A VE­CES HAY VUEL­TA ATRÁS... Y OTRAS ES PA­RA SIEM­PRE

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Los pro­ble­mas de la es­té­ti­ca son los co­mu­nes de cual­quier ci­ru­gía, ries­go de he­ma­to­mas, in­fec­ción, et­cé­te­ra, pe­ro tra­tán­do­se de ci­ru­gías elec­ti­vas que se rea­li­zan en pa­cien­tes sa­nos, los ries­gos son mí­ni­mos. En ca­sos es­pe­cí­fi­cos en que se em­plean im­plan­tes co­mo en el au­men­to de ma­ma, la com­pli­ca­ción más fre­cuen­te es el en­du­re­ci­mien­to y pér­di­da de sen­si­bi­li­dad, si bien es­ta y otras po­si­bles son mí­ni­mas si nos ate­ne­mos a una bue­na in­di­ca­ción tan­to en lo que se re­fie­re al plano de co­lo­ca­ción de los im­plan­tes co­mo a un ta­ma­ño mo­de­ra­do.

Cue­ro ca­be­llu­do

Mi­cro­in­jer­tos ca­pi­la­res Los ries­gos más co­mu­nes en to­da in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca son los re­la­cio­na­dos con la anes­te­sia, y, en es­te ca­so, sólo se apli­ca anes­te­sia lo­cal con se­da­ción. So­la­men­te hay que te­ner unos cui­da­dos mí­ni­mos los 10-12 días pos­te­rio­res a la in­ter­ven­ción pa­ra ase­gu­rar la co­rrec­ta ci­ca­tri­za­ción y la au­sen­cia de in­fec­ción en la zo­na do­nan­te. Es­tos cui­da­dos no son otros que li­mi­tar el de­por­te, evi­tar las sau­nas y las ex­po­si­cio­nes so­la­res, la­var­se el ca­be­llo dia­ria­men­te uti­li­zan­do ja­bo­nes an­ti­sép­ti­cos y no ma­ni­pu­lar el ca­be­llo de nin­gu­na otra ma­ne­ra. Es irre­ver­si­ble en cuan­to que­da ci­ca­triz de la zo­na de la que se ex­traen los ca­be­llos que van a ser in­jer­ta­dos.

Ros­tro

Ele­va­ción de las ce­jas me­dian­te téc­ni­cas co­mo lif­ting fron­tal (en­dos­có­pi­co o co­ro­nal) pa­ra el rejuvenecimiento de la mi­ra­da “Su re­sul­ta­do du­ra cier­tos años pe­ro por la ac­ción de la mí­mi­ca y del pa­so de los años tien­de a vol­ver a su po­si­ción ini­cial”, ex­pli­ca Ja­vier de Be­ni­to, por lo que con­si­de­ra que se tra­ta de un ci­ru­gía

re­ver­si­ble a lar­go pla­zo. Pe­ro si se repara me­dian­te el tra­ta­mien­to con to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, por la pér­di­da del efec­to de la to­xi­na al ca­bo de unos cua­tro me­ses apro­xi­ma­da­men­te, es­ta­mos an­te una ci­ru­gía re­ver­si­ble a cor­to pla­zo. Igual que su­ce­de

cuan­do se ele­van las ce­jas “me­dian­te la ele­va­ción con su­tu­ra, que tam­bién tien­den a des­cen­der y a re­cu­pe­rar la po­si­ción ini­cial al ca­bo de po­cos me­ses”. Des­col­ga­mien­to de las

me­ji­llas: Com­por­ta la pro­fun­di­za­ción del sur­co en­tre la na­riz y el la­bio su­pe­rior y una pér­di­da de la an­gu­lo­si­dad de las man­dí­bu­las que se pue­de arre­glar ya sea a tra­vés de la su­tu­ra con co­nos o con la téc­ni­ca clá­si­ca del fa­ce lif­ting. La du­ra­ción del re­sul­ta­do es de unos cin­co años, por lo que es re­ver­si­ble a lar­go pla­zo. En ese mo­men­to se pue­de vol­ver a con­se­guir el efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor me­dian­te la su­tu­ra con la que se re­ten­sa sin ne­ce­si­dad de más ci­ru­gía, cuen­ta Ja­vier de Be­ni­to. Rejuvenecimiento del cue­llo: me­dian­te ci­ru­gía de lif­ting tien­de a vol­ver a su as­pec­to ini­cial al ca­bo de unos cin­co años o al­go an­tes. Au­men­to de la­bios, rejuvenecimiento del sur­co na­so­la­bial: “En reali­dad cual­quier in­fil­tra­ción con sus­tan­cias de re­lleno (los

