Tra­ba­jar tras la ju­bi­la­ción

Con­ti­nuar tra­ba­jan­do des­pués de ju­bi­lar­se es ten­den­cia en Eu­ro­pa. El por­cen­ta­je de em­plea­dos de en­tre 65 y 74 años ha cre­ci­do un 15% en los úl­ti­mos cin­co años. En Ale­ma­nia, el Go­bierno ha­bla de un au­men­to del 60% des­de el 2000, y en el 2011 la ta­sa de emp

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to May­te Rius

Hay quien es­tá desean­do ju­bi­lar­se pa­ra des­can­sar y

de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des de ocio y quien, al mar­gen de su edad, no quie­re de­jar de tra­ba­jar ni de dis­fru­tar de unos in­gre­sos ex­tras por ello. Sin em­bar­go, co­brar una pen­sión de ju­bi­la­ción y un sa­la­rio al mis­mo tiem­po no siem­pre es po­si­ble. “Hoy, la fi­lo­so­fía de la le­gis­la­ción es­pa­ño­la es que la pen­sión de ju­bi­la­ción es in­com­pa­ti­ble con un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do o cual­quier ac­ti­vi­dad que pro­por­cio­ne in­gre­sos del tra­ba­jo, sal­vo muy po­cas ex­cep­cio­nes”, ase­gu­ra Juan Car­los Peralta, ase­sor vo­lun­ta­rio de Se­cot Ca­ta­lun­ya. Las ex­cep­cio­nes son ha­cer tra­ba­jos pun­tua­les por los que no se ga­ne más del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (SMI) en cómpu­to anual (8.979,60 eu­ros en el 2012); ser un pro­fe­sio­nal li­be­ral co­le­gia­do (mé­di­co, abo­ga­do…) que ha­ya co­ti­za­do a una mu­tua­li­dad de pre­vi­sión al­ter­na­ti­va a la Se­gu­ri­dad So­cial, o ser pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio emé­ri­to o li­cen­cia­do sa­ni­ta­rio que tra­ba­ja en el sec­tor pú­bli­co, se­gún re­su­me Mireia Sa­ba­té, so­cia del de­par­ta­men­to la­bo­ral de Ba­ker & McKen­zie.

Pe­ro que ha­ya res­tric­cio­nes le­ga­les pa­ra co­brar al mis­mo tiem­po un suel­do y la pen­sión no im­pli­ca que no ha­ya op­cio­nes de tra­ba­jar des­pués de los 65 años. De en­tra­da, los ex­per­tos re­cuer­dan que en el sec­tor pri­va­do no hay obli­ga­ción al­gu­na de ju­bi­lar­se, ni aun­que lo di­ga el con­ve­nio co­lec­ti­vo, pues las cláu­su­las que fi­jan una edad de retiro son nu­las. Aun­que en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo exis­ta la idea de que uno ha de ju­bi­lar­se se­gún cum­ple los 65, lo que fi­jan las nor­mas de la Se­gu­ri­dad So­cial es una edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción que, pa­ra es­te año, es de 65 años y un mes (aun­que si se han co­ti­za­do más de 35 años y tres me­ses per­mi­ten ju­bi­lar­se con 65).

Eduar­do Riera, di­rec­tor del área ju­rí­di­co-la­bo­ral de

EN LA EM­PRE­SA PRI­VA­DA NO EXIS­TE OBLI­GA­CIÓN DE JU­BI­LAR­SE GA­NAR MÁS DEL SMI ANUAL RE­DU­CE LA PEN­SIÓN DEL JU­BI­LA­DO

Mer­cer, co­men­ta que “en Es­pa­ña es más fre­cuen­te pre­ju­bi­lar­se an­tes de la edad mí­ni­ma que se­guir tra­ba­jan­do des­pués de los 65, aun­que es­to úl­ti­mo pue­de ha­cer­se a tra­vés de la ju­bi­la­ción pos­ter­ga­da, la ju­bi­la­ción par­cial o la ju­bi­la­ción fle­xi­ble que pre­vé la ley”. Por ju­bi­la­ción pos­ter­ga­da se en­tien­de se­guir tra­ba­jan­do to­da la jor­na­da des­pués de los 65 años y un mes co­men­ta­dos, lo que se pre­mia con un au­men­to de la fu­tu­ra pen­sión de ju­bi­la­ción del 2% o el 3% (se­gún los años co­ti­za­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial y siem­pre sin pa­sar de la pen­sión má­xi­ma) por ca­da año que se pro­lon­gue la vi­da la­bo­ral.

