Los cir­cui­tos del

El es­trés se ba­na­li­zó co­mo un mal de yup­pies, pe­ro es una pa­to­lo­gía com­ple­ja y con un gran im­pac­to en la sa­lud. Tie­ne múl­ti­ples efec­tos, des­de tras­tor­nos men­ta­les has­ta la hi­per­ten­sión, lo que di­fi­cul­ta su diag­nós­ti­co. El te­ma si­gue ac­tual. Re­cu­pe­ra­mos ho

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Mar­ta Ri­cart Fotos Cris­ti­na Re­che

Fi­nan­cie­ro con la ar­te­ria co­ro­na­ria obs­trui­da ca­si

por en­te­ro, no pa­de­ce hi­per­ten­sión ni un ni­vel ele­va­do de co­les­te­rol. Ex­pli­ca que el úl­ti­mo año ha es­ta­do so­me­ti­do a mu­cha pre­sión en el tra­ba­jo. Cau­sa del pro­ble­ma: el es­trés, diag­nos­ti­ca el car­dió­lo­go Jor­di Rius, del cen­tro mé­di­co Tek­non de Bar­ce­lo­na. “Ha­ce po­co aten­dí tam­bién a un em­pre­sa­rio de Ma­drid de unos 50 años con cri­sis hi­per­ten­si­vas y un co­ra­zón hi­per­tró­fi­co por una ten­sión ar­te­rial dis­pa­ra­da en po­co tiem­po; otro ca­so que sólo se po­día atri­buir al es­trés”, se­ña­la. Pe­se a la coin­ci­den­cia de am­bas con­sul­tas re­cien­tes, Rius ma­ti­za que “ya na­die con­si­de­ra el es­trés so­la­men­te un mal de eje­cu­ti­vos; pue­de afec­tar a to­do ti­po de per­so­nas”. Tam­po­co se le minusvalora ya. ¿No se­ría el es­trés uno de los des­en­ca­de­nan­tes de lo que ha lle­va­do a una vein­te­na de tra­ba­ja­do­res de Fran­ce Té­lé­com al sui­ci­dio en año y me­dio? “Por lo que se sa­be, sí pa­re­cen ca­sos de es­trés la­bo­ral lle­ga­dos a un ex­tre­mo”, re­co­no­ce Lucía Ar­taz­coz, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y di­rec­to­ra del ins­ti­tu­to de ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad de la Agèn­cia de Sa­lut Pú­bli­ca de Bar­ce­lo­na. Del es­trés se so­lía ha­blar co­mo un mal psi­co­so­cial, un as­pec­to ne­ga­ti­vo de la so­cie­dad ac­tual, aun­que ¿no se di­ría que ha­bla de es­trés es­te anun­cio de La

Van­guar­dia de ha­ce ¡94 años!?: “Io­darrhe­no­ko­la. Ca­sa­no­va-Ro­meu. El me­jor re­cons­ti­tu­yen­te. Pue­de de­cir­se que la ma­ne­ra de ser ac­tual y la for­ma de es­tar cons­ti­tui­da la vi­da mo­der­na lle­van con­si­go el des­equi­li­brio ner­vio­so y san­guí­neo, ori­gi­nan­do en nues­tra eco­no­mía tras­tor­nos de muy fa­ta­les con­se­cuen­cias, cu­yo re­sul­ta­do es la fal­ta de ape­ti­to, can­san­cio de la vi­da, opre­sión de pe­cho, tristeza, do­lo­res de ca­be­za, tem­blo­res ner­vio­sos, ve­jez pre­ma­tu­ra, di­ges­tio­nes des­arre­gla­das, es­tre­ñi­mien­to, et­cé­te­ra. Con es­te pre­pa­ra­do se cu­ra to­do, por ac­ti­var la he­ma­to­sis y nu­tri­ción, ser es­ti­mu­lan­te de la fi­bra ner­vio­sa y re­gu­lar las de­fi­cien­cias fos­fó­ri­cas”. Po­co a po­co, los es­tu­dios han ido des­ve­lan­do la com­ple­ji­dad del es­trés y sus múl­ti­ples efec­tos. Se de­fi­ne co­mo la reac­ción psi­co­fi­sio­ló­gi­ca a un des­equi­li­brio en­tre las exi­gen­cias a una per­so­na y su ca­pa­ci­dad de reac­ción y de con­tro­lar la si­tua­ción. Ni si­quie­ra el mis­mo es­tí­mu­lo afec­ta a dos per­so­nas

