¿Exis­te “el amor de mi vi­da”?

El amor de mi vi­da

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ta Me­jía, psi­có­lo­ga

Nos mar­ca, nos ha­ce du­dar, nos ha­ce avan­zar, nos acom­pa­ña y se con­vier­te en la va­ra de me­dir de to­das nues­tras re­la­cio­nes pa­sa­das y pre­sen­tes. A ve­ces ni si­quie­ra es la pa­re­ja, ni lo fue, pe­ro eso no im­pi­de que sea, a ve­ces pa­ra siem­pre, el amor de nues­tra vi­da

“Hi­ci­mos la ca­rre­ra jun­tos, los tres úl­ti­mos años

co­mo pa­re­ja. Iña­ki se mar­chó a EE.UU. pa­ra se­guir es­tu­dios de pos­gra­do, en­con­tró tra­ba­jo, pa­re­ja y se ca­só. Yo hi­ce lo pro­pio al ca­bo de cua­tro años y ya no vol­vi­mos a ver­nos. Ha­ce dos años se or­ga­ni­zó una ce­na en la fa­cul­tad y tras 25 años vol­vi­mos a coin­ci­dir. El re­en­cuen­tro des­per­tó en los dos sen­ti­mien­tos apa­ren­te­men­te ol­vi­da­dos. Se des­en­ca­de­nó la rup­tu­ra con nues­tras res­pec­ti­vas pa­re­jas y ha­ce ocho me­ses que es­ta­mos jun­tos. Aun­que pa­rez­ca un tó­pi­co, creo que nues­tra his­to­ria res­pon­de a lo que se lla­ma el amor de la vi­da. En nues­tro ca­so ha si­do así”, re­la­ta Edur­ne, de 46 años. Di­cen que hay tres amo­res en la vi­da. Uno, el pri­mer amor, que su­po­ne el pri­mer be­so, la pri­me­ra ex­pe­rien­cia se­xual... Dos, el amor de tu vi­da, que res­pon­de a un pro­fun­do enamo­ra­mien­to. Y tres, el amor del ma­tri­mo­nio o de pa­re­ja con quien has com­par­ti­do la vi­da, lle­van­do a ca­bo pro­yec­tos jun­tos y muy uni­dos. A ve­ces, po­cas, coin­ci­den los tres. El amor de la vi­da se ex­pli­ca co­mo una ex­pe­rien­cia muy in­ten­sa en la que se com­par­ten mo­men­tos cru­cia­les con al­guien que nos lle­na, con quien coin­ci­di­mos, con el que nos sen­ti­mos có­mo­dos, re­la­ja­dos y en paz, sien­do no­so­tros mis­mos; por quien abri­mos nues­tras de­fen­sas emo­cio­na­les. Una ex­pe­rien­cia que nos lle­va a com­pa­rar­la con otras. “Es­tu­ve vein­te años ca­sa­da y fui­mos fe­li­ces du­ran­te mu­chos años, nues­tras hi­jas son la me­jor prue­ba de lo que hu­bo en­tre no­so­tros. Pe­ro si me pre­gun­tas so­bre el amor de mi vi­da ten­go que re­co­no­cer que fue aquel no­vio de mi ju­ven­tud con quien des­cu­brí el amor de ma­ne­ra tan in­ten­sa e irre­pe­ti­ble”, ex­pli­ca Te­re­sa, de 52 años. En su no­ve­la Sólo amor (Pla­ne­ta), Erich Se­gal su­gie­re la exis­ten­cia de una re­gla uni­ver­sal que ri­ge nues­tros más pro­fun­dos sen­ti­mien­tos y nos obli­ga a ha­cer pre­va­le­cer un amor so­bre to­dos los de­más. El au­tor de la cé­le­bre no­ve­la (y guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la) Lo­ve story, afir­ma que siem­pre hay al­guien en nues­tro pa­sa­do que nos ins­pi­ró una in­ten­sa pa­sión y a quien he­mos que­ri­do de­ses­pe­ra­da­men­te, ca­si a pe­sar nues­tro. Y se pregunta: ¿quién no se ha vis­to al­gu­na vez con la ra­zón per­tur­ba­da por el más dul­ce de los re­cuer­dos?, y ¿es el amor de la ju­ven­tud más fuer­te y real que el amor del pre­sen­te? Ma­til­de Ma­tuk, miem­bro de la So­cie­dad Psi­coa­na­lí­ti­ca de Mé­xi­co, afir­ma que las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en la ado­les­cen­cia y pri­me­ra ju­ven­tud son tan in­ten­sas, que se des­cri­ben y aso­cian irre­me­dia­ble­men­te con el amor de nues­tra vi­da. En la edad adul­ta mu­chas per­so­nas creen ha­ber vi­vi­do el amor ver­da­de­ro cuan­do eran jó­ve­nes. Y ocu­rre con fre­cuen­cia que tras una o va­rias ex­pe­rien­cias fa­lli­das, se re­cu­pe­ren en la me­mo­ria pa­re­jas an­te­rio­res y se con­clu­ya: “Aho­ra me doy cuen­ta de que fue el amor de mi vi­da”. Se idea­li­za el pa­sa­do al que no se pue­de re­gre­sar, se mag­ni­fi­can los bue­nos mo­men­tos y se omi­ten los me­nos bue­nos. En de­fi­ni­ti­va, se fa­bri­ca una re­la­ción per­fec­ta que tal vez fue y que no se ten­dría con esa per­so­na en la ac­tua­li­dad. De cier­ta for­ma, se jus­ti­fi­ca el fra­ca­so por el error de ha­ber de­ja­do pa­sar aque­lla opor­tu­ni­dad.

