¿ES PO­SI­BLE CO­MER SANO?

Nun­ca ha ha­bi­do tan­tos con­tro­les y nor­mas pa­ra ase­gu­rar que lo que co­me­mos sea sa­lu­da­ble. Y nun­ca acuí­fe­ros, tie­rra y ai­re es­ta­ban tan con­ta­mi­na­dos co­mo aho­ra. ¿Quién ven­ce en es­ta ba­ta­lla por la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria?

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Per­fec­ta y ape­ti­to­sa por fue­ra. La man­za­na, por ejem­plo. ¿Pe­ro qué nos ga­ran­ti­za que por den­tro sea sa­lu­da­ble? En un mun­do en que la con­ta­mi­na­ción del ai­re, del sue­lo y del agua, ca­da vez es­tá más ex­ten­di­da y don­de ca­da día hay más vo­ces crí­ti­cas so­bre los pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos a los que se so­me­te lo que co­me­mos, sur­ge una du­da: ¿es po­si­ble co­mer pro­duc­tos al 100% sin ma­ni­pu­la­ción, sin adi­ti­vos y sin con­ta­mi­na­ción? Es más, ¿los pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­zan ba­jo la vi­to­la de eco­ló­gi­cos es­tán to­tal­men­te li­bres de esas sus­tan­cias? Por una par­te, los or­ga­nis­mos ofi­cia­les res­pon­den que los ali­men­tos que con­su­mi­mos nun­ca ha­bían si­do tan se­gu­ros y sa­lu­da­bles co­mo aho­ra. Pe­ro, por otra, la Eva­lua­ción Internacional del Co­no­ci­mien­to y Tec­no­lo­gía en el Desa­rro­llo Agrí­co­la –en la que par­ti­ci­pa la ONU— se­ña­la que las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por los ali­men­tos afec­tan anual­men­te al 30% de la po­bla­ción de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos. Así que per­sis­ten las du­das y cuan­do se pre­gun­ta a pie de ca­lle, ca­si na­die se fía, pe­ro no por eso se de­ja de co­mer, cla­ro.

Con­tro­les “Los ali­men­tos nun­ca han si­do tan se­gu­ros co­mo aho­ra”, ase­gu­ra Bar­ba­ra Freis­chem, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fe­de­ra­ción Internacional de Sa­ni­dad Ani­mal (IFAH). La mul­ti­tud de nor­ma­ti­vas y con­tro­les pa­re­cen una ga­ran­tía in­que­bran­ta­ble. So­le­dad Juan Arechederra, in­ge­nie­ra agró­no­ma que di­ri­ge la Fun­da­ción Ata­ma, ex­pli­ca que in­clu­so en el ca­so de los trans­gé­ni­cos, los con­tro­les de se­gu­ri­dad son “mu­cho más exi­gen­tes”. Y Freis­chem re­cuer­da que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EFSA) y el Cen­tro Eu­ro­peo pa­ra el Con­trol y Prevención de En­fer­me­da­des (ECDC) vi­gi­lan la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des por ali­men­tos “y Eu­ro­pa, en su con­jun­to, es un lu­gar se­gu­ro al res­pec­to”. Mat­xa­len Uriar­te, bio­quí­mi­ca, ex­per­ta en se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, tra­ba­ja en AZTI-Tec­na­lia, un cen­tro de tec­no­lo­gía apli­ca­da al mar y los ali­men­tos, tam­bién ase­gu­ra en una en­tre­vis­ta en la re­vis­ta Eros­ki Con­su­mer que, efec­ti­va­men­te, la ca­de­na ali­men­ta­ria eu­ro­pea es de las más se­gu­ras del mun­do, pe­ro en ali­men­ta­ción y en cual­quier ám­bi­to de la vi­da, el ries­go ce­ro no exis­te. Por eso si­gue avan­zan­do la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. En uno de sus la­bo­ra­to­rios se han cen­tra­do en la bio­de­tec­ción pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción mo­le­cu­lar de tó­xi­cos y con­ta­mi­nan­tes. An­te cual­quier du­da, la Agen­cia Es­pa­ño­la de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad de los ali­men­tos y afir­ma que el uso de pla­gui­ci­das en ali­men­tos es­tá re­gu­la­do en­tre otras nor­ma­ti­vas por lo que se de­no­mi­na “fi­ja­ción del co­rres­pon­dien­te lí­mi­te má­xi­mo de re­si­duos (LMR). La au­to­ri­za­ción pa­ra usar un pro­duc­to fi­to­sa­ni­ta­rio

re­quie­re la eva­lua­ción pre­via de las con­se­cuen­cias que ello con­lle­va pa­ra la sa­lud de los con­su­mi­do­res, te­nién­do­se en cuen­ta los efec­tos a cor­to y lar­go pla­zo de esa in­ges­ta, así co­mo los gru­pos vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción, co­mo los ni­ños, y siem­pre des­de un en­fo­que del peor ca­so po­si­ble”.

