EL AR­TE DE LA CI­TA FAL­SA

Ci­tar au­to­res que­da bien. Pe­ro en el ima­gi­na­rio po­pu­lar pro­li­fe­ran frases inexac­tas o erró­neas. Un reportaje re­pes­ca­do pa­ra ce­le­brar los cin­co años del ES

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Pe­kín, año 1972. El pre­si­den­te de EE.UU. Ri­chard Ni­xon vi­si­ta Chi­na, un hi­to en la his­to­ria de la di­plo­ma­cia y de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En la ce­na ofi­cial en­tre las dos de­le­ga­cio­nes, al­guien le pregunta al lí­der chino Zhou En­lai qué opi­na de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Tras un enig­má­ti­co si­len­cio, la res­pues­ta de Zhou es la si­guien­te: “Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra va­lo­rar­la”. La fra­se ha en­tra­do a for­mar par­te de la mi­to­lo­gía po­pu­lar, co­mo sím­bo­lo de la sa­bi­du­ría (o de la ri­gi­dez, se­gún se mi­re) orien­tal: me­jor no opi­nar so­bre asun­tos po­lí­ti­ca­men­te es­pi­no­sos… ¡aun­que ha­yan trans­cu­rri­do 200 años! Sin em­bar­go, to­do es fru­to de un ma­len­ten­di­do. En reali­dad, el po­lí­ti­co chino cre­yó que se le es­ta­ba pre­gun­tan­do so­bre el Ma­yo del 68, de cua­tro años an­tes, con lo que su co­men­ta­rio eva­si­vo re­sul­ta más com­pren­si­ble. La re­ve­la­ción, di­fun­di­da ha­ce un tiem­po por un fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU., ha vuel­to a po­ner so­bre la me­sa to­do lo que con­lle­van las ci­tas fal­sas. Y si no, vean es­te ca­so. Des­pués de la muer­te de Osa­ma Bin La­den, más de un co­men­ta­rio pe­rio­dís­ti­co re­por­tó es­ta fra­se de Mar­tin Lut­her King: “Llo­ro la muer­te de mi­les de pre­cia­das vi­das y no voy a ale­grar­me de la muer­te de una, ni si­quie­ra de un enemi­go”. Una bue­na ci­ta pa­ra ar­gu­men­tar el fin del lí­der ta­li­bán. Lás­ti­ma que sea to­tal­men­te fal­sa. La in­flu­yen­te re­vis­ta The Atlan­tic, que la usó pa­ra uno de sus aná­li­sis, tu­vo que ha­cer un mea cul­pa por­que la au­to­ra de la fra­se es… ¡una maes­tra de in­glés de 24 años, Jes­si­ca Do­vey, que re­si­de en Ko­be, Ja­pón! ¿Có­mo es po­si­ble? Pues bien, Do-

LOS AFO­RIS­MOS TIE­NEN ÉXI­TO AUN­QUE SEAN IN­VEN­TA­DOS

vey se en­te­ró de la muer­te de Bin La­den por la te­le y es­cri­bió el ci­ta­do co­men­ta­rio en su pá­gi­na de Fa­ce­book. Des­pués de escribir la fra­se in­cri­mi­na­da, aña­dió a con­ti­nua­ción una ci­ta de Mar­tin Lut­her King (“res­pon­der al odio con el odio no ha­ce na­da más que mul­ti­pli­car­lo, aña­dien­do os­cu­ri­dad a la no­che…”). El pro­ble­ma es que al­guien no hi­zo ca­so de las co­mi­llas y atri­bu­yó las dos frases al lí­der ne­gro. Po­co im­por­ta y de­ma­sia­do tar­de pa­ra en­men­dar: el pá­rra­fo en­te­ro em­pe­zó a cir­cu­lar en las redes so­cia­les y se trans­for­mó en po­cas ho­ras en un fe­nó­meno vi­ral. Es­ta­mos an­te un ca­so ex­tre­mo. Pe­ro la di­fu­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías pa­re­ce ha­ber in­ten­si­fi­ca­do el fe­nó­meno. Sin ir más le­jos, el for­ma­to de 140 ca­rac­te­res de Twit­ter

