RE­SI­DEN­CIA EN LA TIE­RRA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

To­do man­da­ta­rio o mo­nar­ca que se pre­cie dis­po­ne de una re­si­den­cia de ve­rano don­de re­ci­bir a sus vi­si­tas y ce­rrar acuer­dos. Lo que pa­ra al­gu­nos es des­pil­fa­rro y pa­ra otros gas­to ne­ce­sa­rio, se­rá más o me­nos os­ten­to­so se­gún el pro­pie­ta­rio tem­po­ral. Pen­se­mos en Camp Da­vid, la da­cha de Vla­dí­mir Pu­tin jun­to al mar Ne­gro o la re­si­den­cia pri­va­da de Ber­lus­co­ni en Cer­de­ña… Di­chos lu­ga­res tam­bién ali­men­tan a los ro­ta­ti­vos des­de an­ti­guo. Por ejem­plo, en la lo­ca­li­dad no­rue­ga de Øye, al fon­do del va­lle lar­go y es­tre­cho que me­dia en­tre He­llesylt y Åle­sund y pre­ce­di­do por una se­rie de ca­si­tas de pas­to­res del año 1802 con te­chos cu­bier­tos de mus­go, apa­re­ce el ho­tel Union. Su perfil de ca­sa de mu­ñe­cas da­ta de 1891. Se cons­tru­yó en es­ti­lo sui­zo, una ra­re­za por aquel en­ton­ces, y des­ta­ca por la bom­ba sin es­ta­llar que lle­va in­crus­ta­da en el ter­cer pi­so des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La res­tau­ra­ción del edi­fi­cio, aus­pi­cia­da en los no­ven­ta por la Ca­sa Real no­rue­ga pa­ra po­der alo­jar a los in­vi­ta­dos a sus bo­das de pla­ta, la de­jó allí. Se­gún pa­re­ce, tam­bién de­jó al fan­tas­ma de Lin­da, una ca­ma­re­ra que se sui­ci­dó an­te la im­po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar su idi­lio con el kái­ser Gui­ller­mo II de Ale­ma­nia, ha­bi­tual de los ve­ra­nos en Øye. Gui­ller­mo no pu­do sal­var a Lin­da, pe­ro sí man­dó ma­te­rial pa­ra alo­jar a los que per­die­ron su ca­sa en

DOY­LE, AMUND­SEN Y BLI­XEN SE HOS­PE­DA­RON EN EL HO­TEL UNION

el in­cen­dio de la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Åle­sund en 1904.

El rey Ós­car de Sue­cia, la rei­na Maud, el es­cri­tor sir Art­hur Co­nan Doy­le, el ex­plo­ra­dor Roald Amund­sen o la es­cri­to­ra Ka­ren Bli­xen (Isak Di­ne­sen) fue­ron tam­bién ilus­tres hués­pe­des del es­ta­ble­ci­mien­to y cu­yos nom­bres ador­nan las ha­bi­ta­cio­nes que usa­ron. De Bli­xen in­clu­so se con­ser­van unas bo­tas que, tal vez, pi­sa­ron su año­ra­da gran­ja en Áfri­ca.

Arri­ba, Åle­sund, lo­ca­li­dad que en 1904 su­frió un in­cen­dio So­bre es­tas lí­neas, ca­sas de pas­to­res del año 1802 con te­chos cu­bier­tos de mus­go A la de­re­cha, una foto aé­rea to­ma­da en el mes de oc­tu­bre del ba­rrio del Mue­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.