­sos nu­tri­ti­vos pa­ra com­ba­tir las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, de las in­fu­sio­nes que acom­pa­ñan los mo­men­tos de re­lax que pro­por­cio­na la lec­tu­ra re­po­sa­da en có­mo­das bu­ta- cas… Bo­ni­tas es­tam­pas pa­ra mos­trar la me­jor ca­ra del in­vierno.

Sin em­bar­go, ca­da es­ta­ción del año tie­ne múl­ti­ples ca­ras, tan­tas co­mo las si­tua­cio­nes en que se ha­llan las per­so­nas que la vi­ven. O que la su­fren. Por eso, el hast­hag #win­te­ris­co­ming, igual que en la se­rie que lo pu­so de mo­da sim­bo­li­za­ba el anun­cio de una ame­na­za pa­ra la su­per­vi­ven­cia de sus pro­ta­go­nis­tas, po­dría ser­vir pa­ra con­cien­ciar acer­ca de una de las cru­ces del in­vierno: la po­bre­za ener­gé­ti­ca. Aun­que no sea tren­ding to­pic, la po­bre­za ener­gé­ti­ca exis­te y es es­pe­cial­men­te du­ra por­que afec­ta a los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles, co­mo plan­tea­ron es­ta se­ma­na los re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tas en­ti­da­des so­cia­les cen­tra- das en pa­liar sus efec­tos.

Re­pre­sen­tan­tes de Creu Ro­ja Ca­ta­lun­ya, Cà­ri­tas Dio­ce­sa­na de Bar­ce­lo­na, Fo­ment de l’Ha­bi­tat­ge So­cial y Fun­da­ció L’Es­pe­ra­nça han par­ti­ci­pa­do en los En­cuen­tros en

La Van­guar­dia, or­ga­ni­za­dos con la co­la­bo­ra­ción de Fun­da­ción Na­turgy, ba­jo el tí­tu­lo La efi­cien­cia ener­gé­ti­ca co­mo ele­men­to cla­ve pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de la po­bre­za ener

gé­ti­ca en la so­cie­dad, con el ob­je­ti­vo de po­ner so­bre la me­sa, sin am­ba­ges, la ne­ce­si­dad de unas me­di­das que re­sul­tan es­pe­cial­men­te ur­gen­tes an­te el in­mi­nen­te des­cen­so de las tem­pe­ra­tu­ras.

Pa­ra la di­rec­to­ra de la Fun­da­ció L’ Es­pe­ra­nç ay pre­si­den­ta del a Fun­da­ció El Ro ure,Llu­mDe­làs ,“la po­bre­za tie­ne ros­tro ”. De­làs ex­pli­ca, por ejem­plo, por qué dos an­cia­nas, Te­re­sa y Pe­pi­ta, “se pasan el día en el bus del ba­rrio por­que tie­nen el bono de trans­por­te gra­tui­to pa­ra ma­yo­res y así es­tán ca­len­ti­tas, ya que no so­por­tan el frío que ha­ce en sus ca­sas”.

El coor­di­na­dor de Creu Ro­ja Ca­ta­lun­ya, En­ric Mo­rist, ci­ta otro ejem­plo: el de una fa­mi­lia for­ma­da por un pa­dre en el pa­ro, una ma­dre que es ama de ca­sa y tres hi­jos me­no­res, uno de ellos con dis­ca­pa­ci­dad, que vi­ven en un edi­fi­cio de los años 60 y que, ade­más de te­ner gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a fin de­mes, su­fren las con­se­cuen­cias de ha­bi­tar una vi­vien­da po­co efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te.

El di­rec­tor de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Bar­ce­lo­na, Sal­va­dor Bus­quets, re­cuer­da un co­men­ta­rio fre­cuen­te de los dam­ni­fi­ca­dos que vi­ven en re­si­den­cias pa­ra per­so­nas sin ho­gar. Así, cuan­do se les pre­gun­ta por qué po­nen la ca­le­fac­ción a una tem­pe­ra­tu­ra tan al­ta, res­pon­den: “Si hu­bie­ras pa­sa­do el frío que yo he pa­sa­do… En­trar en una ha­bi­ta­ción fría te hie­la el al­ma”.

