Cri­sis y es­te­reo­ti­pos

Los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos so­bre otras cul­tu­ras o gru­pos siem­pre están ahí, la­ten­tes, en la so­cie­dad. Pe­ro en tiem­pos de cri­sis renacen y, en la ma­yo­ría de oca­sio­nes, no por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Ju­nio del año 2012. El dia­rio ale­mán Frank­fur­ter

All­ge­mei­ne Zei­tung anun­cia que Es­pa­ña re­ci­bi­rá un res­ca­te fi­nan­cie­ro. Se tra­ta de una no­ti­cia con mu­chos ma­ti­ces téc­ni­cos que es ne­ce­sa­rio ex­pli­car por las com­ple­jas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la me­di­da. Pa­ra la ilustración grá­fi­ca, sin em­bar­go, el pe­rió­di­co no eli­ge es­que­mas ex­pli­ca­ti­vos ni cro­quis que acla­ren la si­tua­ción. Hay una foto: en ella unas mu­je­res, ata­via­das con el tí­pi­co tra­je de se­vi­lla­nas, gri­tan al uní­sono: “¡Olé!”. Es­ta ex­plo­sión de tó­pi­cos acer­ca del Es­ta­do pe­ri­fé­ri

co al que se con­ce­de la ayu­da eco­nó­mi­ca cul­mi­na un mes pro­lí­fi­co en la uti­li­za­ción de lu­ga­res co­mu­nes en Ale­ma­nia. To­ros, sies­tas y fies­tas con­ti­nuas ha­bían si­do lan­za­dos co­mo ma­ni­dos dar­dos con­tra la es­qui­na de Eu­ro­pa. A prin­ci­pios de ese mes, por ejem­plo, el

Süd­deuts­che Zei­tung sa­ca­ba a la luz un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Es­pa­ña: una cri­sis de qui­nien­tos años” en el que, en­tre otras co­sas, de­fi­nía el si­glo XX del Es­ta­do es­pa­ñol co­mo “una vuel­ta a la In­qui­si­ción”. To­dos fun­cio-

na­mos con es­te­reo­ti­pos, ge­ne­ra­li­za­cio­nes ex­ce­si­vas que nos per­mi­ten eti­que­tar a gru­pos de per­so­nas a las que no nos me­re­ce la pe­na in­di­vi­dua­li­zar. La can­ti­dad de in­for­ma­ción que nos lle­ga es in­men­sa y es im­po­si­ble pro­ce­sar a ca­da in­di­vi­duo co­mo un ca­so con­cre­to. Si al­guien no tie­ne con­tac­to con los mao­ríes de Nue­va Ze­lan­da, es inevi­ta­ble que les apli­que eti­que­tas glo­ba­li­za­do­ras. Aun­que mu­chas per­so­nas lo nie­guen, tie­nen in­terio­ri­za­dos es­tos pro­to­ti­pos. Hay una for­ma sen­ci­lla de de­mos­trar­lo: si nos pi­den que aso­cie­mos ad­je­ti­vos a de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos hu­ma­nos, ca­si to­do el mun­do ele­gi­re­mos los mis­mos cuan­do se tra­ta de gru­pos con los que te­ne­mos po­co con­tac­to. Si co­no­ce­mos a po­cos ja­po­ne­ses, pas­to­res de ca­bras o ni­ños su­per­do­ta­dos, ha­brá ca­li­fi­ca­ti­vos que nos re­sul­ten cla­ra­men­te in­di­ca­dos pa­ra de­fi­nir a los in­di­vi­duos que com­po­nen ese co­lec­ti­vo. El lec­tor pue­de ha­cer la prue­ba pre­gun­tan­do a per­so­nas que no co­noz­can a mu­chos in­ge­nie­ros cuá­les son los pri­me­ros ad­je­ti­vos que sur­gen cuan­do pien­san en uno. Ve­rá que son sor­pren­den­te­men­te si­mi­la­res. Sin em­bar­go, cuan­do va­mos co­no­cien­do a per­so­nas per­te­ne­cien­tes a esos gru­pos, los tó­pi­cos se van des­ha­cien­do po­co a po­co. El es­te­reo­ti­po, su­fi­cien­te pa­ra de­fi­nir a una mu­che­dum­bre, es cla­ra­men­te inú­til cuan­do sa­be­mos có­mo son las per­so­nas que lo com­po­nen. Si no hay ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va, la can­ti­dad de tri­via­li­da­des que un co­lec­ti­vo uti­li­za pa­ra