Las mil y una apo­ca­lip­sis

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

El mun­do de­be­ría ha­ber­se aca­ba­do ya. As­tró­no­mos, pro­fe­tas, vi­sio­na­rios han pro­nos­ti­ca­do a lo lar­go de la his­to­ria su epí­lo­go cen­te­na­res de ve­ces. Pe­se a to­do, los hu­ma­nos to­da­vía se­gui­mos aquí. ¿Has­ta cuán­do?

Pre­pá­ren­se. El pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre po­dría ser el úl­ti­mo ama­ne­cer en la Tie­rra, si se cum­ple la pro­fe­cía del ca­len­da­rio ma­ya. Pa­ra esa fe­cha, se­gún al­gu­nas in­ter­pre­ta­cio­nes, aca­ba­do el quin­to ci­clo so­lar, la Tie­rra, Jú­pi­ter, Mar­te y Sa­turno for­ma­rán una con­jun­ción, con el Sol en el cen­tro. In­ten­sos flu­jos de ener­gía atra­ve­sa­rán la at­mós­fe­ra te­rres­tre. Los an­ti­guos su­me­rios tam­bién creían que ese día ha­ría­mos me­jor en que­dar­nos en ca­sa: el pla­ne­ta Ni­bi­ru, al pa­sar jun­to a la Tie­rra, pro­vo­ca­rá una in­ver­sión de los po­los mag­né­ti­cos y una al­te­ra­ción de la ór­bi­ta. Se des­pla­za­rán gi­gan­tes­cos vo­lú­me­nes de agua, cau­san­do la muer­te de mi­llo­nes de per­so­nas.

Si us­ted es de los es­cép­ti­cos, ten­ga en cuen­ta de que mu­chos no pien­san lo mis­mo. Se­gún una re­cien­te encuesta, el 15% de los ha­bi­tan­tes de la Tie­rra cree que el mun­do va a ter­mi­nar du­ran­te su vi­da. En Ama­zon ya hay 200 li­bros re­la­cio­na­dos con el apo­ca­lip­sis en el 2012. Pe­ro... ¿Cuán­tas ve­ces se ha aca­ba­do el mun­do? El periodista Ja­vier Pé­rez Cam­pos au­tor del li­bro 2012: los enig­mas del apo­ca­lip­sis ma­ya (Ana­ya) ha re­co­gi­do ¡has­ta 160 pre­vi­sio­nes!

En la Bi­blia (si­glo I d.C.) se ase­gu­ra de que el fin del mun­do es­tá cer­ca. En el Evan­ge­lio se­gún Ma­teo, se di­ce que “no pa­sa­rá más de una ge­ne­ra­ción” an­tes de que es­to acon­tez­ca. Ber­nar­do de Tu­rin­gia, un vi­sio­na­rio y er­mi­ta­ño ale­mán tam­bién se ins­pi­ró en los tex­tos sa­gra­dos pa­ra sus pro­nós­ti­cos. Fi­jó la Apo­ca­lip­sis pa­ra el 25 de mar­zo del año 992. En efec­to, ese día iba a dar­se una coin­ci­den­cia in­só­li­ta, la del día de la con­cep­ción de Je­sús (25 de mar­zo, nue­ve me­ses an­tes del 25 de di­ciem­bre) con el de su muer­te (era un vier­nes san­to). Ade­más, iba a pro­du­cir­se un eclip­se so­lar. Su pre­vi­sión fue creí­ble. En

Eu­ro­pa hu­bo un éxo­do ma­si­vo ha­cia las mon­ta­ñas, don­de los fie­les es­pe­ra­ban en­con­trar la sal­va­ción, mien­tras otros hu­ye­ron ha­cia Tie­rra San­ta.

