A VUEL­TAS CON NO­RUE­GA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Las ca­rre­te­ras pa­no­rá­mi­cas son una cons­tan­te en el tra­yec­to que se­pa­ra Krin­tian­sund de Åle­sund, uno de los me­jo­res re­co­rri­dos po­si­bles por los fior­dos no­rue­gos. Las hay con for­mas ab­sur­das, co­mo la cur­va en el ai­re del puen­te Stor­sei­sun­det, en la ca­rre­te­ra del Atlán­ti­co y cer­ca de la is­la de Håhol­men, re­si­den­cia tem­po­ral de pes­ca­do­res de bacalao en tiem­pos no tan le­ja­nos. La an­ti­gua im­por­tan­cia del pes­ca­do en la economía lo­cal se re­fle­ja en el edi­fi­cio de la ópe­ra de Kris­tian­sund, bau­ti­za­do co­mo Don­na Bacalao. Pe­ro más allá del anec­dó­ti­co edi­fi­cio, lo que aquí fas­ci­na es la obra de in­ge­nie­ría que, unien­do los is­lo­tes y es­co­llos de la is­la de Ave­ro­ya, nos con­du­ce has­ta Bud y Mol­de. En la pri­me­ra, un pue­blo de pes­ca­do­res bien pro­te­gi­do, se con­ser­van en lo al­to de un pro­mon­to­rio las ca­sa­ma­tas y ba­te­rías ale­ma­nas ins­ta­la­das pa­ra con­tro­lar el fior­do de Roms­dal du­ran­te la úl­ti­ma Gran Gue­rra. Mol­de es­tá del otro la­do del fior­do y, a pe­sar de sus di­men­sio­nes, res­pi­ra con el rit­mo pau­sa­do de las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia.

La si­guien­te eta­pa ha­cia el sur nos lle­va al va­lle de Ven­ge­da­len, do­mi­na­do por el mon­te Litlef­je­llet y la vis­ta de la pa­red ver­ti­cal de Trod­heim. Es­te es­pa­cio de be­lle­za sal­va­je es el preám­bu­lo de la ca­rre- te­ra de La Es­ca­le­ra de los Trols, un sin­fín de cur­vas que tre­pan la­bo­rio­sa­men­te has­ta un mag­ní­fi­co mi­ra­dor y cen­tro de aco­gi­da de mo­der­na fac­tu­ra. Los car­te­les de pe­li­gro ad­vier­ten la po­si­ble pre­sen­cia de esas cria­tu­ras mí­ti­cas es­can­di­na­vas, aun­que vis­to lo vis­to, es me­jor te­mer a los des­pis­tes en la con­duc­ción que a los trols. El des­cen­so por la otra ver­tien­te aca­ba­rá por lle­var­nos a otro mar de cur­vas: la Ea­gles Bend o ca­rre­te­ra de las Águi­las, con el fior­do de Gei­ran­ger al fon­do. Pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad des­de el 2005, es­te es uno de los prin­ci­pa­les ico­nos de No­rue­ga, adon­de los tu­ris­tas lle­ga­ron en el año 1869. Los co­ches del pue­blo que lle­va el mis­mo nom­bre se com­pra­ron sólo pa­ra po­der pa­sear­los por la zo­na o su­bir­los a lo al­to del mon­te Dals- nib­ba. El fior­do se pue­de re­co­rrer en lan­cha rá­pi­da o a pa­so de ferry pa­ra des­em­bar­car en He­llesylt, con la idea de sa­lu­dar al fan­tas­ma de Lin­da ca­mino de Ale­sund, una oda al art no­veau.

La des­truc­ción de Ale­sund en 1904 por el fue­go lle­vó a su re­cons­truc­ción y cam­bio de es­ti­lo, una his­to­ria que nos cuen­tan en la an­ti­gua far­ma­cia Sva­ne, hoy Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción. En su día, es­ta era la úni­ca far­ma­cia en­tre Mol­de y Bergen, es de­cir, en ca­si 500 km de fior­dos, va­lles y mon­tes he­la­dos… Dis­fru­tar de los en­can­tos del ba­rrio del Mue­lle, con sus an­ti­cua­rios y ta­lle­res de ar­te­sa­nos, no su­po­ne ma­yor es­fuer­zo en la ac­tua­li­dad.

EL FIOR­DO DE GEI­RAN­GER, PA­TRI­MO­NIO DE LA HU­MA­NI­DAD DES­DE EL 2005

Arri­ba, car­tel que ad­vier­te de la po­si­ble pre­sen­cia de trols, cria­tu­ras mí­ti­cas es­can­di­na­vas A la iz­quier­da, ca­rre­te­ra de La Es­ca­le­ra de los Trols, un sin­fín de cur­vas que con­du­cen a un mi­ra­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.