EL PRE­CIO DE LA COM­PE­TI­TI­VI­DAD

Com­pe­tir es na­tu­ral, es ge­né­ti­co y, des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­nal, da pla­cer y más si se aca­ba ga­nan­do. Mar­ca nues­tras vi­das, pe­ro ¿tie­ne tam­bién que do­mi­nar­las? Apos­tar por la su­ma y la co­la­bo­ra­ción es la al­ter­na­ti­va: tam­bién da di­vi­den­dos y sa­tis­facc

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

La com­pe­ti­ti­vi­dad es la ma­dre de la am­bi­ción. Ba­jo sus dic­ta­dos bus­ca­mos te­ner más, ser me­jo­res, lle­gar los pri­me­ros. Co­mo si de una se­mi­lla de hie­dra se tra­ta­se, echa raí­ces en lo más hon­do de nues­tro in­te­rior y se ex­tien­de inexo­ra­ble­men­te por to­dos los ám­bi­tos de nues­tra vi­da. Lo cier­to es que nos gus­ta ga­nar. Es un im­pul­so pri­ma­rio que es­ti­mu­la la pro­duc­ción de adre­na­li­na y la des­car­ga de se­ro­to­ni­na, lo que nos lle­va a sen­tir­nos tan ex­ci­ta­dos co­mo sa­tis­fe­chos. Una dro­ga na­tu­ral de la que siem­pre que­re­mos más. Sin em­bar­go, es­ta aman­te del jue­go tie­ne dos ca­ras. Una exal­ta el es­pí­ri­tu de su­pera­ción, ese ins­tin­to que nos lle­va a dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos an­te los re­tos que nos im­po­ne la vi­da. La otra, ca­ren­te de es­crú­pu­los, nos cie­ga an­te to­do lo que no sea lo­grar la me­ta que nos he­mos fi­ja­do. Des­de nues­tra más tier­na in­fan­cia apren­de­mos a res­pe­tar­la, in­clu­so a ve­ne­rar­la. El pro­ce­so co­mien­za a tra­vés de los jue­gos que com­par­ti­mos con nues­tros her­ma­nos, ami­gos o com­pa­ñe­ros de cla­se. No en vano, ca­si to­dos los de­por­tes y ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas crea­das por el hombre se ba­san en una com­pe­ti­ción de unos con­tra otros en la que siem­pre hay un so­lo ga­na­dor. De he­cho, en la jer­ga deportiva se sue­le de­cir que “el se­gun­do es el pri­mer per­de­dor”. Lo mis­mo su­ce­de en el ám­bi­to aca­dé­mi­co, en el que re­ci­bi­mos no­tas que nos po­si­cio­nan co­mo los pri­me­ros o los úl­ti­mos de la cla­se. Las ca­li­fi­ca­cio­nes tie­nen re­per­cu­sio­nes, no sólo en la es­cue­la y en las po­si­bi­li­da­des de per­se­guir la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que an­he­la­mos, sino tam­bién en ca­sa, don­de a me­nu­do se nos pre­mia o se nos cas­ti­ga en ba­se a los ex­ce­len­tes o sus­pen­sos que re­ci­bi­mos. Así, des­de muy pe­que­ños apren­de­mos a prac­ti­car la com­pe­ti­ción, bien con no­so­tros mis­mos o bien con aque­llos que nos ro­dean. No im­por­ta si com­pe­ti­mos de for­ma in­di­vi­dual o co­mo equi­po. En to­da com­pe­ti­ción, nues­tro con­trin­can­te tie­ne la fun­ción de es­ti­mu­lar­nos a per­fec­cio­nar nues­tras ha­bi­li­da­des, ca­pa­ci­da­des y ren­di­mien­to con el ob­je­ti­vo de sa­lir vic­to­rio­sos del en­cuen­tro en el que me­di­mos nues­tras fuer­zas. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta útil y ne­ce­sa­ria, que con­tri­bu­ye al avan­ce en cam­pos tan dis­pa­res co­mo la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca o el de­por­te de éli­te. En tér­mi­nos de com­pe­ti­ción, no hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre lo­grar un pre­mio No­bel o una me­da­lla de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos. Pa­re­ce que lo­grar ese an­sia­do pri­mer pues­to es si­nó­ni­mo de triun­fo, de po­der, de la po­si­bi­li­dad de op­tar a una vi­da me­jor e in­clu­so de lle­gar a ser una per­so­na me­jor. A me­nu­do asu­mi­mos que es­ta for­ma de fun­cio­nar nos acer­ca­rá al San­to Grial de la fe­li­ci­dad. De ahí que pa­ra mu­chos la vi­da se con­vier­ta en una ca­rre­ra, a ve­ces de obs­tácu­los, otras de ve­lo­ci­dad y, en oca­sio­nes, de fon­do. El ele­men­to co­mún que to­dos com­par­ti­mos es que va­mos co­rrien­do. Que­re­mos lle­gar an­tes que los de­más, cru­zar la me­ta y ob­te­ner el tro­feo pro­me­ti­do. Pe­ro ¿realmente com­pe­tir es siem­pre la me­jor ma­ne­ra de lle­gar adon­de que­re­mos? ¿Có­mo nos sen­ti­mos cuan­do con­se­gui­mos lo que nos ha­bía­mos pro­pues­to? ¿Adón­de nos con­du­ce la com­pe­ti­ti­vi­dad? Y, so­bre to­do, ¿en qué per­so­nas nos con­vier­te? Tal vez re­sul­te in­tere­san­te va­lo­rar si es más im­por­tan­te vi­vir com­pi­tien­do… o coope­ran­do. En úl­ti­ma ins­tan­cia, ¿qué nos ge­ne­ra más sa­tis­fac­ción y me­jo­res re­sul­ta­dos?