Tam­bién hu­bo mu­chas pre­vi­sio­nes ca­tas­tró­fi­cas que apun­ta­ron al fin del mun­do con la lle­ga­da del año 1.000. El 31 de di­ciem­bre del 999, una mul­ti­tud de per­so­nas se reunió en Roma pa­ra es­pe­rar el trá­gi­co desen­la­ce. El ori­gen de los te­mo­res se ba­sa­ba en una fra­se del Li­bro de la Apo­ca­lip­sis, en la que se de­cía tex­tual­men­te “mil no más de mil” y que “des­pués de mil años Sa­ta­nás se desata­rá”. El as­tró­lo­go Juan de To­le­do pre­di­jo el fin del mun­do pa­ra el 23 de sep­tiem­bre del año 1186. Hi­zo cir­cu­lar una car­ta, co­no­ci­da co­mo car­ta de To­le­do, e in­vi­tó la gen­te a es­con­der­se en las mon­ta­ñas o las cue­vas si que­ría te­ner al­gu­na es­pe­ran­za de so­bre­vi­vir. ¿Pe­ro quién me­jor que un Pa­pa pa­ra pro­nos­ti­car el fi­nal de la vi­da? Ino­cen­cio III su­mó 618, el año del na­ci­mien­to del is­lam, y 666, el nú­me­ro mal­di­to que co­rres­pon­de al dia­blo. Con es­tos da­tos, el fi­nal del mun­do te­nía que pro­du­cir­se en 1254. Con es­ta pro­fe­cía, el pon­tí­fi­ce, que fa­lle­ció en 1198, echó por tie­rra su pro­pia in­fa­li­bi­li­dad pa­pal.

El res­pe­ta­do as­tró­lo­go ale­mán Johan­nes Stoef­fler, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Tu­bin­ga, anun­ció el desen­la­ce fi­nal pa­ra el 20 de fe­bre­ro de 1524. Una reunión de pla­ne­tas en el signo de Piscis (signo de agua) cau­sa­ría una inun­da­ción ma­si­va. La gen­te se lo to­mó tan en se­rio –in­clu­so Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo in­vi­tó a los ha­bi­tan­tes de Flo­ren­cia a bus­car pro­tec­ción jun­to a los er­mi­ta­ños– que em­pe­za­ron a cons­truir­se ar­cas al es­ti­lo de Noé. En Lon­dres se desató el pá­ni­co y 20.000 per­so­nas aban­do­na­ron sus ca­sas. Ade­más, el 19 de fe­bre­ro, el día de la vís­pe­ra, hu­bo unas llu­vias to­rren­cia­les en Eu­ro­pa y cun­dió el caos ab­so­lu­to, ya que una mul­ti­tud em­pe­zó a asal­tar los bar­cos. A otro ale­mán de la épo­ca, Mel­chior Hoff­mann, mís­ti­co y teó­lo­go, se le atri­bu­ye uno de los pro­nós­ti­cos más ex­tra­va­gan­tes. El año que es­co­gió pa­ra la lle­ga­da del Apo­ca­lip­sis fue el 1533, 1500 años des­pués de la muer­te de Cris­to. Se­gún su vi­sión, el mun­do se ha­bría aca­ba­do a raíz de un gi­gan­tes­co in­cen­dio y una nue­va Je­ru­sa­lén ha­bría na­ci­do en la ciu­dad de Es­tras­bur­go, la úni­ca ur­be que ha­bría so­bre­vi­vi­do al desas­tre.

Otro nom­bre que me­re­ce ser ci­ta­do es el de Ja­co­bo Ber­noui­lli, con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res ma­te­má­ti­cos de la his­to­ria. Apos­tó por la fe­cha del 19 de ma­yo de 1719. Su te­sis es que ese día un co­me­ta, que ya ha­bía pa­sa­do cer­ca de nues­tro pla­ne­ta en 1680, vol­ve­ría pa­ra cho­car con la Tie­rra. Pe­ro el co­me­ta no vol­vió (el as­tró­no­mo Ca­mi­lle Flam­ma­rion, del Ob­ser­va­to­rio de Pa­rís, fue más allá al sos­te­ner que el co­me­ta de Ha­lley, car­ga­do de cia­nó­geno, en­ve­ne­na­ría la Tie­rra a lo lar­go de su pa­so por nues­tro pla­ne­ta allá por el año 1910). Por cier­to, ha­blan­do de cien­tí­fi­cos, ca­be re­cor­dar que Isaac New­ton, el pa­dre de la fí­si­ca mo­der­na, cal­cu­ló que la vi­da se ex­tin­gui­ría en el 2060, (1260 años des­pués de la fun­da­ción del sa­cro im­pe­rio ro­mano).

