El mo­men­to de las mu­je­res

Ni Roma se hi­zo en un día ni el mun­do en seis. Las mu­je­res han tar­da­do 200.000 años pe­ro su pa­so es fir­me: no sólo han em­pe­za­do a re­le­gar al hombre en mu­chas áreas la­bo­ra­les sino a eri­gir­se, en un con­tex­to de re­con­ver­sión eco­nó­mi­ca, en el ‘pa­ter fa­mi­lias’

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Fe­lip Vivanco

“Pues sí que es­ta­mos bue­nos”. El la­men­to sa­le

de la bo­ca de Luis To­sar en la úl­ti­ma fra­se de la es­ce­na fi­nal de la pe­lí­cu­la Una pis­to­la en ca­da mano, es­tre­na­da ha­ce unas se­ma­nas y di­ri­gi­da por Cesc Gay. Las pa­la­bras que­dan flo­tan­do en­tre los eflu­vios de una co­ci­na don­de se arre­mo­li­nan unos po­cos hom­bres que com­par­ten amis­tad, una cier­ta edad –cua­ren­ta y tan­tos– y un sin­fín de pro­ble­mas. A uno le aban­do­nan las mu­je­res y cuan­do le pi­de vol­ver a su ex, es­ta le da una sor­pre­sa que lo de­ja pe­tri­fi­ca­do. Otro tie­ne una dis­fun­ción eréc­til; a un ter­ce­ro se le ha ido la mano y le ha pegado a su es­po­sa (“sólo fue una vez”, di­ce ella), otro ha man­te­ni­do fría­men­te una con­ver­sa­ción con el ma­ri­do de su aman­te y otro más ha per­di­do su nor­te la­bo­ral, tram­pea co­mo pue­de, tie­ne 46 años y vi­ve con su ma­dre. Es­tá per­di­do. Cu­rio­sa­men­te, la ener­gía de esa co­ci­na, la fuer­za mo­triz de esa es­ce­na fi­nal es­tá re­gi­da por quie­nes están en el co­me­dor, las mu­je­res de la pe­lí­cu­la. Re­suel­tas, decididas, há­bi­les sor­tean­do y re­sol­vien­do sus pro­ble­mas y ha­cien­do lo in­de­ci­ble pa­ra sol­ven­tar lo de sus ma­ri­dos y ami­gos. De acuer­do, es sólo una pe­lí­cu­la, pe­ro ¿se ale­ja mu­cho de la reali­dad?

El gi­ro En las úl­ti­mas se­ma­nas, y en es­pe­cial en Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, se ha dis­cu­ti­do con in­ten­si­dad acer­ca de un li­bro de tí­tu­lo pro­vo­ca­dor y que gi­ra en torno a un de­ba­te –el de la ba­ta­lla de se­xos– que, a te­nor de lo que afir­ma su au­to­ra,

Han­na Ro­sin, po­dría de­jar de ser­lo muy pron­to.