fi­llers), es re­ver­si­ble al ca­bo de un tiem­po de­ter­mi­na­do”, ex­pli­ca De Be­ni­to, que re­cuer­da que los ex­ce­sos que se ven a me­nu­do no son res­pon­sa­bi­li­dad de un buen ci­ru­jano te­nien­do en cuen­ta que “es­tá prohi­bi­da la uti­li­za­ción de pro­duc­tos de re­lleno de for­ma per­ma­nen­te. Hay

fi­llers que tie­nen dis­tin­ta du­ra­ción, me­ses o po­cos años, ex­cep­to los bio­po­lí­me­ros de si­li­co­na, que en es­te ca­so no se reab­sor­ben, in­fil­tran to­dos los te­ji­dos de su al­re­de­dor de ma­ne­ra que se ha­ce irre­ver­si­ble ya que su ex­trac­ción es im­po­si­ble”.

Bol­sas en los pár­pa­dos: Si quien opera de las bol­sas (ble­fa­ro­plas­tia) no es ex­per­to po­dría eli­mi­nar un ex­ce­so de piel del pár­pa­do su­pe­rior y el pa­cien­te ex­pe­ri­men­ta­ría di­fi­cul­ta­des pa­ra ce­rrar el ojo. Si el mis­mo error ocu­rrie­se con el pár­pa­do in­fe­rior, se produciría ec­tro­pión o ever­sión, o sea, el pár­pa­do se gi­ra­ría ha­cia aba­jo. Las pre­cau­cio­nes de es­ta in­ter­ven­ción son las usua­les, co­mo la prohi­bi­ción du­ran­te las pri­me­ras 3 o 4 se­ma­nas del ejer­ci­cio fí­si­co y la ex­po­si­ción so­lar. Una pre­cau­ción es­pe­cial los pri­me­ros días es la de des­can­sar sen­ta­do, re­po­san­do la ca­be­za, y dor­mir con la ca­be­za en po­si­ción ele­va­da o se­mi­ele­va­da. Ja­vier de Be­ni­to re­cuer­da que la ci­ru­gía de los pár­pa­dos tien­de a ser re­ver­si­ble al

ca­bo de unos años de­bi­do al pro­pio en­ve­je­ci­mien­to de los te­ji­dos.

Ci­ru­gía na­sal: O ri­no­plas­tia. Es irre­ver­si­ble ya que, tal co­mo re­cuer­da De Be­ni­to “se re­cor­ta, eli­mi­nan y se mo­di­fi­can es­truc­tu­ras os­teo­car­ti­la-gi­no­sas con re­mo­de­la­ción de te­ji­dos blan­dos”. Eso sí, De la Fuente di­ce que “la ope­ra­ción pue­de ge­ne­rar cam­bios que di­fi­cul­ten el pa­so nor­mal del ai­re, pe­ro es un ries­go muy in­fre­cuen­te”. La in­ter­ven­ción exi­ge 24 h de in­gre­so en clí­ni­ca. Pue­den pre­sen­tar­se he­ma­to­mas e hin­cha­zón los pri­me­ros días. El ci­ru­jano pro­te­ge la na­riz con una fé­ru­la que la su­je­ta­rá du­ran­te una se­ma­na.

Ci­ru­gía de la ore­jas: Es irre­ver­si­ble ya que re­mo­de­la el car­tí­la­go au­ri­cu­lar. Ci­ru­gía de au­men­to de men­tón y de pó­mu­los: De Be­ni­to es­pe­ci­fi­ca que “es re­ver­si­ble cuan­do se uti­li­zan im­plan­tes pa­ra pro­yec­tar o au­men­tar pues­to que siem­pre que se quie­ra vol­ver al pun­to ini­cial se pue­de sim­ple­men­te re­ti­ran­do los im­plan­tes, con lo que se eli­mi­na to­da la mo­di­fi­ca­ción”.

