Las dos pa­tas del fu­tu­ro

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

No son es­tos tiem­pos que in­vi­ten a mi­rar el fu­tu­ro con un gran op­ti­mis­mo. En es­tas cir­cuns­tan­cias, por ejem­plo, la idea de la ju­bi­la­ción pa­re­ce evo­car, más que el sue­ño de un retiro do­ra­do, la pe­sa­di­lla de un sis­te­ma de pen­sio­nes pú­bli­cas arrui­na­do. Pue­de que den­tro de unos años es­tas som­bras se ha­yan di­si­pa­do. O no. Pe­ro, en cual­quier ca­so, los ex­per­tos coin­ci­den en que, a pe­sar de que el pa­no­ra­ma sea os­cu­ro, hay que ha­cer el es­fuer­zo de pre­pa­rar el retiro por­que, si es­pe­ra­mos al úl­ti­mo mi­nu­to, lo que nos en­con­tre­mos se­rá mu­cho peor. Es­ta se­ma­na ES ha­bla jus­ta­men­te de eso, de pre­pa­rar la ju­bi­la­ción, pe­ro no pa­ra quie­nes se van a re­ti­rar de in­me­dia­to –al me­nos no úni­ca­men­te pa­ra ellos– sino so­bre to­do pa­ra los que tie­nen ese mo­men­to aún le­jano. Son ellos, ló­gi­ca­men­te, quie­nes ten­drán más tiem­po y más mar­gen de ma­nio­bra. May­te Rius ha­bla en su ar­tícu­lo des­de una do­ble pers­pec­ti­va; de he­cho, se tra­ta de dos re­por­ta­jes en uno. Por una par­te, tra­ta de res­pon­der a una pregunta que no siem­pre se ha­ce to­do el mun­do: ¿qué ha­ré? ¿có­mo ocu­pa­ré mi tiem­po? O más en tér­mi­nos exis­ten­cia­les: ¿quién se­ré? Y, por la otra, con­tes­ta a otra cues­tión igual­men­te im­por­tan­te: ¿de qué vi­vi­ré? Son dos pa­tas fun­da­men­ta­les pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.