Nun­ca en­fer­mo, siem­pre sano

El sue­ño do­ra­do de mu­chos es pres­cin­dir de idas y ve­ni­das a las con­sul­tas de mé­di­cos y hos­pi­ta­les, en­con­trar­se bien to­do el año sin res­fria­dos ni acha­ques. Los ex­per­tos ex­pli­can si es­to es po­si­ble o es una qui­me­ra y, en cual­quier ca­so, de qué fac­to­res pue

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jor­di Jar­que

“Del mé­di­co sólo nos acor­da­mos cuan­do es­ta­mos

en­fer­mos”, co­men­ta el pre­si­den­te de la Real Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na, Ma­nuel Díaz-Ru­bio. Pe­ro no to­do el mun­do se po­ne en­fer­mo. Hay per­so­nas que su­pe­ran ge­ne­ral­men­te los in­vier­nos sin fal­tar ni un día al tra­ba­jo, o a la es­cue­la, o a la uni­ver­si­dad, o sin de­jar de rea­li­zar los queha­ce­res dia­rios, co­mo los abue­los re­ju­ve­ne­ci­dos que siem­pre atien­den las ne­ce­si­da­des im­pre­vis­tas de sus hi­jos adul­tos con hi­jos. Ca­si nun­ca han pi­sa­do un hos­pi­tal, no han si­do ope­ra­dos de na­da ni han su­fri­do epi­so­dios de­pre­si­vos re­mar­ca­bles. Hay quie­nes se mue­ren de vie­jos. Al me­nos Jean­ne-Loui­se Cal­ment era una per­so­na de re­co­no­ci­da lon­ge­vi­dad cuan­do tras­pa­só el um­bral de los vi­vos con 122 años. Y no cons­ta que tu­vie­ra de­ma­sia­dos pro­ble­mas con la sa­lud, pa­ra des­gra­cia de un no­ta­rio que com­pró su vi­vien­da con la pro­me­sa de pa­gar una can­ti­dad fi­ja al mes has­ta que mu­rie­ra. Fa­lle­ció an­tes el no­ta­rio, quien ya ha­bía des­em­bol­sa­do el do­ble del va­lor de mer­ca­do de la ca­sa. Di­cen que es­pe­cu­ló con la es­pe­ran­za de vi­da me­dia, en es­te ca­so de Fran­cia. En Es­pa­ña la es­pe­ran­za me­dia de vi­da su­pera los 80 años. Y es ma­yor en las mu­je­res que en los hom­bres. El ca­so es que ge­ne­ral­men­te a na­die le im­por­ta vi­vir más años siem­pre y cuan­do sea con un mí­ni­mo de ca­li­dad de vi­da. Y si no se po­ne en­fer­mo, me­jor. Es fá­cil caer en la ten­ta­ción de que­rer co­no­cer cuál es el perfil de quien ge­ne­ral­men­te no tie­ne que acu­dir al mé­di­co y go­za de una sa­lud en­vi­dia­ble, al me­nos por lo que pa­re­ce.

Los ex­per­tos se mues­tran uná­ni­mes al afir­mar que los há­bi­tos de­fi­nen el perfil de quien ge­ne­ral­men­te no se po­ne en­fer­mo. Y otros aña­den que han de­tec­ta­do que, en es­te ti­po de per­so­nas, en mu­chas oca­sio­nes tam­bién pre­va­le­ce un buen es­ta­do de áni­mo. ¿Y los ge­nes? ¿No son im­por­tan­tes? Los in­ves­ti­ga­do­res re­co­no­cen que la ge­né­ti­ca es un fac­tor que te­ner pre­sen­te. Pe­ro no es de­ter­mi­nan­te (véa­se tex­to ad­jun­to). En ese sen­ti­do, Ma­nel Es­te­ller, ex­per­to en ge­né­ti­ca, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de Bell­vit­ge (l’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat) tie­ne cla­ro que el ser hu­mano es más que sus pro­pios ge­nes. “Un ge­no­ma no pue­de ex­pli­car com­ple­ta­men­te la fun­cio­na­li­dad de nues­tras cé­lu­las, sus tras­tor­nos en en­fer­me­da­des com­ple­jas o la definición de nues­tra es­pe­cie. Ne­ce­si­ta­mos al­go más. Par­te de la ex­pli­ca­ción la pro­por­cio­na la epi­ge­né­ti­ca, que se re­fie­re a mo­di­fi­ca­cio­nes quí­mi­cas en nues­tro ma­te­rial ge­né­ti­co y en las pro­teí­nas re­gu­la­do­ras del mis­mo. En la vi­da real nos en­fren­ta­mos con mu­chos ca­sos en los que el ge­no­ma no es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas. Uno de los ca­sos más evi­den­tes son los ge­me­los mo­no­ci­gó­ti­cos. Es­tas per­so­nas com­par­ten el mis­mo ge­no­ma. Aun así, la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad en es­tas per­so­nas pue­de ser muy di­fe­ren­te”. Es­ta di­fe­ren­cia la pue­de nmar­car los con­di­cio­nan­tes ex­ter­nos, co­mo los há­bi­tos y el es­trés.