¿Más de un amor de mi vi­da?

“Me ca­sé con el pri­mer y úni­co no­vio des­pués de ocho años de re­la­ción. Éra­mos com­pa­ñe­ros y ami­gos y fui­mos fe­li­ces vien­do cre­cer a nues­tros hi­jos has­ta que des­cu­brí la exis­ten­cia de una ter­ce­ra per­so­na. Ese día su­pe que siem­pre ha­bría en mi vi­da un an­tes y un des­pués; allí mu­rió un po­co la Raquel ro­mán­ti­ca, con­fia­da y ale­gre. Lu­ché por re­cu­pe­rar nues­tro amor y por man­te­ner la fa­mi­lia uni­da pe­ro acu­sé un de­te­rio­ro fí­si­co y psí­qui­co que me lle­vó a de­cir bas­ta. Em­pe­zó el pro­ce­so de re­cu­pe­rar mi au­to­es­ti­ma y mi ca­rác­ter. El ca­mino has­ta lle­gar a ser la mu­jer que soy hoy ha si­do lar­go; en­ton­ces apa­re­ció Andreu en el mo­men­to opor­tuno. Lle­gó a mi vi­da sie­te años des­pués de mi se­pa­ra­ción, cuan­do yo era nue­va­men­te una mu­jer se­gu­ra, ilusionada y es­ta­ba ejer­cien­do mi pro­fe­sión aban­do­na­da du­ran­te los años de ma­tri­mo­nio. Le co­no­cí en un con­gre­so y de in­me­dia­to sur­gió ¿la quí­mi­ca? Aca­ba­ba de cum­plir 50 años y tras cua­tro pue­do de­cir que he en­con­tra­do el com­pa­ñe­ro ro­mán­ti­co y apa­sio­na­do con quien siem­pre so­ñé y los dos es­pe­ra­mos vi­vir in­ten­sa­men­te ca­da mo­men­to del res­to de nues­tra vi­da”, ex­pli­ca Raquel de 54 años. Una re­la­ción de amor ver­da­de­ro pue­de aca­bar y no sig­ni­fi­ca que no ha­ya exis­ti­do. Co­mo afir­ma Ma­tuk, “fue el amor de tu vi­da en esa épo­ca y se aca­bó, pe­ro pue­de ha­ber más”. En el trans­cur­so de nues­tra vi­da pue­de apa­re­cer el amor en di­fe­ren­tes fa­ses y con dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos. Mu­chos pien­san que el ser ama­do es es­pe­cial, úni­co e in­sus­ti­tui­ble, que no po­drían vi­vir si no es a su la­do. Se afe­rran a la creen­cia erró­nea de que es la per­so­na a la que tie­nen que que­rer y vi­ce­ver­sa. Eso sig­ni­fi­ca­ría que an­te la even­tual pér­di­da es­ta­rían con­de­na­dos a su­frir pa­ra siem­pre por su au­sen­cia. Y se pue­de ex­pe­ri­men­tar de nue­vo a cual­quier edad, siem­pre y cuan­do se es­té abier­to pa­ra ello y así se desee; cuan­do la per­so­na es­tá pre­pa­ra­da y de­ja de com­pa­rar, de po­ner tra­bas y su­pera el mie­do a que las co­sas no sean co­mo fue­ron, a que no sea igual. De he­cho, lo más pro­ba­ble es que no sea igual, sino más bien muy di­fe­ren­te.

