EXA­MEN DE CON­CIEN­CIA

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Us­ted, que es­tá le­yen­do, y yo, que es­toy es­cri­bien­do, com­par­ti­mos un es­pa­cio don­de se mez­clan lo real –nues­tro al­re­de­dor– y lo ideal, lo que yo he es­cri­to y us­ted es­tá le­yen­do. No es­ta­mos sin­cro­ni­za­dos, por­que yo es­cri­bí es­te ar­tícu­lo ha­ce unos días, pe­ro hoy nos he­mos en­con­tra­do en el ac­to de su lec­tu­ra. Vol­ve­ré a mí y a mi aho­ra. Son las do­ce de la ma­ña­na del 14 de di­ciem­bre, es­toy en mi bi­blio­te­ca y frente a mi or­de­na­dor, co­nec­ta­do a in­ter­net. Vi­vo en una reali­dad au­men­ta­da. En mis li­bros, y en los ban­cos de in­for­ma­ción que guar­da Goo­gle, están co­di­fi­ca­das la reali­dad, la his­to­ria, las cul­tu­ras. Es un co­lo­sal te­so­ro que que­rría apro­ve­char. Lo que lla­ma­mos cul­tu­ra es el con­jun­to de so­lu­cio­nes que los hu­ma­nos han da­do a sus ne­ce­si­da­des, ex­pec­ta­ti­vas y con­flic­tos. Tie­ne que ha­ber mu­chas “bue­nas so­lu­cio­nes cul­tu­ra­les” que no acep­ta­mos por pre­jui­cios, ig­no­ran­cias pre­sun­tuo­sas... Tor­pe­men­te ce­ga­mos po­zos de los que po­dría­mos be­ber. To­do es­to se me ocu­rre por­que pen­sa­ba escribir so­bre la con­ve­nien­cia de ha­cer un exa­men de con­cien­cia res­pec­to al año que aca­bó. He caí­do en la cuen­ta de que ese exa­men es­tá en desuso. No creo que mis alum­nos lo prac­ti­quen nun­ca. Con­sis­te en re­fle­xio­nar so­bre el pa­sa­do, ha­llar las co­sas ma­las que he­mos he­cho, con el pro­pó­si­to de co­rre­gir­las. Es­to irri­ta a al­gu­nas co­rrien­tes psi­co­ló­gi­cas que pien­san que sólo hay que re­cor­dar los acon­te­ci- mien­tos que au­men­ten mi au­to­es­ti­ma, por­que los de­más son ne­ga­ti­vis­tas y me de­bi­li­tan en vez de for­ta­le­cer­me. Ade­más, el exa­men de con­cien­cia, pien­san mu­chos, es una prác­ti­ca pia­do­sa y reac­cio­na­ria, im­pues­ta por la Igle­sia co­mo an­te­ce­den­te del sa­cra­men­to de la pe­ni­ten­cia, y co­mo tal ina­cep­ta­ble. Tal vez re­cuer­den lo que apren­die­ron en el ca­te­cis­mo: exa­men de con­cien­cia, do­lor de co­ra­zón, pro­pó­si­to de la en­mien­da, de­cir los pe­ca­dos al con­fe­sor y cum­plir la pe­ni­ten­cia. Aquí re­to­mo la in­tro­duc­ción del ar­tícu­lo. ¿Y si es­tas prác­ti­cas fue­ran bue­nas con in­de­pen­den­cia de su in­ter­pre­ta­ción con­fe­sio­nal? ¿Y si el ha­ber­las re­cha­za­do por ha­ber si­do publicitadas re­li­gio­sa­men­te nos vol­vie­ra tos­cos, za­fios e irres­pon­sa­bles? Ana­li­za­ré hoy la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so.

EL EXA­MEN DE CON­CIEN­CIA, CU­YO ORI­GEN NO ES LA CRIS­TIAN­DAD, SINO LA AN­TI­GUA GRE­CIA, ES­TÁ EN DESUSO

El exa­men de con­cien­cia no es una crea­ción cris­tia­na. Epi­cu­ro exi­gía a sus dis­cí­pu­los que es­cru­ta­ran sus creen­cias in­cons­cien­tes y que con­fe­sa­ran pú­bli­ca­men­te sus fal­tas pa­ra co­rre­gir­las. Y Sé­ne­ca, una vez que ha­bían re­ti­ra­do las lu­ces y su cá­ma­ra es­ta­ba en si­len­cio, exa­mi­na­ba cuál ha­bía si­do su com­por­ta­mien­to ese día. Fue una preo­cu­pa­ción mo­ral lo que afi­nó la ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción, co­mo vio Nietzs­che. Él la con­si­de­ra­ba un re­plie­gue en­fer­mi­zo, por­que el hombre sano, de­cía, vi­ve en la ac­ción, no en la re­fle­xión. Aho­ra ya sa­be­mos lo pe­li­gro­sas que son es­tas ideas. Sin ese mo­men­to re­fle­xi­vo, nues­tra con­duc­ta es­tá re­gi­da por pul­sio­nes cie­gas. Los an­ti­guos mo­ra­lis­tas se asus­ta­ron al ana­li­zar el al­ma hu­ma­na. El epi­cú­reo Lu­cre­cio des­cri­be con des­ga­rra­da vio­len­cia la fie­ra lu­cha de las pa­sio­nes en el in­te­rior del hombre. Sé­ne­ca com­pa­ra el al­ma con una os­cu­ra ar­bo­le­da con es­tan­ques de pro­fun­di­dad in­son­da­ble. En el exa­men de con­cien­cia, nues­tro yo se des­do­bla. Soy ac­tor y es­pec­ta­dor de mí mis­mo. Ne­ce­si­ta­mos juz­gar­nos ob­je­ti­va­men­te, por­que sólo así po­dre­mos pro­gre­sar, al co­no­cer nues­tras for­ta­le­zas y nues­tras de­bi­li­da­des. En re­su­men, el exa­men de con­cien­cia es una “bue­na prác­ti­ca cul­tu­ral”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.