Frío so­bre rue­das

Te­ner el co­che a pun­to siem­pre es fun­da­men­tal, pe­ro en in­vierno to­da­vía más. A la ho­ra de cir­cu­lar, cuan­do apa­re­ce el frío, hay dos as­pec­tos cru­cia­les: la vi­si­bi­li­dad y los neu­má­ti­cos. El res­to lle­ga­rá con apli­car nues­tro me­jor alia­do: el sen­ti­do co­mún

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Fran­cesc Pla

Se­ría im­pen­sa­ble que cuan­do lle­ga­ra el frío no cam­biá­ra­mos la for­ma de ves­tir, de cal­zar e in­clu­so de ali­men­tar­nos. Lo nor­mal es que con el frío nos adap­te­mos. Y si llue­ve o nie­va, a na­die con dos de­dos de frente se le ocu­rre sa­lir a la ca­lle con chan­clas y man­ga cor­ta. Ob­vio. En­ton­ces, del mis­mo mo­do, de­be­ría­mos pre­pa­rar nues­tro au­to­mó­vil pa­ra afron­tar las si­tua­cio­nes cam­bian­tes que nos va­mos a en­con­trar en in­vierno. Son me­ses en los que sue­le ha­cer frío y en las ca­rre­te­ras, au­to­vías y au­to­pis­tas ha­cen ac­to de pre­sen­cia la hu­me­dad, la llu­via, la niebla, el hie­lo o la nie­ve. In­clu­so el ba­rro. Las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, cam­bian sus­tan­cial­men­te las con­di­cio­nes del as­fal­to, y lo que du­ran­te el buen tiem­po es de una ma­ne­ra, con la lle­ga­da del frío es to­tal­men­te dis­tin­to. Tam­bién cam­bia la vi­si­bi­li­dad y se re­du­cen las ho­ras de luz na­tu­ral. Por tan­to, ver bien es tan im­por­tan­te co­mo ser vis­to. Otro pun­to cru­cial pa­ra la se­gu­ri­dad son los neu­má­ti­cos y, en in­vierno, más to­da­vía. Tan­to los ex­per­tos en se­gu­ri­dad vial co­mo los fa­bri­can­tes más pres­ti­gio­sos, re­co­mien­dan

usar neu­má­ti­cos de in­vierno en to­dos los lu­ga­res don­de la tem­pe­ra­tu­ra ba­je de sie­te gra­dos. De to­das for­mas, un es­tu­dio rea­li­za­do por la em­pre­sa Delticom, es­pe­cia­lis­ta en neu­má­ti­cos en to­da Eu­ro­pa, re­fle­ja que los es­pa­ño­les ape­nas cam­bia­mos los neu­má­ti­cos aten­dien­do a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas. Sin du­da ese es un fac­tor de ries­go aña­di­do en es­ta épo­ca del año. En cual­quier ca­so, lo co­rrec­to, ade­cua­do, pru­den­te y sen­sa­to se­ría ha­cer una re­vi­sión al au­to­mó­vil an­tes de la lle­ga­da del frío. Una re­vi­sión que de­be­ría in­cluir, co­mo

LOS EX­PER­TOS ACON­SE­JAN NEU­MÁ­TI­COS DE IN­VIERNO POR DE­BA­JO DE LOS 7º RE­VI­SAR EL LÍ­QUI­DO DE FRE­NOS, LA BA­TE­RÍA Y EL DI­BU­JO DE LAS RUE­DAS ES BÁ­SI­CO

mí­ni­mo, la com­pro­ba­ción del ni­vel y del es­ta­do del lí­qui­do an­ti­con­ge­lan­te del sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción, la car­ga de la ba­te­ría, la ve­ri­fi­ca­ción de la pro­fun­di­dad del di­bu­jo de los neu­má­ti­cos, la pre­sión co­rrec­ta de los cua­tro neu­má­ti­cos (y el de re­pues­to) y un re­pa­so ge­ne­ral al fun­cio­na­mien­to de to­das las lu­ces y de las es­co­bi­llas del lim­pia­pa­ra­bri­sas. Es­te se­ría un buen pun­to de par­ti­da pa­ra afron­tar cual­quier ti­po de des­pla­za­mien­to en in­vierno. Otra re­co­men­da­ción de ti­po ge­ne­ral, una vez ha­ya­mos de­ci­di­do po­ner­nos al vo­lan­te,