¿Ga­na siem­pre el pri­me­ro? Los ex­per­tos afir­man que nues­tra ne­ce­si­dad de com­pe­tir tie­ne una ba­se “bio­psi­co­so­cial”. Es de­cir, que es­tá de­ter­mi­na­da por nues­tra bio­lo­gía, nues­tra psi­que y los es­tí­mu­los con los que nos bom­bar­dea nues­tro en­torno. De he­cho, la com­pe­ti­ti­vi­dad es un im­pul­so que en­con­tra­mos re­fle­ja­do cons­tan­te­men­te en la na­tu­ra­le­za. Es­tá pre­sen­te en to­do ti­po de ani­ma­les, in­clu­so en­tre los in­sec­tos, tal co­mo se ex­pli­ca en el do­cu­men­tal de la

COM­PE­TIR ES SIEM­PRE LA VÍA PA­RA LLE­GAR ADON­DE QUE­RE­MOS? LA FUER­ZA DE LA SU­MA HA­CE DE LA RI­VA­LI­DAD SI­NER­GIA Y COOPE­RA­CIÓN

BBC Su­per­so­cie­da­des, del cien­tí­fi­co y na­tu­ra­lis­ta Da­vid At­ten­bo­rough. Uno de los ca­sos más in­tere­san­tes es­tá ilus­tra­do por una es­pe­cie de abe­jas que li­te­ral­men­te ter­mi­na des­tru­yén­do­se a sí mis­ma por com­pe­tir en vez de coope­rar. Se tra­ta de una co­lo­nia re­gi­da por la ti­ra­nía de una rei­na que im­pi­de que se desa­rro­lle el res­pe­to y la igual­dad en­tre el res­to de sus miem­bros. To­do co­mien­za en pri­ma­ve­ra, cuan­do una rei­na bus­ca un pe­que­ño agu­je­ro ba­jo tie­rra don­de po­ner sus hue­vos. Al po­co tiem­po na­ce una vein­te­na de abe­jas hem­bra, que se con­vier­ten en los pri­me­ros súb­di­tos de la rei­na. Ba­jo sus ór­de­nes, fun­dan una nue­va co­lo­nia. Y lo ha­cen cons­tru­yen­do un en­jam­bre. Mien­tras la rei­na des­can­sa, las abe­jas tra­ba­ja­do­ras van crean­do cel­das he­chas de ce­ra pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En es­te pun­to de su evo­lu­ción se pro­du­ce el pri­mer ac­to fru­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad. La rei­na pro­du­ce una sus­tan­cia quí­mi­ca que re­pri­me el de­sa­rro­llo se­xual de sus des­cen­dien­tes. Así es co­mo go­za del mo­no­po­lio de la re­pro­duc­ción. Mien­tras, las otras abe­jas se de­di­can a vi­gi­lar y cui­dar a la nue­va pro­le de la rei­na. Al­gu­nas sa­len al ex­te­rior pa­ra re­co­lec­tar néc­tar y po­len con los que ali­men­tar a las lar­vas. Otras lim­pian el en­jam­bre. Y to­das ellas ac­túan se­gún lo que se es­pe­ra de ellas, cons­tru­yen­do cel­das in­can­sa­ble­men­te. Así es co­mo, en cues­tión de se­ma­nas, la co­lo­nia ya cuen­ta con más de dos­cien­tos miem­bros, acer­cán­do­se a su ca­pa­ci­dad má­xi­ma. Sin em­bar­go, la rei­na si­gue po­nien­do hue­vos. Y es­tos ya no con­tie­nen la sus­tan­cia quí­mi­ca que re­pri­me el de­sa­rro­llo se­xual de la co­lo­nia. Las nue­vas lar­vas están des­ti­na­das a ser fu­tu­ras reinas. Eso sí, es­te cam­bio no sólo afec­ta a los hue­vos, sino tam­bién al com­por­ta­mien­to del res­to de abe­jas tra­ba­ja­do­ras. Al­gu­nas em­pie­zan a po­ner sus pro­pios hue­vos. Pe­ro la po­si­bi­li­dad de com­pe­ten­cia des­agra­da tan­to a la rei­na, que op­ta por des­truir­los uno por uno. Ha­cia el fi­nal del ve­rano se pro­du­ce la anar­quía en el en­jam­bre. Mu­chas de las tra­ba­ja­do­ras cu­yas lar­vas han si­do des­trui­das por la rei­na em­pie­zan a ata­car­la. Y fi­nal­men­te la ma­tan. Con la muer­te de la rei­na se ini­cia el fi­nal de la co­lo­nia. Nin­gu­na abe­ja tra­ba­ja­do­ra so­bre­vi­vi­rá a la lle­ga­da del du­ro in­vierno. An­tes de que es­to su­ce­da, las jó­ve­nes reinas se ha­brán mar­cha­do del en­jam­bre y ter­mi­na­rán apa­reán­do­se con al­gu­na abe­ja ma­cho. Al lle­gar la si­guien­te pri­ma­ve­ra, ca­da una de ellas crea­rá una nue­va co­lo­nia, re­pi­tien­do es­te pro­ce­so de na­ci­mien­to, de­sa­rro­llo y muer­te. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de abe­jas no apren­den de los erro­res co­me­ti­dos por sus an­te­ce­so­ras y re­pro­du­cen ins­tin­ti­va­men­te el mis­mo pro­ce­so de com­pe­ten­cia año tras año. En es­ta mis­ma lí­nea, los se­res hu­ma­nos –con una lar­ga y san­grien­ta his­to­ria a sus es­pal­das– se en­cuen­tran di­vi­di­dos por el es­pí­ri­tu de com­pe­ti­ción. Pe­ro en vez de coope­rar en­tre sí al ser­vi­cio del bien co­mún de la hu­ma­ni­dad, con­vi­ven en un cli­ma de cons­tan­te lu­cha y cris­pa­ción. A me­nos que su­pe­re­mos nues­tras di­fe­ren­cias su­per­fi­cia­les y apren­da­mos a com­par­tir des­de el res­pe­to y la igual­dad, el con­flic­to y la des­truc­ción van a se­guir pro­ta­go­ni­zan­do nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos.

