Di­vi­de que al­go que­da

La Vanguardia - ES - - ED -

A fi­na­les de los años 40 del si­glo pa­sa­do, el psi­có­lo­go Mu­za­fer She­rif con­si­guió fa­bri­car una pe­que­ña gue­rra sin ne­ce­si­dad de re­li­gio­nes, dispu­tas ideo­ló­gi­cas o en­cla­ves es­tra­té­gi­cos. Usó, sim­ple­men­te, es­te­reo­ti­pos tri­via­les. She­rif se lle­vó de cam­pa­men­to de ve­rano a un gru­po de ni­ños en­tre on­ce y do­ce años. Es­tos cha­va­les no se co­no­cían en­tre ellos, no eran es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­cos y no te­nían di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en cuan­to a am­bien­tes so­cio­cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos. Has­ta que, al ca­bo de unos días, di­vi­dió a los cha­va­les en dos gru­pos, Águi­las y Ser­pien­tes. En cuan­to lo hi­zo, los dos co­lec­ti­vos em­pe­za­ron a es­truc­tu­rar­se. Los cha­va­les se apre­su­ra­ron a en­con­trar un pa­pel en su gru­po: lí­der, gra­cio­so, ci­men­ta­dor, pro­te­gi­do… Cuan­do los pa­pe­les ya es­ta­ban es­ta­ble­ci­dos, el psi­có­lo­go pa­só al si­guien­te ni­vel del jue­go: se de­di­có a fo­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad. Ideó ta­reas en las que sólo un gru­po al­can­za­ra el éxi­to: el inevi­ta­ble par­ti­do de fút­bol y el vie­jo jue­go de ti­rar de una cuer­da ser­vían muy bien pa­ra ese fin. La hos­ti­li­dad en­tre los dos gru­pos cre­ció y em­pe­za­ron las pe­leas e in­sul­tos. En­fren­tan­do a los dos gru­pos, She­rif creó pre­jui­cios. Tras unos días, los miem­bros de un gru­po no ha­bla­ban del otro co­mo Águi­las o Ser­pien­tes, sino que in­ven­ta­ron epí­te­tos des­pec­ti­vos. Ca­da co­lec­ti­vo in­ven­tó ge­ne­ra­li­za­cio­nes pa­ra el otro: pi­jos o guarros, chu­los o dé­bi­les… Qui­zás el efec­to del ex­pe­ri­men­to que más pue­de re­so­nar a los que ejer­cen el po­der fue su ca­pa­ci­dad pa­ra ig­no­rar la cau­sa de las in­jus­ti­cias. Cuan­do el psi­có­lo­go fa­vo­re­cía a un de­ter­mi­na­do gru­po ar­bi­tra­ria­men­te, los miem­bros del otro no reac­cio­na­ban con­tra él, sino con­tra el otro gru­po. La apli­ca­ción a la vi­da real es ob­via: si un po­ten­ta­do quie­re in­du­cir me­di­das in­jus­tas, lo me­jor que pue­de ha­cer es avi­var los es­te­reo­ti­pos en­tre paí­ses. En vez de pe­lear por nues­tros de­re­chos con­tra la per­so­na que nos los ha qui­ta­do, aca­ba­re­mos echán­do­nos la cul­pa unos a otros por ha­ber­los per­di­do. De he­cho, el ex­pe­ri­men­to de She­rif de­mos­tró que sólo hay una for­ma de aca­bar con los pre­jui­cios: la cer­te­za de que es me­jor tra­ba­jar jun­tos pa­ra al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos. She­rif pu­so ma­nos a la obra y dio un fi­nal fe­liz a su ex­pe­ri­men­to. Unió a los Águi­las y los Ser­pien­tes en ac­ti­vi­da­des en las que tu­vie­ran que coope­rar pa­ra con­se­guir una me­ta. Re­pa­ra­ron jun­tos un ca­mión ave­ria­do, hi­cie­ron un gru­po de tra­ba­jo co­mún pa­ra su­mi­nis­trar agua al cam­pa­men­to… Eran tra­ba­jos en los que unos ne­ce­si­ta­ban la coope­ra­ción de los otros y es­to hi­zo que de­ja­ran de exis­tir los dos gru­pos… y los es­te­reo­ti­pos que se apli­ca­ban a sus miem­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.