Y lue­go están los edi­fi­cios sim­bó­li­cos. Las pi­rá­mi­des egip­cias desata­ron una ola de es­pe­cu­la­cio­nes. El as­tró­no­mo es­co­cés Char­les Piaz­zi Smith for­mu­ló una te­sis su­ge­ren­te, se­gún la cual las pi­rá­mi­des es­con­dían la fe­cha so­bre el día del Apo­ca­lip­sis. Smith creía que la pi­rá­mi­de de Keops fue cons­trui­da por Moi­sés, ba­jo man­da­to di­vino y que, en reali­dad, ha­cía las fun­cio­nes de un ca­len­da­rio. Co­mo la Gran Galería del mo­nu­men­to te­nía 1881 pul­ga­das, pro­nos­ti­có pa­ra ese año el fin, que, una vez más, no lle­gó. Por cier­to, el egip­tó­lo­go Geor­ges Rif­fert tam­bién se ins­pi­ró en las pi­rá­mi­des pa­ra ha­cer sus pro­pias pre­vi­sio­nes: 6 sep­tiem­bre de 1936 y 20 agos­to de 1954. Tam­po­co acer­tó. Otro mo­nu­men­to que

con­tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca es el Co­li­seo de Roma. “Quam­diu stat Coly­saeus stat Roma; quan­do ca­det Coly­saeus ca­det Roma et mun­dos”, se­gún re­za un an­ti­gua pro­fe­cía del si­glo VIII d.C. Cuan­do, en ma­yo de 1954 aparecieron unas preo­cu­pan­tes grie­tas en el an­fi­tea­tro, los de­vo­tos em­pe­za­ron a tem­blar. El 24 de ma­yo mi­les de pe­re­gri­nos acu­die­ron a la pla­za de San Pe­dro pa­ra pe­dir la ab­so­lu­ción. Siem­pre en Ita­lia, po­cos años des­pués, el pe­dia­tra ita­liano Elio Bian­co ase­gu­ró que es­ta­ba en con­tac­to con el más allá y que el mun­do aca­ba­ría el 14 de ju­lio 1960 a las 14.45, des­trui­do por un ar­ma se­cre­ta de EE.UU. (es­tá­ba­mos en la gue­rra fría) y que sólo el Mon­te Bian­co se sal­va­ría del desas­tre. Cons­tru­yó una es­pe­cie de ar­ca con quin­ce ha­bi­ta­cio­nes. Cen­te­na­res de per­so­nas se reunie­ron ese día en las al­tu­ras es­pe­ran­do que el ar­ma es­ta­lla­ra. En vano.

En cuan­to a pro­fe­tas re­li­gio­sos, Wi­lliam Mi­ller, fun­da­dor de la co­rrien­te re­li­gio­sa del ad­ven­tis­mo, for­mu­ló tres fe­chas di­fe­ren­tes: 3 de abril de 1843, 7 de ju­lio de 1843 y 22 oc­tu­bre de 1844 (ese día lle­gó a bau­ti­zar­se des­pués co­mo La gran de­cep­ción), ba­sán­do­se en al­gu­nos tex­tos re­li­gio­sos. Se es­ti­ma que uno de ca­da 85 es­ta­dou­ni­den­ses su­frió ata­ques de his­te­ria a raíz de sus anun­cios. Con­si­guió atraer a mi­les de se­gui­do­res, co­no­ci­dos co­mo mi­lle­ris­tas, que a me­di­da que se acer­ca­ba la fe­cha pro­ta­go­ni­za­ron de­li­ran­tes es­pec­tácu­los en Bos­ton: bo­rra­che­ras, con­fe­sio­nes pú­bli­cas y, al pa­re­cer, sui­ci­dios.

