La ju­bi­la­ción no se im­pro­vi­sa

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to May­te Rius

Ha­ce unos años se pu­bli­có un es­tu­dio se­gún el cual los es­pa­ño­les de­di­can más tiem­po a ele­gir un co­che (36 días de me­dia) que a pla­ni­fi­car su ju­bi­la­ción (10 días pa­ra es­co­ger un pro­duc­to de in­ver­sión con ries­go) y, a juz­gar por lo que re­la­tan los ex­per­tos, la si­tua­ción ape­nas ha cam­bia­do. To­do el mun­do sa­be que lle­ga­rá un día en que, por edad, de­ja­rá de tra­ba­jar (mu­chos sue­ñan con ello) pe­ro ca­si na­die se pa­ra a pen­sar qué ha­rá a par­tir de ese día o de cuán­to di­ne­ro dis­pon­drá en­ton­ces. Qui­zá ha­ce dé­ca­das es­to no era tan re­le­van­te por­que la ju­bi­la­ción se pre­su­mía prác­ti­ca­men­te la an­te­sa­la de la muer­te. Pe­ro con la ac­tual es­pe­ran­za de vi­da quien se ju­bi­la tie­ne al me­nos vein­te años por de­lan­te –más de los que su­man la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia jun­tas–, que dan pa­ra mu­cho. Así que hoy, aho­ra, es el me­jor mo­men­to pa­ra em­pe­zar a pla­ni­fi­car el retiro. ¿Có­mo? Lo pri­me­ro es res­pon­der a dos gran­des cues­tio­nes: ¿qué ha­rá cuan­do se re­ti­re? y ¿de qué vi­vi­rá? En es­te reportaje apun­ta­mos al­gu­nas de las in­di­ca­cio­nes que dan los ex­per­tos pa­ra fa­ci­li­tar es­ta re­fle­xión y ac­tuar en con­se­cuen­cia

Mu­chí­si­mas per­so­nas lle­van to­da la vi­da desean

do te­ner tiem­po li­bre. Pe­ro, ¿qué ha­rán cuan­do un día se le­van­ten y to­do su tiem­po sea li­bre? En las en­cues­tas al res­pec­to, quie­nes están en ac­ti­vo sue­len con­tes­tar que se de­di­ca­rán a cui­dar­se, ca­mi­na­rán y ha­rán de­por­te; que apro­ve­cha­rán pa­ra via­jar, pa­ra leer y pa­ra prac­ti­car sus afi­cio­nes, y que de­di­ca­rán más tiem­po a la fa­mi­lia. Las mu­je­res sue­len aña­dir que es­tu­dia­rán. Pe­ro si se pregunta a los ya ju­bi­la­dos en qué ocu­pan su tiem­po, se com­prue­ba que sí rea­li­zan ejer­ci­cio y se cui­dan, pe­ro no se cum­plen las gran­des ex­pec­ta­ti­vas de via­jar, de desa­rro­llar afi­cio­nes o de es­tu­diar. “La gen­te sue­ña lo que va a ha­cer al ju­bi­lar­se pe­ro co­mo una fan­ta­sía, sin pre­pa­rar­se pa­ra ello, y a la ho­ra de la ver­dad no sa­ben qué ha­cer con ese tiem­po li­bre y, en al­gu­nos ca­sos, caen en la de­pre­sión al rom­per­se esa ima­gen utó­pi­ca de su retiro”, afir­ma Mon­tse Caminal, sub­di­rec­to­ra del pro­gra­ma de ma­yo­res de la Fun­da­ció La Cai­xa.