The end of men and the ri­se of wo­men ( li­te­ral­men­te, el fin de los hom­bres y la as­cen­sión de las mu­je­res) plan­tea abier­ta­men­te una hi­pó­te­sis que edi­fi­ca con ar­gu­men­tos y mu­chos años de in­ves­ti­ga­cio­nes, don­de afir­ma que se están dan­do las con­di­cio­nes so­cia­les, psi­co­ló­gi­cas, eco­nó­mi­cas y la­bo­ra­les por las que mu­chas mu­je­res se están con­vir­tien­do en el pa­ter fa­mi­lias. En el sen­ti­do de que no sólo ga­na más que el es­po­so o com­pa­ñe­ro sino que, por los efec­tos de la cri­sis, ha de­ve­ni­do la bread­win­ner, la que ex­clu­si­va­men­te trae el pan a ca­sa. Mien­tras el ma­ri­do, en el pa­ro y sin pers­pec­ti­vas de sa­lir de él, tra­ta de en­con­trar­se y de re­ci­clar­se. ¿El mun­do al re­vés por pri­me­ra vez en 200.000 años? ¿Se­gu­ro? De acuer­do, es sólo un li­bro, pe­ro ¿has­ta qué pun­to re­fle­ja un nue­vo pa­no­ra­ma? ¿Es el fin del hombre en un mun­do la­bo­ral he­cho a su ima­gen y se­me­jan­za por los si­glos de los si­glos? ¿Están los va­ro­nes que sus­ten­tan a sus fa­mi­lias, tal co­mo los co­no­ce­mos hoy en día, en pe­li­gro de­fi­ni­ti­vo de ex­tin­ción co­mo plan­tea, con esas mis­mas pa­la­bras, Han­na Ro­sin? ¿O es sólo un pro­ce­so mu­cho me­nor y has­ta cier­to pun­to ló­gi­co da­do el de­cli­ve en mu­chos paí­ses de sec­to­res eco­nó­mi­cos, tra­di­cio­na­les, co­mo la cons­truc­ción, la si­de­rur­gia, la in­dus­tria del au­to­mó­vil o la ma­nu­fac­tu­ra, por no hablar de la mi­ne­ría o la agri­cul­tu­ra? No son pre­gun­tas tan iló­gi­cas ni si­quie­ra en Eu­ro­pa, don­de esa reali­dad es mu­cho más di­fu­sa que en Es­ta­dos Uni­dos o, in­clu­so, en al­gu­nas par­tes de Asia. En Chi­na, por ejem­plo, más del 40% de los ne­go­cios pri­va­dos es­tá en ma­nos de mu­je­res. En pers­pec­ti­va, y po­co a po­co, en el úl­ti­mo si­glo, las mu­je­res han ido ga­na­do te­rreno en ofi­cios y pro­fe­sio­nes tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos (sólo unos po­cos pa­re­cen to­da­vía ve­da­dos) pe­ro eso no su­ce­de al re­vés: los hom­bres no se han mo­les­ta­do en con­quis­tar es­pa­cios de ta­reas an­tes fe­me­ni­nas y en al­gu­nos de ellos, es­truc­tu­ra­les en los pró­xi­mos años, pa­re­ce que lle­gan tar­de. Vi­si­bles e in­vi­si­bles Ro­sin ha de­tec­ta­do y des­cri­to, en su tra­ba­jo de cam­po, ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses don­de los va­ro­nes se han vuel­to po­co me­nos que in­vi­si­bles la­bo­ral y fa­mi­liar­men­te ha­blan­do (nun­ca se pre­pa­ra­ron pa­ra ser amos de ca­sa) y en las que las mu­je­res tie­nen un pa­pel pre­pon­de­ran­te, una vi­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que nun­ca tu­vie­ron an­tes a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad e im­pen­sa­ble ha­ce 100 años cuan­do el de­re­cho más reivin­di­ca­do era, no el de sa­lir de ca­sa (ta­rea ca­si ex­clu­si­va­men­te mas­cu­li­na), sino el de po­der vo­tar. La au­to­ra es­ta­dou­ni­den­se y otros in­ves­ti­ga­do­res (co­mo Su­san Fa­lu­di, que acu­ñó el tér­mino mas­cu­li­ni­dad or­na­men­tal pa­ra de­fi­nir esa pér­di­da de po­si­ción he­ge­mó­ni­ca en el seno fa­mi­liar en las so­cie­da­des más avan­za­das) ha­blan de cam­bio de era, de una reor­de­na­ción de la vi­da la­bo­ral tal co­mo se co­no­ce has­ta aho­ra. ¿Es así realmente en Es­ta­dos Uni­dos? Y más im­por­tan­te: ¿Es una ten­den­cia que ame­na­za a los va­ro­nes eu­ro­peos, es­pa­ño­les in­clui­dos? “Sólo los há­bi­tos de si­glos y si­glos nos han im­pe­di­do ver el cam­bio que se es­tá dan­do en los úl­ti­mos trein­ta años. En Es­ta­dos Uni­dos –es­cri­bió Ro­sin ha­ce unas se­ma­nas en un amplio ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por el dia­rio lon­di­nen­se The Ob­ser­ver–, por ca­da dos hom­bres que re­ci­ben un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, hay tres mu­je­res. De las 15 pro­fe­sio­nes que se cree cre­ce­rán más en los pró­xi­mos años, 12 están ocu­pa­das por mu­je­res. Ellas se for­man, tra­ba­jan y de­jan es­pa­cio pa­ra que otras mu­je­res se ocu­pen de sus ta­reas do­més­ti­cas”. Es­te úl­ti­mo pun­to es cru­cial.