es muy ten­ta­dor pa­ra la di­fu­sión de bu­los. No obs­tan­te, hay que re­co­no­cer que las ci­tas fal­sas siem­pre han exis­ti­do. “Sea­mos sin­ce­ros: la ma­yo­ría de las ci­tas que co­rren por ahí son fal­sas. Se ha lle­ga­do has­ta el abu­so. In­clu­so un au­tor de la ta­lla de Os­car Wil­de no di­jo tan­tas co­sas: era in­ge­nio­so, in­te­li­gen­te sí, pe­ro no a tal pun­to. Y la ver­dad es que he­mos caí­do to­dos”, di­ce Ro­bert Saladrigas, crí­ti­co li­te­ra­rio. “Con las ci­tas fal­sas ocu­rre lo mis­mo que con las men­ti­ras: a fuer­za de re­pe­tir­las se con­vier­ten en ver­dad, en tra­di­ción y na­die se to­ma la mo­les­tia de com­pro­bar si son cier­tas”, sub­ra­ya.

A ve­ces es­tas frases tu­nea­das me­jo­ran el ori­gi­nal,

en otros ca­sos se atri­bu­yen a au­to­res equi­vo­ca­dos, o bien se tra­du­cen mal o se sa­can fue­ra de con­tex­to… La cues­tión es que fun­cio­nan. Se­gún el es­cri­tor y en­sa­yis­ta Ralph Ke­yes, “las ci­tas tie­nen vi­da pro­pia y con el tiem­po mu­tan y ad­quie­ren una ma­yor con­sis­ten­cia”. Pa­ra Me­gan Mc Ard­le, del The Atlan­tic, las ci­tas fal­sas son “más dra­má­ti­cas, más per­ti­nen­tes que las frases que la gen­te sue­le usar en el día a día. No de­be­mos sor­pren­der­nos de su su­per­vi­ven­cia en la me­mo­ria co­lec­ti­va. To­dos so­mos sen­si­bles a es­tas ci­tas, por­que nos de­jan com­par­tir emo­cio­nes con gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria. De for­ma na­tu­ral, bus­ca­mos las ra­zo­nes que lle­va­ron sus au­to­res a de­cir aque­llo, en lu­gar de bus­car ra­zo­nes pa­ra no creer aque­llo que su­pues­ta­men­te di­je­ron”. Tam­bién la re­vis­ta The New Yor­ker de­di­có un nú­me­ro so­bre las ci­tas fal­sas que están pre­sen­tes en el mun­do de la po­lí­ti­ca, de la li­te­ra­tu­ra o del ci­ne. En es­te úl­ti­mo ca­so, el he­cho de que la me­mo­ria co­lec­ti­va ha­ya asu­mi­do co­mo real un diá­lo­go que no se pro­du­jo en el ce­lu­loi­de es aún más di­fí­cil de jus­ti­fi­car, por­que bas­ta­ría vol­ver a mi­rar el DVD pa­ra com­pro­bar que tal per­so­na­je no di­jo tal co­sa. Se­gún se­ña­la el pre­mio Pu­llit­zer Louis Me­nand, “el pro­ble­ma es que al mi­rar la pe­lí­cu­la uno no cree que su me­mo­ria es­tá equi­vo­ca­da, sino que la pe­lí­cu­la lo es­tá. Las ci­tas vi­ven en una ba­ta­lla per­pe­tua pa­ra so­bre­vi­vir. Quie­ren que la gen­te si­ga usán­do­las. No quie­ren mo­rir, exac­ta­men­te igual que no­so­tros. Y así, ca­da vez que pue­den, se en­gan­chan, pa­ra