Si no se pla­ni­fi­ca con tiem­po es muy pro­ba­ble que uno su­fra el de­no­mi­na­do sín­dro­me de la ju­bi­la­ción, una se­rie de fe­nó­me­nos ne­ga­ti­vos que les su­ce­den a mu­chas per­so­nas al de­jar el tra­ba­jo y que pue­den aca­bar en­fer­mán­do­les, se­gún el di­rec­tor del gru­po de in­ves­ti­ga­ción en en­ve­je­ci­mien­to del Parc Cien­tí­fic de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, Ricardo Moragas. Los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria de­tec­tan que un al­to por­cen­ta­je de ma­yo­res ex­pe­ri­men­ta in­som­nio, hi­per­ten­sión, tras­tor­nos di­ges­ti­vos y pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res al ju­bi­lar­se. “Pa­ra mu­chas per­so­nas la ju­bi­la­ción es la muer­te ci­vil, por­que en nues­tra so­cie­dad gran par­te de nues­tro es­ta­tus y de nues­tras re­la­cio­nes van li­ga­das al tra­ba­jo”, re­mar­ca Moragas. Ga­brie­la To­pa, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía So­cial y de las Or­ga­ni­za­cio­nes de la UNED, cu­yo gru­po de in­ves­ti­ga­ción se de­di­có ha­ce unos años a re­vi­sar y ex­traer con­clu­sio­nes de más de un cen­te­nar de in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con la ju­bi­la­ción, ase­gu­ra que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre pla­ni-

fi­car el retiro y la sa­tis­fac­ción y la sa­lud al re­ti­rar­se: “Quien pla­ni­fi­ca la ju­bi­la­ción tie­ne me­no­res pro­ble­mas de sa­lud aso­cia­dos al aban­dono de la vi­da la­bo­ral y se sien­te más sa­tis­fe­cho con la vi­da”. Y agre­ga que quie­nes me­nos pien­san en su retiro son quie­nes están más con­ten­tos e im­pli­ca­dos con su tra­ba­jo, de mo­do que aban­do­nar­lo su­po­ne pa­ra ellos un cho­que brus­co y un mon­tón de pro­ble­mas. Cla­ro que, co­mo ex­pli­ca Moragas en sus cur­sos de pre­pa­ra­ción a la ju­bi­la­ción y en su nue­vo li­bro Ju­bi­la­ción si­glo XXI: sa­lud, di­ne­ro y amor (Pa­li­brio), ca­da ju­bi­la­ción y ju­bi­la­do es di­fe­ren­te, y hay per­so­nas pa­ra quie­nes su­po­ne una li­be­ra­ción y otras que sien­ten que pier­den una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra e in­fluen­cia so­cial. Unos y otros ne­ce­si­tan pre­pa­rar con tiem­po una se­rie de cues­tio­nes im­por­tan­tes: Re­de­fi­nir la iden­ti­dad “Mu­chas ve­ces nues­tra iden­ti­dad per­so­nal y so­cial es­tá he­cha en fun­ción del pa­pel que de­sem­pe­ña­mos en el tra­ba­jo; pa­ra de­cir quién so­mos, de­ci­mos nues­tro nom­bre y, a ren­glón se­gui­do, nues­tro rol la­bo­ral: ‘Soy Ga­brie­la To­pa, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía So­cial de la UNED’; de mo­do que el día que des­apa­re­ce ese ele­men­to de su au­to­de­fi­ni­ción, uno se sien­te in­se­gu­ro, in­có­mo­do, y ne­ce­si­ta re­de­fi­nir lo que es”, co­men­ta To­pa. Ex­pli­can los ex­per­tos que uno ha de te­ner cla­ro que, al ju­bi­lar­se, se re­ti­ra del em­pleo pe­ro no de la vi­da, y que la pér­di­da de los re­fuer­zos que con­lle­va el tra­ba­jo –co­mo el sen­tir­nos com­pe­ten­tes, las fe­li­ci­ta­cio­nes por ha­ber he­cho al­go bien, o in­di- ca­do­res de