El ca­so es­pa­ñol Cual­quie­ra po­drá de­cir, “ya, pe­ro eso su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos…”, pe­ro es un fe­nó­meno que se in­ves­ti­ga en Es­pa­ña des­de ha­ce tiem­po. Vi­cent Bo­rràs es in­ves­ti­ga­dor de QUIT, un am­bi­cio­so gru­po de tra­ba­jo co­man­da­do por Faus­to Mi­gué­lez en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB). Bo­rràs es coau­tor ( jun­to a Sa­ra Mo­reno, Laia Cas­te­lló y An­na Grau) de Ma­le he­ge­mony in de­cli­ne? Re­flec­tions on the Spa­nish ca­se. El tí­tu­lo es elo­cuen­te. Su­ya es tam­bién una re­fle­xión que no quie­re ser ca­te­gó­ri­ca ni ma­ni­quea, pe­ro sí cla­ra: “Los hom­bres no se han in­cor­po­ra­do al tra­ba­jo do­més­ti­co y han fra­ca­sa­do por­que no han asu­mi­do nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. La ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca ha con­lle­va­do que, por pri­me­ra vez, una cri­sis afec­te más a los hom­bres y ade­más ha obli­ga­do a mu­chas mu­je­res a apun­tar­se al pa­ro y a lan­zar­se a bus­car un tra­ba­jo por­que el ma­ri­do se ha que­da­do sin él”, afir­ma. La ima­gen se acla­ra: to­do el sen­ti­do del ca­be­za de fa­mi­lia era ir al tra­ba­jo, vol­ver a ca­sa y traer di­ne­ro. Cuan­do eso fa­lla, la al­ter­na­ti­va es la ca­sa, pa­pel que mu­chos no sa­ben o no quie­ren desem­pe­ñar. Bo­rràs apun­ta un da­to que des­cri­be muy bien esa si­tua­ción: “Mien­tras las mu­je­res han de­ja­do de de­di­car­le unos 20 mi­nu­tos al tra­ba­jo do­més­ti­co, los hom­bres sólo de­di­can otros 20 más de lo que so­lían”. ¿Es­tá el hombre en pe­li­gro de ex­tin­ción en tér­mi­nos la­bo­ra­les? Àn­gels Valls, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de di­rec­ción de per­so­nas y or­ga­ni­za­ción de Esade, es­bo­za una son­ri­sa an­tes de dar una res­pues­ta. “Yo, si fue­ra uno de ellos, es­ta­ría tran­qui­la. Creo –ra­zo­na– que hay cier­tas co­sas que no cam­bian y que for­man par­te de nues­tra ma­ne­ra de ser. No te­ne­mos nin­gún in­di­cio de que eso (la he­ge­mo­nía mas­cu­li­na en el tra­ba­jo) de­ja­rá de ser así. Es un he­cho que en los años no­ven­ta, la mu­jer se in­cor­po­ra ma­si­va­men­te al tra­ba­jo cuan­do hay es­ca­sez de mano de obra, que tam­bién se com­ple­ta con gen­te ve­ni­da de otros paí­ses. Y tam­bién que en mo­men­tos de cri­sis –re­ve­la la pro­fe­so­ra– la mu­jer nun­ca ha de­ja­do de in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo”. En la dis­tan­cia cor­ta y sin pers­pec­ti­va es fá­cil ver la reali­dad dis­tor­sio­na­da, por eso los ex­per­tos con­sul­ta­dos aler­tan que cier­tas evi­den­cias de un día se eva­po­ran irre­mi­si­ble­men­te al si­guien­te. Es cier­to que ha­ce unos años, apun­ta Vi­cent Bo­rràs, “la ta­sa de pa­ro fe­me­nino era el do­ble que la de los hom­bres y aho­ra es­tá más igua­la­da que nun­ca”. Pe­ro eso, ex­pli­ca, tie­ne que ver con el co­lap­so de sec­to­res pro­duc­ti­vos muy mas­cu­li­ni­za­dos –cons­truc­ción, ma­nu­fac­tu­ra, to­da la in­dus­tria re­la­cio­na­da con la au­to­mo­ción…–, que de­ja a mu­chas mu­je­res sin más op­ción que es­pa­bi­lar­se pa­ra que en­tre al me­nos un suel­do en ca­sa. Hay que ga­nar­se el pan co­mo sea. Mu­je­res que de­jan es­pa­cio a mu­je­res Ro­sin ha­bla de la nue­va vi­si­bi­li­dad de la mu­jer ame­ri­ca­na. Tam­bién se da en Eu­ro­pa y (por pa­ra­dó­ji­co que eso pa­rez­ca) se re­fuer­za gra­cias a la in­vi­si­bi­li­dad de de­ce­nas de mi­les de mu­je­res que no cons­tan, pe­ro que tra­ba­jan en sec­to­res tra­di­cio­na­les –co­mo el do­més­ti­co– o cla­ra­men­te al al­za –co­mo el de los cui­da­dos a ma­yo­res–. Por de­cir­lo de otra ma­ne­ra: la pun­ta del ice­berg del em­pu­je fe­me­nino en el nue­vo pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co es­con­de una ac­ti­vi­dad más o me­nos su­mer­gi­da que no se ve pe­ro que exis­te. Si la pu­jan­za del pe­so de la mu­jer en la vi­da la­bo­ral es un he­cho, más cla­ro pa­re­ce aún si se su­ma a ese ejér­ci­to de tra­ba­ja­do­ras (que a la vez tam­bién lle­van su ca­sa) que no sa­len en las es­ta­dís­ti­cas. Cier­to que sus ta­reas (las del ho­gar, las de ad­mi­nis­trar el di­ne­ro...) nun­ca se han con­si­de­ra­do ni ofi­cia­les ni dig­nas de men­ción co­mo me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios

pa­ra que una economía fa­mi­liar fun­cio­ne.

Es­pe­jis­mos La cri­sis ha re­fle­ja­do, co­mo ra­dio­gra­fía Àn­gels Valls, es­pe­jis­mos que ha­ce fal­ta ver co­mo ta­les y no to­mar co­mo reales. “En una pri­me­ra fa­se de la cri­sis, los pues­tos de tra­ba­jo fe­me­ni­nos no se vie­ron tan afec­ta­dos a di­fe­ren­cia de los de aque­llos hom­bres re­la­cio­na­dos con la cons­truc­ción, la au­to­mo­ción… Sin em­bar­go, el efec­to do­mi­nó tam­bién ha lle­ga­do a los sec­to­res de ser­vi­cios o de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, don­de hay mu­cha pre­sen­cia fe­me­ni­na. En des­em­pleo los nú­me­ros son muy pa­re­ci­dos, en pa­ro de lar­ga du­ra­ción tam­bién las cifras son si­mi­la­res. La cri­sis ha igua­la­do a unos y otros”. Otro es­pe­jis­mo es el de creer ver que las nue­vas tec­no­lo­gías, que van sus­ti­tu­yen­do a tra­ba­jos don­de la fuer­za fí­si­ca era im­pres­cin­di­ble, son una pla­ta­for­ma ex­clu­si­va de las mu­je­res. Y no. A ese res­pec­to tie­ne al­go que de­cir Ale­jan­dra So­pra­nis, em­pren­de­do­ra y co­fun­da­do­ra de Di­lunch, una pla­ta­for­ma que po­ne en con­tac­to a res­tau­ran­tes de una zo­na con­cre­ta con po­ten­cia­les clien­tes que tra­ba­jan en esa área. Una idea que han desa­rro­lla­do por in­ter­net y que en bre­ve se po­drá usar co­mo una apli­ca­ción de te­lé­fono in­te­li­gen­te. So­pra­nis pro­gre­sa en un sec­tor que se co­no­ce co­mo nue­va economía y que se re­la­cio­na con la pu­jan­za y la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral fe­me­ni­na. Y en par­te es cier­to, pe­ro eso no im­pli­ca que la pre­sen­cia mas­cu­li­na en es­ta cla­se de ne­go­cios y sec­to­res va­ya a la ba­ja. “Es­te es un eco­sis­te­ma en el que si te sa­bes mo­ver, si echas mano del net­wor­king, pue­des ir sem­bran­do y, sin dar­te cuen­ta, re­co­gien­do al ca­bo de un tiem­po, y eso las mu­je­res lo ha­ce­mos bien, pe­ro so­mos cla­ra­men­te una mi­no­ría. Vi­vi­mos en una so­cie­dad mas­cu­li­ni­za­da y en lo que res­pec­ta a los em­pren­de­do­res, tam­bién”, cer­ti­fi­ca.