Por eso, to­dos ellos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de apli­car me­di­das de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca ur­gen­tes y efec­ti­vas en los ho­ga­res de es­tas per­so­nas pa­ra “ga­ran­ti­zar con­di­cio­nes de con­fort y ha­bi­ta­bi­li­dad”, co­mo des­ta­ca el ar­qui­tec­to de la Fun­da­ció Fo­ment de l’Ha­bi­tat­ge So­cial, Ho­ra­cio Es­pe­che.

So­lu­cio­nes de emer­gen­cia

En el mar­co del plan de vul­ne­ra­bi­li­dad ener­gé­ti­ca im­pul­sa­do por Na­turgy, la Fun­da­ción de es­ta com­pa­ñía ener­gé­ti­ca es­tá im­ple­men­tan­do so­lu­cio­nes ur­gen­tes de reha­bi­li­ta­ción de ba­jo cos­te que, a su vez, son re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas. Se tra­ta de ac­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas y rá­pi­das, co­mo el cam­bio de per­sia­nas, el

aña­di­do de si­li­co­na y ais­la­mien­tos o la sus­ti­tu­ción de elec­tro­do­més­ti­cos an­ti­guos co­mo los fri­go­rí­fi­cos por mo­de­los ener­gé­ti­ca­men­te más efi­cien­tes.

Pa­ra ello, la Fun­da­ción Na­turgy, que desa­rro­lla di­ver­sos pro­gra­mas de ac­ción so­cial con ac­tua­cio­nes des­ti­na­das a pa­liar la vul­ne­ra­bi­li­dad ener­gé­ti­ca, ha crea­do el Fon­do so­li­da­rio de reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca, a tra­vés del que se rea­li­zan es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes en los pi­sos de las fa­mi­lias vul­ne­ra­bles, de la mano de en­ti­da­des del ter­cer sec­tor.

La Fun­da­ción es la do­nan­te prin­ci­pal de es­te fon­do, abier­to tam­bién a con­tri­bu­cio­nes vo­lun­ta­rias de la ciu­da­da­nía, que bus­ca apo­yar a los co­lec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos, gra­cias a me­jo­ras sus­tan­cia­les de sus ho­ga­res en ma­te­ria de reha­bi­li­ta­ción, equi­pa­mien­to y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Los be­ne­fi­cia­rios del Fon­do de la Fun­da­ción Na­turgy son per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad aten­di­das por en­ti­da­des del ter­cer sec­tor con las que la Fun­da­ción de la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca tie­ne acuer­dos de co­la­bo­ra­ción, o que vi­ven en pi­sos cu­ya ti­tu­la­ri­dad y ges­tión es de las en­ti­da­des del ter­cer sec­tor o de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Una in­ver­sión im­pres­cin­di­ble Acon­di­cio­nar una vi­vien­da con me­di­das ur­gen­tes co­mo­las que plan­tean los ex­per­tos cues­ta apro­xi­ma­da­men­te unos 2.000 eu­ros y per­mi­te que los ho­ga­res vul­ne­ra­bles re­duz­can a la mi­tad su gas­to energético, ade­más de que con­si­gan man­te­ner en el in­te­rior de la vi­vien­da tem­pe­ra­tu­ras más mo­de­ra­das, in­clu­so cuan­do no en­cien­den la ca­le­fac­ción. De es­ta ma­ne­ra, co­mo des­ta­ca el di­rec­tor ge­ne­ral de Fun­da­ción Na­turgy, se lo­gra “un ni­vel mí­ni­mo de con­fort y un ba­jo con­su­mo de ener­gía”. Pa­ra Mar­tí So­là, “la efi­cien­cia de­pen­de de tres fac­to­res: el es­ta­do de la vi­vien­da, las ins­ta­la­cio­nes ener­gé­ti­cas y los há­bi­tos de con­su mo­de­las fa­mi­lias ”.

