En­fer­mos de Es­ta­do

A lo lar­go de los úl­ti­mos cien años, más de un man­da­ta­rio ha pa­de­ci­do, mien­tras es­ta­ba en el car­go, al­gu­na en­fer­me­dad o tras­torno psí­qui­co que le lle­vó a con­di­cio­nar su to­ma de de­ci­sio­nes. El ofi­cio de go­ber­nar, al pa­re­cer, des­gas­ta. Y mu­cho

La Vanguardia - ES - - CREAR -

En uno de sus cé­le­bres afo­ris­mos, Giu­lio An­dreot­ti, sie­te ve­ces pri­mer mi­nis­tro ita­liano, di­jo que “el po­der des­gas­ta… a quien no lo tie­ne”. Pe­ro quien lo ejer­ce, tam­po­co re­bo­sa de sa­lud. Es más: la his­to­ria de­mues­tra que el ofi­cio de go­ber­nar sue­le pa­sar fac­tu­ra, a ve­ces de for­ma gra­ve, y que la en­fer­me­dad con­di­cio­na el ejer­ci­cio del mis­mo. Da­vid Owen, mé­di­co, que fue en los años se­ten­ta mi­nis­tro de Ex­te­rio­res del Reino Uni­do, ha pu­bli­ca­do un li­bro en el que re­pa­sa las en­fer­me­da­des de los prin­ci­pa­les je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno en los úl­ti­mos cien años ( En el po­der y en la en­fer­me­dad, Siruela). Su con­clu­sión es que po­cos lí­de­res con­si­guen el apro­ba­do. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el 2009 en la re­vis­ta Brain, jun­to a Jo­nat­han Da­vid­son, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Psi­quia­tría y de las Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en la Du­ke Uni­ver­sity, en Dir­ham (EE.UU.), Owen lle­gó a la con­clu­sión de que la mi­tad de los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses en­tre 1776 y 1974 ha pa­de­ci­do tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos. Los más co­mu­nes: de­pre­sión, an­sie­dad, tras­torno bi­po­lar y de­pen­den­cia del al­cohol. En uno de ca­da tres ca­sos, es­tos pro­ble­mas “fue­ron evi­den­tes a lo lar­go del ejer­ci­cio de su man­da­to”. Al­gún ejem­plo: Theo­do­re Roo­se­velt (tras­torno bi­po­lar), Wil­son y Hoo­ver (tras­torno de­pre­si­vo gra­ve), Ni­xon (abu­so de al­cohol). ¿El ofi­cio del po­lí­ti­co es ma­lo pa­ra la sa­lud? El pro­fe­sor Jo­nat­han Da­vid­son ha acep­ta­do con­tes­tar por co­rreo elec­tró­ni­co a al­gu­nas pre­gun­tas. “En al­gu­nos ca­sos ha­bía ten­den­cias pre­vias de al­gún sín­to­ma an­tes de que los lí­de­res asu­mie­ran el car­go y no hay du­da de que al ejer­cer el po­der, el pro­ble­ma se acen­túa. No obs­tan­te, se han da­do ca­sos en los que la en­fer­me­dad apa­re­ció por pri­me­ra vez en la pre­si­den­cia”. “Di­cho eso –aña­de–, no creo que tam­po­co los po­lí­ti­cos ten­gan una pre­dis­po­si­ción a vol­ver­se lo­cos”. En cam­bio, se­gún el psi­quia­tra Jo­sé Ca­bre­ra, au­tor del li­bro La sa­lud men­tal de los po­lí­ti­cos, “una per­so­na que ac­ce­de al po­der po­lí­ti­co ya pre­sen­ta un perfil pre­de­ter­mi­na­do y po­see una am­bi­ción es­pe­cial. Sin em­bar­go, aun­que uno ten­ga una vo­ca­ción pa­ra ocu­par car­gos po­lí­ti­cos, el ejer­ci­cio del po­der es una lo­sa tan gran­de que le pue­de ha­cer per­der la pers­pec­ti­va. No ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­ce en al­go gra­ve, pe­ro sí pue­den dar­se unos sín­to­mas in­he­ren­tes al ofi­cio”. Los tras­tor­nos psí­qui­cos no siem­pre sa­len a la luz o, si lo ha­cen, ocu­rre años des­pués. El da­to es­tá con­fir­ma­do por las es­ta­dís­ti­cas: en los úl­ti­mos cien años, sólo dos je­fes de Es­ta­do o de Go­bierno han si­do de­cla­ra­dos de­men­tes de ma­ne­ra for­mal. El pre­si­den­te fran­cés Paul Des­cha­nel, que di­mi­tió vo­lun­ta­ria­men­te en 1920, y en 1952 el rey Ta­lal de Jor­da­nia, que fue obli­ga­do a de­jar el car­go a cau­sa de su es­qui­zo­fre­nia. Na­da más. Con to­da evi­den­cia, la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des de los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno han si­do sub­es­ti­ma­das o, en el peor de los ca­sos, ocul­ta­das a la opi­nión pú­bli­ca. Se­gún Ca­bre­ra, “la ex­pli­ca­ción es esen­cial­men­te po­lí­ti­ca: los man­da­ta­rios man­tie­nen sus do­len­cias ba­jo se­cre­to pa­ra no de­bi­li­tar su po­der y pa­ra no in­fluir en la lu­cha de su­ce­sión”. Son va­rios los man­da­ta­rios que han op­ta­do por ocul­tar su es­ta­do real de sa­lud mien­tras es­ta­ban en el po­der. Fra­nçois Mi­te­rrand es tal vez el ca­so más lla­ma­ti­vo. Su­fría cán­cer de prós­ta­ta, pe­ro pron­to su ob­se­sión por es­con­der la en­fer­me­dad se trans­for­mó en pa­ra­noia. El pre­si­den­te fran­cés te­nía mie­do de ser ob­je­to de es­pio­na­je mé­di­co in­ter­na­cio­nal y de que le des­cu­brie­ran. Clau­de Gu­bler, su mé­di­co per­so­nal, se vio obli­ga­do a acom­pa­ñar a Mit­te­rrand en sus via­jes con el equi­po a cues­tas y a col­gar el go­te­ro de las per­chas de los ar­ma­rios de los ho­te­les pa­ra no po­ner cla­vos en las paredes. Gu­bler re­gis­tra­ba a cons­cien­cia el cuar­to de ba­ño usa­do por su pa­cien­te y va­cia­ba las cis­ter­nas des­pués del uso pa­ra es­tar se­gu­ro de no de­jar ras­tro en las ha­bi­ta­cio­nes de los ho­te­les que pu­die­ran ha­cer sos­pe­char que el pre­si­den­te es­ta­ba en­fer­mo. Gu­bler con­fe­só que “ju­ga­ron al es­con­di­te con la muer­te du­ran­te on­ce años”. A Mit­te­rrand le cos­tó re­ve­lar un cán­cer. Pe­ro lo ha­bi­tual es ocul­tar tras­tor­nos psí­qui­cos. Sea por ver­güen­za o, sim­ple­men­te, por ne­gar la reali­dad. “Los elec­to­res to­da­vía es­tig­ma­ti­zan los que su­fren pro­ble­mas men­ta­les. Ade­más, el go­ber­nan­te cree que si el tras­torno fue­ra pú­bli­co, po­dría per­der vo­tos. Y así no re­co­no­ce su pro­pia de­bi­li­dad”, sos­tie­ne Da­vid­son. Pa­ra Owen, en to­do ca­so hay que ser pru­den­tes y no con­fun­dir el diag­nós­ti­co mé­di­co con el po­lí­ti­co. “La de­pre­sión y la en­fer­me­dad men­tal están ex­ten­di­das y no pue­den ser con­si­de­ra­das

