¿Ci­ru­gía es­té­ti­ca irre­ver­si­ble?

Las ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca son vo­lun­ta­rias y por lo ge­ne­ral con pa­cien­tes sa­nos co­mo pro­ta­go­nis­tas. Pe­ro no de­jan de ser ope­ra­cio­nes y ge­ne­ral­men­te de efec­tos irre­ver­si­bles. Que de­jan hue­lla pa­ra siem­pre

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Mu­chos cri­ti­can sus efec­tos, no hay ma­ne­ra de ex­tin­guir fal­sos mi­tos (¿el más ha­bi­tual?: que los pe­chos ope­ra­dos pue­den ex­plo­tar en un avión) y el mie­do a en­trar en un qui­ró­fano sue­le ser ge­ne­ral a to­dos, y aun así, las ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca han au­men­ta­do y si­guen au­men­tan­do con el pa­so de los años. Es al­go com­ple­ta­men­te vo­lun­ta­rio pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que en mu­chas (ca­si to­das) de las oca­sio­nes se tra­ta de in­ter­ven­cio­nes de efec­tos irre­ver­si­bles. Sí, irre­ver­si­bles. El doc­tor An­to­nio de la Fuente, je­fe de la uni­dad de ci­ru­gía plástica, re­pa­ra­do­ra y es­té­ti­ca del hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal de Ma­drid, re­cuer­da que por ello re­sul­ta com­ple­ta­men­te im­pres­cin­di­ble que la de­ci­sión y la mo­ti­va­ción sea pro­pia, que las cau­sas sean ra­zo­na­bles y asu­mi­das por el pa­cien­te, y ja­más in­fluen­cia­das por ter­ce­ras per­so­nas o cir­cuns­tan­cias aje­nas co­mo pue­de ser la in­ten­ción de me­jo­rar re­la­cio­nes de pa­re­ja. Y tam­bién re­sul­ta del to­do ne­ce­sa­rio que las ex­pec­ta­ti­vas sean rea­lis­tas. No es lo más ha­bi­tual, pe­ro en oca­sio­nes los pa­cien­tes su­fren lo que los es­pe­cia­lis­tas lla­man dis­mor­fo­fo­bia, la ver­güen­za al cuer­po. En es­tos ca­sos, la in­ter­ven­ción di­fí­cil­men­te po­dría de­jar­les sa­tis­fe­chos ya que pa­de­cen un tras­torno.

En es­te sen­ti­do, el doc­tor Ja­vier de Be­ni­to, que re­cien­te­men­te ha abier­to con­sul­tas en Moscú y Du­bái, re­cuer­da que el tra­ba­jo del buen es­pe­cia­lis­ta es tan­to el de acon­se­jar co­mo el de des­acon­se­jar. Se re­fie­re a que nun­ca hay que rea­li­zar aque­llas ci­ru­gías cu­yo ries­go no apor­te be­ne­fi­cio real al pa­cien­te o que no pue­da lle­var­se a ca­bo por otros pro­ble­mas de sa­lud aña­di­dos. Cuan­do ha­bla­mos de efec­tos irre­ver­si­bles de la ci­ru­gía es­té­ti­ca a mu­chos les vie­ne a la ca­be­za esas imá­ge­nes de pe­chos pe­ro so­bre to­do de la­bios ex­ce­si­vos. Pe­ro cui­da­do, los mé­di­cos de­nun­cian que no hay que acha­car­le a su gremio es­tos ex­ce­sos pues­to que su fun­ción es acon­se­jar lo que realmente con­vie­ne a ca­da pa­cien­te. Y por lo que res­pec­ta a los la­bios re­cha­zan ab­so­lu­ta­men­te to­da res­pon­sa­bi­li­dad: “No es un pro­ble­ma oca­sio­na­do por una ci­ru­gía sino por la in­fil­tra­ción de ma­te­ria­les de re­lleno per­ma­nen­tes y en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes no per­mi­ti­dos co­mo la si­li­co­na lí­qui­da o po­lí­me­ros, que a pe­sar de las cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción y ad­ver­ten­cias rea­li­za­das por los pro­fe­sio­na­les ci­ru­ja­nos plás­ti­cos, se si­guen em­plean­do in­dis­cri­mi­na­da­men­te y en mu­chos ca­sos con en­ga­ños di­cien­do que se ha pues­to otro ti­po de ma­te­rial reab­sor­bi­ble y per­mi­ti­do”.

¿Y el lí­mi­te de edad pa­ra las ope­ra­cio­nes? ¿Exis­te un to­pe? De la Fuente cree que lo po­ne ca­da pa­cien­te. “Cla­ro que hay eda­des que no re­co­mien­dan cier­tas ci­ru­gías, pe­ro de­pen­de del es­ta­do de ca­da uno. He he­cho al­gún lif­ting in­clu­so a per­so­nas de

80 años que es­ta­ban en ple­na for­ma…”, ex­pli­ca. Una de las cu­rio­si­da­des del sec­tor es que en los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do las ci­ru­gías ge­ni­ta­les co­mo la nin­fec­to­mía o la­bio­plas­tia pa­ra la re­duc­ción de los la­bios me­no­res, pro­ble­mas que cau­san tras­tor­nos tan­to es­té­ti­cos co­mo fun­cio­na­les en las pa­cien­tes. Sea co­mo sea, las ope­ra­cio­nes más co­mu­nes si­guen sien­do la de na­riz y pár­pa­dos, el au­men­to de ma­mas y la li­po­suc­ción. Y las con me­nos ti­rón, aun­que se ha­cen, son las de pó­mu­los

y men­tón, por lo que se re­fie­re a las fa­cia­les, y las de glú­teos, en­tre las cor­po­ra­les. ¿Y de­pen­dien­do de hom­bres y mu­je­res? Se­gún el doc­tor Jor­ge Pla­nas, ci­ru­jano plás­ti­co y di­rec­tor mé­di­co de Clí­ni­ca Pla­nas, las ope­ra­cio­nes más de­man­da­das por los hom­bres son los mi­cro­in­jer­tos ca­pi­la­res, los pár­pa­dos, la na­riz y la li­po­suc­ción ab­do­mi­nal, mien­tras que las más ha­bi­tua­les en mu­je­res son el au­men­to de pe­cho, la ri­no­plas­tia y la li­po­suc­ción de ca­de­ras. Una vez he­cho, ¿hay vuel­ta atrás? Jor­ge Pla­nas re­cuer­da

que no, que ca­si to­das las ci­ru­gías son irre­ver­si­bles. Por eso, pre­ci­sa­men­te, hay que ser “muy es­tric­tos y cui­da­do­sos con las ex­pec­ta­ti­vas del pa­cien­te e, in­clu­so, des­acon­se­jar una ope­ra­ción cuan­do la per­so­na nos pi­de re­sul­ta­dos po­co fa­vo­re­ce­do­res pa­ra su ana­to­mía o sus ex­pec­ta­ti­vas no se co­rres­pon­den con la reali­dad. Mé­di­co y pa­cien­te de­ben co­no­cer de an­te­mano có­mo va a que­dar la ci­ru­gía en su cuer­po o ros­tro, co­no­cer los ries­gos y es­tar de acuer­do. Y, cla­ro, con­fiar el uno en el otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.