APREN­DER A SER HU­MIL­DES

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

com­pe­ten­cia de egos y mu­chos no ha­cen otra co­sa que alar­dear y tra­tar de im­po­ner­se a los de­más. ¿No de­be­ría edu­car­se ya a los ni­ños pa­ra que no tu­vie­ran esa ten­den­cia a cons­tan­te­men­te re­for­zar su ego y afir­mar su nar­ci­sis­mo a cos­ta de los de­más? El ex­ce­so de ego per­tur­ba to­das las re­la­cio­nes y es una puer­ta abier­ta al des­po­tis­mo, la fal­ta de ge­ne­ro­si­dad y la ten­den­cia a me­nos­pre­ciar o hu­mi­llar a los otros. ¿Cree us­ted, se­ñor Ca­lle, que po­dría ha­ber un ti­po de edu­ca­ción, tan­to en el seno fa­mi­liar co­mo en el ám­bi­to es­co­lar? ¿Cree que es po­si­ble cam­biar ese pa­trón y con­se­guir que las per­so­nas uti­li­cen su ego de for­ma más coope­ran­te? Co­mo psi­có­lo­ga, me in­tere­sa es­pe­cial­men­te su opi­nión, pe­ro creo que tam­bién pue­de in­tere­sar a otras mu­chas per­so­nas, ya que to­dos es­ta­mos in­mer­sos en una so­cie­dad tan nar­ci­sis­ta y por ello a ve­ces des­pia­da­da. RES­PUES­TA Es­ti­ma­da Re­be­ca, mu­chas gra­cias por escribir y ex­po­ner tan acer­ta­das opi­nio­nes so­bre un te­ma tan im­por­tan­te. Hay tér­mi­nos que la gen­te uti­li­za muy a la li­ge­ra y que se po­nen de mo­da en el len­gua­je co­lo­quial. De cual­quier mo­do, lo in­du­da­ble­men­te cier­to es que vi­vi­mos en una so­cie­dad su­ma­men­te nar­ci­sis­ta y don­de hay una atroz com­pe­ten­cia que di­fí­cil­men­te de­ja lu­gar al ver­da­de­ro amor. El ego es co­mo un fan­tas­ma, que cuan­do lo bus­ca­mos no lo en­con­tra­mos, pe­ro que, sin em­bar­go, a me­nu­do se nos im­po­ne y nos ofus­ca. Da lu­gar al fal­so or­gu­llo, la sus­pi­ca­cia y la sus­cep­ti­bi­li­dad, al afán de po­seer y do­mi­nar, al egoís­mo y al ego­cen­tris­mo. To­dos de­be­ría­mos re­edu­car­nos pa­ra te­ner un ego más con­tro­la­do y me­nos des­me­di­do, y en esa lí­nea ha­bría tam­bién que edu­car a los ni­ños, pe­ro co­mo to­da la so­cie­dad se ba­sa en va­lo­res nar­ci­sis­tas, no re­sul­ta na­da fá­cil. Se po­ne el acen­to en alar­dear y di­fe­ren­ciar­se de los otros ego­cén­tri­ca­men­te. De ahí la ten­den­cia a ser­vir­se de mar­cas eli­tis­tas, que ha­cen que la per­so­na se sien­ta su­pe­rior a las otras. De­bi­do al ego in­ma­du­ro, la gen­te se de­ja em­bau­car e in­clu­so al fi­nal sus de­seos son los de­seos de los de­más.

EL EGO ES CO­MO UN FAN­TAS­MA: CUAN­DO LO BUS­CA­MOS NO LO HA­LLA­MOS, PE­RO A VE­CES SE NOS IM­PO­NE Y NOS OFUS­CA

Hay un ada­gio que re­za: si quieres ver al dia­blo ca­ra a ca­ra, mi­ra tu pro­pio ego. Pe­ro con ex­ce­so de ego na­die pue­de ser fe­liz y, ade­más, nos ha­ce muy vul­ne­ra­bles. Des­de an­ta­ño los gran­des men­to­res es­pi­ri­tua­les han in­sis­ti­do en la ne­ce­si­dad de ser hu­mil­des e ir ad­qui­rien­do una ac­ti­tud que se ba­se en la coope­ra­ción y en la ge­ne­ro­si­dad. Hay que sa­ber uti­li­zar el dis­cer­ni­mien­to co­rrec­to y va­lo­rar no sólo la per­so­na­li­dad o el yo-so­cial, sino tam­bién nues­tra ver­da­de­ra esen­cia. Una so­cie­dad don­de no im­pe­ra­se tan­to el ego se­ría mu­cho más jus­ta y equi­li­bra­da, des­de lue­go. Pa­ra po­der ta­llar víncu­los afec­ti­vos sa­nos y per­du­ra­bles es ne­ce­sa­rio que nos co­mu­ni­que­mos no des­de el ego, sino des­de nues­tro ser. Mi nom­bre es Re­be­ca y soy psi­có­lo­ga. Hoy en día to­do el mun­do ha­bla del ego e in­clu­so se ha­ce re­fe­ren­cia a es­te tér­mino en se­ries de te­le­vi­sión, pe­lí­cu­las y re­vis­tas. Sin em­bar­go, y co­mo pa­sa con tan­tos otros con­cep­tos, la ma­yo­ría de las per­so­nas no sa­be realmente ni de qué ha­bla. Es­ta es una so­cie­dad en la que to­do ins­ta al re­for­za­mien­to del ego, don­de im­pe­ra la os­ten­ta­ción, el ex­ce­so y el en­va­ne­ci­mien­to. Hay una con­ti­nua­da y acé­rri­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.