¿Y las aler­tas del 2011? John Da­lli, ex­co­mi­sa­rio de Sa­lud y Po­lí­ti­ca de Con­su­mi­do­res de la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­dun­da en que “los con­su­mi­do­res eu­ro­peos dis­fru­tan de las nor­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria más es­tric­tas del mun­do”. Y ase­gu­ra que cuan­do se han da­do si­tua­cio­nes de aler­ta gra­ves co­mo el año pa­sa­do con la con­ta­mi­na­ción de dio­xi­nas en pien­sos de Ale­ma­nia o los ca­sos de E. co­li pa­tó­ge­na en bro­tes y se­mi­llas de bro­tes en Fran­cia y Ale­ma­nia, “la Unión Eu­ro­pea con­si­guió su­pe­rar­las y las lec­cio­nes que he­mos apren­di­do to­dos nos ayu­da­rán sin du­da a ha­cer­lo aún me­jor en el fu­tu­ro”. En es­te sen­ti­do en el úl­ti­mo in­for­me de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pu­bli­ca­do es­te pa­sa­do mes de ju­lio se ase­gu­ra que gra­cias al Sis­te­ma de Aler­ta Rá­pi­da pa­ra Ali­men­tos y Pien­sos (RASFF) de la UE, “se han evi­ta­do o re­du­ci­do mu­chos ries­gos ali­men­ta­rios y que los con­tro­les de se­gu­ri­dad ga­ran­ti­zan la inocui­dad de nues­tros ali­men­tos”. John Da­lli ex­pli­ca que a raíz de es­tas cri­sis del 2011 en­tre otras co­sas re­vi­sa­rán las nor­mas de tra­za­bi­li­dad. Ras­tros de pes­ti­ci­das Con tan­tos con­tro­les pa­re­ce que no hay nin­gún pro­ble­ma. ¿Se­gu­ro? Los con­tro­les afi­nan más, avan­zan, así que ca­da vez se plan­tean nue­vos ries­gos que an­tes no se de­tec­ta­ban. En­vi­ron­men­tal Wor­king Group (EWG), una or­ga­ni­za­ción fun­da­da en Es­ta­dos Uni­dos y pre­si­di­da por Ken Cook, en­tre otras ac­ti­vi­da­des se cen­tra en de­tec­tar tó­xi­cos en los ali­men­tos. En el 2010 lla­mó la aten­ción que en el 68% de las mues­tras de ver­du­ras y fru­tas exa­mi­na­das al azar ha­bían de­tec­ta­do ras­tros de pes­ti­ci­das in­clu­so ha­bien­do si­do la­va­das o pe­la­das. En su web Ewg.org/food­news pue­de con­sul­tar­se la lis­tas que ela­bo­ran de los ali­men­tos con más y me­nos res­tos de con­ta­mi­nan­tes. Son lo que lla­man las lis­tas Dirty Do­zen Plus y Clean Fif­teen. En Eu­ro­pa no cam­bian de­ma­sia­do las co­sas. En un análisis rea­li­za­do por Pes­ti­ci­de Ac­tion Net­work Eu­ro­pe so­bre da­tos de la Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EFSA), tam­bién han en­con­tra­do res­tos de 20 sus­tan­cias tó­xi­cas en ali­men­tos co­mo la le­chu­ga o los to­ma­tes y en más del 60% de las man­za­nas. Tal vez sea con­si­de­ra­do nor­mal en­con­trar es­tos ele­men­tos den­tro de los lí­mi­tes de se­gu­ri­dad pa­ra la sa­lud hu­ma­na, pe­ro no siem­pre es así. De las man­za­nas, un 2% so­bre­pa­sa­ban el lí­mi­te le­gal. Y la pro­pia Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria de­tec­tó que ex­ce­dían los lí­mi­tes per­mi­ti­dos el 2,8% de las uvas de me­sa que ana­li­za­ron, el 1,8% de

los pi­mien­tos, el 1,7% de las be­ren­je­nas, el 1% de los gui­san­tes, el 0,8% del trigo, el 0,6% de la man­te­qui­lla, el 0,5% de la co­li­flor, el 0,4% de los plá­ta­nos y el 0,2% de los hue­vos de ga­lli­na. ¿Es una anéc­do­ta o es la pun­ta del ice­berg?

