Có­mo man­te­ner el ce­re­bro jo­ven

Pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to es una de las prio­ri­da­des de la so­cie­dad ac­tual. Pe­ro más que es­tar ob­se­sio­na­dos por vi­vir mu­chos años, la preo­cu­pa­ción ge­ne­ra­li­za­da es vi­vir bien, con­ser­var las fa­cul­ta­des fí­si­cas y, so­bre to­do, las men­ta­les has­ta el úl­ti­mo día

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to May­te Rius

Fran­cis­co Mo­ra Te­ruel, ca­te­drá­ti­co de Fisiología Hu

mana de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid no tie­ne nin­gu­na du­da: “Es po­si­ble re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral, man­te­ner el ce­re­bro jo­ven du­ran­te mu­cho más tiem­po”. Y ex­pli­ca que ape­nas el 25% del pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to vie­ne de­ter­mi­na­do por la ge­né­ti­ca; el res­to de­pen­de de lo que él lla­ma el am­bio­ma: los ele­men­tos del me­dio am­bien­te con los que in­ter­ac­cio­na­mos. “En ma­nos de ca­da uno es­tá el 75% de la ca­pa­ci­dad de en­ve­je­cer bien, de en­len­te­cer el en­ve­je­ci­mien­to del ce­re­bro y man­te­ner las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas has­ta eda­des muy avan­za­das”, di­ce Mo­ra. Pe­ro igual de con­tun­den­te es al ad­ver­tir que “no es fá­cil, exi­ge unos de­ter­mi­na­dos há­bi­tos” que cho­can con el es­ti­lo de vi­da y las re­la­cio­nes so­cia­les ha­bi­tua­les, co­mo to­mar unas cer­ve­ci­tas al sa­lir del tra­ba­jo, re­unir­se en torno a una me­sa con su­cu­len­tos gui­sos (y sus co­rres­pon­dien­tes gra­sas) o dis­fru­tar del tiem­po li­bre de­lan­te del te­le­vi­sor o del or­de­na­dor. Luis Mi­guel Gar­cía Se­gu­ra, in­ves­ti­ga­dor del CSIC en el Ins­ti­tu­to Ca­jal y es­pe­cia­li­za­do en neu­ro­bio­lo­gía fun­cio­nal, coin­ci­de en que el en­ve­je­ci­mien­to es un pro­ce­so bio­ló­gi­co que pue­de re­tra­sar­se o mo­di­fi­car­se con los es­ti­los de vi­da en fun­ción de que es­tos in­clu­yan fac­to­res de ries­go pa­ra el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo (co­mo el al­cohol, el ta­ba­co o el es­trés) o sean sa­lu­da­bles. Gary Small, di­rec­tor del Cen­tro de Lon­ge­vi­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Los Án­ge­les (UCLA), con­si­de­ra­do uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas del mun­do en la in­ves­ti­ga­ción de la me­mo­ria y la lon­ge­vi­dad, ase­gu­ra que “un es­ti­lo de vi­da que fo­men­te la sa­lud del ce­re­bro no sólo re­fuer­za las neu­ro­nas y pos­po­ne la de­ca­den­cia men­tal, tam­bién me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de la me­mo­ria y la efi­ca­cia ce­re­bral”. En Sa­lud pa­ra tu ce­re­bro (Pai­dós), es­cri­to con Gi­gi Vor­gan, Small afir­ma que hay evi­den­cias de que po­de­mos in­fluir en nues­tra sa­lud ce­re­bral con un es­ti­lo de vi­da que in­clu­ya ejer­ci­cio