El mun­do real Ser mi­no­ría –en es­te ca­so mu­jer o jo­ven, uno de los sec­to­res más cas­ti­ga­dos por el des­em­pleo y la cri­sis pe­se a los al­tos ni­ve­les de for­ma­ción aca­dé­mi­ca– no ne­ce­sa­ria­men­te es un in­con­ve­nien­te, pues­to que las ad­mi­nis­tra­cio­nes tra­tan de com­pen­sar a es­tos gru­pos con ayu­das y un cier­to gra­do de dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va que, en un mo­men­to da­do, no es la pa­na­cea, pe­ro sí su­po­ne un em­pu­jón. “Re­cien­te­men­te par­ti­ci­pé con otras em­pren­de­do­ras en unas se­sio­nes pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos que or­ga­ni­za­ba Bar­ce­lo­na Ac­ti­va y la es­cue­la de ne­go­cios Iese y de ellas na­ció un gru­po que ha­ce­mos pi­ña, que in­ten­ta­mos con­se­guir esa vi­si­bi­li­dad. Las mu­je­res –sos­pe­cha– tie­nen un mar­gen de error más pe­que­ño, en el sen­ti­do de que ha­cen un do­ble es­fuer­zo cuan­do se lan­zan a em­pren­der. Pa­ra cier­tas co­sas creo que so­mos me­jo­res, no nos da ver­güen­za se­gún qué. Creo que so­mos más or­ga­ni­za­das, más em­pá­ti­cas y más sa­cri­fi­ca­das”, apun­ta. ¿Es la mu­jer más fle­xi­ble, más adaptable que el hombre? En su li­bro, Han­na Ro­sin ase­gu­ra que por su­pues­to, y con­tra­po­ne a la plas­tic wo­man, ac­ti­va y que es­tá a la que sal­ta, con el card­board man (hombre de car­tón) que no ha apren­di­do las nue­vas re­glas del jue­go, en el que to­da­vía tie­ne ven­ta­ja pe­ro no sa­be por cuán­to tiem­po. Al­go de eso hay cuan­do la mu­jer en cues­tión ri­ge sus des­ti­nos la­bo­ra­les a la par que sue­le tam­bién lle­var las rien­das do­més­ti­cas. Es lo que Vi­cent Bo­rràs de­fi­ne co­mo “do­ble car­ga de tra­ba­jo”, un con­cep­to que es­tá en el ori­gen de to­do es­te mo­vi­mien­to sís­mi­co. “Ha­bla­mos de que aho­ra las mu­je­res tra­ba­jan, pe­ro en reali­dad han tra­ba­ja­do en ca­sa to­da la vi­da”, sub­ra­ya. En tér­mi­nos te­rri­to­ria­les, lo que es­tá su­ce­dien­do en mu­chas par­tes del mun­do es que, a me­di­da que mu­chos hom­bres pier­den su tra­ba­jo, sus es­po­sas y com­pa­ñe­ras no sólo si­guen di­ri­gien­do en ca­sa sino que tam­bién lo están ha­cien­do fue­ra de ella. El pe­li­gro evi­den­te, a lar­go pla­zo, co­mo se­ña­lan va­rios ana­lis­tas, es que aca­be abar­can­do tan­to que no abra­ce na­da y sean pas­to del burn out. A jui­cio de Ale­jan­dra