es­ta­tus co­mo una me­sa de tra­ba­jo, un mó­vil de em­pre­sa, una se­cre­ta­ria o de­ter­mi­na­da zo­na de re­par­to–, obli­ga a re­ajus­tar­se y a sus­ti­tuir­los por otros, y eso con­vie­ne te­ner­lo pre­vis­to. Hay quien op­ta por dar con­ti­nui­dad a al­guno de los ro­les que ya ve­nía desa­rro­llan­do, co­mo al­tos di­rec­ti­vos que se de­di­can a orien­tar a jó­ve­nes que quie­ren mon­tar su pro­pia em­pre­sa, pre­ju­bi­la­dos de ban­ca que im­par­ten char­las de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra en los ins­ti­tu­tos, o ex­di­rec­ti­vos con gran ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción lo­gís­ti­ca que co­la­bo­ran en oe­ne­gés de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Otros eli­gen pon­de­rar as­pec­tos que ya for­ma­ban par­te de su iden­ti­dad, co­mo sus ro­les fa­mi­lia­res o de­ter­mi­na­das afi­cio­nes, y hay quien op­ta por crear­se una nue­va iden­ti­dad po­nién­do­se a es­tu­diar o ini­cian­do una ac­ti­vi­dad que an­tes no pu­do ha­cer. Caminal en­fa­ti­za que lo im­por­tan­te al ju­bi­lar­se es no per­der el rol so­cial, pre­pa­rar­se pa­ra con­ti­nuar par­ti­ci­pan­do en la so­cie­dad, te­nien­do pro­ta­go­nis-

mo, sin­tién­do­se útil y sa­tis­fe­cho. Aña­de que mu­chos ju­bi­la­dos en­cuen­tran la so­lu­ción en pro­yec­tos de par­ti­ci­pa­ción, de vo­lun­ta­ria­do o en aso­cia­cio­nes pa­ra me­jo­rar su en­torno más pró­xi­mo. “Lo im­por­tan­te es evi­tar que la ju­bi­la­ción su­pon­ga una pér­di­da de re­cur­sos y, pa­ra ello, se tra­ta de ana­li­zar de qué re­cur­sos dis­po­nes, cuá­les se ve­rán ame­na­za­dos al ju­bi­lar­te y an­ti­ci­par­te pen­san­do có­mo pue­des com­pen­sar esa pér­di­da o sus­ti­tuir­la”, in­di­ca To­pa.

Nue­vos re­tos La idea de ju­bi­la­ción co­mo me­re­ci­do des­can­so que se acos­tum­bra a idea­li­zar es­tá bien, pe­ro cuan­do que­dan dé­ca­das de vi­da por de­lan­te – en la web de la pa­tro­nal de las ase­gu­ra­do­ras (Unes­pa.es) hay un si­mu­la­dor pa­ra es­ti­mar la es­pe­ran­za de vi­da–, qui­zá val­ga la pe­na sus­ti­tuir­la por la de un pe­rio­do de au­to­rrea­li­za­ción, una nue­va eta­pa con re­tos es­pe­cí­fi­cos. Moragas apun­ta que las ho­ras que du­ran­te años lle­nan las ocu­pa­cio­nes re­la­cio­na­das con el tra­ba­jo –más de 50 a la se­ma­na– son mu­chas pa­ra de­di­car al ocio. Por eso acon­se­ja in­te­rro­gar­se so­bre qué se quie­re ha­cer, ela­bo­rar una lis­ta de ac­ti­vi­da­des po­si­bles y ele­gir lo que más ape­tez­ca, sa­bien­do que si eso no gus­ta siem­pre se pue­de cam­biar. El pro­ble­ma, di­cen los ex­per­tos, es que hay po­ca in­for­ma­ción so­bre qué pue­de ha­cer­se al ju­bi­lar­se. “En la ado­les­cen­cia se orien­ta a los cha­va­les so­bre qué op­cio­nes tie­nen pa­ra es­tu­diar; lue­go se les orien­ta so­bre las ca­rre­ras de la uni­ver­si­dad, y a los uni­ver­si­ta­rios so­bre sus sa­li­das pro­fe­sio­na­les; en cam­bio, no se ex­pli­ca a los tra­ba­ja­do­res qué po­si­bi­li­da­des tie­nen al ju­bi­lar­se”, re­cal­can. Caminal ase­gu­ra que hay mu­chas op­cio­nes cuan­do uno de­ja de tra­ba­jar: de­di­car­se