de ma­ne­ra igual, pues in­flu­ye la per­so­na­li­dad o el pe­so en la vi­da de la per­so­na de as­pec­tos aje­nos a lo que le cau­sa es­trés, pe­ro, en ge­ne­ral, es­te tras­torno pro­vo­ca de­s­es­pe­ran­za, irri­ta­bi­li­dad, in­som­nio, an­gus­tia psi­co­ló­gi­ca, ais­la­mien­to so­cial, des­or­ga­ni­za­ción men­tal, mer­ma de la con­cen­tra­ción, la crea­ti­vi­dad, la me­mo­ria, la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión… Y re­per­cu­te en di­ver­sos sis­te­mas del or­ga­nis­mo. Ade­más de mu­chos fac­to­res que fa­vo­re­cen el es­trés, es­te se con­vier­te en cau­sa o des­en­ca­de­nan­te de di­ver­sas pa­to­lo­gías, lo que di­fi­cul­ta la prevención, el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to.

Un me­ca­nis­mo bio­ló­gi­co su­je­to a la evo­lu­ción An­to­nio Ar­ma­rio, ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB), don­de coor­di­na el gru­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre es­trés del Ins­ti­tut de Neu­ro­cièn­cies, ex­pli­ca que hay dos ti­pos de es­tí­mu­los es­tre­san­tes: los fí­si­cos y los emo­cio­na­les. Los pri­me­ros pue­den ser una caí­da de la ten­sión ar­te­rial, del ín­di­ce glu­cé­mi­co, una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca, una in­fec­ción…, epi­so­dios que es­tre­san el or­ga­nis­mo y dis­pa­ran una res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca. Es­ta se tra­du­ce en una ma­yor li­be­ra­ción de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias, co­mo las ca­te­co­la­mi­nas (co­mo la adre­na­li­na) y los glu­co­cor­ti­coi­des (co­mo el cor­ti­sol). La li­be­ra­ción de cor­ti­sol es con­se­cuen­cia de la ac­ti­va­ción del sis­te­ma hi­po­ta­lá­mi­co hi­po­fi­sa­rio adre­nal. En la hi­pó­fi­sis se li­be­ra ACTH (hor­mo­na adre­no­cor­ti­co­tro­pa), que ac­túa en la cor­te­za su­pra­rre­nal li­be­ran­do glu­co­cor­ti­coi­des, que ac­túan en di­ver­sos sis­te­mas del or­ga­nis­mo. “Es­ta res­pues­ta al es­trés –que se ob­ser­va en to­dos los ver­te­bra­dos y en la que hay in­vo­lu­cra­das más sus­tan­cias co­mo la hor­mo­na pro­lac­ti­na– es una res­pues­ta de emer­gen­cia a si­tua­cio­nes que pue­den pro­vo­car un da­ño fí­si­co –cuen­ta Ar­ma­rio–. Con la evo­lu­ción, esa res­pues­ta se tras­la­dó en los ma­mí­fe­ros y los hu­ma­nos a es­tí­mu­los emo­cio­na­les. En el hom­bre es­ta res­pues­ta se pre­sen­ta co­mo reac­ción a ame­na­zas psi­co­ló­gi­cas (la pér­di­da del mo­do de vi­da, del ni­vel so­cial, de po­der…) y ahí ra­di­ca la com­ple­ji­dad y la pa­to­lo­gía aso­cia­da. Por­que la reac­ción na­tu­ral es­ta­ba con­ce­bi­da pa­ra un es­tí­mu­lo de cor­ta du­ra­ción, y en los es­tí­mu­los psi­co­so­cia­les a ve­ces la si­tua­ción se alar­ga o has­ta cro­ni­fi­ca. Los efec­tos con­ti­nua­dos de la res­pues­ta al es­trés so­bre el or­ga­nis­mo son los que aca­ban com­por­tan­do al­te­ra­cio­nes im­por­tan­tes”. Ce­re­bro: ori­gen y des­tino Ar­ma­rio aña­de que el es­trés ac­ti­va zo­nas del sis­te­ma ner­vio­so, que en­vían in­for­ma­ción a nú­cleos ce­re­bra­les di­ver­sos y dis­pa­ran res­pues­tas, so­bre to­do en el nú­cleo del hi­po­tá­la­mo, don­de se dan las ór­de­nes de se­gre­gar ca­te­co­la­mi­nas y glu­co­cor­ti­coi­des. Pe­ro el pro­ce­sa­mien­to bio­ló­gi­co de la res­pues­ta al es­tí­mu­lo es­tre­san­te emo­cio­nal es com­pli­ca­do, par­ti­ci­pan tam­bién nú­cleos del sis­te­ma lím­bi­co (cor­te­za pre­fron­tal, hi­po­cam­po, amíg­da­la). El fi­sió­lo­go se­ña­la que no se co­no­cen bien aún to­dos los cir­cui­tos ner­vio­sos, so­bre to­do los me­ca­nis­mos, pe­ro el es­trés pue­de da­ñar el te­ji­do neu­ro­nal, fa­vo­re­cer la de­pre­sión, la adic­ción a drogas o la apa­ri­ción de bro­tes psi­có­ti­cos. En el ca­so de la de­pre­sión, el es­trés pue­de cau­sar­la en per­so­nas es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles ge­né­ti­ca­men­te por una al­te­ra­ción en la fun­ción re­gu­la­do­ra del neu­ro­trans­mi­sor se­ro­to­ni­na.