fí­si­co, una die­ta nu­tri­ti­va, es­ti­mu­la­ción men­tal y re­duc­ción del es­trés, bá­si­ca­men­te. Tras so­me­ter a un gru­po de vo­lun­ta­rios a su pro­gra­ma de pre­ven­ción del alz­hei­mer –ba­sa­do en el es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble men­cio­na­do– y me­dir sus ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas an­tes y des­pués, su con­clu­sión es que “sus ce­re­bros vi­vie­ron un arran­que efi­caz, tra­ba­jan­do más flui­da y fá­cil­men­te; esos vo­lun­ta­rios eran ca­pa­ces de rea­li­zar más ta­reas em­plean­do me­nos ener­gía, igual que los cuer­pos res­pon­den a un pro­gra­ma de ejer­ci­cio fí­si­co”. En su li­bro men­cio­na tam­bién otros es­tu­dios que in­di­can que “el ejer­ci­cio fí­si­co va­rias ve­ces por se­ma­na du­ran­te un pe­rio­do de dos años ha­ce dis­mi­nuir el ries­go de de­te­rio­ro de la me­mo­ria en un 46%; co­mer fru­tas y ver­du­ras an­ti­oxi­dan­tes du­ran­te un pe­rio­do de cua­tro años re­du­ce el ries­go de de­men­cia en un 44%; quie­nes pa­san tiem­po rea­li­zan­do com­ple­jas ta­reas men­ta­les en la eta­pa me­dia de la vi­da ven des­cen­der su ries­go de de­men­cia en un 48%”. Hay vo­ces más cau­te­lo­sas, co­mo la de Juan Martínez Her­nán­dez, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na pre­ven­ti­va del hos­pi­tal Car­los III de Ma­drid, pa­ra quien “hay más sos­pe­chas que evi­den­cias so­bre los fac­to­res neu­ro­pro­tec­to­res y nin­gún me­di­ca­men­to o pro­duc­to del que se pue­da ase­gu­rar que pue­de pro­lon­gar la sa­lud men­tal”. Pe­ro coin­ci­de con el res­to de es­pe­cia­lis­tas men­cio­na­dos en que los há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles pue­den pre­ve­nir mu­chas de­men­cias. “Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las de­men­cias son de ti­po alz­hei­mer y la otra mi­tad de ori­gen vas­cu­lar, aun­que hay al­gu­nas for­mas mix­tas; y las de­men­cias vas­cu­la­res se pue­den pre­ve­nir por­que son pa­to­lo­gías pa­re­ci­das a las car­dio­vas­cu­la­res, de mo­do que se pue­den con­tro­lar evi­tan­do la hi­per­ten­sión, la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, el se­den­ta­ris­mo, el con­su­mo de ta­ba­co y de otros tó­xi­cos que pue­dan te­ner im­pac­to en la sa­lud vas­cu­lar”, ex­pli­ca Martínez. Y aña­de que las per­so­nas co­mien­zan a preo­cu­par­se por su sa­lud men­tal y su ce­re­bro cuan­do en­ve­je­cen, pe­ro la ma­yo­ría de de­men­cias se in­cu­ban con la vi­da que se lle­va des­de los 20 años: con­su­mo de gra­sas, ta­ba­co, es­trés, co­les­te­rol, se­den­ta­ris­mo.... “Se pro­du­cen obs­truc­cio­nes pau­la­ti­nas de las ar­te­rias ce­re­bra­les y, en al­gún mo­men­to, obs­truc­cio­nes sú­bi­tas, que son las trom­bo­sis, y eso pro­vo­ca in­su­fi­cien­cia vas­cu­lar ce­re­bral, que se tra­du­ce en pe­que­ñas pér­di­das cog­ni­ti­vas que se van