Otra op­ción es ju­bi­lar­se par­cial­men­te al lle­gar a la edad mí­ni­ma de retiro, o a los 61 años si uno lle­va ya co­ti­za­dos 30. Es­ta ju­bi­la­ción par­cial exi­ge po­ner­se de acuer­do con la em­pre­sa pa­ra re­du­cir en­tre un 25% y un 75% la jor­na­da y el sa­la­rio, y so­li­ci­tar la pres­ta­ción por ju­bi­la­ción en la mis­ma pro­por­ción que uno ha de­ja­do de tra­ba­jar. Y pa­ra quie­nes ya están ju­bi­la­dos pe­ro quie­ren vol­ver a tra­ba­jar exis­te una fór­mu­la si­mi­lar, la ju­bi­la­ción fle­xi­ble, que per­mi­te tra­ba­jar en­tre el 25% y el 75% de la jor­na­da nor­mal y com­por­ta la re­duc­ción de la pen­sión de ju­bi­la­ción en el mis­mo por­cen­ta­je. Por­que si el ju­bi­la­do tra­ba­ja la jor­na­da com­ple­ta de­ja de co­brar la pen­sión de ju­bi­la­ción y pier­de su con­di­ción de pen­sio­nis­ta en lo re­fe­ren­te a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria.

Juan Díez Ni­co­lás, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid que ha rea­li­za­do nu­me­ro­sos es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos en los que abor­da­ba es­tas cues­tio­nes, ase­gu­ra que “la gen­te no quie­re fór­mu­las pa­ra tra­ba­jar des­pués de la ju­bi­la­ción, lo que quie­re es po­der ju­bi­lar­se cuan­do desee, po­der re­ti­rar­se de for­ma vo­lun­ta­ria con la pen­sión que le co­rres­pon­da por lo mu­cho o po­co que ha­ya co­ti­za­do”. Sub­ra­ya que la edad no de­be­ría ser un cri­te­rio pa­ra fi­jar el retiro por­que ca­da per­so­na es di­fe­ren­te y las ne­ce­si­da­des de ca­da pro­fe­sión tam­bién. En su opi­nión, “lo que ha­bría que in­tro­du­cir es una ITV fí­si­ca y men­tal pa­ra con­fir­mar que quie­nes si­guen tra­ba­jan­do están en con­di­cio­nes de ha­cer­lo”.

De he­cho, hay per­so­nas con más de 65 años que con­ti­núan ejer­cien­do su pro­fe­sión y reivin­di­can pre­ci­sa­men­te esa eva­lua­ción y re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de sus ca­pa­ci­da­des de tra­ba­jo. Así, por ejem­plo, una pro­fe­so­ra emé­ri­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM) so­li­ci­tó ha­ce al­gún tiem­po su sép­ti­mo quin­que­nio la­bo­ral sa­bien­do que sólo están re­gu­la­dos (y re­tri­bui­dos) seis por­que sa­bía que pa­ra con­ce­der los quin­que­nios las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias ha­bían de eva­luar sus cla­ses y sus pro­yec­tos pa­ra los si­guien­tes cin­co años. “Si si­go in­ves­ti­gan­do y dan­do cla­ses, que me eva­lúen igual que al res­to y di­gan si doy cla­se bien, mal o re­gu­lar”, jus­ti­fi­ca.