Tam­bién Da­vid Agus, oncólogo y pro­fe­sor de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia ase­gu­ra que, a pe­sar de la ge­né­ti­ca, efec­ti­va­men­te las en­fer­me­da­des “po­de­mos evi­tar­las y pre­ve­nir­las”. Cuan­do los ex­per­tos in­ten­tan des­en­tra­ñar el perfil de las per­so­nas que go­zan ge­ne­ral­men­te de bue­na sa­lud, se­ña­lan que nun­ca se in­sis­ti­rá bas­tan­te so­bre los há­bi­tos y es­ti­los de vi­da. Son im­por­tan­tes más allá de las pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da in­di­vi­duo o de su ge­né­ti­ca. No se tra­ta tan­to de per­fi­les co­mo de há­bi­tos. Es­ta pers­pec­ti­va es ra­ti­fi­ca­da cuan­do se han he­cho es­tu­dios de miem­bros de una po­bla­ción que al mar­char­se a un país ex­tran­je­ro han adop­ta­do al­gu­nos de los há­bi­tos pre­do­mi­nan­tes de la tie­rra de aco­gi­da, so­bre to­do los hi­jos na­ci­dos en­ton­ces. Lo ex­pli­ca Ei­leen Crim­mins, ge­ron­tó­lo­ga y di­rec­to­ra del cen­tro de Bio­de­mo­gra­fía y Sa­lud de la Po­bla­ción del USC/UCLA, en Es­ta­dos Uni­dos, que di­ri­gió una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia don­de se cons­ta­tó que los des­cen­dien­tes de me­xi­ca­nos na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen más ca­sos de dia­be­tes, pre­sión san­guí­nea más al­ta y ni­ve­les de co­les­te­rol tam­bién más ele­va­dos que quie­nes si­guen vi­vien­do en Mé­xi­co. Ei­leen Crim­mins con­clu­ye que son de­ter­mi­nan­tes los ma­los há­bi­tos y la vi­da se­den­ta­ria. El es­ti­lo de vi­da pue­de pro­vo­car des­equi­li­brios en el cuer­po aun­que se pro­ven­ga de una fa­mi­lia sa­ní­si­ma.

Es de la mis­ma opi­nión Xavier Martínez, di­rec­tor de Me­di­nat, un cen­tro de me­di­ci­na na­tu­ral y acu­pun­tu­ra. “En la me­di­ci­na chi­na se di­ce que el ser hu­mano se en­cuen­tra en­tre el cie­lo y la Tie­rra, que for­ma par­te del equi­li­brio de la na­tu­ra­le­za y sus le­yes. Los an­ti­guos com­pren­dían que era ne­ce­sa­rio cul­ti­var cier­tas vir­tu­des re­la­cio­na­das con la mo­de­ra­ción pa­ra pre­ser­var es­te equi­li­brio. Lo que aho­ra no­so­tros lla­ma­mos há­bi­tos. Es­ta mo­de­ra­ción se cen­tra­ba tan­to en la co­mi­da co­mo en la be­bi­da, el tra­ba­jo y el des­can­so, en­tre otras co­sas. Se­gún es­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.