acu­mu­lan­do; por eso to­do lo que es bueno pa­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar es bueno pa­ra la sa­lud ce­re­bral”, co­men­ta el es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na pre­ven­ti­va. Los ex­per­tos ex­pli­can que las hue­llas del en­ve­je­ci­mien­to del ce­re­bro son una re­duc­ción de su pe­so de­bi­do a la pér­di­da de neu­ro­nas, la pér­di­da de al­gu­nas de sus pro­lon­ga­cio­nes o den­dri­tas y la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de co­ne­xio­nes en­tre ellas, así co­mo al­te­ra­cio­nes en el trá­fi­co mo­le­cu­lar (los neu­ro­trans­mi­so­res) y la trans­mi­sión de in­for­ma­ción, lo que su­ma­do a las dis­fun­cio­nes vas­cu­la­res ha­ce que se de­te­rio­ren los cir­cui­tos neu­ro­na­les y se pier­dan ca­pa­ci­da­des. “Es­tos son los cam­bios que se pro­du­cen con el pa­so del tiem­po, pe­ro el ce­re­bro no en­ve­je­ce to­do al mis­mo tiem­po, de­pen­de del uso y del en­tre­na­mien­to que le de­mos, y hoy pa­re­ce acep­ta­do por los cien­tí­fi­cos que lo que tú ha­ces de ni­ño, por ejem­plo ejer­ci­cio, cam­bia tu ce­re­bro en cuan­to a las si­nap­sis, a crear neu­ro­nas nue­vas, a au­men­tar el nú­me­ro de va­sos san­guí­neos que lo irri­gan...; y esas ar­bo­ri­za­cio­nes per­ma­ne­cen en gran me­di­da a lo lar­go de la vi­da, así que si has­ta los 40-50 has acu­mu­la­do una re­ser­va cog­ni­ti­va tie­nes ven­ta­ja cuan­do lle­ga el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to”, ex­pli­ca Mo­ra. En ¿Se pue­de re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to del ce­re­bro? 12 cla­ves (Alian­za), apun­ta que esa re­ser­va cog­ni­ti­va se lo­gra con ac­ti­vi­dad so­cial, ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual y ac­ti­vi­dad fí­si­ca, más allá de la ge­né­ti­ca de ca­da cual. Pe­ro que el ce­re­bro guar­de me­mo­ria de lo que se ha­ce des­de ni­ño no quie­re de­cir que en la edad adul­ta –o in­clu­so cuan­do uno ya apre­cia el en­ve­je­ci­mien­to–, no se pue­da ha­cer na­da pa­ra man­te­ner el ce­re­bro jo­ven más tiem­po. Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de Small, in­de­pen­dien­te­men­te de en qué pun­to de perfil de sa­lud se es­té, la com­bi­na­ción de há­bi­tos ali­men­ti­cios sa­lu­da­bles, ejer­ci­cio dia­rio, ac­ti­vi­dad men­tal y una re­duc­ción del es­trés lo­gran pos­po­ner la de­ca­den­cia ce­re­bral. Martínez Hér­nan­dez, im­pul­sor del Re­gis­tro Na­cio­nal de Cen­te­na­rios de Es­pa­ña (Re­na­ce), ase­gu­ra que las 73 per­so­nas re­gis­tra­das se ca­rac­te­ri­zan pre­ci­sa­men­te por ser “gen­te muy ac­ti­va, que han rea­li­za­do (y man­tie­nen) ac­ti­vi­dad fí­si­ca y men­tal y lle­van una die­ta va­ria­da, me­di­te­rrá­nea”. A par­tir de es­tas y otras ex­pe­rien­cias, hay cier­to con­sen­so en que el de­cá­lo­go pa­ra man­te­ner el ce­re­bro jo­ven du­ran­te más tiem­po es:

Co­mer me­nos Hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas de que una res­tric­ción ca­ló­ri­ca re­du­ce el es­trés oxi­da­ti­vo, que es el que pro­vo­ca el en­ve­je­ci­mien­to celular y el de­te­rio­ro del ce­re­bro. “En ani­ma­les he­mos com­pro­ba­do que co­mer un 30% me­nos pro­vo­ca cam­bios ge­né­ti­cos, mo­le­cu­la­res y ce­lu­la­res que pro­te­gen del au­men­to de los ra­di­ca­les li­bres; ade­más, po­ten­cia la pro­duc­ción de neu­ro­nas nue­vas en el hi­po­cam­po, au­men­ta los con­tac­tos en­tre las neu­ro­nas y la pro­duc­ción de cier­tas pro­teí­nas que re­ajus­tan la can­ti­dad de cal­cio que en­tra en las neu­ro­nas”, ex­pli­ca Mo­ra. Pre­ci­sa que, en ra­to­nes, la re­duc­ción de ca­lo­rías en su die­ta alar­ga en­tre un 20% y un 50% su lon­ge­vi­dad, mien­tras que en es­tu­dios rea­li­za­dos con mo­nos han com­pro­ba­do que, ade­más de re­du­cir­se la mor­ta­li­dad y los cán­ce­res, la atro­fia ce­re­bral es me­nor que si no se con­tro­la lo que co­men. En el ca­so de hu­ma­nos, el ca­te­drá­ti­co de Fisiología Hu­ma­na de la Com­plu­ten­se cuen­ta la ex­pe­rien­cia rea­li­za­da con un gru­po de per­so­nas de 61 años que, tras se­guir du­ran­te tres me­ses una die­ta con me­nos ca­lo­rías, me­jo­ra­ron en las prue­bas de me­mo­ria y ex­pre­sión de ideas. Luis M. Gar­cía, del Ins­ti­tu­to Ca­jal, en­fa­ti­za que “no se tra­ta de pa­sar ham­bre, pe­ro sí de re­vi­sar lo que co­me­mos, por­que co­me­mos más de lo que de­be­mos y es­tá com­pro­ba­do que in­ge­rir mu­chas ca­lo­rías es ne­ga­ti­vo pa­ra nues­tro me­ta­bo­lis­mo, y la obe­si­dad es per­ju­di­cial pa­ra nues­tro ce­re­bro, lo mis­mo que la hi­per­ten­sión o la dia­be­tes, que pue­den pro­vo­car de­ge­ne­ra­ción neu­ro­nal y de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo”. La cla­ve, se­gún los ex­per­tos, es ajus­tar el con­su­mo de ca­lo­rías al gas­to fí­si­co, lle­var una die­ta po­bre en gra­sas ani­ma­les y ri­ca en fru­tas y ver­du­ras pa­ra que ha­ya un apor­te im­por­tan­te en an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas, y preo­cu­par­se de in­ge­rir ali­men­tos que con­ten­gan áci­dos ome­ga 3, se­le­nio, co­bre y hie­rro. Ha­ce un año, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ore­gón de­ter­mi­na­ron que las per­so­nas con al­tos ni­ve­les de vi­ta­mi­nas y áci­dos gra­sos ome­ga 3 en la san­gre mos­tra­ban me­nos en­co­gi­mien­to ce­re­bral y me­jo­res ca­pa­ci­da­des men­ta­les, mien­tras que los que te­nían ma­yo­res ni­ve­les de gra­sa ob­te­nían peor pun­tua­ción y su ce­re­bro mos­tra­ba el en­co­gi­mien­to tí­pi­co del alz­hei­mer.