ca­li­fi­car al otro de­pen­de siem­pre del con­tac­to en­tre los dos. Pe­ro es­te pro­ce­so na­tu­ral de di­so­lu­ción de lu­ga­res co­mu­nes a me­di­da que co­no­ce­mos miem­bros de un gru­po pue­de ser adul­te­ra­do. Si las per­so­nas que con­tro­lan los me­dios están in­tere­sa­das en man­te­ner los tó­pi­cos, lo pue­den con­se­guir. Las ge­ne­ra­li­za­cio­nes se con­ver­ti­rán en pre­jui­cios y, aun­que co­noz­ca­mos a in­di­vi­duos de ese co­lec­ti­vo, las se­gui­re­mos man­te­nien­do por­que cual­quier co­sa que ha­gan re­for­za­rá nues­tra idea ini­cial. Un ejem­plo –que ha pro­du­ci­do po­lé­mi­ca en los úl­ti­mos años– de es­te fe­nó­meno de pre­jui­cio im­pues­to y man­te­ni­do a pe­sar del co­no­ci­mien­to es el ca­ni­ba­lis­mo. To­dos sa­be­mos que mu­chos his­to­ria­do­res y an­tro­pó­lo­gos de­fien­den la idea de que el sa­cri­fi­cio hu­mano ri­tual que in­clu­ye co­mer­se a la víc­ti­ma fue fre­cuen­te en de­ter­mi­na­das cul­tu­ras. Es un es­te­reo­ti­po que, por ejem­plo, se ac­ti­va rá­pi­da­men­te al pen­sar en los az­te­cas. El tó­pi­co da por bue­na la ver­sión de los in­va­so­res es­pa­ño­les que ha­bla­ban de mi­les y mi­les de víc­ti­mas. Sin em­bar­go, una mi­no­ría ca­da vez más nu­me­ro­sa de in­ves­ti­ga­do­res opi­na que no exis­te, ni ha exis­ti­do nun­ca, una cul­tu­ra que de ma­ne­ra ru­ti­na­ria de­vo­ra­ra a sus muer­tos o ma­ta­ra y se co­mie­ra a sus enemi­gos. Se­gún es­tos in­ves­ti­ga­do­res, es­te ti­po de ca­ni­ba­lis­mo es pu­ro fol­klo­re, tó­pi­co fa­bri­ca­do por los que con­tro­la­ban la in­for­ma­ción (los cro­nis­tas de In­dias) y que­rían de­mos­trar que su cul­tu­ra era su­pe­rior. De he­cho, la pa­la­bra ca­ní­bal de­ri­va de ca­ri­be, el nom­bre de un pue­blo in­dí­ge­na de las An­ti­llas y Amé­ri­ca del Sur des­cu­bier­to por Co­lón. En su dia­rio, Co­lón los des­cri­be co­mo an­tro­pó­fa­gos por­que le vino bien creer lo que le con­ta­ron los ara­wak, una et­nia ve­ci­na enemi­ga de los ca­ri­be. Exis­ten cien­tos de ca­sos si­mi­la­res do­cu­men­ta­dos en los que una cul­tu­ra acu­sa a otra de ca­ni­ba­lis­mo. Los an­ti­guos chi­nos creían que los co­rea­nos eran ca­ní­ba­les. Los co­rea­nos creían lo mis­mo de los chi­nos. Los az­te­cas acu­sa­ron de ca­ni­ba­lis­mo a los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les. Los con­quis­ta­do­res, que es­cri­bie­ron to­dos los li­bros, son, por su­pues­to, la prin­ci­pal fuente de creen­cia en el ca­ni­ba­lis­mo az­te­ca. Sin em­bar­go, ni una so­la cul­tu­ra del mun­do ha re­co­no­ci­do nun­ca ser an­tro­pó­fa­ga ri­tual. El an­tro­pó­lo­go Wi­lliam Arens, au­tor de El mi­to del ca­ni­ba­lis­mo, afir­ma que de he­cho no hay una so­la prue­ba de que es­ta prác­ti­ca ha­ya te­ni­do lu­gar ja­más. Pe­ro co­mo él mis­mo nos re­cuer­da, es un es­te­reo­ti­po muy có­mo­do e im­pac­tan­te, que sal­ta rá­pi­da­men­te a la men­te cuan­do se quie­re dar sen­sa­ción de superioridad res­pec­to a de­ter­mi­na­dos gru­pos ét­ni­cos. En las cla­ses con­ser­va­do­ras de Es­ta­dos Uni­dos son co­mu­nes los chis­tes so­bre ese te­ma pa­ra opo­ner­se a las reivin­di­ca­cio­nes de de­re­chos de las per­so­nas de ori­gen la­tino: se­gún ese ti­po de bro­mas, si se les re­co­no­cen pres­ta­cio-