Ya en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, en ple­na fie­bre eco­lo­gis­ta y new age, Paul El­rich pu­bli­có un li­bro en 1968 ti­tu­la­do The po­pu­la­tion bomb. Es­ti­mó que de­bi­do al ex­ce­si­vo au­men­to de la po­bla­ción los re­cur­sos na­tu­ra­les se ha­brían ago­ta­do que sólo que­da­rían vi­vos po­co más de 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas en mi­tad de los años ochen­ta, de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y el uso de pes­ti­ci­das. Ase­gu­ró que In­gla­te­rra se ha­bría que­da­do sin ha­bi­tan­tes en el 2000. En la mis­ma épo­ca, una sec­ta apa­re­ci­da en los se­ten­ta, Hea­ven’s Ga­te, en Ca­li­for­nia, es­ta­ba con­ven­ci­da que la lle­ga­da de la co­me­ta Ha­le-Boop en 1997 se­ría el pri­mer pa­so del fin. Jus­to des­pués lle­ga­ría un ovni, en el cual sólo unos po­cos pri­vi­le­gia­dos con­se­gui­rían em­bar­car­se y huir del desas­tre. Pa­ra pre­pa­rar­se a es­te via­je in­ter­es­te­lar, en mar­zo de ese año, unas 39 per­so­nas, se sui­ci­da­ron en ma­sa con un cóc­tel de bar­bi­tú­ri­cos (y vod­ka). Los en­con­tra­ron tum­ba­dos en li­te­ras con za­pa­ti­llas nue­vas y la ma­le­ta he­cha.

Asia es uno de los con­ti­nen­tes don­de las sec­tas apo­ca­líp­ti­cas tie­nen más se­gui­mien­to. Digno de men­ción es el ca­so del pastor co­reano de la Igle­sia Mi­sio­na­ria de Ta­mi, Lee Jang Lim, que pro­nos­ti­có que el 29 de oc­tu­bre de 1992 ten­dría lu­gar el te­mi­do Ar­ma­ge­dón. En los días pre­vios se cal­cu­la que 100.000 per­so­nas, víc­ti­mas del pá­ni­co, aban­do­na­ron sus fa­mi­lias y se con­gre­ga­ron en cen­te­na­res de igle­sias fun­da­men­ta­lis­tas…. ¡des­pués de ha­ber do­na­do to­dos sus bie­nes a Lim! Un mes an­tes de la fe­cha pre­vis­ta, Lim fue de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des co­rea­nas por vio­lar las le­yes en el mer­ca­do de di­vi­sas. Se des­cu­brió que ha­bía in­ver­ti­do par­te de los do­na­ti­vos, es­ti­ma­dos en cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res, en unos fon­dos de in­ver­sión que da­rían sus fru­tos, en 1995 (tres años des­pués de la des­truc­ción).

Agu­je­ros ne­gros y otras hi­pó­te­sis cós­mi­cas Exis­te un agu­je­ro ne­gro en el cen­tro de la Vía Lác­tea, pe­ro es­tá a 30.000 años luz, con lo que sus efec­tos son des­de­ña­bles. En el cam­po de la as­tro­no­mía, sí se ha­bla de una po­si­ble fu­sión de la fu­sión de la Via Lác­tea, con la ga­la­xia de An­dró­me­da de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles, pe­ro ocu­rri­rá ¡den­tro de 3.000 mi­llo­nes de años! Los cien­tí­fi­cos de la Na­sa sos­tie­nen que un po­si­ble in­ver­sión del mag­ne­tis­mo en la Tie­rra no cau­sa­ría pro­ble­mas pa­ra la vi­da, sino que ha­bría que ajus­tar co­mo mu­cho al­gu­na brú­ju­la. Pa­ra Ar­men­tia, “que la Tie­rra cam­bie su ór­bi­ta es im­pro­ba­ble. La pre­sen­cia de la lu­na ha­rá que sea es­ta­ble du­ran­te mu­cho tiem­po”.