es que hay que pro­cu­rar lle­var siem­pre las ca­de­nas en el ma­le­te­ro, si no he­mos op­ta­do por los neu­má­ti­cos de in­vierno. Tam­po­co es­tá de más pre­pa­rar un pe­que­ño kit que in­clu­ya unos guan­tes pa­ra ma­ni­pu­lar las ca­de­nas, una linterna y cal­za­do ade­cua­do pa­ra cuan­do ha­ya que sa­lir del co­che. Por su­pues­to, es del to­do re­co­men­da­ble, cuan­do se sa­le a la ca­rre­te­ra, lle­nar siem­pre el de­pó­si­to de com­bus­ti­ble, aun­que se va­ya a efec­tuar un tra­yec­to de po­ca du­ra­ción. Nun­ca se sa­be el tiem­po que de­be­re­mos per­ma­ne­cer en el in­te­rior del co­che en ca­so de atas­cos pro­vo­ca­dos por el mal tiem­po. Y pa­ra re­ma­tar la ca­pa­ci­dad de anticiparse a los pro­ble­mas, nun­ca so­bra un ter­mo con al­gu­na be­bi­da caliente, ga­lle­tas, ca­ra­me­los y al­gu­na pie­za de fru­ta. Na­tu­ral­men­te, tam­bién agua. Con to­das es­tas me­di­das se­rá muy di­fí­cil que ten­ga­mos que de­te­ner­nos y ba­jar del co­che, ya que en ca­so de una ne­va­da, re­ten­cio­nes o cual­quier otro per­can­ce, es lo úl­ti­mo que ape­te­ce con mal tiem­po. Cal­za­do ade­cua­do Los neu­má­ti­cos son los zapatos del co­che, el úni­co pun­to de con­tac­to del au­to­mó­vil con el as­fal­to. Po­co más de un pal­mo de su­per­fi­cie de con­tac­to con la ca­rre­te­ra por ca­da rue­da. Nues­tra se­gu­ri­dad –y la de to­da la fa­mi­lia– de­po­si­ta­da en cua­tro ele­men­tos re­don­dos de cau­cho. Mu­cho en jue­go pa­ra de­jar­lo al azar, a la im­pro­vi­sa­ción. Y el mis­mo ra­zo­na­mien­to de la ropa o del cal­za­do que uti­li­za­mos en in­vierno de­be­ría apli­car­se a los neu­má­ti­cos del au­to­mó­vil, so­bre to­do pa­ra aque­llos con­duc­to­res que cir­cu­lan ha­bi­tual­men­te en in­vierno por zo­nas de mon­ta­ña o que se en­cuen­tran en sus re­co­rri­dos dia­rios con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Ad­mi­tien­do que no es lo mis­mo vi­vir y cir­cu­lar en Se­vi­lla que ha­cer­lo en Hues­ca, por ejem­plo, sí hay que ex­pli­car que los neu­má­ti­cos no res­pon­den de la mis­ma ma­ne­ra en ve­rano que en in­vierno. Y no es ne­ce­sa­rio que nie­ve o hie­le pa­ra adop­tar cier­tas me­di­das con el au­to­mó­vil, ya que el mis­mo des­cen­so de las tem­pe­ra­tu­ras es de gran im­por­tan­cia en el ren­di­mien­to de la go­ma. En es­te sen­ti­do, to­dos los au­to­mo­vi­lis­tas de­be­rían sa­ber que un neu­má­ti­co con­ven­cio­nal, los que se sue­len usar du­ran­te to­do el año y que lle­van la ma­yo­ría de usua­rios, fun­cio­na bien en­tre 15 y 25 gra­dos. Es de­cir, en­tre es­tos dos va­lo­res al­can­za su má­xi­mo ren­di­mien­to en lo que a ad­he­ren­cia se re­fie­re. Por de­ba­jo de los sie­te gra­dos un neu­má­ti­co nor­mal se en­du­re­ce y pier­de la ma­yo­ría de sus pres­ta­cio­nes –co­mo el aga­rre– y pue­de com­pro­me­ter la se­gu­ri­dad. In­clu­so las fre­na­das se alar­gan pe­li­gro­sa­men­te, has­ta mul­ti­pli­car por ocho la dis­tan­cia, se­gún el es­ta­do de la ca­rre­te­ra. Neu­má­ti­cos de in­vierno Una so­lu­ción, se­gu­ra­men­te la me­jor se­gún to­dos los ex­per­tos, es mon­tar neu­má­ti­cos de in­vierno en nues­tro au­to­mó­vil du­ran­te los me­ses de frío. Es la so­lu­ción ideal, aun­que tam­bién la más ca­ra. En paí­ses de lar­ga tra­di­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia o Sui­za es ha­bi­tual que los con­duc­to­res sus­ti­tu­yan los neu­má­ti­cos de buen tiem­po por los de in­vierno, in­clu­so an­tes del mes de di­ciem­bre. Y al lle­gar la pri­ma­ve­ra vuel­ven a mon­tar los neu­má­ti­cos nor­ma­les. Sin em­bar­go, el neu­má­ti­co de in­vierno es bas­tan­te des­co­no­ci­do en Es­pa­ña, a pe­sar de ser tan le­gal co­mo las ca­de­nas pa­ra cir­cu­lar so­bre nie­ve, co­mo des­cri­be el ar­tícu­lo 292 del Có­di­go de Cir­cu­la­ción. Es cu­rio­so que la di­rec­ción ge­ne­ral de Trá­fi­co sólo ha­ble de ca­de­nas obli­ga­to­rias, pe­ro nun­ca de neu­má­ti­cos de in­vierno que pue­den ser tan o más efi­ca­ces que las ca­de­nas y, so­bre to­do,

