ES­CUE­LA DE PA­RE­JAS

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

No soy un con­sul­tor ma­tri­mo­nial, se lo ju­ro. Sin em­bar­go, aca­bo de escribir el li­bro Es­cue­la de pa­re­jas, por­que ten­go la con­vic­ción de que la fal­ta de en­ten­di­mien­to en las pa­re­jas es el pro­ble­ma pri­va­do más gra­ve del si­glo XX. No sólo ha­ce des­gra­cia­dos a sus pro­ta­go­nis­tas, sino que su efec­to per­tur­ba­dor se ex­tien­de a to­da la so­cie­dad. Ac­tual­men­te, una re­la­ción amo­ro­sa tie­ne un 50% de pro­ba­bi­li­da­des de fra­ca­sar. No he­mos me­jo­ra­do nues­tra ca­pa­ci­dad de re­sol­ver el pro­ble­ma de la con­vi­ven­cia. He de­di­ca­do gran par­te de mi vi­da a es­tu­diar la in­te­li­gen­cia hu­ma­na. Me han in­tere­sa­do sus gran­des lo­gros, su ca­pa­ci­dad de in­ven­tar, de en­con­trar sa­li­da cuan­do to­do pa­re­ce in­di­car que no exis­te, su afán de su­pera­ción. Pe­ro tam­bién me han in­tere­sa­do sus fra­ca­sos. ¿Por qué si so­mos tan in­te­li­gen­tes nos equi­vo­ca­mos con tan­ta fre­cuen­cia? De­ci­mos sin in­mu­tar­nos que el hombre es el úni­co ani­mal que tro­pie­za dos ve­ces con la mis­ma pie­dra, sin dar­nos cuen­ta de que es una tris­te ex­clu­si­va. Las en­cues­tas in­di­can que más del 90% de la po­bla­ción cree que la ru­ta más se­gu­ra ha­cia la fe­li­ci­dad es te­ner unas bue­nas re­la­cio­nes amo­ro­sas. Pe­ro al mis­mo tiem­po, nues­tro ima­gi­na­rio so­cial es­tá lleno de his­to­rias dra­má­ti­cas. Del no pue­do vi­vir sin ti al no pue­do vi­vir con­ti­go hay un fá­cil trán­si­to. Ca­re­ce­mos de una na­rra­ti­va de la con­vi­ven­cia fe­liz. Es­te he­cho ten­dría for­zo­sa­men­te que in­tere­sar a to­dos los in­ves­ti­ga­do­res de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, por­que no es ló­gi­co, sino psi­co-ló­gi­co, y ese pre­fi­jo mis­te­rio­so –psi­co– oculta nues­tra com­ple­ji­dad y nues­tro des­tino. En to­das las cul­tu­ras y épo­cas his­tó­ri­cas, la ex­pe­rien­cia del enamo­ra­mien­to es muy pa­re­ci­da. Una per­so­na des­ta­ca so­bre el res­to del mun­do, se con­vier­te en la cla­ve de la pro­pia fe­li­ci­dad y crea un es­ta­do de ex­cep­ción. To­dos pien­san que una con­vi­ven­cia amo­ro­sa du­ra­de­ra y es­ta­ble es bue­na e in­ten­tan fo­men­tar­la por me­dios le­ga­les, mo­ra­les, o por sim­ple pre­sión so­cial. Sin em­bar­go, hay al­go con­tra­dic­to­rio en in­ten­tar pro­lon­gar du­ran­te to­da la vi­da un es­ta­do de ex­cep­ción co­mo es el enamo­ra­mien­to. En es­te mo­men­to, es­tá apa­re­cien­do un nue­vo dis­cur­so amo­ro­so, que no pre­ten­de man­te­ner el es­ta­do de enamo­ra­mien­to, sino pres­ti­giar otros há­bi­tos del co­ra­zón más sos­te­ni­bles: las pa­sio­nes dul­ces, las pe­que­ñas fe­li­ci­da­des co­ti­dia­nas, la in­ten­si­dad se­re­na, la ale­gría. Hay una cier­ta des­mi­ti­fi­ca­ción del enamo­ra­mien­to. Eva Illouz ha pu­bli­ca­do un li­bro so­bre la ex­pe­rien­cia amo­ro­sa de la mo­der­ni­dad, que pa­re­ce la his­to­ria de una gran con­fu­sión. Una ex­ce­si­va glo­ri­fi­ca­ción del enamo­ra­mien­to con­de­na al fra­ca­so al amor a se­cas.

HAY AL­GO AN­TI­NÓ­MI­CO EN IN­TEN­TAR PRO­LON­GAR DU­RAN­TE TO­DA LA VI­DA UN ES­TA­DO DE ‘EX­CEP­CIÓN’ CO­MO ES ENAMO­RAR­SE

He que­ri­do co­la­bo­rar en la for­ma­ción de es­te nue­vo dis­cur­so amo­ro­so, que pue­de ayu­dar a las pa­re­jas a en­fren­tar­se a los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia. Me gus­ta­ría que mi li­bro lo le­ye­ran los hom­bres y se lo re­co­men­da­ran a sus pa­re­jas. Se­ría un gran cam­bio cul­tu­ral, una con­fe­sión pú­bli­ca de al­go que has­ta aho­ra per­ma­ne­ce ocul­to: que la con­vi­ven­cia amo­ro­sa tam­bién es im­por­tan­te pa­ra los va­ro­nes, aun­que mu­chos hom­bres no se dan cuen­ta de ello has­ta que sus ma­tri­mo­nios se han hun­di­do. De he­cho, más del 70% de las se­pa­ra­cio­nes las co­mien­zan las mu­je­res, con gran sor­pre­sa de sus pa­re­jas, que creían que to­do iba bien. El ca­mino del in­fierno es­tá em­pe­dra­do de esos des­pis­tes.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.