a pro­yec­tos de par­ti­ci­pa­ción o vo­lun­ta­ria­do, con­ti­nuar for­mán­do­se ya sea a ni­vel uni­ver­si­ta­rio o de cur­sos y ta­lle­res más con­cre­tos, co­la­bo­rar en pro­yec­tos so­cia­les, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, escribir, po­ten­ciar las afi­cio­nes que se ten­gan o des­cu­brir nue­vas, via­jar, cui­dar a fa­mi­lia­res… “Hay múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, pe­ro lo im­por­tan­te no es ha­cer un cú­mu­lo de co­sas, si no que ten­gan sig­ni­fi­ca­do pa­ra quien las ha­ce; du­ran­te la vi­da la­bo­ral hay obli­ga­cio­nes y se ha­cen co­sas que no gus­tan, así que en es­ta nue­va eta­pa se tra­ta de ele­gir lo que nos sa­tis­fa­ga y nos apor­te ga­nas de vi­vir”, re­sal­ta. Po­si­ti­vis­mo Pla­ni­fi­car la ju­bi­la­ción tam­bién es pre­pa­rar­se pa­ra afron­tar la dis­cri­mi­na­ción por edad y los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos res­pec­to al en­ve­je­ci­mien­to. To­pa sub­ra­ya que es muy im­por­tan­te te­ner cla­ro que la ve­jez no es sim­ple­men­te la an­te­sa­la de la muer­te, que uno no pue­de pa­sar­se 25 años es­pe­ran­do su de­cli­ve y su muer­te. “La ju­bi­la­ción es una eta­pa de la vi­da que exi­ge te­ner ob­je­ti­vos y desafíos pro­pios, per­so­na­li­za­dos en con­so­nan­cia con lo que ha si­do el res­to de nues­tra exis­ten­cia y sien­do proac­ti­vos; qui­zá ser vie­jo sea peor que ser jo­ven, pe­ro no es un desas­tre que no per­mi­ta ha­cer otra co­sa que la­men­tar­se; uno pue­de te­ner me­nos fuer­za pe­ro más ex­pe­rien­cia, me­nos re­sis­ten­cia pe­ro más re­cur­sos pa­ra re­sol­ver las si­tua­cio­nes, me­nos ve­lo­ci­dad men­tal pe­ro un aba­ni­co de re­la­cio­nes más amplio… Se tra­ta de te­ner vi­sio­nes po­si­ti­vas so­bre los he­chos”, en­fa­ti­za. Sa­lud Dis­fru­tar de bue­na sa­lud al ju­bi­lar­se exi­ge un tra­ba­jo pre­vio de mu­chos años (en reali­dad de to­da la vi­da), así que in­cor­po­rar há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles for­ma par­te de la pla­ni­fi­ca­ción del retiro. Hay que cui­dar la ali­men­ta­ción e in­cor­po­rar la prác­ti­ca de ejer­ci­cio a las ru­ti­nas dia­rias, pa­ra adap­tar lue­go esos há­bi­tos a una agenda más re­la­ja­da en la que los rit­mos vi­ta­les ya no vie­nen mar­ca­dos por los ho­ra­rios la­bo­ra­les sino por las pre­fe­ren­cias de ca­da cual. Con­vie­ne co­men­zar cuan­to an­tes a sen­tar las bases de de­por­tes o ac­ti­vi­da­des que a uno le gus­ten pa­ra po­der desa­rro­llar­las con más in­ten­si­dad cuan­do ya no ha­ya que ir a tra­ba­jar, por­que si se es­pe­ra a es­tar ju­bi­la­do cos­ta­rá más es­fuer­zo po­ner el cuer­po a tono y arran­car una nue­va ac­ti­vi­dad. Re­la­cio­nes Al pla­ni­fi­car qué se ha­rá una vez ju­bi­la­do hay que pen­sar tam­bién có­mo y con quién se re­la­cio­na­rá uno, pues son mu­chas las per­so­nas que tie­nen cen­tra­dos sus círcu­los de re­la­ción en la fa­mi­lia y los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, de mo­do que si se rom­pe su la­zo la­bo­ral se en­cuen­tran muy ais­la­dos so­cial­men­te. “Con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo to­mas ca­fé, co­pas, te en­vías e-mails, te lla­mas… y al aban­do­nar el em­pleo, mu­chas per­so­nas sien­ten una es­pe­cie de pri­va­ción so­cial; si a eso se su­ma que las per­so­nas ma­yo­res tien­den a re­du­cir cons­cien­te­men­te el mar­co de sus re­la­cio­nes por una cues­tión de economía de re­cur­sos, cen­trán­do­se sólo en las que les ga­ran­ti­zan re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, el pe­li­gro de ais­la­mien­to es al­to”, ex­pli­ca To­pa. Caminal ase­gu­ra que, por su ex­pe­rien­cia en el pro­gra­ma de ma­yo­res de la Fun­da­ció La Cai­xa, quie­nes du­ran­te su vi­da ac­ti­va ya par­ti­ci­pan en aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, en­ti­da­des cul­tu­ra­les u otros co­lec­ti­vos, se adap­tan más fá­cil­men­te a su nue­va con­di­ción de ju­bi­la­dos por­que su red de re­la­cio­nes es más am­plia y con esos pro­yec­tos de par­ti­ci­pa­ción se sien­ten útiles y vin­cu­la­dos a la so­cie­dad. Cla­ro que hay otras per­so­nas que des­cu­bren es­tas vías de par­ti­ci­pa­ción al ju­bi­lar­se y desa­rro­llan con ellas nue­vas re­la­cio­nes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les que les pro­por­cio­nan gran sa­tis­fac­ción. Pa­ra otros, las nue­vas re­la­cio­nes sur­gen gra­cias a sus afi­cio­nes, apren­dien­do idio­mas, yen­do a la uni­ver­si­dad o a bai­lar. Fa­mi­lia La ju­bi­la­ción tam­bién re­per­cu­te en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de pa­re­ja. “Es­tar ju­bi­la­do no va­cu­na con­tra la se­pa­ra­ción; de he­cho, hay es­tu­dios que su­gie­ren un in­cre­men­to de la con­flic­ti­vi­dad y los di­vor­cios en el ca­so de los pre­ju­bi­la­dos”, co­men­tan los ex­per­tos. La ju­bi­la­ción afec­ta a la con­vi­ven­cia do­més­ti­ca por­que exi­ge re­or­ga­ni­zar y acom­pa­sar nue­vos rit­mos vi­ta­les, al­te­ra el uso de es­pa­cios en la vi­vien­da, la dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po, el re­par­to de ta­reas y mo­di­fi­ca los in­gre­sos eco­nó­mi­cos. Hay es­tu­dios que su­gie­ren que a ve­ces afec­ta tam­bién a las re­la­cio­nes se­xua­les por la cri­sis de iden­ti­dad que su­fren al­gu­nas per­so­nas al per­der su iden­ti­dad la­bo­ral. Por otra par­te, la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po del ju­bi­la­do con fre­cuen­cia re­per­cu­te en las re­la­cio­nes con el res­to de fa­mi­lia­res, unas ve­ces por­que es­tos re­cla­man su ayu­da o in­clu­so abu­san de su ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad ho­ra­ria, y otras por­que, a fal­ta de otros re­tos, el ju­bi­la­do se vuel­ca en la fa­mi­lia y los otros se sien­ten as­fi­xia­dos. “Hay mu­chas per­so­nas que al ju­bi­lar­se no de­ci­den qué quie­ren ha­cer por­que la fa­mi­lia co­pa su tiem­po pa­ra que cui­den a los nie­tos o ha­gan re­ca­dos; pa­ra al­gu­nos es sa­tis­fac­to­rio, pe­ro otros echan de me­nos ele­gir ellos los nue­vos re­tos de su vi­da, re­cu­pe­rar el con­trol; lo im­por­tan­te es sen­tir que la nue­va si­tua­ción la pi­lo­tas tú”, in­di­ca To­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.