evi­tan el pe­li­gro de de­te­ner­se pa­ra co­lo­car­las. En es­te sen­ti­do, fa­bri­can­tes co­mo Mi­che­lin, con lar­ga ex­pe­rien­cia, tie­nen una com­ple­ta ga­ma de neu­má­ti­cos de in­vierno pa­ra to­do ti­po de au­to­mó­vi­les. Tam­bién pa­ra los po­pu­la­res to­do­ca­mino. Los neu­má­ti­cos de in­vierno se dis­tin­guen prin­ci­pal­men­te por usar un com­pues­to de go­ma más blan­do y fle­xi­ble, por el di­bu­jo de la es­cul­tu­ra de ma­yor pro­fun­di­dad y por las la­mi­ni­llas que in­cor­po­ra su di­bu­jo que per­mi­ten que el ta­co se do­ble so­bre el efec­to de la trac­ción. Es de­cir, las la­mi­ni­llas muer­den li­te­ral­men­te la nie­ve y el co­che avan­za sin pro­ble­mas. La di­fe­ren­cia res­pec­to a las

EL FRÍO Y LA NIE­VE SU­PO­NEN ATAS­COS: ME­JOR TE­NER LLENO EL DE­PÓ­SI­TO USAR GO­MAS DE IN­VIERNO SU­PO­NE UNA VEN­TA­JA ABIS­MAL RES­PEC­TO DE LAS CA­DE­NAS

tra­di­cio­na­les ca­de­nas es abis­mal, pues­to que el co­che con neu­má­ti­cos de in­vierno tie­ne un tac­to y una ca­pa­ci­dad de fre­na­da y di­rec­ción nor­ma­les. En su­ma, lo acon­se­ja­ble es cam­biar los neu­má­ti­cos cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son ad­ver­sas. Co­mo no to­do el mun­do tie­ne es­pa­cio pa­ra guar­dar cua­tro neu­má­ti­cos, mu­chos ta­lle­res o dis­tri­bui­do­res ofi­cia­les es­pe­cia­li­za­dos ofre­cen un ser­vi­cio de al­ma­ce­na­je. Co­mo con­se­jo fi­nal, ca­be in­sis­tir en el buen man­te­ni­mien­to del au­to­mó­vil co­mo ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra nues­tra se­gu­ri­dad, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te una ac­ti­tud res­pon­sa­ble al vo­lan­te y una ve­lo­ci­dad ade­cua­da en to­do mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.