La gran opor­tu­ni­dad de mi vi­da

Hay quien vi­ve es­pe­rán­do­la siem­pre. La gran opor­tu­ni­dad de su vi­da. Y pa­sa el tiem­po y no lle­ga. ¿O es que lle­gó y no la de­tec­tó? Do­ce per­so­nas co­no­ci­das y do­ce que no lo son tan­to nos cuen­tan quién o qué les ofre­ció la su­ya. Y cuán­do y dón­de lle­gó ese gr

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Margarita Puig

Pa­ra re­co­no­cer la gran opor­tu­ni­dad hay que es­tar pre­pa­ra­do. Aten­to. Y pre­dis­pues­to. Y ade­más, ser op­ti­mis­ta, pues­to que es­co­ger bien exi­ge ser abier­to de mi­ras y ale­jar, in­clu­so en los peo­res mo­men­tos, las ma­las vi­bra­cio­nes. Esa es la idea de un for­ma­dor que ha he­cho ca­rre­ra pre­ci­sa­men­te con su te­sis de que “la ac­ti­tud po­si­ti­va y las son­ri­sas más fran­cas abren las puer­tas más di­fí­ci­les”. Se tra­ta de Víc­tor Küp­pers, au­tor de El efec­to ac­ti­tud (Vie­na), que cree que “la gran opor­tu­ni­dad se re­co­no­ce en aque­llos es­pa­cios en don­de con­ver­gen cua­tro as­pec­tos bá­si­cos y que son aque­llo pa­ra lo que tie­nes ha­bi­li­dad (to­do el mun­do tie­ne sus do­nes); que te apa­sio­na y con lo que dis­fru­tas; aque­llo con lo que te pue­des ga­nar la vi­da con dig­ni­dad y, por úl­ti­mo, aque­llo que en­ca­ja con tu mi­sión en la vi­da, que in­elu­di­ble­men­te es­tá re­la­cio­na­do de al­gu­na ma­ne­ra con ayu­dar a los de­más. Si no cum­ple es­te úl­ti­mo re­qui­si­to, el que im­pli­ca ayu­dar y lle­gar a ser la me­jor per­so­na po­si­ble, no creo que es­te­mos an­te la gran opor­tu­ni­dad”. Y ¡cui­da­do! Por­que “po­de­mos es­tar an­te un desafío, un re­to, al­go que lle­ne nues­tra va­ni­dad u or­gu­llo, pe­ro si no nos ayu­da a cre­cer co­mo per­so­nas y a ser más fe­li­ces no es ella, no es la gran opor­tu­ni­dad”, con­si­de­ra Küp­pers, con­ven­ci­do de que “la vo­ca­ción pro­fe­sio­nal se in­te­gra de ma­ne­ra fan­tás­ti­ca en la mi­sión vi­tal... la lle­va­mos den­tro pe­ro tam­bién te­ne­mos que bus­car­la pa­ra en­con­trar­la, y se en­cuen­tra en el si­len­cio, en la re­fle­xión, en la pau­sa. Cuan­do uno bus­ca con cal­ma, al fi­nal la en­cuen­tra, apa­re­ce esa gran opor­tu­ni­dad que es un en­cuen­tro en­tre tu bús­que­da per­so­nal y la pro­vi­den­cia o el des­tino. Si bus­cas, en­cuen­tras, y si es­pe­ras desesperas”. La opor­tu­ni­dad no siem­pre tie­ne nom­bre y ape­lli­dos, pe­ro es ver­dad que el des­tino siem­pre ac­túa a tra­vés de per­so­nas. Y tam­po­co se lle­ga a esa per­so­na por ca­sua­li­dad, sino, tal co­mo re­cuer­da

SÓLO SE CON­SI­GUE ES­CO­GER BIEN CUAN­DO LA AC­TI­TUD ES PO­SI­TI­VA A VE­CES NO CON­SE­GUIR LO QUE UNO QUIE­RE ES EL AU­TÉN­TI­CO GOL­PE DE SUER­TE

Küp­pers “co­mo re­sul­ta­do del es­fuer­zo per­so­nal de bús­que­da por­que uno atrae ha­cia sí aque­llas per­so­nas y cir­cuns­tan­cias que es­tán en armonía con sus pen­sa­mien­tos y su energía per­so­nal, es la ley de la atrac­ción. Te­ne­mos más de 6.000 pen­sa­mien­tos dia­rios y de­be­mos in­ten­tar que sean po­si­ti­vos”. Y es­te for­ma­dor op­ti­mis­ta por na­tu­ra­le­za aca­ba re­cor­dan­do que “la opor­tu­ni­dad es me­re­ci­da sólo mien­tras uno es me­re­ce­dor de ella, no es nues­tra, es pres­ta­da, y la per­de­mos si de­ja­mos de me­re­cer­la”. Pe­ro, ¿de dón­de vie­ne esa pa­la­bra por la que to­dos sus­pi­ran? An­to­nio de Dios Gon­zá­lez, psi­có­lo­go del USP Mar­be­lla re­cuer­da que eti­mo­ló­gi­ca­men­te opor­tu­ni­dad vie­ne de op, an­tes, y por­tus, puer­to. “Cuan­do es­tás en al­ta mar o lle­vas na­ve­gan­do tiem­po la opor­tu­ni­dad es ese mo­men­to pre­vio a en­trar en el puer­to don­de atra­car o vol­ver a ca­sa. Opor­tu­ni­da­des son aque­llos mo­men­tos en los que se nos abren puer­tas ha­cia si­tios don­de con­se­guir al­go, ya sea se­gu­ri­dad, opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio o cual­quier otra ne­ce­si­dad. La ma­yo­ría de las ve­ces es­tá en nues­tra mano la elec­ción de si en­tra­mos en ese puer­to, en esa opor­tu­ni­dad, o se­gui­mos na­ve­gan­do has­ta en­con­trar otro me­jor”. ¿Va de la mano con el des­tino? Pues en cier­to mo­do sí por­que “el des­tino es al­go que va­mos cons­tru­yen­do de­pen­dien­do de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos an­te las opor­tu­ni­da­des que se nos pre­sen­tan. Pe­ro, tal co­mo re­cuer­da An­to­nio de Dios Gon­zá­lez, en la vi­da exis­ten mu­chos puer­tos, por lo que pa­ra de­tec­tar la opor­tu­ni­dad, pa­ra es­co­ger con acier­to, es bueno “te­ner cla­ro lo que que­re­mos, nues­tra mi­sión per­so­nal, nues­tro pro­pó­si­to o nues­tros ob­je­ti­vos y evi­tar el es­trés que nos cie­rra las mi­ras” . Y tam­bién, cui­da­do, que “a ve­ces, no con­se­guir lo que uno desea es un au­tén­ti­co gol­pe de suer­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.