co­mo una in­ca­pa­ci­dad au­to­má­ti­ca pa­ra desem­pe­ñar un car­go pú­bli­co”, es­cri­be. De he­cho, se han da­do has­ta ca­sos en los que los pa­cien­tes su­pie­ron apro­ve­char la en­fer­me­dad a su fa­vor. Es el ca­so de Lin­coln. “Es pro­ba­ble que do­mi­nar su de­pre­sión o apren­der a vi­vir con ella con­tri­bu­ye­ra a su ca­rác­ter co­mo pre­si­den­te”, se­ña­la. Pe­ro lo mis­mo se pue­de de­cir con Chur­chill, por no hablar de Roo­se­velt, que pa­de­ció po­lio y pro­ble­mas car­dia­cos y, pe­se a ello, pa­só a la his­to­ria co­mo uno de los me­jo­res pre­si­den­tes de la his­to­ria de EE.UU. “Los tres sa­lie­ron re­for­za­dos y has­ta fue­ron me­jo­res lí­de­res y más de­ci­si­vos, por­que fue­ron ca­pa­ces de me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de jui­cio. Es lo que se lla­ma, en tér­mi­nos mé­di­cos, “rea­lis­mo de­pre­si­vo”, se­ña­la Owen. El pro­ble­ma, más bien, tie­ne lu­gar cuan­do la en­fer­me­dad, psí­qui­ca o fí­si­ca, tie­ne con­se­cuen­cias con­cre­tas so­bre las po­lí­ti­cas de los go­ber­nan­tes. Se­gún Da­vid­son, Ha­rold Wil­son y Ro­nald Rea­gan (que su­frie­ron de­men­cia), Ni­xon (adic­to al al­cohol) y Ken­nedy (de­pen­dien­te de fár­ma­cos) to­ma­ron de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das de­bi­do a su es­ta­do de sa­lud. Por no hablar de aque­llos man­da­ta­rios que, en un ata­que nar­ci­sis­ta y de en­dio­sa­mien­to, se de­ja­ron lle­var por su ins­tin­to en con­tra de la ra­zón de Es­ta­do. Es lo que en la psi­quia­tría se co­no­ce co­mo sín­dro­me de hy­bris. El fi­ló­so­fo Da­vid E. Coo­per de­fi­nió la ac­ti­tud pro­pia de la hy­bris co­mo “ex­ce­so de con­fian­za en uno mis­mo, una ac­ti­tud de man­dar a freír es­pá­rra­gos a la au­to­ri­dad y re­cha­zar de en­tra­da ad­ver­ten­cias y con­se­jos, to­mán­do­se a uno mis­mo co­mo mo­de­lo. Se­gún Owen, “la ma­yo­ría de los sín­dro­mes de per­so­na­li­dad sue­le ma­ni­fes­tar­se en las per­so­nas an­tes de los 18 años y per­du­ran el res­to de su vi­da. El hy­bris, en cam­bio, pa­re­ce más bien co­mo al­go ad­qui­ri­do. Se ma­ni­fies­ta cuan­do el ejer­ci­cio del po­der se ha aso­cia­do al éxi­to du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po y se ha ejer­ci­do con po­cas res­tric­cio­nes”. Aun­que no hay con­sen­so en el mun­do cien­tí­fi­co so­bre la definición de es­ta pa­to­lo­gía, en­tre los