nes en sa­ni­dad y edu­ca­ción, tam­bién ha­bría que pa­sar­les víc­ti­mas pa­ra ser de­vo­ra­das… El uso de pre­jui­cios se acen­túa en mo­men­tos de cri­sis. En épo­cas ten­sas, el po­der uti­li­za esas ge­ne­ra­li­za­cio­nes que to­dos uti­li­za­mos en la vi­da dia­ria (“los es­qui­ma­les son…”, “las per­so­nas que van mu­cho al gim­na­sio son…”, “los ado­les­cen­tes son…”) pa­ra pro­mo­ver sus in­tere­ses. En la Ale­ma­nia na­zi se po­pu­la­ri­zó la ex­pre­sión “si no exis­tie­ran los ju­díos, ha­bría que in­ven­tar­los”: los po­ten­ta­dos ma­ni­pu­lan a las ma­sas ma­ne­jan­do la in­for­ma­ción so­bre los di­fe­ren­tes gru­pos. Des­de los es­te­reo­ti­pos es muy sen­ci­llo crear pre­jui­cios, car­gan­do de emo­cio­nes –co­mo la ira, la en­vi­dia o el te­mor– esas eti­que­tas glo­ba­li­za­do­ras. Lo úni­co que tie­nen que ha­cer aque­llos que quie­ren in­fluir­nos es ac­ti­var es­tos es­que­mas pa­ra in­ter­pre­tar los da­tos de for­ma que pa­rez­ca que los de­más nos están ata­can­do. In­fun­dien­do mie­do ha­cia unos “enemi­gos des­per­so­na­li­za­dos” con­se­gui­mos unir nues­tro gru­po. A lo lar­go de la his­to­ria, esa ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra ela­bo­rar es­te­reo­ti­pos acer­ca de otras cul­tu­ras, in­ven­tar his­to­rias que con­fir­men el pre­jui­cio y di­fun­dir­las co­mo reales sin ha­ber­las con­fir­ma­do ha pro­du­ci­do re­sul­ta­dos de­vas­ta­do­res. La tác­ti­ca es sen­ci­lla. No se tra­ta de men­tir, sino de con­tar sólo los da­tos que nos con­vie­nen. En el uso de pre­jui­cios, la men­ti­ra no es­tá en lo que se di­ce: es­tá en lo que no se di­ce. El po­der tie­ne que con­se­guir que los he­chos que con­tra­di­cen el es­te­reo­ti­po sean ig­no­ra­dos y los que lo va­li­dan se di­fun­dan exa­ge­ra­da­men­te. No se ha­bla, por ejem­plo, de éxi­tos del gru­po es­tig­ma­ti­za­do, sólo de fra­ca­sos. Al­bert Eins­tein re­su­mió la téc­ni­ca de los ma­ni­pu­la­do­res con una fra­se ge­nial: “Si mi teo­ría de la re­la­ti­vi­dad es exac­ta, los ale­ma­nes di­rán que soy ale­mán y los fran­ce­ses que soy ciu­da­dano del mun­do. Pe­ro, si no, los fran­ce­ses di­rán que soy ale­mán, y los ale­ma­nes que soy ju­dío”. En nues­tra épo­ca de cri­sis lo que se po­ne en jue­go es la con­fian­za. Las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal se mue­ven ha­cia los lu­ga­res que las ge­ne­ran. Pe­ro no sólo eso: la se­gu­ri­dad en no­so­tros mis­mos es fun­da­men­tal a ni­vel so­cial por­que es la ba­se del en­tu­sias­mo. Es tan­to su im­por­tan­cia que el fa­lle­ci­do so­ció­lo­go ale­mán Ni­klas Luh­mann –au­tor de una ma­cro­teo­ría de los sis­te­mas so­cia­les que en­tien­de es­tos co­mo un ni­vel emer­gen­te que va más allá de la su­ma de los in­di­vi­duos que los com­po­nen– de­di­có en­te­ra­men­te uno de sus li­bros a es­te te­ma. Se­gún Luh­mann, “sin con­fian­za no po­dría­mos le­van­tar­nos de la ca­ma por la ma­ña­na, por­que se­ría­mos asal­ta­dos por un mie­do in­de­ter­mi­na­do que nos im­pe­di­ría ha­cer­lo”. La vi­da eco­nó­mi­ca se ba­sa en esa fe irra­cio­nal en no­so­tros mis­mos y en los de­más. Los fac­to­res ob­je­ti­vos son de­ma­sia­do com­ple­jos (hay mu­chas va­ria­bles y sus in­ter­re­la­cio­nes son im­pre­vi­si­bles) pa­ra ser de­ci­si­vos en la to­ma de de­ci­sio­nes. En reali­dad, es­tas se ex­pli­can por cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas. Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te en la re­vis­ta