SE IDEA­LI­ZA EL PA­SA­DO Y LOS BUE­NOS MO­MEN­TOS; LOS NO TAN BUE­NOS SE OMI­TEN HAY QUIEN NO CREE EN ÉL EN UNA ÉPO­CA EN QUE NO HAY AMOR PA­RA SIEM­PRE

Eric, de 53 años, co­men­ta con prag­ma­tis­mo: “Pue­des ha­ber­te enamo­ra­do más de una vez; se­gu­ra­men­te cuan­do vi­vis­te tu pri­mer enamo­ra­mien­to pen­sas­te que era el amor de tu vi­da y, sin em­bar­go, te des­ena­mo­ras­te y te enamo­ras­te de otra que a su vez, en su mo­men­to, te lo pa­re­ció. Pe­ro con el pa­so del tiem­po las co­sas no fun­cio­na­ron y lle­gó una ter­ce­ra pa­re­ja con la que se re­pi­tió la si­tua­ción. Tal vez no has vuel­to a amar con la in­ten­si­dad de la pri­me­ra vez, lo que no quie­re de­cir que fue­ra ella el amor de tu vi­da por­que de ha­ber­lo si­do, se­gui­rías con ella”. Por su par­te, Na­ta­lia, de 41 años, opi­na: “Qui­zá del pri­me­ro nun­ca te ol­vi­das pe­ro yo creo que pue­de ha­ber va­rios, tal vez no más de dos con es­te sig­ni­fi­ca­do. Y pue­de ha­ber tan­tos que al fi­nal pien­ses que nin­guno de ellos lo ha si­do y aún es­tá por lle­gar…”