Ha­cer ejer­ci­cio

Ca­mi­nar o rea­li­zar otro ejer­ci­cio ae­ró­bi­co a dia­rio es una de las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra con­ser­var un ce­re­bro jo­ven. No es sólo que el ejer­ci­cio me­jo­re el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar y pre­ven­ga la hi­per­ten­sión, la ar­te­roes­cle­ro­sis o el co­les­te­rol que tan­to da­ño ha­cen al rie­go san­guí­neo ce­re­bral. Tam­bién se ha com­pro­ba­do que mo­ver­se es­ti­mu­la el ce­re­bro, lo oxi­ge­na, fa­vo­re­ce la plas­ti­ci­dad ce­re­bral, ha­ce que se creen neu­ro­nas nue­vas en cier­tas zo­nas y man­tie­ne ac­ti­vos los cir­cui­tos neu­ro­na­les. Ade­más ac­túa con­tra el es­trés cró­ni­co (uno de los prin­ci­pa­les alia­dos del en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral) y ayu­da a re­pa­rar da­ños ce­re­bra­les. Mo­ra re­la­ta que “se ha com­pro­ba­do que las per­so­nas que prac­ti­can ejer­ci­cio fí­si­co de mo­do re­gu­lar man­tie­nen sin de­te­rio­rar­se con la edad las fun­cio­nes atri­bui­das a va­rias áreas ce­re­bra­les –cor­te­za pre­fron­tal, cor­te­za cin­gu­la­da an­te­rior, cor­te­za tem­po­ral in­fe­rior y cor­te­za pa­rie­tal– que son el sus­tra­to de las más al­tas fun­cio­nes men­ta­les”. Tam­bién hay evi­den­cias de que las per­so­nas ma­yo- res que ini­cian ejer­ci­cio fí­si­co ae­ró­bi­co me­jo­ran sus fun­cio­nes men­ta­les. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses va­lo­ró los cam­bios ce­re­bra­les ex­pe­ri­men­ta­dos por per­so­nas de en­tre 58 y 77 años que lle­va­ban un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio y a las que se so­me­tió a un pro­gra­ma de ejer­ci­cio du­ran­te seis me­ses y con­clu­yó que las que ca­mi­na­ron regularmente du­ran­te los me­ses de en­tre­na­mien­to ex­pe­ri­men­ta­ron un au­men­to de ac­ti­vi­dad ce­re­bral en dos re­gio­nes del ce­re­bro aso­cia­das a la con­cen­tra­ción y la orien­ta­ción es­pa­cial, res­pec­ti­va­men­te, y me­jo­ra­ron un 11% en el test de agi­li­dad men­tal. Esos cam­bios no se apre­cia­ron en quie­nes si­guie­ron un pro­gra­ma de es­ti­ra­mien­tos y to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar, que me­jo­ra­ron sólo el 2% en agi­li­dad men­tal. Los cien­tí­fi­cos creen que el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co au­men­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea e in­cre­men­ta las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les en cier­tas áreas. En los es­tu­dios rea­li­za­dos en ani­ma­les han com­pro­ba­do que an­dar o co­rrer de for­ma mo­de­ra­da to­dos los días au­men­ta el nú­me­ro de neu­ro­nas nue­vas en el hi­po­cam­po, un área im­pli­ca­da en los pro­ce­sos de apren­di­za­je y me­mo­ria. “Al ca­mi­nar o co­rrer cam­bias el mar­co que te ro­dea, has de es­tar aten­to a no tro­pe­zar, et­cé­te­ra, y to­do eso son es­tí­mu­los pa­ra el ce­re­bro”, ex­pli­can los ex­per­tos. Y agre­gan que el ejer­ci­cio rea­li­za­do du­ran­te la ado­les­cen­cia y ju­ven­tud con­tri­bu­ye a la re­ser­va cog­ni­ti­va, esa que fa­ci­li­ta ma­yo­res ha­bi­li­da­des men­ta­les du­ran­te el en­ve­je­ci­mien­to. Pe­ro pa­ra que el ejer­ci­cio sea po­si­ti­vo pa­ra el ce­re­bro es fun­da­men­tal que sea mo­de­ra­do. “El ejer­ci­cio ex­ce­si­vo, de com­pe­ti­ción, pro­vo­ca es­trés, que es uno de los fac­to­res que ace­le­ran el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral”, re­cuer­da Gar­cía.