Cla­ro que no to­dos los ju­bi­la­dos que tra­ba­jan bus­can re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal; pa­ra mu­chos lo prio­ri­ta­rio son los in­gre­sos ex­tra. En Ale­ma­nia, por ejem­plo, el au­men­to de la cifra de ju­bi­la­dos que tra­ba­jan ha ido muy vin­cu­la­do a los de­no­mi­na­dos mi­ni­tra­ba­jos, em­pleos de me­dia jor­na­da que no re­quie­ren ape­nas cua­li­fi­ca­ción (re­par­tir dia­rios, re­lle­nar las es­tan­te­rías del su­per­mer­ca­do…) por los que co­bran 400 eu­ros li­bres de im­pues­tos y que no con­lle­van co­ti­za­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial. Mu­chos ex­per­tos creen que la pre­sen­cia de ju­bi­la­dos en esos tra­ba­jos es­tá re­la­cio­na­da con la re­ba­ja de las pen­sio­nes: si un pen­sio­nis­ta ale­mán con 35 años co­ti­za­dos co­bra­ba 1.035 eu­ros al mes en el 2000, en el 2012 per­ci­bía 953.

En Es­pa­ña la op­ción de tra­ba­jar me­dia jor­na­da sin que afec­te a la pen­sión de ju­bi­la­ción no exis­te, pues se­gún la ley se­ría un ca­so de ju­bi­la­ción par­cial o fle­xi­ble que com­por­ta­ría la re­duc­ción de la pen­sión en el mis­mo por­cen­ta­je que la jor­na­da rea­li­za­da. Es de­cir, que si se tra­ba­ja me­dia jor­na­da, se co­bra la mi­tad de la pen­sión. Sin em­bar­go, to­do el mun­do co­no­ce al­gún ju­bi­la­do que co­bra ín­te­gra su pen­sión de la Se­gu­ri­dad So­cial y ade­más acu­de por ho­ras a su an­ti­guo tra­ba­jo, man­tie­ne su con­sul­ta o su des­pa­cho pro­fe­sio­nal, da con­fe­ren­cias, es­cri­be li­bros o rea­li­za re­pa­ra­cio­nes o tra­ba­jos re­la­cio­na­das con su ofi­cio siem­pre que tie­ne oca­sión. ¿Có­mo lo ha­cen? Di­cen los ex­per­tos que, en prin­ci­pio, es­tas per­so­nas de­be­rían en­ca­jar en al­guno de los tres su­pues­tos le­ga­les ya ex­pli­ca­dos: o co­brar me­nos de 8.979,60 eu­ros al año por sus tra­ba­jos, o ser pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos que co­ti­za­ron a una mu­tua­li­dad en lu­gar de a la Se­gu­ri­dad So­cial, o ser profesores eméritos o li­cen­cia­dos sa­ni­ta­rios en el sec­tor pú­bli­co. Pe­ro re­co­no­cen que la ca­suís­ti­ca de los ju­bi­la­dos que tra­ba­jan es muy am­plia y no siem­pre en­ca­ja en los lí­mi­tes que fi­ja la ley de la Se­gu­ri­dad So­cial. “Unas ve­ces por des­co­no­ci­mien­to y otras por pi­ca­res­ca, hay per­so­nas que co­bran más del sa­la­rio mí­ni­mo por sus tra­ba­jos de ju­bi­la­dos y no avi­san a la Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra re­du­cir pro­por­cio­nal­men­te la pen­sión”, co­men­ta una de las fuen­tes con­sul­ta­das. Ro­cío Fer­nán­dez Ba­lles­te­ros, pro­fe­so­ra emé­ri­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y di­rec­to­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción EVEN, evo­lu­ción y en­ve­je­ci­mien­to, ase­gu­ra que ella tie­ne bien re­suel­ta la po­si­bi­li­dad de dar cla­ses, de in­ves­ti­gar o in­clu­so de ser con­tra­ta­da pa­ra pro­yec­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción por su con­di­ción de emé­ri­ta, pe­ro ad­vier­te que no to­dos los profesores ob­tie­nen es­te nom­bra­mien­to –re­quie­re que el de­par­ta­men­to don­de se tra­ba­ja lo de­ci­da por una­ni­mi­dad, que lo ra­ti­fi­que la jun­ta de esa fa­cul­tad, lue­go la co­mi­sión de pro­fe­so­ra­do, a con­ti­nua­ción una co­mi­sión externa y, por úl­ti­mo, la jun­ta de go­bierno de la uni­ver­si­dad– y al­gu­nos crean so­cie­da­des pa­ra po­der con­ti­nuar con su ac­ti­vi­dad do­cen­te.