Ha­ber­los, hay­los

Gui­ller­mo y An­drea se co­no­cie­ron en la in­fan­cia pues sus fa­mi­lias eran ami­gas. Ju­ga­ron de ni­ños, atra­ve­sa­ron la ado­les­cen­cia con los ami­gos que te­nían en co­mún, las tra­ve­su­ras, los con­flic­tos con los pa­dres, las pri­me­ras fies­tas, los pri­me­ros en­cuen­tros amo­ro­sos, las pri­me­ras ilu­sio­nes –y de­silu­sio­nes –y cuan­do te­nían 20 y 19 años, res­pec­ti­va­men­te, ini­cia­ron su re­la­ción, fru­to de la cual hay tres hi­jos y cin­co nie­tos. Eran muy jó­ve­nes cuan­do de­ci­die­ron ca­sar­se y su en­torno fa­mi­liar, aun­que apro­ba­ba la pa­re­ja, no apos­ta­ban por di­cha unión por con­si­de­rar que eran muy in­ma­du­ros. Tras 38 años, los dos afir­man no arre­pen­tir­se de la lo­cu­ra que en su mo­men­to hi­cie­ron, pues su vi­da en co­mún ha su­pues­to una fuente inago­ta­ble de lo que no du­dan en de­fi­nir co­mo fe­li­ci­dad. Cre­cie­ron jun­tos, jun­tos afron­ta­ron me­no­res y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des, jun­tos for­ma­ron una fa­mi­lia que ha dis­fru­ta­do del afec­to y la es­ta­bi­li­dad. Hoy en día, ya ju­bi­la­dos, dis­fru­tan con los nie­tos y rea­li­zan jun­tos to­das las ac­ti­vi­da­des que su tiem­po y economía les per­mi­ten. Con­ser­van a ilu­sión de las “es­ca­pa­das a so­las” pues, aun­que tie­nen una fa­mi­lia muy uni­da, no quie­ren re­nun­ciar a “los mo­men­tos que pro­por­cio­na la com­pa­ñía del amor de tu vi­da”. Con las trans­for­ma­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­das por el mun­do de la pa­re­ja y la fa­mi­lia pa­re­ce­ría di­fí­cil co­no­cer mu­chos ca­sos co­mo es­te, pe­ro los hay. Y lo que a prio­ri pa­re­ce un tó­pi­co o un mi­to, se mues­tra real cuan­do co­no­ces o sa­bes de sus his­to­rias. “Al­gu­nas per­so­nas iden­ti­fi­can el amor de su vi­da con re­la­cio­nes que no fue­ron du­ra­de­ras en el tiem­po y, si lo fue­ron, no hu­bo una con­vi­ven­cia real, por lo que han de­ri­va­do en amo­res pla­tó­ni­cos; yo opino que están más enamo­ra­dos de la idea que de la per­so­na. Pien­so que pa­ra que al­guien sea el amor de tu vi­da has de con­vi­vir con él. No se tra­ta de que cum­pla con to­dos los re­qui­si­tos, pe­ro sí de co­mu­ni­car­se, apo­yar­se, dis­fru­tar jun­tos ; ser ca­pa­ces de afron­tar las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa to­da re­la­ción y los ba­ches que te en­cuen­tras en el ca­mino. En nues­tro ca­so no pue­do ne­gar que he­mos te­ni­do y te­ne­mos di­fi­cul­ta­des, pe­ro no creo en amo­res per­fec­tos por­que los se­res hu­ma­nos no lo so­mos. Por es­to me sien­to afor­tu­na­da de po­der de­cir que vi­vo con el amor de mi vi­da”, ex­pli­ca Do­lors, de 56 años. Des­de lue­go no es cues­tión de edul­co­rar la reali­dad al es­ti­lo de las no­ve­las rosa o al­gu­nas pro­duc­cio­nes de Holly­wood. Por­que ese gran amor di­fí­cil­men­te pue­de ser una su­ce­sión de ale­grías y sa­tis­fac­cio­nes exen­ta de di­fi­cul­ta­des y re­nun­cias. Se pre­ci­san sin­ce­ri­dad, con­fian­za, com­pro­mi­so, ge­ne­ro­si­dad, leal­tad, aguan­te y sen­ti­do del hu­mor. Co­mo afir­ma