LA IS­LA CRE­CIEN­TE

Las di­men­sio­nes reales de Sin­ga­pur no se co­rres­pon­den con su in­fluen­cia y pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal en el mun­do de los ne­go­cios. Es una pe­que­ña por­ción de tie­rra con mu­cho es­pa­cio pa­ra la di­ver­sión y el des­cu­bri­mien­to

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

De acuer­do con el do­cu­men­to con­jun­to pu­bli­ca­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el Ban­co Mun­dial y la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, Sin­ga­pur ocu­pa la pri­me­ra po­si­ción pla­ne­ta­ria en lo que se re­fie­re a la sa­lud de sus ha­bi­tan­tes: ca­si un no­ven­ta por cien­to (89,4%) de los mis­mos ca­si nun­ca en­fer­man. Lo cier­to es que par­te con ven­ta­ja, ya que po­dría­mos de­cir que Sin­ga­pur no es un ver­da­de­ro país, sino una ciu­dad-Es­ta­do, de mo­do que com­pa­rar su ta­sa con la de Aus­tra­lia, por ejem­plo, re­sul­ta dis­cu­ti­ble. Con sólo 700 ki­ló­me­tros cua­dra­dos –la su­per­fi­cie de Me­nor­ca–, Sin­ga­pur es el más pe­que­ño de los paí­ses del Sud­es­te Asiá­ti­co. Sin em­bar­go, su cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro pa­re­ce no te­ner más lí­mi­tes que los fí­si­cos. Cuan­do uno no ca­be en ca­sa y el di­ne­ro no es un pro­ble­ma, bus­ca un pi­so más gran­de, de ma­ne­ra que Sin­ga­pur dis­fru­ta tam­bién de un sin­fín de con­flic­tos re­la­ti­vos a sus aguas te­rri­to­ria­les. La ciu­dad es co­no­ci­da co­mo la is­la cre­cien­te, por­que des­de que se con­vir­tió en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te en 1965, ya ha ga­na­do nue­ve is­las al mar, en­tre las cua­les es­tá la del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Chan­gi.

La ta­sa de sa­lud va ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con el al­to ni­vel de vi­da, cla­ro es­tá, pe­ro tam­bién con se­ve­ras le­yes y prohi­bi­cio­nes. Por ejem­plo, es­tá pe­na­do con fuer­tes mul­tas es­cu­pir o mas­car chi­cle por la ca­lle. Por eso re­sul­ta di­ver­ti­do que su sím­bo­lo sea el Mer­lion, una fi­gu­ra mi­tad pez y mi­tad león, in­ven­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo co­mo síntesis del nom­bre de

ciu­dad león que le dio el fun­da­dor del Sul­ta­na­to de Ma­la­ca, el prín­ci­pe Pa­ra­mes­wa­ra, y el re­cuer­do de su pa­sa­do pes­que­ro. El Mer­lion abun­da en los par­ques en for­ma de fuente que es­cu­pe agua por la bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.