Bioa­cu­mu­la­ción Pa­ra Jua­na Labrador, pro­fe­so­ra de la Es­cue­la de In­ge­nie­rías Agra­rias de la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra y ex­pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca, es la pun­ta del ice­berg. Ex­pli­ca que es nor­mal de­tec­tar res­tos de tó­xi­cos en los ali­men­tos, aun­que no desea­ble, y me­nos que so­bre­pa­sen los lí­mi­tes. “La normativa con­si­de­ra que los ali­men­tos pue­den con­te­ner unos por­cen­ta­jes mí­ni­mos de pro­duc­tos tó­xi­cos, de los que se ha es­tu­dia­do su com­por­ta­mien­to in­di­vi­dual­men­te. Es­tos mí­ni­mos se con­si­de­ran co­mo un ries­go asu­mi­ble. Y, en to­do ca­so, se mo­di­fi­can los lí­mi­tes ca­da vez que en­cuen­tran nue­vas prue­bas de to­xi­ci­dad in­di­vi­dual. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro ries­go se en­cuen­tra en que no sa­be­mos na­da del com­por­ta­mien­to en un ser vi­vo de la su­ma de mí­ni­mos que in­ter­ac­cio­na con otros con­ta­mi­nan­tes pro­ce­den­tes del me­dio am­bien­te. Es­ta bioa­cu­mu­la­ción pue­de lle­gar a ser un pe­li­gro pa­ra nues­tra sa­lud”. A ello se aña­de que el Cen­tro Eu­ro­peo de Prevención y Con­trol de En­fer­me­da­des aler­ta del au­men­to de la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos de al­gu­nas de las bac­te­rias más co­mu­nes en los ali­men­tos. Fo­cos de con­ta­mi­na­ción “Hay una con­ta­mi­na­ción re­si­dual que se va acu­mu­lan­do con los años y que es­tá aso­cia­do tam­bién al ti­po de agri­cul­tu­ra que pro­pi­cian al­gu­nas de las gran­des in­dus­trias”, ex­pli­ca Vi­cent Bo­rrás, in­ge­nie­ro téc­ni­co agrí­co­la y di­rec­tor de la Es­cue­la de Ca­pa­ta­ces Agrí­co­las de Ca­ta­rro­ja, en Valencia. Es­te ex­per­to ha­bla de va­rios fo­cos de con­ta­mi­na­ción. Pa­ra ob­te­ner ali­men­tos sa­nos se de­be­ría evi­tar que es­tu­vie­ran en con­tac­to con acuí­fe­ros con­ta­mi­na­dos, sue­los con­ta­mi­na­dos y ai­re con­ta­mi­na­do, un trío de ases que no siem­pre es tan fá­cil elu­dir. En mu­chas ciu­da­des ca­si se­gu­ro que no por­que al­gu­nas so­bre­pa­san los lí­mi­tes. En cuan­to a los acuí­fe­ros, ad­vier­te que los her­bi­ci­das y los abo­nos ni­tro­ge­na­dos con­ta­mi­nan sí o sí. “Los abo­nos ni­tro­ge­na­dos pa­ra for­zar la pro­duc­ción de los cul­ti­vos son co­mo el clem­bu­te­rol (sus­tan­cia su­mi­nis­tra­da al ga­na­do pa­ra au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar con más fa­ci­li­dad; su con­su­mo pue­de afec­tar al fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la del ti­roi­des en el ser hu­mano, co­mo sa­lió a la luz más tar­de) de las plan­tas”. Mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les “Y los mer­ca­dos glo­ba­li­za­dos tam­po­co ayu­dan a evi­tar es­ta con­ta­mi­na­ción. Aun­que es­tá prohi­bi­do el uso del DDT y los pro­duc­tos clo­ra­dos, es­tos es­tán ahí, re­cuer­da Vi­cent Bo­rràs, quien ex­pli­ca el por­qué. “Hay ali­men­tos que vie­nen de otros paí­ses don­de to­da­vía no se ha le­gis­la­do su prohi­bi­ción, co­mo en Egip­to y Ke­nia. Su en­tra­da en Es­pa­ña es­tá re­gu­la­da, pe­ro sólo se ana­li­za un por­cen­ta­je de to­do lo que se im­por­ta, no to­do. Y tam­po­co es tan fá­cil sa­ber de don­de vie­nen los pro­duc­tos por­que en el mer­ca­do de la glo­ba­li­za­ción que­da des­vir­tua­da la reali­dad, co­mo los to­ma­tes traí­dos a Mur­cia des­de Egip­to vía Ams­ter­dam. Son pro­duc­tos de las mul­ti­na­cio­na­les”. Y las exi­gen­cias de los con­tro­les va­rían se­gún don­de es­tén ubi­ca­dos los paí­ses pro­duc­to­res. Se han en­con­tra­do res­tos de pla­gui­ci­das en fru­tas y ver­du­ras