Ma­tuk, te das cuen­ta de que es­tás an­te el amor de tu vi­da cuan­do “te qui­tas las ca­re­tas y no fin­ges, cuan­do pue­des ser tu mis­mo, cuan­do sa­bes ce­der y con­ce­der, dar y re­ci­bir; cuan­do pue­des com­par­tir tus se­gu­ri­da­des y tus in­se­gu­ri­da­des, evi­tan­do con­ver­tir­te en un ca­ma­león, que ac­túa y se mues­tra co­mo no es por mie­do a no ser acep­ta­do; y cuan­do no es­pe­ras que la pa­re­ja te so­lu­cio­ne la vi­da y te ha­ga fe­liz”. La fe­li­ci­dad no es al­go que te dan los otros, es al­go que se ex­pe­ri­men­ta y una ac­ti­tud. Os­car Wil­de afir­mó que el úni­co amor que du­ra to­da la vi­da es el amor im­po­si­ble. Y no pa­re­ce que es­tu­vie­se del to­do equi­vo­ca­do, pues en nu­me­ro­sos ca­sos se tien­de a mi­ti­fi­car o idea­li­zar lo que no se pu­do con­se­guir. Al­gu­nos amo­res im­po­si­bles que lle­gan a ob­se­sio­nar –un pa­re­ja pre­via­men­te em­pa­re­ja­da con otra per­so­na, una re­la­ción tor­men­to­sa re­ple­ta de con­flic­tos, un com­pa­ñe­ro de la fa­cul­tad que no es­ta­ba por la la­bor, aquel je­fe, aque­lla alum­na… con quie­nes sen­tis­te o sien­tes que no pue­des vi­vir ni con ellos ni sin ellos. Re­la­cio­nes mor­bo­sas y mo­ti­va­do­ras en un mo­men­to da­do; pe­ro que a la lar­ga pro­du­cen un gran des­gas­te y aca­ban sien­do, no el amor, sino el mar­ti­rio de tu vi­da. Es ha­bi­tual que al ha­ber vi­vi­do una ex­pe­rien­cia es­pe­cial­men­te in­ten­sa en el pa­sa­do, nos re­fi­ra­mos a ella co­mo el amor de nues­tra vi­da. Tam­bién lo es, que si es­ta­mos ini­cian­do un víncu­lo, nos pre­gun­te­mos si se­rá el amor de nues­tra vi­da y, fi­nal­men­te, que si aún no he­mos vi­vi­do una re­la­ción im­por­tan­te, la an­he­le­mos e ima­gi­ne­mos co­mo el amor de nues­tra vi­da. Tam­bién hay quie­nes no creen en ab­so­lu­to en su exis­ten­cia por­que, en­tre otras co­sas, ya no están al uso los ob­je­tos ni las re­la­cio­nes pa­ra to­da la vi­da. Gran va­rie­dad de opi­nio­nes, co­mo la de Ta­nia: “Ese amor que se sien­te en la pri­me­ra eta­pa de una re­la­ción nos lle­va a pen­sar que es­ta­mos an­te el amor de nues­tra vi­da –por­que evi­den­te­men­te al prin­ci­pio to­do es ma­ra­vi­llo­so–, pa­sas en­ton­ces a la se­gun­da y has­ta a la ter­ce­ra fa­se y com­pren­des que el amor de tu vi­da sólo pue­de ser aquel que lu­cha con­ti­go pa­ra man­te­ner y for­ta­le­cer la re­la­ción. Cla­ro que ha­blo des­de mis 47 años. Si tu­vie­ra 20, te con­ta­ría al­go más pe­li­cu­le­ro”. To­ni, de 58 años, opi­na que hay per­so­nas que tie­nen el amor de su vi­da aun­que no aca­ban com­par­tién­do­la con él y se re­en­cuen­tran años des­pués. Afir­ma que no hay ex­pe­rien­cias irre­pe­ti­bles pues es po­si­ble me­jo­rar­las. Car­les, de 50 años, di­ce que no se pue­den pe­sar ni me­dir por­que han te­ni­do lu­gar en di­fe­ren­tes eta­pas. “El amor de mi vi­da me ha he­cho ol­vi­dar el pa­sa­do pa­ra vi­vir el aho­ra. Pe­ro a ve­ces no se quién ha si­do en reali­dad el amor de mi vi­da. No hay una Íta­ca don­de vol­ver des­de Íta­ca…”. ¿Y us­ted qué opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.