Pier­nas que no des­can­san

Es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que pro­vo­ca mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios an­tes de ir a dor­mir y afec­ta al sue­ño. A con­ti­nua­ción, qué es, có­mo se tra­ta y qué mi­ti­ga el sín­dro­me de las pier­nas in­quie­tas

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Car­men Gi­ró

A la ho­ra de ir a dor­mir, Jua­na sien­te una im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de mo­ver las pier­nas. A me­nu­do, le cues­ta con­ci­liar el sue­ño o in­clu­so se des­pier­ta por ello, y sien­te ali­vio cuan­do las mue­ve o da unos cuan­tos pa­sos. Tie­ne el lla­ma­do sín­dro­me de las pier­nas in­quie­tas, un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que pro­vo­ca sín­to­mas en las pier­nas po­co an­tes de ir a dor­mir pe­ro que me­jo­ran tem­po­ral­men­te con el mo­vi­mien­to. En oca­sio­nes afec­ta tam­bién a los bra­zos e in­clu­so pue­de cau­sar mo­vi­mien­tos re­pen­ti­nos. Por sí mis­mo, es­te sín­dro­me pue­de que no pa­rez­ca una en­fer­me­dad gra­ve, sin em­bar­go, afec­ta mu­cho a la ca­li­dad de vi­da por­que pue­de pro­vo­car in­som­nio y tras­tor­nos del sue­ño, así co­mo un au­men­to de la an­sie­dad y el es­trés. Los pa­cien­tes ex­pli­can que tie­nen sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles y mo­les­tas en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, in­clu­so do­lo­ro­sas, y que no­tan hor­mi­gueos o co­mo si un in­sec­to es­tu­vie­ra tre­pan­do por sus pier­nas. Prin­ci­pal­men­te lo no­tan al es­tar en re­po­so o re­la­ja­dos, em­peo­ra por la tar­de-no­che y re­mi­te al ca­mi­nar o mo­ver­se, lue­go re­apa­re­ce.

Di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir Se­gún ex­pli­ca el doc­tor Her­nan­do Pé­rez Díaz, di­rec­tor de la uni­dad mul­ti­dis­ci­pli­nar de tras­tor­nos de la vi­gi­lia y el sue­ño de Iensa-USP Sa­gra­do Co­ra­zón de Se­vi­lla, y coor­di­na- dor del gru­po de esa dis­ci­pli­na en la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía, por lo que los pa­cien­tes lle­gan a la con­sul­ta es por las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir. “La prin­ci­pal con­se­cuen­cia –al te­ner las mo­les­tias un pre­do­mi­nio noc­turno, em­peo­rar con el re­po­so y me­jo­rar con el mo­vi­mien­to– es el in­som­nio y la fal­ta de con­ci­lia­ción del sue­ño. Hay gen­te que es­tá muy mal por­que no les per­mi­te dor­mir, por más sue­ño que ten­gan. Al­gu­nos pa­cien­tes con mo­vi­mien­tos pe­rió­di­cos muy in­ten­sos du­ran­te el sue­ño pue­den des­per­tar­se y te­ner un sue­ño frag­men­ta­do y no re­pa­ra­dor que pue­de tra­du­cir­se en una somnolencia ex­ce­si­va du­ran­te el día” Es­tas di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir traen con­se­cuen­cias a ni­vel psi­co­ló­gi­co. Se­gún Pé­rez Díaz, “hay al­te­ra­cio­nes que pue­den ir de la irri­ta­bi­li­dad a la de­pre­sión, así co­mo pro­ble­mas de aten­ción y con­cen­tra­ción”. Y no sólo psi­co­ló­gi­cos: “La pre­sen­cia ca­si cons­tan­te de las sa­cu­di­das du­ran­te el sue­ño se es­tá aso­cian­do a un ma­yor ries­go de de­sa­rro­llo de hi­per­ten­sión ar­te­rial y, en de­fi­ni­ti­va, de ries­go car­dio­vas­cu­lar”, afir­ma. Re­per­cu­sión so­cial El doc­tor Joa­quín Se­rrano, in­ter­nis­ta del hos­pi­tal San­ta Te­re­sa del gru­po hos­pi­ta­la­rio Qui­rón de La Co­ru­ña, ase­gu­ra: “La somnolencia diur­na, el ago­ta­mien­to, los do­lo­res de ca­be­za ma- tu­ti­nos y con­trac­tu­ras mus­cu­la­res, los cam­bios de hu­mor y el de­cai­mien­to, to­do ello re­per­cu­te en la vi­da so­cial de los pa­cien­tes, con ba­jo ren­di­mien­to y con­cen­tra­ción en el tra­ba­jo, y di­fí­cil in­te­gra­ción en ac­ti­vi­da­des nor­ma­les co­mo ir al ci­ne, al tea­tro o uti­li­zar el or­de­na­dor. La in­com­pren­sión por par­te de cón­yu­ges o ami­gos pro­du­ce a ve­ces rup­tu­ras de pa­re­jas o de amis­ta­des”. En los úl­ti­mos años se ha avan­za­do mu­cho en el co­no­ci­mien­to de es­te tras­torno, en su diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to, ya que an­tes se con­fun­día a me­nu­do con mo­les­tias reu­má­ti­cas o vas­cu­la­res. En­tre los cri­te­rios pa­ra iden­ti­fi­car es­te sín­dro­me, están la ne­ce­si­dad de mo­vi­mien­to de las pier­nas, ge­ne­ral­men­te acom­pa­ña­do de sen­sa­cio­nes mo­les­tas; la in­quie­tud mo­to­ra; el agra­va­mien­to de los sín­to­mas du­ran­te el re­po­so y me­jo­ría con el mo­vi­mien­to, y la apa­ri­ción o exa­cer­ba­ción de los sín­to­mas a úl­ti­ma ho­ra del día. Pe­ro el ele­men­to más de­ter­mi­nan­te es la al­te­ra­ción del sue­ño. Her­nan­do Pé­rez Díaz ex­pli­ca: “Pa­ra el diag­nós­ti­co se re­quie­re una va­lo­ra­ción clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da por al­guien fa­mi­lia­ri­za­do en el sín­dro­me o en la pa­to­lo­gía del sue­ño. A ve­ces, es fá­cil de con­fun­dir con otros tras­tor­nos do­lo­ro­sos o, por ejem­plo, con aque­llos mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos vo­lun­ta­rios de gol­pe­teo del sue­ño con los pies que mu­chos rea­li­za­mos, y