El cam­bio cli­má­ti­co La des­truc­ción de la ca­pa de ozono, el des­hie­lo de los po­los que cau­sa inun­da­cio­nes ma­si­vas… Rein­hard Stindl, doc­tor en Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Viena afir­ma que a fi­na­les de es­te si­glo es po­si­ble que la tem­pe­ra­tu­ra suba de dos gra­dos, lo que cau­sa­ría in­se­gu­ri­dad ali­men­ti­cia, mi­gra­cio­nes y con­flic­tos. Tam­bién po­dría pro­du­cir­se, a raíz de las al­te­ra­cio­nes cli­má­ti­cas, la ex­tin­ción de una es­pe­cie de in­sec­tos cla­ve por la vi­da, co­mo las abe­jas.

Una ave­ría ci­ber­né­ti­ca Es lo que los ex­per­tos han bau­ti­za­do co­mo Pearl Har­bour elec­tró­ni­co. De al­gu­na ma­ne­ra, ya lle­gó a ba­ra­jar­se el 31 de di­ciem­bre de 1999, cuan­do se es­pe­cu­ló con una ave­ría in­for­má­ti­ca ma­si­va (el lla­ma­do efec­to 2000). ¿Qué pa­sa­ría si de­ja­ran de fun­cio­nar los sis­te­mas de De­fen­sa del Pen­tá­gono? ¿Y si los ser­vi­do­res mun­dia­les ca­ye­ran to­dos de gol­pe? ¿Qué ocu­rri­ría si las re­fi­ne­rías, las cen­tra­les eléc­tri­cas y las plan­tas quí­mi­cas o nu­clea­res que­da­ran fue­ra de con­trol? ¿Si los ban­cos se que­da­ran sin da­tos? Ri­chard Clark, ase­sor an­ti­te­rro­ris­ta de la Ca­sa Blan­ca, ha es­ti­ma­do que an­te una hi­pó­te­sis si­mi­lar en me­nos de 15 mi­nu­tos EE.UU. po­dría caer de ro­di­llas.

El sol se apa­ga Tal co­mo ex­pli­ca Da­vid Cer­de­ño, “El sol du­ra­rá otros cin­co mi­llo­nes de años lue­go se apa­ga­rá, por fal­ta de com­bus­ti­ble. Las tor­men­tas so­la­res no son pe­li­gro­sas pe­ro pue­den cau­sar un apa­gón analó­gi­co o en las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes”.

Y si una pre­vi­sión no fun­cio­na… ¡en­ton­ces me­jor ha­cer va­rias! Nos­tra­da­mus es­cri­bió va­rios pro­nós­ti­cos, pe­ro de­bi­do a su len­gua­je críp­ti­co no se ha con­se­gui­do acla­rar la exac­ti­tud de los mis­mos. Ya in­di­có en el 1999 el re­gre­so del Rey del Te­rror. Aho­ra su vi­sión más le­ja­na (y más op­ti­mis­ta) si­túa la des­truc­ción del mun­do pa­ra el año 3797. Los tes­ti­gos de Jeho­vá tam­bién son au­to­res de va­rias apues­tas ca­tas­tró­fi­cas: 1881, 1914, 1925, 1941, 1966, 1984, 1994. Ed­gar Whi­se­nant, ex in­ge­nie­ro de la Na­sa, con­si­guió ven­der más de cua­tro mi­llo­nes de ejem­pla­res de un li­bro ti­tu­la­do: 88 Reasons Why the Rap­tu­re Will Be in 1988, pro­nos­ti­can­do pa­ra ese año la lle­ga­da de la re­su­rrec­ción fi­nal. An­te el fra­ca­so de su pre­vi­sión, Whi­se­nant vol­vió a dar otras fe­chas pa­ra el jui­cio di­vino: 1989, 1993 y 1994 (por cier­to, con el pa­sar del tiem­po sus ar­gu­men­tos per­die­ron fuer­za, tam­bién nu­mé­ri­ca. Su li­bro si­guien­te se ti­tu­la­ba: 23 reasons why a pre-tri­bu­la­tion rap­tu­re looks li­ke it will oc­cur on Rosh-Has­ha­nah 1993).