Ac­ti­vi­dad men­tal

Una má­xi­ma del or­ga­nis­mo hu­mano es eco­no­mi­zar re­cur­sos, de mo­do que, al en­ve­je­cer, sólo man­tie­ne en bue­nas con­di­cio­nes aque­llos sis­te­mas y fun­cio­nes que se usan y, lo que no se uti­li­za se atro­fia. Por tan­to, pa­ra evi­tar que el ce­re­bro se atro­fie es bá­si­co uti­li­zar­lo a dia­rio. Y eso sig­ni­fi­ca es­ti­mu­lar­lo, apren­der y me­mo­ri­zar al­go nue­vo ca­da día y no usar­lo sólo pa­ra re­pe­tir lo ya apren­di­do. Juan Martínez Her­nán­dez ase­gu­ra que pa­ra ac­ti­var el ce­re­bro “no ha­ce fal­ta re­cu­rrir a ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les de ga­ma al­ta, co­mo escribir no­ve­las, prac­ti­car ope­ra­cio­nes de cálcu­lo, re­lle­nar cru­ci­gra­mas o bus­car a Wally; cual­quier ocio ac­ti­vo es in­te­lec­tual­men­te vá­li­do; una bue­na char­la, ju­gar a car­tas, acu­dir a una ex­po­si­ción, es­cu­char mú­si­ca, pa­sear por el zoo o ir a por el pan (y con ello te­ner que ca­mi­nar, cal­cu­lar el pa­go y las vuel­tas, hablar con los ve­ci­nos...) pro­por­cio­na es­tí­mu­los que obli­gan a las neu­ro­nas a co­mu­ni­car­se de for­ma cons­tan­te y pre­vie­nen su de­te­rio­ro”. Mo­ra, sin em­bar­go, cree que los be­ne­fi­cios so­bre el ce­re­bro son ma­yo­res cuan­do la ac­ti­vi­dad exi­ge es­fuer­zo, su­po­ne un re­to, con­lle­va el re­co­no­ci­mien­to de otros y pro­vo­ca emo­cio­nes, por­que se ac­ti­van otros pro­ce­sos ce­re­bra­les. De ahí que, pa­ra man­te­ner el ce­re­bro jo­ven, acon­se­je apren­der un idio­ma o a to­car un ins­tru­men­to a par­tir de los 50. “Apren­der un idio­ma es una ta­rea ilu­sio­nan­te que re­quie­re es­fuer­zo y obli­ga a me­mo­ri­zar, pro­por­cio­na pla­cer, re­sul­ta de uti­li­dad pa­ra via­jar y co­mu­ni­car­se con otros, so­cia­li­za y sus­ci­ta el aplau­so de los de­más, lo que en con­jun­to pro­vo­ca emo­ción, y to­do eso es más efec­ti­vo que cual­quier jue­go de en­tre­na­mien­to ce­re­bral”, ase­gu­ra.

Via­jar

mu­cho Otra ac­ti­vi­dad que Mo­ra con­si­de­ra es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral es via­jar. “Per­mi­te rom­per la ru­ti­na, apren­der, me­mo­ri­zar... En de­fi­ni­ti­va, mo­di­fi­car el ce­re­bro”, di­ce. Por­que, a su jui­cio, “el ce­re­bro sólo en­tien­de de exi­gen­cias” y si uno siem­pre pa­sea por la mis­ma zo­na, se reúne y ha­bla con la mis­ma gen­te, sus neu­ro­nas han de tra­ba­jar po­co, tie­nen po­co nue­vo que apren­der y me­mo­ri­zar ca­da día y rea­li­zan una ac­ti­vi­dad in­su­fi­cien­te. “En cam­bio, via­jar pro­por­cio­na es­trés del bueno, por­que hay que pla­ni­fi­car el via­je, pre­pa­rar­lo, sur­gen co­sas y per­so­nas des­co­no­ci­das, pro­ble­mas asu­mi­bles que hay que sol­ven­tar, se su­ce­den emo­cio­nes... Y to­do eso ac­ti­va el ce­re­bro”, jus­ti­fi­ca.

Evi­tar el es­trés

“El es­trés agu­do, de­ri­va­do de un pro­ble­ma con­cre­to o un re­to, for­ma par­te de los es­tí­mu­los que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vi­vir, pe­ro el es­trés cró­ni­co fa­vo­re­ce el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo”, ad­vier­te Gar­cía Se­gu­ra, del CSIC. Mo­ra ex­pli­ca que cuan­do el es­trés se cro­ni­fi­ca pro­vo­ca cam­bios en el or­ga­nis­mo que re­per­cu­ten en el rie­go san­guí­neo del ce­re­bro y se li­be­ran hor­mo­nas (co­mo los glu­co­cor­ti­coi­des) que da­ñan el ce­re­bro, afec­tan­do so­bre to­do a la me­mo­ria pe­ro tam­bién a otras zo­nas res­pon­sa­bles de la to­ma de de­ci­sio­nes, la coor­di­na­ción de mo­vi­mien­tos y los cir­cui­tos de re­com­pen­sa y pla­cer. En Sa­lud pa­ra tu ce­re­bro, Small ex­pli­ca có­mo el es­trés es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de mu­chos de esos lap­sus de me­mo­ria, fa­llos a la ho­ra de en­con­trar las pa­la­bras o des­pis­tes que mu­chas per­so­nas em­pie­zan a no­tar a par­tir de los 40 años.

