HIS­TO­RIA EN BLAN­CO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Font-ro­meu es una crea­ción tu­rís­ti­ca ar­ti­fi­cial, pues­to que no exis­tía co­mo tal an­tes del año 1920. An­tes de es­ta fe­cha, to­do lo que ha­bía allí era una Vir­gen en­con­tra­da ca­sual­men­te por un to­ro y la de­vo­ción co­rres­pon­dien­te, co­mo ates­ti­gua el mis­mo nom­bre del lu­gar (fuente del pe­re­grino). La er­mi­ta que co­bi­ja la fi­gu­ra si­gue allí, así co­mo una fon­ta­na mi­la­gro­sa en­cas­tra­da en el mu­ro de la iz­quier­da, en el in­te­rior de la ca­pi­lla eri­gi­da en el si­glo XVII. Lo me­jor, sin em­bar­go, es el re­ta­blo del es­cul­tor ba­rro­co Jo­sep Sun­yer. Pe­ro, quien vie­ne a es­quiar, po­ca aten­ción pres­ta a se­me­jan­tes atrac­ti­vos cul­tu­ra­les. Más bien atien­de al par­te del tiem­po, pues­to que la orien­ta­ción nor­te y la se­que­dad am­bien­tal pro­pia de es­ta ver­tien­te pi­re­nai­ca, jun­to con una co­ta má­xi­ma de 2.200 me­tros, ha­ce que el com­pro­mi­so en­tre nie­ve y sol re­sul­te a ve­ces ines­ta­ble. Sin em­bar­go, los res­pon­sa­bles del ne­go­cio del esquí sa­ben in­cen­ti­var la afluen­cia de pú­bli­co con ini­cia­ti­vas co­mo la de lan­zar un abono con­jun­to que per­mi­te dis­fru­tar de las pis­tas de Cambra d’Ase, Cer­dan­ya-Puig­mal y Por­tè i Pi­mo­rent in­dis­tin­ta­men­te, eli­gien­do ca­da día la que más nos gus­te o go­ce de me­jor cli­ma. La ofer­ta con­jun­ta su­ma 120 km de pis­tas, ca­da una con sus ca­rac­te­rís­ti- cas par­ti­cu­la­res: Cambra d’Ase po­ne el acen­to en los pa­ra­jes na­tu­ra­les pro­te­gi­dos y en pue­blos con en­can­to co­mo Ei­na o Sant Pe­re dels For­cats; Puig­mal es la que ofre­ce los me­jo­res pai­sa­jes, co­mo ha­ce prever su co­ta de 2.700 me­tros; fi­nal­men­te, Por­tè i Pi­mo­rent es una mez­cla de es­ta­ción de esquí y pue­blo tra­di­cio­nal, ca­si en la fron­te­ra con An­do­rra.

Yen­do o vol­vien­do de al­gu­na de es­tas es­ta­cio­nes, es más que pro­ba­ble que aca­be­mos tro­pe­zan­do con la po­bla­ción de Acs-dels-Tèr­mes, en pleno va­lle del Ariè­ge. El de­ta­lle que la di­fe­ren­cia de las de­más son sus ochen­ta fuen­tes ter­ma­les, que bro­tan a una tem­pe­ra­tu­ra que os­ci­la en­tre los 18 y los 78 gra­dos cen­tí­gra­dos y ali­men­tan los ba­ños de es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo Cou­lou­bret, Mo­dè­le y Teich. Co­mo cu­rio­si­dad, en me­dio de la pla­za de Breihl lan­za co­lum­nas de va­por al cie­lo la Bas­sin des La­dres, un ba­ño pú­bli­co que san Luis (el rey Luis IX de Fran­cia) hi­zo cons­truir pa­ra los sol­da­dos que lle­ga­ban en­fer­mos de las cru­za­das. Y ya que ha­bla­mos de la edad me­dia, se­ría im­per­do­na­ble pa­sar por la re­gión sin acer­car­nos a la for­ta­le­za de Mon­tse­gur, sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia cá­ta­ra. El em­pla­za­mien­to del cas­ti­llo de los he­re­jes es so­bre­co­ge­dor y alien­ta la ima­gi­na­ción. Tan­to es así que los na­zis bus­ca­ron aquí el San­to Grial du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el cá­liz que usó Cris­to en la Úl­ti­ma Ce­na. El re­sul­ta­do de la con­tien­da nos di­ce que no lo en­con­tra­ron.

A la iz­quier­da, el Cir­co de Ga­var­nie, si­tua­do en el parque na­cio­nal de los Pi­ri­neos, cuen­ta con unas cas­ca­da de 400 m de al­tu­ra So­bre es­tas lí­neas, for­ta­le­za de Mon­tse­gur, cas­ti­llo don­de los na­zis bus­ca­ron el San­to Grial du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.