Na­tu­re lo de­mos­tra­ba una vez más. El ex­pe­ri­men­to –di­ri­gi­do por Tho­mas Baum­gart­ner, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Zu­rich, y Ernst Fehr, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Em­pí­ri­ca en Economía de la mis­ma uni­ver­si­dad– con­sis­tía en pro­po­ner a los par­ti­ci­pan- tes un jue­go de in­ver­sión. Los vo­lun­ta­rios re­ci­bían 53 eu­ros ca­da uno y de­bían de­ci­dir cuán­to di­ne­ro pres­ta­ban a los que par­ti­ci­pa­ban co­mo pe­di­güe­ños. Si es­tos de­vol­vían el di­ne­ro, el in­ver­sor re­ci­bía tam­bién in­tere­ses. Si no, ocu­rría lo mis­mo que se su­po­ne que pa­sa en la vi­da real: el su­je­to ex­pe­ri­men­tal per­día el di­ne­ro. Pues bien, el gru­po de vo­lun­ta­rios a los que se inocu­ló con­fian­za (se les hi­zo in­ha­lar oxi­to­ci­na, una hor­mo­na que la ge­ne­ra) arries­ga­ba más: un 45% de ellos otor­ga­ban el má­xi­mo cré­di­to per­mi­ti­do. Los des­con­fia­dos (a los que no se les ha­bía su­mi­nis­tra­do la sus­tan­cia) sólo lo ha­cían en un 21% de los ca­sos, por­que te­nían mu­cha me­nos se­gu­ri­dad en los de­más… aun­que los fac­to­res ob­je­ti­vos eran los mis­mos. Evi­den­te­men­te, es­ta téc­ni­ca bio­quí­mi­ca es di­fí­cil de apli­car en la vi­da real. Es di­fí­cil su­mi­nis­trar oxi­to­ci­na a los po­si­bles in­ver­so­res en un país. Pe­ro sí se pue­de uti­li­zar la es­tra­te­gia de ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción. Ac­ti­van­do es­te­reo­ti­pos que des­pres­ti­gian a los de­más lu­ga­res, los po­de­ro­sos con­si­guen mi­nar la con­fian­za en esas zo­nas y au­men­tar su cre­di­bi­li­dad. Los ejem­plos ini­cia­les de vuel­ta a los tó­pi­cos so­bre el sur de Eu­ro­pa de­mues­tran en qué di­rec­ción se están fo­men­tan­do los pre­jui­cios. Se di­ce que en los “es­ta­dos pe­ri­fé­ri­cos” se tra­ba­ja me­nos y se vi­ve del Es­ta­do y que la efi­ca­cia y el es­fuer­zo son pa­tri­mo­nio del Nor­te. Los da­tos que sus­ten­tan ese tó­pi­co no son ne­ce­sa­rios por­que una vez fi­ja­da la ima­gen en la men­te de aque­llos a los que quie­ren lle­gar, se ac­ti­va sin ne­ce­si­dad de jus­ti­fi­car­la. Por eso los es­te­reo­ti­pos son un ar­ma tan po­ten­te: una vez crea­dos, no ha­ce fal­ta ar­gu­men­tar­los. Ade­más, los pre­jui­cios fun­cio­nan muy bien a la ho­ra de ha­cer in­vi­si­bles los da­tos que los con­tra­di­cen. En los pe­rió­di­cos ale­ma­nes, por ejem­plo, po­cas ve­ces se re­cuer­da que el gas­to pú­bli­co, el nú­me­ro de fun­cio­na­rios y el suel­do de es­tos es me­nor en ca­si to­dos los es­ta­dos del sur. Cuan­do se ha­bla de “qui­nien­tos años de cri­sis”, se ol­vi­da que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co era mu­cho me­nor en Ale­ma­nia que en Es­pa­ña en la dé­ca­da an­te­rior a la lle­ga­da de es­ta. Y cuan­do ocu­rren he­chos que con­tra­di­cen la su­pues­ta efi­ca­cia del nor­te no se sa­can las con­clu­sio­nes que se ex­trae­rían si hu­bie­ran su­ce­di­do más aba­jo. Un par de me­ses an­tes de ese res­ca­te fi­nan­cie­ro