Es­ta­dos Uni­dos es otro país don­de las pre­dic­cio­nes ca­tas­tró­fi­cas, aún hoy en día, tie­nen mu­chos adep­tos. Eli­sa­beth Cla­re tu­vo una cier­ta po­pu­la­ri­dad a fi­na­les de los años ochen­ta y prin­ci­pios de los no­ven­ta. Par­ti­ci­pó en nu­me­ro­sos pro­gra­mas de au­dien­cia, ilus­tran­do sus teo­rías apo­ca­líp­ti­cas de una gue­rra nu­clear. Te­mien­do lo peor, los miem­bros de su or­ga­ni­za­ción es­pi­ri­tual cons­tru­ye­ron en Mon­ta­na va­rios re­fu­gios an­ti­ató­mi­cos, en­tre los más gran­des del mun­do. Las pre­dic­cio­nes de Cla­re tu­vie­ron tan­to éxi­to al pun­to que con­si­guió el pre­mio IG No­bel, un ga­lar­dón que se con­ce­de a los es­tu­dios cien­tí­fi­cos más ab­sur­dos y sor­pren­den­tes. Ha­rold Cam­ping exin­ge­nie­ro, pastor de una igle­sia evan­gé­li­ca nor­te­ame­ri­ca­na, con­si­guió una mo­vi­li­za­ción ma­si­va en su país gra­cias a la ra­dio (era

LA BI­BLIA ES EL TEX­TO QUE MÁS IN­FLU­YE EN LAS PRE­VI­SIO­NES EL HOMBRE BUS­CA UN FI­NAL PA­RA DAR SEN­TI­DO A SU VI­DA

pre­si­den­te de una ca­de­na con más de 150 fre­cuen­cias). La fe­cha es­co­gi­da pa­ra el di­lu­vio uni­ver­sal fue el 21 de ma­yo del 2011, se­gún su in­ter­pre­ta­ción de la Bi­blia. Se or­ga­ni­za­ron ca­ra­va­nas y cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción que se re­ve­la­ron inú­ti­les, por­que el mun­do si­guió exac­ta­men­te co­mo an­tes.

¿Por qué los hu­ma­nos in­sis­ti­mos en po­ner fe­cha al fin de nues­tra ci­vi­li­za­ción y per­sis­ti­mos en el error? Se­gún Kant, el ser hu­mano es­tá ob­se­sio­na­do con po­ner una fe­cha, ya que es­tá obli­ga­do a acep­tar que el mun­do tie­ne una du­ra­ción li­mi­ta­da. An­drea Ta­glia­pie­tra, pro­fe­sor de his­to­ria de la fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad San Raf­fae­le de Mi­lán, es au­tor de un li­bro so­bre es­te te­ma Ico­ne de­lla fi­ne (y, ade­más, es tra­duc­tor de Joa­quín de Fiore, teó­lo­go au­tor de una pro­fe­cía apo­ca­líp­ti­ca pa­ra el año 1260). “La Bi­blia con­di­cio­na de ma­ne­ra pro­fun­da nues­tra con­cep­ción de lo que tie­ne sen­ti­do. Es el gran có­di­go de la ima­gi­na­ción oc­ci­den­tal. No hay que ol­vi­dar que es un li­bro que tie­ne una gé­ne­sis y tam­bién un fi­nal”, re­cuer­da. En su opi­nión las pre­vi­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas han ido evo­lu­cio­nan­do con el tiem­po. “Pla­tón y Aris­tó­te­les pen­sa­ban en ca­tás­tro­fes cí­cli­cas, al fin de las cua­les to­do vol­vía a em­pe­zar. En el mun­do an­ti­guo, se ha­bla­ba de un mun­do nue­vo, de la lle­ga­da de una nue­va Je­ru­sa­lén. En cam­bio, en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, al fu­sio­nar las for­mas con­cep- tua­les grie­gas con el ima­gi­na­rio bí­bli­co, se con­si­de­ra al Apo­ca­lip­sis co­mo fi­nal de to­das las co­sas, sin au­tén­ti­ca sal­va­ción. Hay cas­ti­go, pe­ro sin jui­cio. Sin bien, ni mal, sin Dios . Y es un ar­gu­men­to se­duc­tor, por­que si veo el fi­nal quie­ro de­cir que, de al­gu­na ma­ne­ra, so­bre­vi­vo”, di­ce es­te fi­ló­so­fo. El de­sa­rro­llo cien­tí­fi­co no de­be­ría ha­ber­nos he­cho me­nos in­cré­du­los? Con­tes­ta Ta­glia­pie­tra: “El hombre mo­derno pro­yec­ta so­bre el ex­te­rior lo que en reali­dad es una cri­sis so­cial. Es­ta­mos atra­pa­dos en un sis­te­ma, el ca­pi­ta­lis­ta, que nos pro­me­te de­sa­rro­llo in­fi­ni­to y pro­gre­so téc­ni­co, pe­ro nues­tros re­cur­sos son li­mi­ta­dos. Y es­ta frus­tra­ción desem­bo­ca en unas pre­vi­sio­nes ca­tas­tró­fi­cas, cu­rio­sa­men­te ca­si to­das cen­tra­das en la ac­ción de agen­tes ex­ter­nos”, cuan­do, co­mo re­cuer­da Ja­vier Ar­men­tia, as­tro­fí­si­co y di­rec­tor del pla­ne­ta­rio de Pam­plo­na, “el ele­men­to más de­vas­ta­dor al fi­nal, so­mos no­so­tros”.

