A EN­SA­YAR

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Na­die nie­ga los vai­ve­nes ni los mie­dos ni los cam­bios que se pro­du­cen en el cuer­po. Su­sa­na Mé­lich, ase­so­ra en lac­tan­cia, ha lle­va­do gru­pos de acom­pa­ña­mien­to a la ma­ter­ni­dad, y re­sal­ta que el em­ba­ra­zo es una opor­tu­ni­dad vi­tal pa­ra que la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja se for­ta­lez­ca. “No de­jan de ser im­por­tan­tes las mues­tras de ca­ri­ño y de amor. A los hom­bres les re­cuer­do que las mu­je­res en ge­ne­ral agra­de­cen y ne­ce­si­tan es­tas mues­tras de com­pli­ci­dad de su com­pa­ñe­ro. Les gus­ta ser mi­ma­das. Y a las mu­je­res les re­cuer­do que el cuer­po

acos­tum­bra a vol­ver­se más atrac­ti­vo pa­ra los hom­bres. La piel cam­bia, el ca­be­llo tam­bién y los pe­chos se tor­nan exu­be­ran­tes. El be­bé tie­ne pa­dre y ma­dre. La na­tu­ra­le­za es sa­bia y el sis­te­ma hor­mo­nal no de­ja de ser un re­fle­jo de es­ta na­tu­ra­le­za”. Es­ta ex­per­ta re­cuer­da que pa­ra des­mon­tar los mie­dos es im­pres­cin­di­ble es­tar bien in­for­ma­do. “El se­xo es se­gu­ro si no es­tá con­tra­in­di­ca­do por al­gu­nas pa­to­lo­gías”. Y si el mie­do per­sis­te, “re­cu­pe­rar lo que nos ha he­cho lle­gar has­ta don­de es­ta­mos. So­mos una pa­re­ja que he­mos de­ci­di­do te­ner un hi­jo. Y en el ca­so de que no ha­ya si­do bus­ca­do, el he­cho de se­guir ade­lan­te ya es una ba­se. La ba­se es el amor. Re­cor­dar el amor que es­ta­mos sin­tien­do. Ex­pe­ri­men­tar tam­bién con la

sen­sua­li­dad, abra­zar­se, aca­ri­ciar­se, dia­lo­gar, de­cir al otro lo que ape­te­ce. Y co­mo en el ter­cer tri­mes­tre del em­ba­ra­zo la ba­rri­ga em­pie­za a mos­trar su vo­lu­men, tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra ex­pe­ri­men­tar otras pos­tu­ras. Es una ma­ne­ra de en­ri­que­cer las re­la­cio­nes se­xua­les con la pa­re­ja. El em­ba­ra­zo no de­ja de ser una pre­pa­ra­ción pa­ra la nue­va si­tua­ción de la fa­mi­lia, que se­re­mos tres (en el ca­so de los que se es­tre­nen y no ven­gan ge­me­los o más). El em­ba­ra­zo nos es­tá con­di­cio­nan­do, de la mis­ma ma­ne­ra que nos va­mos a en­con­trar des­pués, cuan­do sea­mos la pa­re­ja más un nue­vo ser. Es una es­pe­cie de en­sa­yo, por­que con la lle­ga­da del be­bé se acen­túa to­do. Es una pre­pa­ra­ción a la nue­va vi­da, y, con mi­mos, me­jor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.