ce­le­bra­do –por lo vis­to– con mú­si­ca de se­vi­lla­nas, el Real Ma­drid ju­ga­ba en el Allianz Are­na (el es­ta­dio que des­pués iba a ser la se­de de la fi­nal de Cham­pions) an­te el Ba­yern Munich. Cuan­do en­tra­ron en los ves­tua­rios pa­ra ini­ciar el par­ti­do, Cris­tiano Ro­nal­do, Ozil y Ben­ze­ma des­cu­brie­ron que les ha­bían ro­ba­do bo­tas, ca­mi­se­tas y… cal­ce­ti­nes. El ro­bo, digno ca­so pa­ra Mor­ta­de­lo y Fi­le­món, no fue nun­ca acla­ra­do. Po­de­mos ima­gi­nar los co­men­ta­rios de la pren­sa ale­ma­na si es­to hu­bie­ra ocu­rri­do en el sur de Eu­ro­pa. “Los pa­ga­nos –nos re­cor­da­ba Ter­tu­liano– atri­bu­yen a los cris­tia­nos to­das las ca­la­mi­da­des pú­bli­cas, cual­quier ca­tás­tro­fe. Si las aguas del Tí­ber se des­bor­dan e inun­dan la ciu­dad, si por el con­tra­rio el Ni­lo no se des­bor­da ni inun­da los cam­pos, si hay se­quía, ca­res­tía, pes­te, te­rre­mo­to, la cul­pa es to­da de los cris­tia­nos, que des­pre­cian a los dio­ses, y por to­das par­tes se gri­ta: ¡Los cris­tia­nos a los leo­nes!”. El chi­vo ex­pia­to-

rio es útil por­que des­car­ga de cul­pa y de­ja la sen­sa­ción de que el mal es­tá en “los otros”. Si, ade­más, eso ge­ne­ra sos­pe­chas so­bre ellos y con­fian­za en nues­tra ca­pa­ci­dad, la es­tra­te­gia es más útil. Ade­más, es­te ti­po de tác­ti­ca es muy efi­caz por­que se va in­tro­du­cien­do de for­ma su­til, sin que los afec­ta­dos se den cuen­ta y pue­dan lu­char con­tra ella. Los es­te­reo­ti­pos pa­re­cen, al prin­ci­pio, una es­pe­cie de bro­ma. Cuan­do ya se han con­ver­ti­do en pre­jui­cios, es tar­de. El lec­tor pue­de ha­ber ana­li­za­do el tó­pi­co del ca­ni­ba­lis­mo ri­tual co­mo un ejem­plo de pre­jui­cio que ha afec­ta­do a cul­tu­ras an­ti­guas co­mo los az­te­cas. Pe­ro en el año 1960, Mont­go­mery Clift, Eli­sa­beth Tay­lor y Kat­he­ri­ne Hep­burn pro­ta­go­ni­za­ron una in­ten­sa pe­lí­cu­la ti­tu­la­da De re­pen­te, el úl­ti­mo ve­rano. Ese fil­me con­te­nía una de las es­ce­nas más cu­rio­sas que nos ha da­do el ci­ne. Co­mien­za cuan­do el pro­ta­go­nis­ta, Se­bas­tian, se en­cuen­tra ve­ra­nean­do en una pla­ya. El lu­gar se lla­ma Ca­be­za de Lo­bo, y por las in­di­ca­cio­nes po­dría tra­tar­se per­fec­ta­men­te de An­da­lu­cía o al­gún lu­gar si­mi­lar. En un de­ter­mi­na­do mo­men­to, unos desarra­pa­dos y rui­do­sos chi­qui­llos ro­dean al ri­co y cul­to Se­bas­tian. De re­pen­te –co­mo bien in­di­ca el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la– cuan­do na­die lo es­pe­ra, los cha­va­les em­pie­zan a per­se­guir­le, le ha­cen des­pe­ñar­se por un barranco y lo des­pe­da­zan a mor­dis­cos en un ac­to de ca­ni­ba­lis­mo. Al pa­re­cer, al pú­bli­co me­dio es­ta­dou­ni­den­se la idea de que en el sur de Eu­ro­pa se co­man a los tu­ris­tas le pa­re­ció bas­tan­te creí­ble. Si se pue­de ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción pa­ra ha­cer­nos ca­ní­ba­les, más fá­cil aún es ven­der la idea de que so­mos in­efi­ca­ces, va­gos o po­co em­pren­de­do­res. La bue­na no­ti­cia es que no­so­tros po­de­mos re­be­lar­nos con­tra esos es­te­reo­ti­pos: es­tá en nues­tras ma­nos no ser aque­llo que los de­más quie­ren que sea­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.