En el es­tu­dio Re-ha­bi­li­ta­cion ex­prés pa­ra ho­ga­res vul­ne­ra­bles. So­lu­cio­nes de ba­jo cos­te, aus­pi­cia­do por la Fun­da­ción Na­turgy, se de­ta­llan has­ta 77 so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas, di­vi­di­das en cin­co gran­des ca­te­go­rías: los pa­ra­men­tos, los te­chos, los sue­los, la car­pin­te­ría y las pro­tec­cio­nes so­la­res. Igual­men­te, se de­ta­lla el cos­te de ins­ta­la­ción de ca­da ele­men­to, su pe­so, su efi­ca­cia y los lu­ga­res don­de se co­mer­cia­li­zan, en­tre otros da­tos de in­te­rés.

Es­tas so­lu­cio­nes es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­das pa­ra reha­bi­li­tar de for­ma ur­gen­te y con un ba­jo cos­te la ma­yo­ría de vi­vien­das del par­que ha­bi­ta­cio­nal es­pa­ñol, an­te­rior a 1979. A par­tir de ese año, el có­di­go téc­ni­co de edi­fi­ca­ción obli­gó al ais­la­mien­to tér­mi­co de las vi­vien­das.

Las ac­tua­cio­nes son va­ria­das: des­de la ins­ta­la­ción de tol­dos o la co­lo­ca­ción de al­fom­bras, has­ta la sus­ti­tu­ción de ven­ta­nas o del ais­la­mien­to tér­mi­co en los mu­ros. Suob­je­ti­vo es in­tro­du­cir me­di­das pa­si­vas cu­yo desa­rro­llo sea sen­ci­llo y se pue­da efec­tuar des­de el in­te­rior de la ca­sa, sin que­se­pre­ci­se so­li­ci­tar li­cen­cias de obras o de per­mi­sos de la co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios.

Apli­car es­tas me­di­das es es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­ria en in­vierno, se­gún los ex­per­tos, ya que, conl aba­ja­dad e las tem­pe­ra­tu­ras, el gas­to energético se dis­pa­ra. Se­gún el in­ves­ti­ga­dor de la cá­te­dra de Ener­gía y Po­bre­za de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas (Ma­drid) Jo­sé Ig­na­cio Li­na­res, el gas­to en­ca­le­fac­ción y agua ca­lien­te, que va­ría se­gún las zo­nas geo­grá­fi­cas, “su­po­ne en­tre el 40% y el 75% del gas­to energético”.

A Li­na­res le sor­pren­de que el bono tér­mi­co, in­clui­do en el pa­que­te de me­di­das ur­gen­tes con­tra la po­bre­za ener­gé­ti­ca re­cién apro­ba­das por el Con­se­jo de Mi­nis­tros co­mo una ayu­da pú­bli­ca di­rec­ta pa­ra pa­gar gas­tos de ca­le­fac­ción, co­ci­na y agua ca­lien­te “lle­gue más tar­de que el bono eléc­tri­co”. Li­na­res pro­po­ne de­di­car es­ta ayu­da a la in­ver­sión en reha­bi­li­ta­ción o re­no­va­ción de las ins­ta­la­cio­nes y noa­pa­gar­los gas­tos. Así, “re­no­var una cal­de­ra re­du­ce el gas­to en ener­gía tér­mi­ca más de un 15% y una reha­bi­li­ta­ción ex­prés más de un 45%”.

Se­gún En­ric Mo­rist, “la ener­gé­ti­ca es una­ca­ra más­de­la­po­bre­za”. El coor­di­na­dor de Creu Ro­ja Ca­ta­lun­ya aler­ta de que úni­ca­men­te el 8% de las per­so­nas que atien­den en su or­ga­ni­za­ción ac­ce­de al bono so­cial, por lo que, a su jui­cio, “ha­ce fal­ta un ma­yor ase­so­ra­mien­to pa­ra que es­tos ciu­da­da­nos pue­dan be­ne­fi­ciar­se de es­te ti­po de ayu­das, ya que no las co­no­cen o bien no sa­ben rea­li­zar las ges­tio­nes opor­tu­nas”. To­do ello le lle­va a re­cla­mar una “tra­mi­ta­ción mu­cho más ágil”.

