LA LEY PER­MI­TE UNMÍNIMO DE SUS­TAN­CIAS TÓ­XI­CAS

La Vanguardia - ES - - ED -

su­mer­gir­se o em­plear­se de­sin­fec­tan­tes co­mo la le­jía de uso ali­men­ta­rio”.

Con y sin piel

Una de las pre­gun­tas más re­cu­rren­tes es­tá re­la­cio­na­da con co­mer fru­ta pe­la­da o con piel. Al res­pec­to, la Agen­cia Es­pa­ño­la de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción tam­bién aclara que la in­ges­ta de fru­tas sin pe­lar “es una si­tua­ción con­tem­pla­da en la eva­lua­ción de ries­gos al con­su­mi­dor que se rea­li­za de ma­ne­ra pre­via y obli­ga­to­ria a la uti­li­za­ción de pla­gui­ci­das en ali­men­tos. Sólo aque­llas fru­tas de piel no co­mes­ti­ble pue­den, si es ne­ce­sa­rio, eva­luar­se te­nien­do en cuen­ta que la can­ti­dad teó­ri­ca má­xi­ma de re­si­duos que se po­drían in­ge­rir es­tá re­du­ci­da pues se ha eli­mi­na­do la piel, aun­que sue­le re­te­ner la ma­yor par­te de los re­si­duos

de las sus­tan­cias quí­mi­cas em­plea­das. In­de­pen­dien­te­men­te de lo an­te­rior, si por los va­lo­res nu­tri­cio­na­les, es­pe­cial­men­te su al­to con­te­ni­do en fi­bra, si se op­ta por con­su­mir la piel de la fru­ta, se de­be siem­pre pro­ce­der al la­va­do de las mis­mas”.

Eti­que­ta­je

Es fun­da­men­tal fi­jar­se en el eti­que­ta­je de los pro­duc­tos ali­men­ta­rios. En ellos se es­pe­ci­fi­can las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to así co­mo si se tra­ta de ali­men­tos eco­ló­gi­cos. Es­tos úl­ti­mos tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de lle­var re­si­duos tó­xi­cos, ya sean pes­ti­ci­das co­mo an­ti­bió­ti­cos, hor­mo­nas de cre­ci­mien­to o cual­quier otra sus­tan­cia de es­te ti­po.

Hi­gie­ne per­so­nal

Los or­ga­nis­mos ofi­cia­les tam­bién re­cuer­dan que tan im­por­tan­te es el pro­duc­to co­mo la pro­pia hi­gie­ne per­so­nal pa­ra evi­tar re­si­duos tó­xi­cos. En ese sen­ti­do se acon­se­ja la­var­se las ma­nos an­tes de pre­pa­rar ali­men­tos. Tam­bién la­var­se las ma­nos des­pués de ir al ba­ño, es­tor­nu­dar, to­ser o to­car ani­ma­les do­més­ti­cos. Asi­mis­mo te­ner lim­pias y de­sin­fec­ta­das to­das las su­per­fi­cies y uten­si­lios usa­dos en la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos. Aun­que la ma­yo­ría de microorganismos no pro­vo­ca en­fer­me­da­des, los que pue­den ser da­ñi­nos es­tán pre­sen­tes en el sue­lo, el agua, los ani­ma­les y las per­so­nas. Es­tos microorganismos se en­cuen­tran en las ma­nos, los pa­ños de lim­pie­za y los uten­si­lios, es­pe­cial­men­te las ta­blas de cor­tar, y el me­nor con­tac­to pue­de con­lle­var su trans­fe­ren­cia a los ali­men­tos y pro­vo­car en­fer­me­da­des de trans­mi­sión ali­men­ta­ria.

Se­pa­rar ali­men­tos

Se­pa­rar siem­pre los cru­dos de los co­ci­na­dos. Se­pa­rar tam­bién de los que se con­su­mi­rán en cru­do y ya es­tán lim­pios. Uti­li­zar uten­si­lios di­fe­ren­tes pa­ra ma­ni­pu­lar es­tos ali­men­tos. Y en la ne­ve­ra, con­ser­var los cru­dos y los co­ci­na­dos en es­pa­cios di­fe­ren­cia­dos y en re­ci­pien­tes ta­pa­dos pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción en­tre ellos.

Tem­pe­ra­tu­ra

Man­te­ner los ali­men­tos a tem­pe­ra­tu­ras se­gu­ras. Se re­co­mien­da no de­jar los ali­men­tos co­ci­dos a tem­pe­ra­tu­ras am­bien­te por más de dos ho­ras. Re­fri­ge­rar tan pron­to co­mo sea po­si­ble los ali­men­tos co­ci­na­dos, pre­fe­ri­ble­men­te por de­ba­jo de los cin­co gra­dos cen­tí­gra­dos. Ba­jo es­ta tem­pe­ra­tu­ra el cre­ci­mien­to de los microorganismos se ha­ce más len­ta o se de­tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.