EL BU­CLE PRO­DI­GIO­SO

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

La in­te­li­gen­cia hu­ma­na tie­ne un sor­pren­den­te mo­do de tra­ba­jar. In­ven­ta co­sas que re­vier­ten so­bre ella y la cam­bian pa­ra obrar con más efi­ca­cia. He­mos ido ele­ván­do­nos so­bre el ni­vel de nues­tros pri­mos ani­ma­les crean­do grúas con las cua­les nos au­pa­mos a no­so­tros mis­mos. El más po­de­ro­so de es­tos bu­cles as­cen­den­tes fue el len­gua­je, un pro­di­gio que ca­da día me ad­mi­ra más y me re­sul­ta más in­com­pren­si­ble. Nues­tros mu­dos an­te­pa­sa­dos in­ven­ta­ron las pa­la­bras y aho­ra no po­de­mos pen- sar, pro­yec­tar o com­pren­der­nos sin ellas. Otros in­ven­tos tam­bién am­plia­ron nues­tras po­si­bi­li­da­des men­ta­les, co­mo la es­cri­tu­ra, el ál­ge­bra o la no­ta­ción mu­si­cal. Sin es­ta, Beet­ho­ven no hu­bie­ra po­di­do ima­gi­nar sus sin­fo­nías. Las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción cons­ti­tu­yen otro de esos bu­cles pro­di­gio­sos. Han sur­gi­do de nues­tro ce­re­bro, pe­ro están cambia­ndo la ma­ne­ra de ges­tio­nar nues­tro pro­pio ce­re­bro. La in­te­li­gen­cia crea la cul­tu­ra y la cul­tu­ra, a su vez, re­crea la in­te­li­gen­cia. Hay una crea­ción cul­tu­ral que tu­vo es­pe­cial im­por­tan­cia en esa ta­rea de ele­va­ción de nues­tra na­tu­ra­le­za por en­ci­ma de sí mis­ma: la re­li­gión. No me es­toy re­fi­rien­do hoy a la ver­dad de sus con­te­ni­dos, ni a la exis­ten­cia de un Dios, de mu­chos dio­ses, del Ab­so­lu­to o del Tao, sino a la fun­ción hu­ma­ni­za­do­ra que ejer­ció a lo lar­go de la his­to­ria. Va­rias coincidencias me ani­man a hablar de es­to. In­ves­ti­go el

LA NUE­VA TEC­NO­LO­GÍA SA­LE DE NUES­TRO CE­RE­BRO Y A LA VEZ ES­TÁ CAMBIA­NDO NUES­TRA MA­NE­RA DE GES­TIO­NAR­LO

co­mien­zo de la cul­tu­ra hu­ma­na y aca­bo de re­ci­bir dos li­bros de repu­tados es­pe­cia­lis­tas en prehis­to­ria. El ama­ne­cer es­pi­ri­tual de la

hu­ma­ni­dad, de Mar­cel

Ot­te, y Re­li­gion in the emer­gen­ce of ci­vi­li­za­tion, de Ian Hor­de­rer. El pri­me­ro sos­tie­ne que la es­pi­ri­tua­li­dad ha si­do el mo­tor de la evo­lu­ción hu­ma­na; el se­gun­do es­tu­dia el pa­pel de la es­pi­ri­tua­li­dad y de los ri­tua­les re­li­gio­sos en la emer­gen­cia de las so­cie­da­des com­ple­jas. To­das las re­li­gio­nes se fun­dan en la idea de una reali­dad más po­de­ro­sa, más ver­da­de­ra, más san­ta, que per­mi­te re­co­no­cer nues­tra fi­ni­tud e in­ten­tar su­pe­rar­la. Pa­ra los li­bros sa­gra­dos hin­dúes, la reali­dad ma­te­rial es un en­ga­ño que oculta el Ab­so­lu­to. En el mi­to he­breo del pe­ca­do ori­gi­nal, Adán y Eva quie­ren ser tan sa­bios co­mo Dios. Je­sús de Na­za­ret re­su­me su mo­ral en una fra­se gi­gan­tes­ca: “Ser per­fec­tos co­mo vues­tro Pa­dre es per­fec­to”. Es­tas afir­ma­cio­nes im­pi­den que el ser hu­mano re­po­se en su pe­que­ñez, por­que pien­sa en otra reali­dad. Las re­li­gio­nes tie­nen el mis­mo dinamismo que las uto­pías. El con­te­ni­do tal vez no sea ver­da­de­ro, pe­ro la ener­gía y el im­pul­so que pro­por­cio­nan es real. Les pon­dré un úl­ti­mo ejem­plo de es­tos bu­cles pro­di­gio­sos que vuel­ven so­bre no­so­tros y nos ele­van. La idea de que so­mos “se­res do­ta­dos de dig­ni­dad”, con in­de­pen­den­cia de lo que ha­ga­mos. Es­ta afir­ma­ción cho­ca con la inevi­ta­ble evi­den­cia de la in­dig­ni­dad de mu­cha gen­te. En­ton­ces, ¿por qué se­gui­mos man­te­nién­do­la? Por­que desea­mos apro­ve­char su im­pul­so as­cen­den­te, utó­pi­co, trans­fi­gu­ra­dor. No so­mos se­res dig­nos, pe­ro re­sul­ta­ría ma­ra­vi­llo­so que lo fué­ra­mos y que pu­dié­se­mos com­por­tar­nos co­mo ta­les. Es una fic­ción sal­va­do­ra, es la gran grúa, in­ven­ta­da por la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, que tal vez con­si­ga por fin sa­car­nos de la sel­va. Nos se­du­ci­mos des­de le­jos con pro­yec­tos. Nos de­ja­mos im­pul­sar por bu­cles pro­di­gio­sos. En es­to con­sis­te nues­tra gran­de­za.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.