UN MUN­DO IM­PO­SI­BLE

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Sin­ga­pur era una al­dea de pes­ca­do­res per­di­da al sur de la ac­tual Ma­la­sia has­ta el año 1819, mo­men­to en que el bri­tá­ni­co sir Tho­mas Stam­ford Raf­fles la com­pró al sul­tán de Joho­re pa­ra la Com­pa­ñía de las In­dias Orien­ta­les, con la idea de fas­ti­diar los in­tere­ses de Ho­lan­da en el área. De es­te mo­do pa­só a for­mar par­te de las Co­lo­nias de los Es­tre­chos, de los que lle­gó a ser ca­pi­tal. Su po­si­ción es­tra­té­gi­ca le dio un tre­men­do au­ge en el si­glo XIX, so­bre to­do a raíz del co­mer­cio del cau­cho. Hoy, co­mo Es­ta­do so­be­rano, se si­gue be­ne­fi­cian­do de la mis­ma po­si­ción gra­cias al trá­fi­co aé­reo, aun­que pug­na con los Emi­ra­tos Ára­bes por ser el puen­te en­tre dos mun­dos. Am­bos tie­nen en co­mún las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, con la di­fe­ren­cia de que Sin­ga­pur cuen­ta con la hu­me­dad del mar. El so­fo­co se com­ba­te con ai­re acon­di­cio­na­do o, los fi­nes de se­ma­na, dis­fru­tan­do de las pla­yas de la is­la Sen­to­sa. Se en­cuen­tra en­fren­te de Sin­ga­pur y se la con­si­de­ra el pun­to más sep­ten­trio­nal del con­ti­nen­te asiá­ti­co, se­ña­la­do con­ve­nien­te­men­te pa­ra que nos ha­ga­mos la foto de re­cuer­do. El li­to­ral es bre­ve, pe­ro con ca­bi­da pa­ra tres áreas di­fe­ren­cia­das: Si­lo­so, Pa­la­wan y Tan­jong. La pri­me­ra es la más bu­lli­cio­sa y la úl­ti­ma, la más so­li­ta­ria en tér­mi­nos re­la­ti­vos. Pe­ro aten­ción, que no ha­bla­mos de un pa­raí­so per­di­do, en es­pe­cial des­de la crea­ción del Re­sorts World Sen­to­sa, un con­glo­me­ra­do de ho­te­les, ca­si­nos y zo­nas de ocio que in­clu­ye el parque Uni­ver­sal Stu­dios de Sin­ga­pur.

Pe­ro vol­va­mos al co­ra­zón de la ciu­dad. Po­de­mos em­pe­zar a co­no­cer­la bus­can­do la lí­nea de su sky­li­ne en el parque de Mer­lion, don­de es­tá la es­ta­tua ori­gi­nal que lle­va el nom­bre del mí­ti­co ani­mal, lan­zan­do un cho­rro de agua a la bahía, a los pies de los ras­ca­cie­los que lu­cen me­jor al lle­gar la no­che. El Mer­lion no se in­ven­tó has­ta el año 1964, de mo­do que no se tra­ta de una fi­gu­ra re­cu­pe­ra­da de la no­che de los tiem­pos. Por cier­to: la lí­nea de los ras­ca­cie­los de la ciu­dad se ha vis­to mo­di­fi­ca­da por la cons­truc­ción del Ma­ri­na Bay Sands, un tre­men­do ho­tel com­pues­to por tres to­rres, so­bre las cua­les hay un parque de 12.400 me­tros cua­dra­dos que las co­mu­ni­ca. Ya es fa­mo­sa la ima­gen de su In­fi­nity Pool, una pis­ci­na que a 200 me­tros de al­tu­ra pa­re­ce que­rer pre­ci­pi­tar­se so­bre la vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Sin­ga­pur. Gran­des edi­fi­cios apar­te, re­sul­ta en­tre­te­ni­da una vi­si­ta a al­guno de los ba­rrios ét­ni­cos de la ur­be, co­mo Little In­dia o Chi­na­town. El am­bien­te del pri­me­ro nos lle­va di­rec­ta­men­te al sub­con­ti­nen­te in­dio, con tem­plos tan alu­ci­nan­tes co­mo el de Sri Vee­ra­ma­ka­liam­man. En el se­gun­do, po­de­mos re­ser­var un tiem­po a vi­si­tar el Chi­na­town Heritage Cen­tre, un mu­seo en el que se na­rra la vi­da de la ma­yor olea­da de emi­gran­tes que re­ci­bió la ciu­dad.

Arri­ba, en el pai­sa­je ur­bano de la ciu­dad, des­ta­can el ho­tel Ma­ri­na Bay Sands y la no­ria de 165 m de al­tu­ra A la iz­quier­da, el es­pec­ta­cu­lar tem­plo de Sri Vee­ra­ma­ka­liam­man, si­tua­do en el ba­rrio de Little In­dia Ba­jo es­tas lí­neas, el Mer­lion, mi­tad pez y mi­tad león, es el sím­bo­lo de la ciu­dad y abun­da en los par­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.