Vi­vir acom­pa­ña­do

Los es­pe­cia­lis­tas en psi­co­lo­gía so­cial ase­gu­ran que las per­so­nas con in­ter­ac­cio­nes so­cia­les más ac­ti­vas y fre­cuen­tes están más pro­te­gi­das frente a las de­men­cias y el alz­hei­mer, mien­tras que el ais­la­mien­to so­cial mer­ma las ca­pa­ci­da­des men­ta­les. “Dis­cu­tir, dia­lo­gar, co­men­tar su­ce­sos y ex­pe­rien­cias im­pli­ca adap­tar­se cons­tan­te­men­te, ac­ti­var el ce­re­bro”, apun­ta Mo­ra. Por eso vi­vir acom­pa­ña­do y evi­tar el ais­la­mien­to con­tri­bu­ye a man­te­ner el ce­re­bro jo­ven, y los ex­per­tos ad­vier­ten que es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te du­ran­te el en­ve­je­ci­mien­to. “Pre­ve­nir la so­le­dad y el aban­dono es una for­ma de pre­ve­nir el de­te­rio­ro del ce­re­bro, por­que si una per­so­na ma­yor pier­de sus ac­ti­vi­da­des, se que­da en ca­sa so­lo, no ha­bla con na­die, no ve a otras per­so­nas ni re­ci­be mu­chos es­tí­mu­los, en­tra en una es­pi­ral de­pre­si­va, y en los an­cia­nos la de­pre­sión con fre­cuen­cia adop­ta for­mas de de­men­cia”, ex­pli­ca Martínez.

Adap­tar­se y ac­tua­li­zar­se

Man­te­ner­se al día y ol­vi­dar­se de ex­pre­sio­nes co­mo “yo ya soy ma­yor pa­ra...” o “a mi edad” tam­bién re­sul­tan cla­ve pa­ra con­ser­var el ce­re­bro jo­ven más tiem­po. En­tre otras ra­zo­nes por­que una ex­ce­len­te ma­ne­ra de no que­dar ais­la­do es rom­per las ba­rre­ras in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les y re­la­cio­nar­se con per­so­nas de to­das las eda­des y au­men­tar el nú­me­ro y va­rie­dad de es­tí­mu­los que uno re­ci­be. Ac­tual­men­te la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a los cam­bios so­cia­les es­tá muy vin­cu­la­da al uso de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, así que pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to del ce­re­bro tam­bién es­tá re­la­cio­na­do con es­tar al día de las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas, las redes so­cia­les y las po­si­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción que pro­por­cio­nan.

Mo­ti­var­se y emo­cio­nar­se

Los ex­per­tos in­sis­ten en que la me­jor ma­ne­ra de man­te­ner el ce­re­bro en ple­nas fa­cul­ta­des es exi­gir­le, plan­tear­le re­tos. Y pa­ra eso ha­ce fal­ta te­ner mo­ti­va­cio­nes y evi­tar lo que se de­no­mi­na el apa­gón emo­cio­nal, la pér­di­da del in­te­rés y las ga­nas de ha­cer co­sas. Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que de­mues­tran que si uno de­ja de sen­tir­se útil, si no tie­ne re­tos que den sen­ti­do a su vi­da, su­fre un de­te­rio­ro en sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y men­ta­les. En su li­bro so­bre có­mo re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral, Mo­ra po­ne co­mo ejem­plo el ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do en una re­si­den­cia de an­cia­nos: A los re­si­den­tes de una plan­ta se les di­jo que de­bían or­ga­ni­zar­se pa­ra ha­cer una se­rie de ta­reas de lim­pie­za y a ca­da uno se le en­tre­gó una plan­ta pa­ra cui­dar; a los an­cia­nos de otro pi­so se les di­jo que no te­nían que ocu­par­se de na­da, que to­das las ta­reas las ha­cían los tra­ba­ja­do­res; al ca­bo de un año, las ca­pa­ci­da­des men­ta­les de los pri­me­ros eran más al­tas y su ta­sa de mor­ta­li­dad del 15%, frente al 30% en­tre los se­gun­dos. No fu­mar y evi­tar los tó­xi­cos

