EL DI­NE­RO (III)

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Bio­ló­gi­ca­men­te, los in­ves­ti­ga­do­res per­te­ne­ce­mos al mis­mo gé­ne­ro que los pe­rros de ca­za. Una vez co­gi­do el ras­tro, nos po­ne­mos muy pe­sa­dos en la per­se­cu­ción. Re­to­mo, por ello, el te­ma del di­ne­ro. La moneda –su for­ma más ele­men­tal– sur­gió en una re­la­ción de co­mu­ni­ca­ción y de in­ter­cam­bio. En eso se pa­re­cen la pa­la­bra y la moneda. Am­bas tie­nen un ba­se fí­si­ca –el so­ni­do, en el ca­so del len­gua­je; un tro­zo de me­tal o de pa­pel, en el mo­ne­ta­rio– al que se con­fie­re con­ven­cio­nal­men­te un sig­ni­fi­ca­do. La economía for­ma par­te de la se­mióti­ca, que es la cien­cia de los sig­nos. Es evi­den­te que el va­lor que doy a un bi­lle­te no tie­ne en cuen­ta su ma­te­ria, sino su sig­ni­fi­ca­do. Por eso apre­cio más un bi­lle­te de 500 eu­ros que uno de 50, aun­que su va­lor ma­te­rial sea apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo. Ade­más, una per­so­na so­la no pue­de crear len­gua­je ni moneda. Ne­ce­si­ta que sean acep­ta­dos por los usua­rios. Con el di­ne­ro apa­re­ce un mun­do sim­bó­li­co. Du­pli­car el mun­do real con el mun­do sim­bó­li­co es una ma­nía de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na. En un li­bro de Andrew Ren­frew, es­pe­cia­lis­ta en prehis­to­ria, he leí­do un tex­to so­bre las re­li­gio­nes prehis­tó­ri­cas. En él da una definición de re­li­gión to­ma­da de Clif­ford Geertz, an­tro­pó­lo­go: “Re­li­gión es un sis­te­ma de sím­bo­los, re­la­cio­na­dos con el po­der, que sus­ci­ta gran­des emo­cio­nes y mo­ti­va mu­chos com­por­ta­mien­tos. Es­ta definición –aña­de– va­le tam­bién pa­ra el di­ne­ro”. Una afir­ma­ción que me ha sor­pren­di­do. Vol­va­mos a la co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do una per­so­na tie­ne di­ne­ro, ¿en qué re­la­ción es­tá con el res­to del gru­po que acep­ta ese di­ne­ro? Po­see una co­sa que los de­más desean. El va­lor del di­ne­ro es su ca­pa­ci­dad de des­per­tar el de­seo. Es po­si­ble que el di­ne­ro fue­ra in­ven­ta­do pa­ra fa­ci­li­tar las transac­cio­nes o pa­ra eva­luar las deu­das, pe­ro la ca­pa­ci­dad fan­ta­sea­do­ra de la in­te­li­gen­cia lo ha con­ver­ti­do en “sig­ni­fi­can­te de lo uni­ver­sal­men­te desea­ble”. Un sig­ni­fi­can­te al que se le pue­den dar mu­chos sig­ni­fi­ca­dos: la se­gu­ri­dad, los bie­nes ne­ce­sa­rios pa­ra so­bre­vi­vir, el pla­cer, el po­der, la po­si­bi­li­dad de ha­cer co­sas be­llas o bue­nas. De es­te mo­do pue­de con­ver­tir­se en un me­dia­dor uni­ver­sal. No es un pre­mio, sino el re­pre­sen­tan­te de un pre­mio. Des­de la in­fan­cia es­ta­ble­ce­mos con él una re­la­ción se­me­jan­te a un re­fle­jo con­di­cio­na­do.

ASO­CIA­DO AL DE­SEO, EL DI­NE­RO SE CON­CI­BIÓ EN UN INI­CIO CO­MO ME­RO AN­ZUE­LO DE UN ES­TÍ­MU­LO, AHO­RA ES EL ES­TÍ­MU­LO EN SÍ

Les re­fres­ca­ré al­gu­nas no­cio­nes de psi­co­fi­sio­lo­gía. Pa­vlov sa­bía, co­mo to­do el mun­do, que la pre­sen­ta­ción de la co­mi­da sus­ci­ta­ba la sa­li­va­ción: “Se nos ha­ce la bo­ca agua”. Es una res­pues­ta re­fle­ja. En­ton­ces se le ocu­rrió aso­ciar la apa­ri­ción de la co­mi­da con el so­ni­do de una cam­pa­na y, tras una se­rie de re­pe­ti­cio­nes, los pe­rros so­me­ti­dos a esa prue­ba sa­li­va­ban al es­cu­char la cam­pa­na, aun­que no hu­bie­ra co­mi­da. La aso­cia­ción del di­ne­ro con ac­tos agra­da­bles ha he­cho que sin­ta­mos sa­tis­fac­ción por el he­cho de con­se­guir di­ne­ro. Lo que al prin­ci­pio era un me­ro acom­pa­ñan­te de un es­tí­mu­lo, se ha con­ver­ti­do aho­ra en el es­tí­mu­lo en sí. La re­la­ción con el de­seo pro­por­cio­na al di­ne­ro y al mun­do una ín­do­le es­pe­cial. De en­tra­da es una re­la­ción afec­ti­va, pues afec­ti­vo es el de­seo. Pe­ro ade­más, tie­ne un com­po­nen­te de he­rra­mien­ta mé­tri­ca, in­clu­so ma­te­má­ti­ca, pa­ra fi­jar los pre­cios. Es­ta vi­da an­fi­bia pro­vo­ca la im­pre­vi­si­bi­li­dad de mu­chos com­por­ta­mien­tos eco­nó­mi­cos. Si el di­ne­ro fue­ra siem­pre una me­di­da es­ta­ble, la economía se­ría pre­vi­si­ble. Pe­ro tam­bién es un gi­gan­tes­co in­cen­ti­vo, el va­go sig­ni­fi­can­te de la sa­tis­fac­ción, y eso nos em­pu­ja al te­rri­to­rio pa­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.