Tam­bién hay per­so­nas que crean so­cie­da­des ci­vi­les pa­ra pres­tar sus ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les con la idea de que es­te ti­po de re­la­cio­nes se re­gu­lan por el Có­di­go Ci­vil y no su­po­nen re­la­ción mer­can­til, con lo que con­si­de­ran sal­va­guar­da­dos sus de­re­chos co­mo pen­sio­nis­tas. Otros se con­vier­ten en con­se­je­ros de la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja­ban.

Sin em­bar­go, Juan Car­los Peralta y Ra­mon Prats, ase­so­res de Se­cot, en­fa­ti­zan que el lí­mi­te del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal anual opera pa­ra los in­gre­sos por cual­quier ac­ti­vi­dad que sin es­tar ju­bi­la­do obli­ga­ría a dar­se de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial, se tra­mi­ten co­mo se tra­mi­ten los co­bros. “Lo que sí se pue­de per­ci­bir de una so­cie­dad sin lí­mi­te al­guno y sin que afec­te a la pen­sión de ju­bi­la­ción son di­vi­den­dos, plus­va­lías por la ven­ta de ac­cio­nes, gas­tos com­pen­sa­to­rios jus­ti­fi­ca­dos en con­cep­to de trans­por­te, die­tas…, pe­ro no re­tri­bu­cio­nes por ac­ti­vi­da­des del tra­ba­jo o pro­fe­sio­na­les”, ex­pli­ca Peralta.

EN AL­GU­NAS PRO­FE­SIO­NES SÍ SE PUE­DE CO­BRAR A LA VEZ SA­LA­RIO Y PEN­SIÓN

Eduar­do Riera, de Mer­cer, coin­ci­de en que una per­so­na ju­bi­la­da pue­de te­ner una em­pre­sa pe­ro no desem­pe­ñar car­gos eje­cu­ti­vos. “Hay di­rec­ti­vos que cuan­do se ju­bi­lan pa­san a ser con­se­je­ros de la em­pre­sa y re­ci­ben al­gu­na re­mu­ne­ra­ción en con­cep­to de die­ta, de asis­ten­cia a jun­tas u ho­no­ra­rios pun­tua­les que no exi­gen al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial, pe­ro nun­ca re­tri­bu­cio­nes es­ta­bles ni una pres­ta­ción dia­ria de ser­vi­cios o tra­ba­jo; en to­do ca­so, son op­cio­nes bas­tan­te re­si­dua­les”, apun­ta.

Mireia Sa­ba­té, de Ba­ker & McKen­zie, con­si­de­ra que la re­gu­la­ción de los tra­ba­jos pun­tua­les de quie­nes ya están ju­bi­la­dos re­sul­ta con­tro­ver­ti­da por­que ca­da ca­so es di­fe­ren­te, ad­mi­te di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes y crea agra­vios com­pa­ra­ti­vos. Luis Viz­caíno, del gru­po de ma­yo­res ac­ti­vos del Co­le­gio de Psi­có­lo­gos de Ma­drid, evi­den­cia uno de ellos: “Si los mé­di­cos ju­bi­la­dos pue­den te­ner con­sul­ta y co­brar, ¿por qué los psi­có­lo­gos no?”. Otro ca­so que sus­ci­ta con­tro­ver­sia es el de los ju­bi­la­dos que es­cri­ben li­bros y co­bran por ello. Hay quien opi­na que es­ta re­tri­bu­ción co­rres­pon­de a un tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia y es­tá afec­ta­da por el lí­mi­te de los 8.979,60 eu­ros anua­les, y quien con­si­de­ra que los de­re­chos de au­tor son ren­tas pa­tri­mo­nia­les que en na­da in­ter­fie­ren con la pen­sión.

De to­dos mo­dos, to­da es­ta nor­ma­ti­va po­dría cam­biar en po­co tiem­po. El Go­bierno ha anun­cia­do que tra­ba­ja en un pro­yec­to de ley pa­ra fi­jar nue­vas con­di­cio­nes de com­pa­ti­bi­li­dad en­tre pen­sión y tra­ba­jo que fa­ci­li­ten la pro­lon­ga­ción de la vi­da la­bo­ral y evi­ten agra­vios en­tre ac­ti­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.