Hay múl­ti­ples es­tu­dios que cer­ti­fi­can, se­gún los ex­per­tos, que de­jar de fu­mar, a cual­quier edad, es un be­ne­fi­cio pa­ra el ce­re­bro. “A ni­vel ex­pe­ri­men­tal se ha com­pro­ba­do que la ni­co­ti­na re­du­ce la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria de los ani­ma­les, que pro­vo­ca atro­fia y muer­te neu­ro­nal, un au­men­to del es­trés oxi­da­ti­vo y de la ca­pa­ci­dad oxi­dan­te del or­ga­nis­mo, ade­más de una ac­ción va­so­cons­tric­to­ra que se re­la­cio­na con el ma­yor nú­me­ro de ac­ci­den­tes ce­re­bro-vas­cu­la­res que su­fren los fu­ma­do­res”, co­men­ta Mo­ra. Martínez, del hos­pi­tal Car­los III, sub­ra­ya que tam­bién hay evi­den­cias de que los po­rros que se fu­man de jo­ven afec­tan al ce­re­bro que uno tie­ne de vie­jo: “El can­na­bis pro­vo­ca da­ños ce­re­bra­les por­que acu­mu­la li­po­fus­ci­na, un de­tri­to que apa­re­ce en neu­ro­nas de per­so­nas en­ve­je­ci­das y que se ob­ser­va en jó­ve­nes que con­su­men can­na­bis”. Aña­de que tam­bién se sos­pe­cha de la in­ci­den­cia de una ele­va­da ex­po­si­ción a sus­tan­cias tó­xi­cas –co­mo los pes­ti­ci­das o el alum­nio–, en di­ver­sos da­ños ce­re­bra­les. Gar­cía, por su par­te, men­cio­na el con­su­mo ele­va­do de al­cohol co­mo fac­tor de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo. Dor­mir a os­cu­ras

Un buen des­can­so es otro ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner un óp­ti­mo fun­cio­na­mien­to ce­re­bral. “Ha­ce fal­ta dor­mir bien no sólo pa­ra con­so­li­dar la me­mo­ria y des­pe­jar el ce­re­bro, tam­bién pa­ra neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres, y pa­ra eso es im­por­tan­te que no ha­ya luz mien­tras duer­mes, por­que la luz ar­ti­fi­cial afec­ta a la me­la­to­ni­na, que es un po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te y re­pa­ra­dor celular”, jus­ti­fi­ca Fran­cis­co Mo­ra. La cues­tión es que si al­guien es­tá dor­mi­do y se des­pier­ta por­que hay una luz en la ha­bi­ta­ción se su­pri­me la se­cre­ción de la me­la­to­ni­na y se in­te­rrum­pe su fun­ción re­pa­ra­do­ra, y, aun­que vuel­va a li­be­rar­se me­la­to­ni­na cuan­do apa­gue la luz y se duer­ma de nue­vo, lo ha­rá de for­ma más len­ta, así que su fun­ción re­pa­ra­do­ra dis­mi­nu­ye.

Ima­gen al microscopio de las cé­lu­las del ce­re­be­lo am­plia­das en más de 700 ve­ces res­pec­to a su ta­ma­ño real

HA­CER EJER­CI­CIO AE­RÓ­BI­CO ME­JO­RA LA AGI­LI­DAD MEN­TAL

APREN­DER IDIO­MAS O VIA­JAR SON PO­TEN­TES ES­TÍ­MU­LOS CE­RE­BRA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.