¿Te­ne­mos que preo­cu­par­nos el 21 de di­ciem­bre co­mo di­cen los ma­yas? “Nin­gu­na ci­vi­li­za­ción an­te­rior te­nía los co­no­ci­mien­tos que la cien­cia dis­po­ne en la ac­tua­li­dad”, pre­ci­sa, ta­jan­te, Da­vid G. Cer­de­ño, in­ves­ti­ga­dor del CSIC-Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca Teó­ri­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. Aun así, hay cien­tí­fi­cos pe­si­mis­tas. Se­gún el as­tro­fí­si­co ho­lan­dés Piers van der Meer nos es­pe­ra pa­ra el año que vie­ne una ex­plo­sión so­lar; pa­ra el 2014, su co­le­ga ru­so Ha­bi­bu­llo Ab­du­sa­ma­tov, que tra­ba­ja pa­ra la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, pro­nos­ti­ca el co­mien­zo de una nue­va edad de hie­lo.; en el 2016 el cli­ma­tó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Han­sen, je­fe del God­dard Ins­ti­tu­te of Spa­ce en Nue­va York da por cier­to que la ma­yor par­te de la tie­rra que­da­rá inun­da­da. Y, pa­ra el 2018, la guin­da fi­nal: Nos­tra­da­mus ya nos tie­ne pre­pa­ra­da una gue­rra nu­clear. Así que a vi­vir la vi­da, que son dos días.

Co­lap­so de­mo­grá­fi­co

La ONU es­ti­ma que la po­bla­ción en el 2050 pue­de lle­gar a los diez mil mi­llo­nes. Se­ña­la An­drea Ta­glia­pie­tra: “Así es im­pen­sa­ble vi­vir en la de­mo­cra­cia y en la li­ber­tad”.

Un te­rre­mo­to o un tsu­na­mi de am­plias pro­por­cio­nes Se ha­bla de la lle­ga­da del Big One, en la cos­ta Oes­te de EE.UU., que gol­pea­ría al cen­tro tec­no­ló­gi­co de la ma­yor economía del pla­ne­ta.

Un des­plo­me eco­nó­mi­co mun­dial

Un crac bur­sá­til de di­men­sio­nes pla­ne­ta­rias… ¿Qué pa­sa­ría si se pro­du­je­ra una re­ti­ra­da ma­si­va de ca­pi­ta­les de los ban­cos? ¿Si las di­vi­sas va­lie­ran ce­ro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.