So­pra­nis, va­rios vec­to­res de la es­truc­tu­ra so­cial están mu­tan­do a la vez y evo­lu­cio­nan­do más des­de el la­do de las mu­je­res en as­pec­tos co­mo “el pa­pel de las pa­re­jas, el con­cep­to de se­gu­ri­dad ma­ri­tal o el he­cho de plan­tear­se no te­ner hi­jos”. En una re­fle­xión so­bre to­do ello, es de­cir, so­bre ese “mo­vi­mien­to de pla­cas tec­tó­ni­cas” eco­nó­mi­cas y so­cia­les co­mo sin­te­ti­za la pro­fe­so­ra Valls, la ana­lis­ta Jennifer Ho­mans re­cor­da­ba re­cien­te­men­te, en un ar­tícu­lo en The New York Ti­mes (“A wo­man’s pla­ce”, sec­ción Book Re­view, 16 de sep­tiem­bre), la ne­ce­si­dad de plan­tear­se si el fu­tu­ro de es­ta cre­cien­te fe­mi­ni­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral tie­ne ba­se y, si es así, si el mun­do ne­ce­si­ta un sis­te­ma en que la mu­jer al­fa sus­ti­tu­ya al ma­cho al­fa. A la vez, po­ne en en­tre­di­cho la idea de que el sim­ple he­cho de ser hombre o mu­jer afec­te o no a lo que realmente de­ter­mi­na quien man­da, quien ocu­pa la ba­se y quien la cús­pi­de del po­der em­pre­sa­rial y eco­nó­mi­co. Es de­cir, des­de una po­si­ción crí­ti­ca, Ho­mans re­cuer­da que el Sis­te­ma (en ma­yús­cu­las y, en es­te ca­so, el ca­pi­ta­lis­ta) no se mol­dea en fun­ción del gé­ne­ro. “Es muy po­si­ble que las fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na y los hos­pi­ta­les es­tén lle­nos de mu­je­res, pe­ro en las cú­pu­las di­rec­ti­vas de ese sec­tor eco­nó­mi­co lo que si­gue ha­bien­do son hom­bres. Lo mis­mo su­ce­de en las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas y en al­gu­nas fa­cul­ta­des don­de la pre­sen­cia de alum­nas si­gue sien­do re­si­dual”. Los ejem­plos los apor­ta Vi­cent Bo­rràs y val­drían pa­ra un sin­fín de per­fi­les pro­fe­sio­na­les. Eso no in­va­li­da, con to­do, el he­cho de que es­tén sur­gien­do fi­lo­nes pro­fe­sio­na­les que se adap­ten me­jor a es­ta nue­va reali­dad que va abrién­do­se pa­so. “Son ten­den­cias de lar­go re­co­rri­do, co­mo to­das las pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das con el cui­da­do de las per­so­nas”, com­ple­ta Àn­gels Valls, que en los úl­ti­mos me­ses ha teo­ri­za­do so­bre el efec­to mu­tan­te de la cri­sis y có­mo la pre­ca­rie­dad ha­bla sin dis­tin­cio­nes, en mas­cu­lino y tam­bién en fe­me­nino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.