pro­ce­den­tes de In­dia que su­pe­ran el 40% del ni­vel per­mi­ti­do en Eu­ro­pa, los de Tai­lan­dia, el 30%; in­clu­so los de Es­ta­dos Uni­dos, un 12%. Y la Eva­lua­ción Internacional del Co­no­ci­mien­to y Tec­no­lo­gía en el Desa­rro­llo Agrí­co­la cons­ta­ta que los fon­dos y la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar prue­bas de pa­tó­ge­nos y re­si­duos de pla­gui­ci­das en los puer­tos de en­tra­da en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos se han re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. So­bre los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, Eduardo Sán­chez, fun­da­dor de va­rias em­pre­sas de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra, y uno de los pri­me­ros ins­pec­to­res del Con­se­jo Re­gu­la­dor de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca (CRAE) en Ma­drid, un or­ga­nis­mo pú­bli­co de ám­bi­to es­ta­tal que cer­ti­fi­ca la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca en Es­pa­ña, ex­pli­ca que los or­ga­nis­mos ofi­cia­les son cons­cien­tes de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de los mer­ca­dos y de los ries­gos a con­tro­lar. Tal vez por eso se ha­ce hin­ca­pié en el mer­ca­do de pro­xi­mi­dad. “En ge­ne­ral, cuan­do se ha­bla de pro­duc­to de pro­xi­mi­dad nos re­fe­ri­mos a los paí­ses eu­ro­peos, don­de hay más as­pec­tos co­mu­nes en la le­gis­la­ción y con­trol de los ali­men­tos”. Re­co­mien­da fi­jar­se en las eti­que­tas pa­ra iden­ti­fi­car a qué con­tro­les se ha so­me­ti­do el pro­duc­to, ya que va­rían se­gún se tra­te de agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal, eco­ló­gi­ca o bio­di­ná­mi­ca (los con­tro­les del or­ga­nis­mo cer­ti­fi­ca­dor De­me­ter en la agri­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca to­da­vía son más es­tric­tos que la eco­ló­gi­ca), in­te­gra­da y na­tu­ral. Es­te ex­per­to co­men­ta las di­fe­ren­cias en­tre unos y otros. “La con­ven­cio­nal es la que ge­ne­ral­men­te con­su­mi­mos. En ella se ad­mi­te el em­pleo de pes­ti­ci­das, abo­nos ni­tro­ge­na­dos, an­ti­bió­ti­cos…, lo que no ocu­rre con la eco­ló­gi­ca, que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les no ad­mi­te es­tas sus­tan­cias. En cam­bio, la agri­cul­tu­ra na­tu­ral, si bien in­ten­ta evi­tar mu­chas de las sus­tan­cias de la con­ven­cio­nal, no cum­ple con to­dos los re­qui­si­tos de la eco­ló­gi­ca. Por úl­ti­mo, la in­te­gra­da, teó­ri­ca­men­te tie­ne aco­ta­do el uso de fun­gi­ci­das y pes­ti­ci­das, pe­ro es una bom­ba de re­lo­je­ría por­que en el ca­so de que se pro­duz­ca al­gún ti­po de epi­de­mia se re­ser­va la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar to­dos los her­bi­ci­das que crea ne­ce­sa­rios pa­ra ata­jar­la. Y el con­su­mi­dor fi­nal no sa­be si el ali­men­to que to­ma ha re­ci­bi­do es­ta in­yec­ción quí­mi­ca, aun­que sea en los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos”. Ali­men­tos eco­ló­gi­cos ¿Los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos pue­den evi­tar es­ta con­ta­mi­na­ción? Se­gún un ar­tícu­lo de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Stan­ford (EE. UU.) pu­bli­ca­do en sep­tiem­bre en An­nals of In­ter­nal Me­di­ci­ne, que ana­li­za­ba 17 es­tu­dios en se­res hu­ma­nos y otros 233 es­tu­dios so­bre ali­men­ta­ción, en ma­yor me­di­da sí, aun­que al­gu­nos ti­tu­la­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se li­mi­ta­ban a afir­mar que los eco­ló­gi­cos no son me­jo­res que los con­ven­cio­na­les, por­que es­tos úl­ti­mos al no so­bre­pa­sar los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos de con­ta­mi­nan­tes, se­rían igual de sa­lu­da­bles. Pe­ro cuan­do se ac­ce­de al ar­tícu­lo ori­gi­nal, es­te ma­ti­za que co­mer fru­tas y ver­du­ras eco­ló­gi­cas re­du­ce has­ta un 30% la ex­po­si­ción a los pla­gui­ci­das, y que to­mar car­ne in­dus­trial fren­te a la eco­ló­gi­ca au­men­ta has­ta un 33% el con­su­mo de bac­te­rias re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos. En Es­pa­ña pa­re­ce que han to­ma­do no­ta. Y se­gún se­ña­la el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, año tras año au­men­ta la su­per­fi­cie ins­cri­ta des­ti­na­da a la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca. Con da­tos del 2011, Es­pa­ña se si­túa por cuar­to año con­se­cu­ti­vo en el pri­mer del país de la UE en nú­me­ro de hec­tá­reas de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca (se acer­ca a los dos mi­llo­nes), aun­que gran par­te de lo pro­du­ci­do se ex­por­ta a otros paí­ses, más o me­nos un 80%. Los con­su­mi­do­res na­tos es­tán en Ale­ma­nia, Sue­cia, Di­na­mar­ca y, en ge­ne­ral, en los paí­ses nór­di­cos. Eduardo Sán­chez aña­de que man­te­ner una fin­ca eco­ló­gi­ca 100% asép­ti­ca es di­fí­cil, por­que las fincas co­lin­dan­tes de agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal son con­ta­mi­nan­tes. El sue­lo se pue­de re­cu­pe­rar, y hay que

evi­tar las zo­nas de acuí­fe­ros con­ta­mi­na­dos, pe­ro con los con­ta­mi­nan­tes que vie­nen por el ai­re es más com­pli­ca­do. “Las dis­tan­cias en­tre fincas con­ven­cio­na­les y eco­ló­gi­cas son un chis­te. Se es­tán pro­du­cien­do con­ta­mi­na­ción por trans­gé­ni­cos de maíz aun­que por normativa es­tos ten­gan que es­tar a 50 me­tros o más de dis­tan­cia. ¿Có­mo se pue­de po­ner una ba­rre­ra al polen?”, co­men­ta preo­cu­pa­do Vi­cent Bo­rrás. Ex­pli­ca que ya co­no­cen ca­sos de cam­pos con­ta­mi­na­dos por trans­gé­ni­cos pa­ten­ta­dos. “Co­mo la pa­ten­te de las se­mi­llas es de la mul­ti­na­cio­nal, se apro­pian de tus cam­pos o los cam­pe­si­nos se ex­po­nen a de­nun­cias de la com­pa­ñía por uso ile­gal de sus se­mi­llas. Ya hay ju­ris­pru­den­cia en Es­ta­dos Uni­dos y en Ca­na­dá. Y en Eu­ro­pa se les exi­ge pa­gar unos ro­yal­ties. Jua­na Labrador ase­gu­ra que los trans­gé­ni­cos “son una ame­na­za pa­ra to­dos los mo­de­los de agri­cul­tu­ra y no sólo pa­ra la eco­ló­gi­ca. Es­ta­mos ha­blan­do de una con­ta­mi­na­ción bio­ló­gi­ca per­mi­ti­da. La co­exis­ten­cia es im­po­si­ble por­que en­tre otras co­sas, no po­de­mos evi­tar la con­ta­mi­na­ción bio­ló­gi­ca”. Se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­dio Am­bien­te han cons­ta­ta­do que a 500 me­tros de dis­tan­cia en­tre cul­ti­vos se pro­du­ce una hi­bri­da­ción del 0,2%. No se tra­ta de es­tar ob­se­sio­na­dos con to­mar ali­men­tos 100% sa­nos, pe­ro tam­po­co se tra­ta de que no pa­sa na­da. Mu­chas per­so­nas tra­ba­jan pa­ra re­ver­tir y trans­for­mar la con­ta­mi­na­ción de­po­si­ta­da en acuí­fe­ros, en el ai­re y en la pro­pia tie­rra. Una for­ma de en­ten­der la exis­ten­cia que, se­gún Car­men Lozano, an­tro­pó­lo­ga so­cial es­pe­cia­li­za­da en so­cio­lo­gía de la ali­men­ta­ción se be­ne­fi­cia el agri­cul­tor, el con­su­mi­dor, la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te. Aun­que de mo­men­to mu­chos acon­se­jan se­guir to­man­do mu­cha fru­ta pe­la­da, por si aca­so, sin sa­ber que pre­va­le­cen más los in­sec­ti­ci­das sis­té­mi­cos (la fru­ta lo lle­va in­cor­po­ra­do en el in­te­rior de las plan­tas), que los de con­tac­to, co­mo se­ña­la Eduardo Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.