La fuer­za de la su­ma La com­pe­ti­ti­vi­dad re­sul­ta muy exi­gen­te. Nos de­man­da en­tre­ga ab­so­lu­ta y com­pro­mi­so eterno. A cam­bio, nos pro­me­te una efí­me­ra sa­tis­fac­ción. Pue­de re­sul­tar útil y be­ne­fi­cio­sa, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar su po­ten­cial des­truc­ti­vo, no sólo pa­ra las per­so­nas de nues­tro en­torno o nues­tros po­ten­cia­les con­trin­can­tes, sino pa­ra no­so­tros mis­mos. No en vano, el pro­ble­ma de la com­pe­ti­ción es que a me­nu­do nos que­da­mos ofus­ca­dos por el re­sul­ta­do y ter­mi­na­mos por ol­vi­dar lo más im­por­tan­te: dis­fru­tar del jue­go. De ahí la im­por­tan­cia de fre­nar de vez en cuan­do, to­mar pers­pec­ti­va y plan­tear­nos si eso que lle­va­mos per­si­guien­do tan­to tiem­po –que tan­to su­dor, es­fuer­zo y re­nun­cias nos es­tá cos­tan­do– es lo que ver­da­de­ra­men­te an­he­la­mos, lo que nos va a acer­car a ser la per­so­na que que­re­mos ser. Por otra par­te, tam­bién re­sul­ta cla­ve cues­tio­nar el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra ga­nar. En úl­ti­ma ins­tan­cia, ¿en qué con­sis­te ga­nar? ¿En lle­gar el pri­me­ro o en apren­der y sa­ber dis­fru­tar del re­co­rri­do? Es mo­men­to de plan­tear­nos una al­ter­na­ti­va ba­sa­da en la fuer­za de la su­ma. Sólo así po­dre­mos trans­for­mar la com­pe­ti­ción en coope­ra­ción y co­la­bo­ra­ción, pa­san­do del yo al no­so­tros. El re­to con­sis­te en tras­cen­der la ne­ce­si­dad de des­ta­car a ni­vel in­di­vi­dual y abra­zar la pre­mi­sa de que jun­tos po­de­mos con­se­guir co­sas que so­los nos re­sul­ta­rían im­po­si­bles.

ES- 5 DE ENERO DEL 2013

¿Qué ti­po de cangrejo so­mos? ES5 DE ENERO DEL 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.