GE­NES Y CAL­DO DE PO­LLO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ge­ne Sto­ne que­ría des­cu­brir si ha­bía al­gu­na ma­ne­ra de evi­tar po­ner­se en­fer­mo. El re­sul­ta­do de sus idas y ve­ni­das las ha plas­ma­do en Los se­cre­tos de las per­so­nas que nun­ca en­fer­man ( Pla­ne­ta). No es una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, pe­ro sí se ha en­con­tra­do con per­so­nas que res­pon­den a es­te perfil. Una par­te de ellos pa­re­cen en­car­nar los con­se­jos que una y otra vez re­pi­ten los ex­per­tos en cuan­to a una die­ta sa­lu­da­ble, un des­can­so re­gu­lar o ejer­ci­cios fí­si­cos. Pe­ro hay otros tes­ti­mo­nios de lo más va­rio­pin­tos que, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, les fun­cio­na. Co­mo la maes­tra God­dell, que no fal­tó ni un so­lo día a cla­se en to­da su vi­da. Una de las cla­ves re­si­de en el cal­do de po­llo. “Me ex­pli­có que to­mar cal­do de po­llo va­rias ve­ces a la se­ma­na pre­ve­nía los res­fria­dos. Ella lo ha­bía apren­di­do de su ma­dre, quien a su vez lo ha­bía apren­di­do de su ma­dre”. ¿Qué hay de cier­to en es­to? No ha si­do has­ta el año 2000 que han em­pe­za­do a pu­bli­car­se in­ves­ti­ga­cio­nes. En la re­vis­ta mé­di­ca Chest, in­ves­ti­ga­do­res del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Ne­bras­ka ha­lla­ron que la mez­cla de vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes del cal­do de po­llo po­see un efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio. Asi­mis­mo, se­gún Ir­win Zi­ment, neu­mó­lo­go de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UCLA, el cal­do de po­llo con­tie­ne agen­tes me­di­ca­men­to­sos pa­re­ci­dos a las sus­tan­cias far­ma­co­ló­gi­cas que hay en los me­di­ca­men­tos mo­der­nos pa­ra el res­fria­do. Ge­ne Sto­ne ex­pli­ca que du­ran­te la coc­ción, la car­ne de po­llo li­be­ra un ami­noá­ci­do con pro­pie­da­des quí­mi­cas si­mi­la­res a la ace­til­cis­teí­na, fár­ma­co que se re­ce­ta pa­ra la bron­qui­tis y otras en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Otras lí­neas de in­ves­ti­ga­ción des­ta­can los in­gre­dien­tes que se aña­den al cal­do, “co­mo el curry, la pi­mien­ta y el ajo, que pue­den ayu­dar a ali­viar los res­fria­dos; du­ran­te si­glos se han uti­li­za­do es­tos con­di­men­tos que tie­nen pro­pie­da­des an­ti­bió­ti­cas, an­ti­vi­ra­les y an­ti­mi­có­ti­cas”. Y a to­do ello hay que aña­dir los be­ne­fi­cios que tam­bién apor­tan las ce­bo­llas, za­naho­rias, na­bos, apio y pe­re­jil, que tam­bién sue­le aña­dir­se a los cal­dos. “Y un re­cien­te es­tu­dio ja­po­nés, pu­bli­ca­do en el Journal of Agri­cul­tu­re and Food Che­mistry, se­ña­la que el cal­do de po­llo pue­de que in­clu­so pre­ven­ga la hi­per­ten­sión, ya que la pe­chu­ga de po­llo con­tie­ne pro­teí­nas de co­lá­geno, que pre­sen­tan efec­tos si­mi­la­res a los in­hi­bi­do­res de la ECA, los me­di­ca­men­tos más ha­bi­tua­les en el tra­ta­mien­to de la hi­per­ten­sión ar­te­rial”. Se­rá o no se­rá, pe­ro por si aca­so hay quien no de­ja­rá de to­mar cal­do de po­llo. Aun­que tam­bién pue­de de­pen­der de los ge­nes, co­mo re­co­ge es­te mis­mo au­tor. Pues se­gún al­gu­nos es­tu­dios, aun lle­van­do una vi­da equi­li­bra­da, los ge­nes tie­nen al­go que de­cir. “Si bien se su­po­ne que adel­ga­zar ayu­da a pre­ve­nir las car­dio­pa­tías, eso pue­de no ser cier­to pa­ra quie­nes están pre­dis­pues­tos a ellas. En el 2007, dos es­tu­dios ob­ser­va­ron que cier­ta mu­ta­ción de un gen po­día cau­sar un in­cre­men­to de en­tre un 30% y un 64% de la pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Am­bos es­tu­dios es­ti­ma­ron que de un 20% a un 25% de las per­so­nas de ra­za cau­cá­si­ca son por­ta­do­res de esa mu­ta­ción. En con­se­cuen­cia, aun­que lle­ven un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, si­guen te­nien­do un ele­va­do ries­go de su­frir un in­far­to”. Pa­ra que la de­s­es­pe­ran­za no arrai­gue, es­te mis­mo au­tor se­ña­la que una nue­va ra­ma de la cien­cia lla­ma­da epi­ge­né­ti­ca sos­tie­ne que nues­tros ge­nes y las con­di­cio­nes ex­ter­nas, co­mo la die­ta, el es­trés, el en­torno y la nu­tri­ción ma­ter­na, ac­túan con­jun­ta­men­te. Se pro­du­ce una in­ter­re­la­ción por­que to­do afec­ta a to­do. Se tra­ta de ten­der ha­cia un equi­li­brio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.