Sal­va­dor Bus­quets po­ne de ma­ni­fies­to la com­ple­ji­dad de es­te pro­ble­ma al se­ña­lar que hay per­so­nas “que no po­drán ac­ce­der al bono so­cial por­que quien tie­ne que ha­cer­lo es el pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da, y ellos no tie­nen ni con­tra­to de al­qui­ler”. La la­bor for­ma­ti­va en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es esen­cial, co­mo sub­ra­ya la Fun­da­ció Fo­ment de l’Ha­bi­tat­ge So­cial, en­ti­dad que lu­cha con­tra la ex­clu­sión so­cial y es­pe­cial­men­te con­tra la re­si­den­cial, pro­por­cio­nan­do vi­vien­das so­cia­les en ré­gi­men de al­qui­ler, cal­cu­la­do en fun­ción de las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de ca­da uni­dad fa­mi­liar.

El ar­qui­tec­to de es­ta fun­da­ción, Ho­ra­cio Es­pe­che, di­ce: “Uno de los fac­to­res que en­la Fun­da­ció Fo­ment de l’Ha­bi­tat­ge So­cial se tie­nen en cuen­ta pa­ra lo­grar un con­su­mo res­pon­sa­ble de la ener­gía es la ges­tión ade­cua­da de la vi­vien­da. Pa­ra es­to, con­ta­mos con un equi­po de edu­ca­do­res que acom­pa­ña a la fa­mi­lia y la orien­ta en los te­mas ne­ce­sa­rios”.

En de­fi­ni­ti­va, “lo asis­ten­cial y lo edu­ca­ti­vo son las dos ca­ras de la lu­cha con­tra la po­bre­za”, agre­ga la di­rec­to­ra de la Fun­da­ció L’Es­pe­ra­nça y pre­si­den­ta de la Fun­da­ció El Rou­re. En su opi­nión, pe­que­ñas me­jo­ras, co­mo­las me­di­das de reha­bi­li­ta­ción, su­po­nen “una in­yec­ción de dig­ni­dad”. Y ello “lle­va a quie­nes la po­bre­za les co­me la mo­ral a ser más ac­ti­vos pa­ra sa­lir ade­lan­te”, afir­ma Llum De­làs.

Por to­dos es­tos mo­ti­vos, el di­rec­tor ge­ne­ral de Fun­da­ción Na­turgy va­lo­ra po­si­ti­va­men­te el “tra­ba­jo en red” que en el pre­sen­te se es­tán ha­cien­do con es­tas en­ti­da­des del ter­cer sec­tor y con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. En es­te as­pec­to, Mar­tí So­là re­sal­ta: “Los pla­nes de­ben ser de ac­tua­ción in­me­dia­ta”. Coin­ci­den con él el res­to de ex­per­tos que for­man par­te ya de es­te en­tra­ma­do de en­ti­da­des que co­la­bo­ra pa­ra mi­ti­gar la po­bre­za ener­gé­ti­ca a tra­vés de ac­tua­cio­nes de reha­bi­li­ta­ción de los ho­ga­res más vul­ne­ra­bles.

En­ti­da­des co­mo las que han par­ti­ci­pa­do en es­ta se­sión or­ga­ni­za­da por La Van­guar­dia y la Fun­da­ción Na­turgy con­vi­ven día a día con esa reali­dad, que no tie­ne na­da de vir­tual y que, aun­que prác­ti­ca­men­te no apa­rez­ca en los mu­ros de Fa­ce­book, en las sto­ries de Ins­ta­gram o en los men­sa­jes de Twit­ter, con­si­de­ran que es preo­cu­pan­te.

Los ex­per­tos es­tán de acuer­do en que hay que bus­car so­lu­cio­nes ur­gen­tes y, des­de es­tas en­ti­da­des so­cia­les, ac­túan de for­ma coor­di­na­da y sin des­can­so pa­ra ac­tuar cuan­to an­tes. Te­re­sa, Pe­pi­ta y to­das las de­más per­so­nas que pasan frío en sus vi­vien­das no pue­den es­pe­rar al pró­xi­moin­vierno. #Win­te­ris­co­ming.

Con re­for­mas de 2.000 eu­ros se ob­tie­nen me­jo­ras cla­ras en el con­fort y el aho­rro Hay que me­jo­rar el tra­ba­jo en red con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra com­ba­tir la po­bre­za

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.