que po­nen tan ner­vio­so al que te­ne­mos al la­do, pe­ro que po­de­mos con­tro­lar cuan­do que­ra­mos. Al­gu­nas prue­bas, co­mo el test de in­mo­vi­li­za­ción o el vi­deo-po­li­som­no­gra­ma, pue­den ser útiles en mu­chos ca­sos”.

Po­co diag­nos­ti­ca­do Se cal­cu­la que es­te tras­torno lo padece cer­ca de un 5% de la po­bla­ción. Se­gún ex­pli­ca Se­rrano, “se tra­ta de una pa­to­lo­gía ex­tra­or­di­na­ria­men­te fre­cuen­te y al mis­mo tiem­po in­fra­diag­nos­ti­ca­da. Se es­ti­ma que sólo 1 de ca­da 4 pa­cien­tes que lo pa­de­cen es­tá bien diag­nos­ti­ca­do. Si acep­ta­mos co­mo bue­na es­ti­ma­ción una pre­va­len­cia del 6%, sig­ni­fi­ca que en unas 2.000 per­so­nas, el nú­me­ro de pa­cien­tes afec­ta­dos de­be­ría ser de unos 120, apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo nú­me­ro que de dia­bé­ti­cos”. El sín­dro­me se da en am­bos se­xos, pe­ro la in­ci­den­cia es ma­yor en mu­je­res y la ma­yo­ría de los pa­cien­tes gra­ve­men­te afec­ta­dos son ma­yo­res de 40 años. Ade­más, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses del em­ba­ra­zo, has­ta el 20% de las mu­je­res desa­rro­llan es­te sín­dro­me. Des­pués del par­to, los sín­to­mas des­apa­re­cen. En­tre sus cau­sas, ex­pli­ca el doc­tor Pé­rez, se in­clu­yen “la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, ya que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los pa­cien­tes tie­ne an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res; una de­fi­cien­cia pri­ma­ria de hie­rro a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, y una dis­fun­ción del sis­te­ma do­pa­mi­nér­gi­co (que trans­mi­te im­pul­sos al ce­re­bro y es­ta­ble­ce la pro­duc­ción de do­pa­mi­na) que pro­du­ce un au­men­to de la ex­ci­ta­bi­li­dad de la mé­du­la a ni­vel sen­so­rial (ca­lor, pi­cor o do­lor ca­rac­te­rís­ti­cas del sín­dro­me) y mo­tor, que lle­va a que ca­si to­dos los pa­cien­tes ten­gan sa­cu­di­das o den pa­ta­das de for­ma pe­rió­di­ca du­ran­te el sue­ño, que es lo que co­no­ce­mos co­mo mo­vi­mien­tos pe­rió­di­cos de pier­nas”.

ZIA SO­LEIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.