Cas­tel Por­ziano Roma, Ita­lia

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Es un te­rreno de seis mil me­tros cua­dra­dos de ve­ge­ta­ción me­di­te­rrá­nea, con tres ki­ló­me­tros de pla­ya sal­va­je. In­clu­ye un po­bla­do, un cas­ti­llo e una igle­sia. A quin­ce mi­nu­tos de Roma, es la zo­na de des­can­so de los pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca ita­lia­na. Cuan­do en 1870 Roma se con­vir­tió en ca­pi­tal del reino, la Co­ro­na bus­ca­ba un lu­gar pa­ra que el rey Vic­tor Ma­nuel II, aman­te de la ca­za y po­co acos­tum­bra­do al es­ti­lo de vi­da de la ciu­dad eter­na, se sin­tie­ra más a gus­to. En 1872 el Es­ta­do ad­qui­rió la fin­ca a los du­ques Gra­zio­li. El rey no tu­vo mu­cha suer­te, ya que tras una ba­ti­da en los jar­di­nes con­tra­jo una neu­mo­nía y mu­rió en 1878. El lu­gar es un pa­raí­so na­tu­ral de fau­na y flo­ra. En los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do se es­ca­pó un oso del ro­da­je de la pe­lí­cu­la

La Bi­blia y en­con­tró aquí un buen lu­gar don­de que­dar­se. El pre­si­den­te Giu­sep­pe Sa­ra­gat (en­tre 1964 y 1971) pro­ta­go­ni­zó en Cas­tel Por­ziano unos au­tén­ti­cos fes­ti­nes de ca­za, en los que par­ti­ci­pa­ban ami­gos, pe­rio­dis­tas y ac­to­res de la épo­ca. En sie­te años aba­tió a 3.225 es­pe­cies, en­tre ja­ba­líes y cier­vos. Se cuen­ta que Sa­ra­gat re­ga­la­ba a sus in­vi­ta­dos los em­bu­ti­dos fru­to de sus ca­ce­rías. El pre­si­den­te San­dro Per­ti­ni, que so­lía ju­gar a las car­tas con los gran­je­ros de la fin­ca, lo con­sa­gró co­mo parque na­tu­ral. No se pue­de vi­si­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.