Del co­ra­zón a las ar­te­rias El efec­to da­ñino en el

LA REAC­CIÓN BIO­LÓ­GI­CA A UN ES­TÍ­MU­LO ES­TRE­SAN­TE EMO­CIO­NAL ES COM­PLE­JA

sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar se atri­bu­ye a la li­be­ra­ción ex­ce­si­va de ca­te­co­la­mi­nas –la adre­na­li­na pue­de afec­tar a la cons­tric­ción de los va­sos san­guí­neos, la fre­cuen­cia car­dia­ca...–, que se ha re­la­cio­na­do con el au­men­to de la hi­per­ten­sión. Y la ma­yor pro­duc­ción de al­gu­nas hor­mo­nas fa­vo­re­ce ade­más la acu­mu­la­ción de pla­cas de ate­ros­cle­ro­sis (gra­sa que blo­quea las ar­te­rias), lo que lle­va a in­far­tos e ic­tus ce­re­bra­les. Jor­di Rius sos­tie­ne que se de­ben con­si­de­rar es­trés tam­bién epi­so­dios de mu­cha ten­sión o an­gus­tia y de cor­ta du­ra­ción. Cuen­ta que ha vis­to ca­sos de es­tos, en adul­tos jó­ve­nes, co­mo el de un pa­cien­te que su­frió un ata­que car­dia­co (por la ro­tu­ra de una pla­ca de ate­ro­ma que ta­po­nó la ar­te­ria) u otro al que se le ras­gó la ar­te­ria ca­ró­ti­da y su­frió una he­mi­ple­jia ce­re­bral. El ori­gen lo si­túa en una brus­ca des­car­ga de adre­na­li­na. “Es que el es­trés su­po­ne tan­tos fac­to­res cau­sa­les co­mo efec­tos, y to­dos es­tán en­tre­laz­dos –di­ce–. Las per­so­nas que pa­de­cen es­trés sue­len ad­qui­rir há­bi­tos de vi­da po­co sa­lu­da­bles: co­men mal, duer­men po­co, son muy se­den­ta­rios, se ex­ce­den en el con­su­mo de ta­ba­co o de al­cohol… y ello re­per­cu­te de ma­ne­ra ne­ga­ti­va igual­men­te en más en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”. Por es­tas re­la­cio­nes de cau­sas y efec­tos hay quien en el ám­bi­to sin­di­cal re­cla­ma que se re­co­noz­can al­gu­nos in­far­tos co­mo en­fer­me­da­des la­bo­ra­les, al con­si­de­rar­los cau­sa­dos por el es­trés en el tra­ba­jo. Ca­si la mi­tad de las muer­tes por ata­que car­dia­co o ce­re­bro­vas­cu­lar son en­tre los 18 y los 69 años.

COR­TI­SOL, ADRE­NA­LI­NA Y OTRAS SUS­TAN­CIAS AL­TE­RAN FUN­CIO­NES OR­GÁ­NI­CAS

El sis­te­ma in­mu­ne y otros efec­tos ocul­tos La reac­ción al es­trés tie­ne un efec­to do­mi­nó. “Se ha com­pro- ba­do –ex­pli­ca Ar­ma­rio– que los glu­co­cor­ti­coi­des tie­nen un efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio, que pue­de in­ci­dir en la su­pre­sión del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, de ahí que se di­ga que el es­trés re­du­ce las de­fen­sas del or­ga­nis­mo”. Una per­so­na con es­trés se­ría así más vul­ne­ra­ble a in­fec­cio­nes. Asi­mis­mo, se con­si­de­ra el es­trés co­mo una de las cau­sas de em­peo­ra­mien­to de la ca­li­dad del se­men –y pues, de in­fer­ti­li­dad–. Al es­trés du­ran­te el em­ba­ra­zo se cul­pa en par­te del ba­jo cre­ci­mien­to fe­tal de los be­bés. Y es bas­tan­te usual la so­ma­ti­za­ción del es­trés en do­lor muscu­loes­que­lé­ti­co, de es­tó­ma­go y en mi­gra­ñas .

