TRA­BA­JA­DO­RES SE­DUC­TO­RES

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Que los lí­de­res sean se­duc­to­res es ca­si una ga­ran­tía de éxi­to. Y lo es ca­si, por­que ne­ce­si­tan res­pues­ta po­si­ti­va de sus em­plea­dos. Nos com­por­ta­mos en fun­ción de los es­tí­mu­los que re­ci­bi­mos y si ob­te­ne­mos un buen tra­to da­re­mos lo me­jor de no­so­tros mis­mos. “El em­plea­do, a su vez, pue­de con­ta­giar a otros al ha­ber re­ci­bi­do un tra­to con res­pe­to y pro­fe­sio­nal, y es­to es una me­cha que se en­cien­de en la or­ga­ni­za­ción”, ex­po­nen la psi­có­lo­ga Mar Mo­li­na, di­rec­to­ra del Cen­tro Eu­ro­peo de Coaching Eje­cu­ti­vo, y el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia Ro­ber­to Lu­na. La hu­ma­ni­dad, los co­no­ci­mien­tos y el ta­len­to, com­po­nen el co­mún de­no­mi­na­dor en­tre un je­fe y un tra­ba­ja­dor se­duc­to­res. “Con gen­te po­si­ti­va, ama­ble y ca­ris­má­ti­ca se va a cual­quier la­do, se su­pera cual­quier di­fi­cul­tad y se tra­ba­ja me­jor en to­dos los sen­ti­dos. Un em­plea­do se­duc­tor, que ade­más sea buen tra­ba­ja­dor, es una jo­ya en la em­pre­sa”, des­ta­ca Pa­co Mu­ro, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la con­sul­to­ra Ot­to Wal­ter. Ade­más, di­rec­ti­vo y em­plea­do ca­ris­má­ti­cos no son in­com­pa­ti­bles, al con­tra­rio. “A am­bos los guía el res­pe­to por el ta­len­to y la pro­fe­sio­na­li­dad, se re­co­no­cen y se ad­mi­ran”, des­ta­can Mo­li­na y Lu­na. Jun­tos, en opi­nión de los ex­per­tos, for­man un tán­dem invencible, ca­paz de su­pe­rar ad­ver­si­da­des, de al­can­zar ob­je­ti­vos co­mu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.