po­lí­ti­cos que pue­den ha­ber pa­de­ci­do el hy­bris, se­gún Owen, es­ta­rían Tony Blair y Geor­ge W. Bush. La con­tro­ver­ti­da in­va­sión de Iraq, lle­va­da a ca­bo pe­se a mu­chas crí­ti­cas ex­ter­nas e in­ter­nas, se­ría el ejem­plo más cla­ro de es­te tras­torno. De ahí la pregunta: ¿se pue­de evi­tar que el man­da­ta­rio que ac­ce­da al po­der desa­rro­lle en­fer­me­da­des que le im­pi­dan el ejer­ci­cio de su fun­ción? Uno po­dría pen­sar: te­ne­mos a los po­lí­ti­cos que nos me­re­ce­mos. ¿Pe­ro y los mé­di­cos? “Los tra­ta­mien­tos han si­do en mu­chos ca­sos muy in­con­sis­ten­tes, con pro­fe­sio­na­les que ha­cían to­do lo que su po­de­ro­so pa­cien­te le pe­día”, sos­tie­ne Da­vid­son. Los doc­to­res se en­cuen­tran a me­nu­do en­tre la es­pa­da y la pa­red: de­cir la ver­dad so­bre el es­ta­do de su asis­ti­do se pue­de con­si­de­rar una vio­la­ción del se­cre­to pro­fe­sio­nal, pe­ro en­ga­ñar con me­dias ver­da­des en un bo­le­tín es men­tir a la opi­nión pú­bli­ca. Una po­si­ble so­lu­ción es que, si hay que co­mu­ni­car al­go, el res­pon­sa­ble sea el pa­cien­te o su ga­bi­ne­te. Y que el mé­di­co se en­car­gue sólo de cu­rar. En cam­bio, Owen y Da­vid­son coin­ci­den en que pa­ra fre­nar el hy­bris po­co se pue­de ha­cer. “Nin­gún tra­ta­mien­to pue­de sus­ti­tuir la ne­ce­si­dad de au­to­con­trol, la pre­ser­va­ción de la mo­des­tia, la ha­bi­li­dad de reír­se de sí mis­mo y la ca­pa­ci­dad de es­cu­char a los de­más”. Pa­ra Ca­bre­ra, “un pa­cien­te tie­ne de­re­cho a es­tar en­fer­mo y a ser tra­ta­do bien. Pe­ro yo creo que los ciu­da­da­nos de­be­rían exi­gir, y es tam­bién su de­re­cho, que sus go­ber­nan­tes dis­fru­ten de una sa­lud es­ta­ble”. ¿Y si se lle­va­ra a ca­bo una va­lo­ra­ción mé­di­ca in­de­pen­dien­te al po­lí­ti­co an­tes de ocu­par el car­go? De he­cho, es una prác­ti­ca co­mún en las so­cie­da­des anó­ni­mas. Los ac­cio­nis­tas exi­gen pro­tec­ción y trans­pa­ren­cia en lo que se re­fie­re a la sa­lud de sus con­se­je­ros del­ga­dos. Aun­que, en la po­lí­ti­ca, es más di­fí­cil de lle­var a la prác­ti­ca. “¿Ha­brían apo­ya­do los nor­te­ame­ri­ca­nos a Roo­se­velt en 1944, cuan­do se pre­sen­tó a un cuar­to man­da­to, de ha­ber po­di­do leer una va­lo­ra­ción mé­di­ca in­de­pen­dien­te que de­ta­lla­ra su do­len­cia car­dia­ca?”, se pregunta Owen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.