EL INUKSHUK DE JU­DIT CO­LELL

Realizadora, guio­nis­ta, pro­duc­to­ra de ci­ne y vi­ce­pre­si­den­ta de la Aca­de­mia del Ci­ne es­pa­ñol, Ju­dit Co­lell de­fien­de que el ci­ne edu­ca y que la edu­ca­ción pue­de guiar­nos –igual que la es­ta­tui­lla inuit que ha ele­gi­do– pa­ra sa­lir de la os­cu­ri­dad en que es­ta­mos

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Ma­né Es­pi­no­sa

Si al­gu­na vez se en­cuen­tran per­di­dos en al­gún

lu­gar del círcu­lo po­lar Ár­ti­co, tra­ten de bus­car, en aque­llas tre­men­das ex­ten­sio­nes de tie­rra he­la­da, es­tos mis­te­rio­sos y tos­cos hom­bre­ci­llos de pie­dra. Por­que se­rán ellos quie­nes les mues­tren el ca­mino de re­gre­so a ca­sa. “Los inuks­huks son un ele­men­to pro­pio de la cul­tu­ra inuit y tie­nen mu­cho que ver con la es­pi­ri­tua­li­dad”, ex­pli­ca fas­ci­na­da Ju­dit Co­lell (Bar­ce­lo­na, 1968), di­rec­to­ra de ci­ne y vi­ce­pre­si­den­ta se­gun­da de la Aca­de­mia de las Ar­tes y la Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Es­pa­ña.

“Cuan­do un inuit ca­mi­na­ba por la nie­ve y se en­con­tra­ba una de es­tas fi­gu­ras, sa­bía que iba por buen ca­mino. In­clu­so a los ni­ños les cuen­tan la his­to­ria del hombre del sa­co y les di­cen que se­rán los inuks­huks los que les ayu­da­rán a sa­lir de la os­cu­ri­dad, a vol­ver a la vi­da”. Es­ta realizadora, de mi­ra­da sen­si­ble, crí­ti­ca y com­ba­ti­va, ma­ne­ja con des­tre­za las his­to­rias dra­má­ti­cas, cru­das, rea­lis­tas, mí­ni­mas, de au­tor, sin caer en sen­ti­men­ta­lis­mos. Ob­ser­va la fi­gu­ri­lla de pie­dra que tie­ne en­tre las ma­nos y re­cuer­da que la com­pró en un via­je que hi­zo a Ca­na­dá, ha­ce ya al­gu­nos años, con su fa­mi­lia. Aho­ra, di­ce, la tie­ne co­lo­ca­da en el co­me­dor. De re­fe­ren­cia. De nor­te. De guía.

“En mo­men­tos co­mo es­te es muy fá­cil que nos des­orien­te­mos, que nos de­je­mos lle­var, por­que es­ta­mos in­mer­sos en un mun­do de os­cu­ri­dad. Es­ta fi­gu­ri­lla me re­cuer­da que hay que en­con­trar de nue­vo el buen ca­mino. El ci­ne, en bue­na me­di­da, pue­de desem­pe­ñar ese pa­pel en la so­cie­dad. Por­que edu­ca”, afir­ma, muy se­ria. Y la edu­ca­ción es nues­tro úni­co inukshuk pa­ra sa­lir de la si­tua­ción en que vi­vi­mos”, ase­gu­ra.

Con­fie­sa, al­go tí­mi­da, con una me­dio son­ri­sa, que por cur­si que pue­da lle­gar a so­nar, su inukshuk par­ti­cu­lar es su ma­ri­do, el tam­bién ci­neas­ta Jor­di Ca­de­na. Su brú­ju­la per­so­nal y tam­bién pro­fe­sio­nal. “Es la pri­me­ra per­so­na a quien acu­do pa­ra en­se­ñar­le lo que he es­cri­to, pa­ra con­sul­tar­le una idea, un pro­ble­ma. Él y tam­bién mis hi­jos, Pau y Cla­ra, y los po­cos bue­nos bue­nos ami­gos que ten­go. Son ellos quie­nes me ha­cen vol­ver a la Tie­rra”. Fue Co­lell ( jun­to a Ca­de­na) quien su­po re­tra­tar, con

“EL CI­NE HA DE SER­VIR PA­RA EDU­CAR­NOS Y QUE NO OL­VI­DE­MOS” “ES­TE INUKSHUK ME AYU­DA A EN­CON­TRAR EL BUEN CA­MINO”

de­li­ca­de­za, pu­dor y su­mo res­pe­to, el su­fri­mien­to de una jo­ven, Eli­sa K, que un día, ya de adul­ta, re­cuer­da es­ce­nas de abu­sos se­xua­les su­fri­dos de ni­ña. La ci­neas­ta con­fie­sa que sien­te de­vo­ción por los paí­ses de las au­ro­ras bo­rea­les y las no­ches eter­nas. “Siem­pre di­go que si me pier­do, que me bus­quen en Is­lan­dia. Es un país tran­qui­lo, su­ma­men­te civilizado, avan­za­do, lleno de ener­gía y la prue­ba es que du­ran­te to­do es­te tiem­po ha si­do un re­fe­ren­te pa­ra to­dos en la cri­sis. Los ciu­da­da­nos han sa­bi­do en­con­trar ma­ne­ras de­mo­crá­ti­cas, co­la­bo­ra­ti­vas, de sa­lir de ella. De­be­rían ser un ejem­plo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.