per­du­rar, a gen­te fa­mo­sa o per­so­nas lla­ma­ti­vas”. Exis­te, por su­pues­to, una ex­pli­ca­ción neu­ro­ló­gi­ca, que se ba­sa en la co­no­ci­da te­sis de los fal­sos re­cuer­dos. En la no­ve­la Luz de Agos­to Wi­lliam Faulk­ner es­cri­be: “La me­mo­ria cree an­tes que el co­no­ci­mien­to re­cuer­de”. La ci­ta (al pa­re­cer, ver­da­de­ra…) re­su­me, de for­ma li­te­ra­ria, un pro­ce­so ce­re­bral co­no­ci­do, se­gún el cual aca­ba­mos cre­yen­do que los acon­te­ci­mien­tos si­guie­ron un de­ter­mi­na­do cur­so, cuan­do en reali­dad no fue así. Y es­to por­que la me­mo­ria aca­ba fa­bri­can­do sus pro­pios re­cuer­dos. En to­do ca­so, el asun­to de las ci­tas fal­sas no sus­ci­ta­ría tan­ta po­lé­mi­ca y no se­ría tan de ac­tua­li­dad si no fue­ra por una reali­dad ca­da vez más evi­den­te: nun­ca co­mo aho­ra se ha­bían pu­bli­ca­do, en el mer­ca­do edi­to­rial, tan­tos li­bros de ci­tas y afo­ris­mos. Es un gé­ne­ro en au­ge por­que, en el fon­do, ci­tar que­da bien (po­co im­por­ta si sea cier­to o no). “Las ci­tas fun­cio­nan en el mer­ca­do ac­tual por­que re­quie­ren po­co es­fuer­zo de lec­tu­ra y po­co con­te­ni­do. Es el re­fle­jo de los tiem­pos en que vi­vi­mos: aho­ra bus­ca­mos in­for­ma­ción de in­me­dia­to”, ex­pli­ca Car­me Font, tra­duc­to­ra y pro­fe­so­ra de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na. La ci­ta no sólo gus­ta a quien la es­cu­cha, sino a quien la em­plea. Fe­li­pe Be­ní­tez Re­yes, pre­mio Na­cio­nal de Poe­sía y pre­mio Na­dal, cree que “la ci­ta es muy có­mo­da por­que des­car­ga la au­to­ría so­bre otra per­so­na. Quien la usa es­tá di­cien­do: no lo opino yo. Lo di­ce otro”, sub­ra­ya. En su opi­nión, el he­cho de que se re­cu­rra a las ci­tas tam­bién es­con­de al­go de so­ber­bia. “Al ador­nar un dis­cur­so, quien la usa pue­de alar­dear de ella. En el fon­do, de­trás de ca­da ci­ta siem­pre hay una piz­ca de va­ni­dad”. Re­yes cree que la ci­ta fun­cio­na por­que “pro­por­cio­na una cul­tu­ra sin­té­ti­ca. En el fon­do, gra­cias a una bue­na ci­ta no ha­ce fal­ta leer­se la obra. Ocu­rre so­bre to­do con la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca co­mo Aris­tó­te­les, Pla­tón... ¡Y en­ci­ma que­das bien!”. Ro­bert Saladrigas cuen­ta un anéc­do­ta sig­ni­fi­ca­ti­va: “Co­no­cí el ca­so de un ar­tis­ta que se va­na­glo­ria­ba de ci­tar de me­mo­ria una pá­gi­na de Tho­mas Mann, de su li­bro La mon­ta­ña má­gi­ca… ¡ has­ta que des­cu­brí que era la úni­ca que se ha­bía leí­do!”. En su opi­nión, es muy ten­ta­dor ci­tar, in­clu­so a des­pro­pó­si­to, por­que, sal­vo al­gu­na ex­cep­ción, los au­to­res no se pue­den de­fen­der. “Di­cen que es una for­ma de dar­se lus­tre, por­que exis­te la creen­cia de que si el au­tor es im­por­tan­te, quien lo ci­ta lo es tam­bién. En cam­bio, cuan­do veo a al­guien que em­plea mu­chas ci­tas des­con­fío. Por­que si ci­tas mu­cho sig­ni­fi­ca que no has leí­do al au­tor. Pre­gun­ten a al­guien si ha leí­do

El Qui­jo­te: to­dos lo ci­ta­rán, pe­ro…”. No sólo en la li­te­ra­tu­ra. En mu­chos ám­bi­tos se em­plea es­te re­cur­so. “Las ci­tas se usan mu­cho en

rt ga Bo re y ph m Hu En Ca­sa­blan­ca (1942), la fra­se co­rrec­ta es la si­guien­te: “Tó­ca­la una vez más, Sam, por los vie­jos tiem­pos” y la di­ce In­grid Berg­man. Woody Allen en 1972 rue­da Sue­ños de un se­duc­tor ( Play it

again Sam, en su ver­sión ori­gi­nal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.