WITT­GENS­TEIN EL CA­PRI­CHO­SO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RACIONERO

EN UNOS AÑOS SE­RÁ RE­LI­QUIA, IGUAL QUE EL IDEA­LIS­MO DE HE­GEL SU VI­DA NÓ­MA­DA Y VA­GA­RO­SA ES IDEAL PA­RA HA­CER DE ÉL UN MI­TO

Un hombre nó­ma­da, so­li­ta­rio, au­to­su­fi­cien­te, con

enor­me per­so­na­li­dad, mag­né­ti­co, cor­tan­te, se­duc­tor, exi­gen­te, ri­gu­ro­so y ge­nial. Que su lu­gar en la his­to­ria de la fi­lo­so­fía sea el que le atri­bu­yen sus dis­cí­pu­los y los que no le han leí­do es otra cues­tión: den­tro de unas dé­ca­das, su fra­ca­sa­do in­ten­to de re­sol­ver los pro­ble­mas de la fi­lo­so­fía por me­dio del co­no­ci­mien­to exac­to de la es­truc­tu­ra del len­gua­je se­rá una re­li­quia más jun­to al idea­lis­mo de He­gel, las mó­na­das de Leib­niz o los a prio­ri kan­tia­nos. Pe­ro du­ran­te el si­glo XX, su én­fa­sis en el len­gua­je cua­jó de lleno en las preo­cu­pa­cio­nes fi­lo­só­fi­cas de la épo­ca e in­clu­so en las modas cul­tu­ra­les. De ahí su enor­me pres­ti­gio, que to­da­vía no ha men­gua­do. Witt­gens­tein ha lo­gra­do, sin pro­po­nér­se­lo, su­pon­go, eclip­sar a sus maes­tros e ins­pi­ra­do­res: cuen­ta más que Rus­sell y es más co­no­ci­do que to­do el Círcu­lo de Viena jun­to. ¿Por qué? Su vi­da re­ti­ra­da y re­ti­cen­te, su es­ti­lo par­co y ora­cu­lar, su re­sis­ten­cia a pu­bli­car, su irre­sis­ti­ble apa­ri­ción ju­ve­nil en el pa­no­ra­ma fi­lo­só­fi­co con el Trac­ta­tus lo­gi­co-phi­lo

sop­hi­cus en 1921, le gran­jea­ron la ad­mi­ra­ción de sus ma­yo­res: “Es la per­so­na más ca­paz que he co­no­ci­do, des­pués de Moo­re”, es­cri­bió Ber­trand Rus­sell. Su vi­da nó­ma­da, va­ga­ro­sa, ro­mán­ti­ca, uni­da a una ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual de pri­mer or­den y una fi­gu­ra de ele­gan­cia ri­gu­ro­sa le con­vier­ten en per­so­na­je ideal pa­ra ser mi­ti­fi­ca­do. En la bi­blio­te­ca que cons­tru­yó sir Ch­ris­top­her Wren en 1695 al fon­do del Tri­nity Co­lle­ge, jun­to al río, se ex­hi­ben ma­nus­cri­tos de Witt­gens­tein: es­cri­bía en cua­der­nos —el gris, el ver­de— a lá­piz, en una le­tra sa­cu­di­da, ex­cén­tri­ca, agi­ta­da, con al­ti­ba­jos y brus­cos cam­bios de in­cli­na­ción. Al la­do están los ma­nus­cri­tos de Rus­sell, cla­ros, or­de­na­dos, rec­tos, sin ta­cha­du­ras. El si­glo XX pre­fie­re al ge­nio errá­ti­co, al cu­bis­ta so­bre el fi­gu­ra­ti­vo, a Po­llock so­bre Bal­tus. Ima­gino a Witt­gens­tein en Cam­brid­ge, co­mo lo des­cri­ben sus es­tu­dian­tes, re­ci­bién­do­los en su apar­ta­men­to del Tri­nity Co­lle­ge, tum­ba­do en un si­llón lar­go, pen­san­do en voz al­ta, a ve­ces ex­cla­man­do: “¡Hoy es­toy aton­ta­do!”, y otras ve­ces que­dan­do in­mer­so en in­ten­sos, pro­lon­ga­dos si­len­cios. Más di­fí­cil es ima­gi­nar­le en la ca­ba­ña que él mis­mo se cons­tru­yó en No­rue­ga, co­mo par­te de su geo­gra­fía tras­hu­man­te. Cues­ta se­guir­le en sus im­pre­vi­si­bles me­ta­mor­fo­sis, es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to en Linz —don­de Hitler, su exac­to con­tem­po­rá­neo, coin­ci­dió con él—, de in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca en Man­ches­ter, tra­ba­jan­do en el di­se­ño de un mo­tor con pro­pul­sión a cho­rro. Pri­me­ro se in­tere­só por la ma­te­má­ti­ca del di­se­ño, lue­go por las ma­te­má­ti­cas en sí, y des­pués por las cues­tio­nes fi­lo­só­fi­cas re­la­cio­na­das con los fun­da­men­tos de las ma­te­má­ti­cas. En 1911 vi­si­tó a Fre­ge en Je­na y és­te le acon­se­jó que fue­se a Cam­brid­ge a es­tu­diar con Ber­trand Rus­sell, que ha­bía ter­mi­na­do con Whi­tehead su

Prin­ci­pia matematica. Allí dis­cu­tió ló­gi­ca y fi­lo­so­fía

Ilustración Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.