Efec­tos metabólicos La li­be­ra­ción ex­ce­si­va de glu­co­cor­ti­coi­des se re­la­cio­na tam­bién con al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas: pue­den fa­vo­re­cer la acu­mu­la­ción de gra­sa ab­do­mi­nal, que es la que se re­la­cio­na más con las en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas co­mo la dia­be­tes, apun­ta Ar­ma­rio. El es­trés tam­bién fa­vo­re­ce un en­ve­je­ci­mien­to de los te­ji­dos. El pe­so de la vul­ne­ra­bi­li­dad Ar­ma­rio ad­vier­te que un as­pec­to re­le­van­te a la ho­ra de pre­ve­nir, diag­nos­ti­car o tra­tar el es­trés es que va­ría mu­cho se­gún la per­so­na. No to­das las per­so­nas dan igual res­pues­ta a los es­tí­mu­los es­tre­san­tes y, co­mo el es­trés pue­de re­per­cu­tir en di­ver­sos sis­te­mas, la vul­ne­ra­bi­li­dad de ca­da per­so­na tie­ne un pe­so im­por­tan­te en los efec­tos. Es de­cir, si una per­so­nas tie­ne ma­yor pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca a una pa­to­lo­gía o su­fre ya de­ter­mi­na­das do­len­cias, el es­trés las acu­sa­rá. Por ejem­plo, si tie­ne pro­ble­mas de sa­lud men­tal, el es­trés pue­de ma­ni­fes­tar­se en más tras­tor­nos men­ta­les; si su­fre al­te­ra­cio­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les, pro­ba­ble­men­te las agra­va­rá. No es­tán bien es­tu­dia­das, re­co­no­ce Ar­ma­rio, las di­fe­ren­tes reac­cio­nes se­gún el se­xo. Po­dría pen­sar­se que las mu­je­res es­tán más pro­te­gi­das bio­lo­gi­ca­men­te por­que se ha cons­ta­ta­do que los es­tró­ge­nos pro­te­gen del en­ve­je­ci­mien­to de las neu­ro­nas por es­trés y, sin em­bar­go, la de­pre­sión por es­trés se da más en­tre mu­je­res que hom­bres. Lucía Ar­taz­coz sub­ra­ya que jun­to al fac­tor in­di­vi­dual, exis­ten con­di­cio­nes so­cio­la­bo­ra­bles ge­ne­ra­les que fa­vo­re­cen el es­trés, y si se in­ci­die­ra en ellas se po­dría pre­ve­nir y re­du­cir el pro­ble­ma. El fac­tor psi­co­so­cial Jun­to a lo bio­ló­gi­co, en el es­trés jue­gan fac­to­res psi­co­so­cia­les, los más tra­ta­dos. Rius se mues­tra con­ven­ci­do de que la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca lle­va a más pa­cien­tes al mé­di­co por pa­to­lo­gía de­ri­va­da de su es­trés. “No es sólo aho­ra por la re­ce­sión –ase­gu­ra Ar­taz­coz–, des­de ha­ce tiem­po se apli­can mo­de­los de or­ga­ni­za­ción so­cio­la­bo­ral que abo­can al es­trés por la incertidumbre so­bre el fu­tu­ro, la ines­ta­bi­li­dad, la sa­tu­ra­ción... Ha­bla­mos de des­lo­ca­li­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y cam­bios de pues­to o geo­grá­fi­cos, de los in­ten­sos ho­ra­rios que di­fi­cul­tan la con­ci­lia­ción en­tre vi­da la­bo­ral y per­so­nal, el tra­ba­jo por de­ba­jo de la cua­li­fi­ca­ción del em­plea­do, la pér­di­da de au­to­no­mía, la im­po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar­se las ta­reas el tra­ba­ja­dor”. Es­tu­dios de las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses de Ca­li­for­nia-Los Ángeles y Mi­chi­gan han com­pro­ba­do, al es­tu­diar a tra­ba­ja­do­res en­tre tres y diez años, que tie­ne ma­yor efec­to en un de­te­rio­ro de la sa­lud la incertidumbre la­bo­ral que la mis­ma pér­di­da del em­pleo. Ar­taz­coz cree que sí pue­den