Cuer­po

Au­men­to de pe­cho: Los prin­ci­pa­les ries­gos es­pe­cí­fi­cos del au­men­to ma­ma­rio, se­gún De la Fuente, son “la con­trac­tu­ra cap­su­lar, que pro­vo­ca el en­du­re­ci­mien­to de la ma­ma y se de­be a una re­trac­ción o es­tre­cha­mien­to del te­ji­do que for­ma el or­ga­nis­mo al­re­de­dor de la pró­te­sis, y la pér­di­da o dis­mi­nu­ción de sen­si­bi­li­dad de al­gu­na zo­na del pe­cho o del pe­zón”. Du­ran­te las pri­me­ras 24 h el pe­cho que­da pro­te­gi­do por un ven­da­je, que lue­go se sus­ti­tu­ye por un sos­tén de ti­po de­por­ti­vo. Cuan­do han trans­cu­rri­do cin­co o seis días de la ope­ra­ción se re­ti­ran los pun­tos de su­tu­ra. Pa­ra una re­cu­pe­ra­ción co­rrec­ta y pa­ra evi­tar el ries­go de en­du­re­ci­mien­to, el au­to­ma­sa­je es muy im­por­tan­te. Se­gún De Be­ni­to hay que es­tar muy se­gu­ra de es­ta ope­ra­ción por­que en cier­to mo­do es irre­ver­si­ble: “Pue­de pa­re­cer que al co­lo­car un im­plan­te, con sólo ex­traer­lo se vuel­ve al es­ta­dio ini­cial. Y po­dría ser así, siem­pre y cuan­do no ha­ya trans­cu­rri­do más de un año apro­xi­ma­da­men­te: el im­plan­te tien­de a ex­pan­dir los te­ji­dos col­mo la piel y si se es­pe­ra mu­cho tiem­po al re­ti­rar los im­plan­tes apa­re­ce­ría una gran can­ti­dad de piel so­bran­te. De to­das for­mas, si tras la ele­va­ción de la ma­ma se desea vol­ver al as­pec­to ini­cial a tiem­po, las ci­ca­tri­ces rea­li­za­das nun­ca lle­gan a des­apa­re­cer y ade­más, con el tiem­po y la gra­ve­dad el pe­cho tien­de a caer de nue­vo y a vol­ver a su po­si­ción ini­cial. En cuan­to a la re­duc­ción de

ma­mas, es irre­ver­si­ble, bá­si­ca­men­te por las ci­ca­tri­ces. Re­cu­pe­rar la ta­ble­ta ab­do­mi­nal: La ab­do­mi­no­plas­tia es una ci­ru­gía irre­ver­si­ble se­gún De Be­ni­to, “ya sea por la ex­tir­pa­ción de pa­red ab­do­mi­nal y por la ci­ca­triz”. Lif­ting de mus­los y de bra­zos: Tam­bién es to­tal­men­te irre­ver­si­ble “de­bi­do a la re­sec­ción de piel y a las ci­ca­tri­ces”, es­pe­ci­fi­ca De Be­ni­to.

Li­po­suc­ción: Los ries­gos es­pe­cí­fi­cos de es­ta ope­ra­ción son la al­te­ra­ción y las irre­gu­la­ri­da­des del con­torno de la piel, que ha­rían ne­ce­sa­rios tra­ta­mien­tos adi­cio­na­les y obli­ga­to­rias se­sio­nes de ma­sa­je de dre­na­je lin­fá­ti­co. Ja­vier de Be­ni­to re­cuer­da que las li­po­suc­cio­nes son com­ple­jas y di­fí­cil­men­te, en ca­so de que­rer dar mar­cha atrás, se lle­ga­ría al pun­to ini­cial.

Ele­va­ción de nal­gas: Cuan­do se rea­li­za con im­plan­te se en­tien­de que ex­tra­yén­do­lo de nue­vo vol­ve­ría al es­ta­do ini­cial sin pro­ble­ma. Si se usan in­yec­ta­bles y su­tu­ra, ca­si siem­pre por la reab­sor­ción y por la gra­ve­dad, tien­de a vol­ver a su po­si­ción ini­cial, por lo que se­ría re­ver­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.