DIS­FRU­TAR DEL DÍA A DÍA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

nos. Te es­cri­bo por­que otro ami­go mío lo hi­zo y le gus­tó mu­cho tu res­pues­ta. El ca­so es que me pon­go a ve­ces muy ner­vio­so y me irri­to cuan­do no con­si­go en­se­gui­da lo que quie­ro. Lo mis­mo si es pa­ra ha­cer un ami­go, con­quis­tar a una chi­ca, es­pe­rar a que me trai­gan al­go o que me lla­men por te­lé­fono. Tam­bién me en­fa­do a ve­ces cuan­do mis pa­dres o tíos me lle­van la con­tra­ria o cuan­do no va­lo­ran lo que ha­go. En­ton­ces me en­tra ira, pe­ro lue­go me arre­pien­to y lo pa­so muy mal, in­clu­so me des­pre­cio e in­sul­to. To­do ello me ha­ce su­frir y me pre­gun­to si no es­toy mal de la ca­be­za. Soy un es­tu­dian­te bri­llan­te, pe­ro cuan­do me po­nen me­nos no­ta de la que yo creo, tam­bién me en­fa­do. Bueno, Ra­mi­ro, ¿Ten­go re­me­dio? Has acon­se­ja­do muy bien a mi ami­go, que te apre­cia mu­cho y es­tá muy con­ten­to. A ver si con­si­gues tam­bién que yo lo es­té. Co­mo soy tan im­pa­cien­te, ya es­toy desean­do que me con­tes­tes. RES­PUES­TA Pues ya me tie­nes aquí, San­tos, aun­que de­be­ría ha­ber­te he­cho es­pe­rar un po­co pa­ra que te adies­tres en la pa­cien­cia, que ha­cien­do un jue­go de pa­la­bras es la cien­cia de la paz. La im­pa­cien­cia mal­gas­ta mu­chas y pre­cio­sas ener­gías, al­te­ra, lle­ga a ser mor­tí­fe­ra y no per­mi­te apre­ciar y vi­vir con ple­ni­tud el mo­men­to pre­sen­te. El im­pa­cien­te es­tá mi­ran­do siem­pre a lo que tie­ne que lle­gar y no mi­ra lo que su­ce­de en ca­da mo­men­to e in­ten­ta dis­fru­tar­lo. Tie­nes que ejer­ci­tar­te en ir po­nien­do más aten­ción en lo que vi­ves a ca­da ins­tan­te y no es­tar tan pen­dien­te de lo que pue­da su­ce­der. Es mu­cho más prác­ti­co e in­te­li­gen­te go­zar de lo que hay en ca­da mo­men­to. Por otro la­do, to­do exi­ge un pro­ce­so. Las co­sas no pue­den ser siem­pre co­mo y cuan­do uno quie­re. Te has acos­tum­bra­do a que to­do sea en el ins­tan­te que deseas, pe­ro eso no es po­si­ble la ma­yo­ría de las ve­ces. ¿Sa­bes por qué te irri­tas? Por­que te crees con de­re­cho a que to­do sea co­mo tú quie­res –te ha­blo con sin­ce­ri­dad– y cuan­do no es así, te en­fu­rru­ñas. Lue­go te das cuen­ta de que no ha si­do lo más apro­pia­do y te en­fa­das con­ti­go y te re­pren­des.

LA IM­PA­CIEN­CIA MAL­GAS­TA MU­CHAS ENER­GÍAS, AL­TE­RA Y NO PER­MI­TE VI­VIR CON PLE­NI­TUD EL MO­MEN­TO PRE­SEN­TE

Tie­nes que sa­lir de ese ato­lla­de­ro y ma­du­rar un po­co más. Tú no pue­des con­tro­lar­lo to­do ni tam­po­co tie­nes que en­fa­dar­te si las co­sas no son co­mo tu ha­bías pen­sa­do. De­bes res­pe­tar un po­co más el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. Hay en ti un afán por con­tro­lar en ex­ce­so e in­clu­so ma­ni­pu­lar, pe­ro eso se vuel­ve con­tra ti y te crea es­ta­dos de áni­mo aflic­ti­vos. Cam­bia tu ac­ti­tud. Mu­chas ve­ces el pro­ce­so tie­ne que se­guir su cur­so. La im­pa­cien­cia no sólo nos agi­ta y an­sía, sino que tam­bién nos ha­ce per­der­nos mu­chas co­sas que me­re­cen real­men­te la pe­na. Así que es­pe­ro ha­ber­te ayu­da­do y que re­fle­xio­nes y pon­gas en prác­ti­ca lo que he­mos ar­gu­men­ta­do. Y no des­plie­gues tu in­sa­tis­fac­ción o im­pa­cien­cia con la mo­to. Em­pie­za por uti­li­zar­la con cor­du­ra y con mu­cha aten­ción, co­mo si fue­ra un ejer­ci­cio de me­di­ta­ción. Ho­la Ra­mi­ro, soy San­tos, un es­tu­dian­te de 22 años. Me en­can­ta co­rrer en mo­to, aun­que ya he te­ni­do al­gu­nos sus­tos. For­ma par­te, creo, de mi ca­rác­ter, y mis pa­dres siem­pre se es­tán que­jan­do de que soy muy im­pul­si­vo e im­pa­cien­te, tan­to que yo pien­so que les de­ses­pe­ro. Soy hi­jo úni­co, o sea que por un la­do me mi­man mu­cho, pe­ro por otro re­ci­bo to­dos los gol­pes sin po­der com­par­tir­los con otros her­ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.