las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas ac­tua­les fa­vo­re­cer que más per­so­nas su­fran es­trés por­que las ha­cen más vul­ne­ra­bles: es­tán dis­pues­tas a tra­ba­jar más y en peo­res con­di­cio­nes, lo que fa­vo­re­ce que a cor­to pla­zo su­fran es­trés (es­to ya ocu­rre ha­bi­tual­men­te con per­so­nas que su­fren mu­cha pre­sión por ser la úni­ca fuen­te de in­gre­sos, y li­mi­ta­dos, de la fa­mi­lia, que de­ben plu­ri­em­plear­se) Con­trol y com­pen­sa­ción Ar­taz­coz re­cuer­da que el es­trés se va­lo­ra tan­to se­gún el des­equi­li­brio en­tre las exi­gen­cias al in­di­vi­duo y su ca­pa­ci­dad de con­trol co­mo por su per­cep­ción del bi­no­mio es­fuer­zo/re­com­pen­sa. Si un tra­ba­ja­dor sien­te que su es­fuer­zo es com­pen­sa­do o re­co­no­ci­do, se es­tre­sa­rá me­nos. Es­ta es­pe­cia­lis­ta y su equi­po han es­tu­dia­do en los úl­ti­mos dos años la in­ci­den­cia de las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les en el es­trés y han cons­ta­ta­do que el tra­ba­ja­dor se es­tre­sa más si esas jor­na­das ex­te­nuan­tes las vi­ve co­mo una im­po­si­ción, no si in­ter­vie­nen más la vo­lun­ta­rie­dad o una au­to­no­mía de or­ga­ni­za­ción. La in­fluen­cia de las re­la­cio­nes Si un tra­ba­ja­dor no pue­de es­ta­ble­cer un buen cli­ma de tra­ba­jo con su equi­po y su­pe­rio­res se es­tre­sa­rá más, ase­gu­ra Ar­taz­coz. Ella se de­cla­ra sor­pren­di­da de que “las em­pre­sas, en su bús­que­da de una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad apli­quen al­gu­nas me­di­das es­tre­san­tes e ig­no­ren que si el tra­ba­ja­dor no es­tá a gus­to tam­po­co rin­de lo que po­dría”. A su vez, un tra­ba­ja­dor con más áreas de in­te­rés que su tra­ba­jo (co­mo una bue­na red de apo­yo so­cial, fa­mi­lia, ami­gos...) se­rá me­nos vul­ne­ra­ble al es­trés. Con to­do, el es­trés tam­bién re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en las re­la­cio­nes del afec­ta­do. Pe­ro cui­da­do –aler­ta Ar­taz­coz– con de­cir­le a una per­so­na que vi­ve es­tre­sa­da que “de­be pen­sar en más co­sas que en su tra­ba­jo”. “Es ha­bi­tual –di­ce– que los mé­di­cos re­co­mien­den a los pa­cien­tes es­tre­sa­dos que ha­gan una vi­da más sa­na pa­ra re­du­cir el es­trés, pe­ro si esas per­so­nas son in­ca­pa­ces de ha­cer ejer­ci­cio, de co­mer bien o de dor­mir ocho ho­ras, aca­ba­rán sin­tién­do­se cul­pa­bles de su es­trés”. Fár­ma­cos y psi­co­te­ra­pia No exis­te un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co es­pe­cí­fi­co pa­ra el es­trés. Las me­di­ci­nas dan buen re­sul­ta­do cuan­do el es­trés se tra­du­ce en una pa­to­lo­gía pa­ra la que hay tra­ta­mien­to efi­caz, al ali­viar los efec­tos. An­sio­lí­ti­cos co­mo el Va­lium, por ejem­plo, re­du­cen la pre­sión men­tal por es­trés, pe­ro no ga­ran­ti­zan que se anu­len otros efec­tos, co­mo al­te­ra­cio­nes di­ges­ti­vas, si las hu­bie­ra. Por ello, se sue­le com­bi­nar el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co con te­ra­pia so­cio­psi­co­ló­gi­ca, que in­ten­ta eli­mi­nar o re­du­cir lo que cau­sa es­trés, en­se­ñar al afec­ta­do a ma­ne­jar las si­tua­cio­nes de ten­sión. La efi­ca­cia de la psi­co­te­ra­pia se de­be eva­luar en ca­da ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.