COM­BA­TIR LA FAL­TA DE ATEN­CIÓN

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, soy una se­ño­ra con más de 70 años, lla­ma­da Au­ro­ra. Mi pro­ble­ma es que pa­dez­co una gran fal­ta de aten­ción que afec­ta mi me­mo­ria. A ve­ces in­clu­so me asus­to, por que no re­cuer­do lo que aca­bo de ha­cer o pier­do las ga­fas y ten­go que bus­car por to­da la ca­sa o no sé dón­de he pues­to el li­bro que es­toy le­yen­do o me de­jo en­cen­di­da la te­le­vi­sión. Tambien me su­ce­de que leo va­rias ve­ces la ho­ja de un li­bro y es­toy pen­san­do en otras co­sas y no me en- te­ro o lo mis­mo me pue­de su­ce­der con una pe­lí­cu­la en la te­le­vi­sión o in­clu­so cuan­do es­toy ha­blan­do con al­guien. La gen­te me di­ce que eso pa­sa a par­tir de cier­ta edad, pe­ro me preo­cu­po. Un so­brino me su­gi­rió que le es­cri­bie­se... No quie­ro que es­to va­ya a más. Aho­ra es­toy to­man­do un com­ple­jo mul­ti­vi­ta­mí­ni­co pa­ra per­so­nas ma­yo­res. Mu­chas gra­cias, un sa­lu­do con ad­mi­ra­ción. RES­PUES­TA Es­ti­ma­da Au­ro­ra, gra­cias a ti y a tu so­brino por es­cri­bir­me. An­tes que na­da con­fío que ese com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co ha­ya si­do re­ce­ta­do por tu mé­di­co. La aten­ción es una de las fun­cio­nes más pre­cio­sas e im­por­tan­tes de la men­te, sin du­da, y es­tá muy co­nec­ta­da con la me­mo­ria en el sen­ti­do de que si uno es­tá más aten­to, me­mo­ri­za me­jor. Hay ejer­ci­cios pa­ra en­tre­nar la aten­ción, y al­gu­nos vie­nen da­dos des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les en Orien­te y aho­ra muy prac­ti­ca­dos en Oc­ci­den­te. Si tu­vie­ra que de­fi­nir­te de ma­ne­ra sen­ci­lla qué es la aten­ción, te di­ría que “dar­se cuen­ta”. Nos per­mi­te per­ci­bir, co­no­cer, in­clu­so cap­tar­nos a no­so­tros mis­mos, pues la aten­ción pue­de di­ri­gir­se ha­cia afue­ra o ha­cia uno, co­mo una fle­cha con pun­tas en las dos di­rec­cio­nes. Es tan im­por­tan­te que se la ha lla­ma­do “la lám­pa­ra de la men­te”. Cuan­do uno es­tá aten­to, to­do se per­ci­be me­jor, más ple­na­men­te, y co­mo di­cen los maes­tros zen “el co­lor es más co­lor y el so­ni­do es más so­ni­do”. Y bien, Au­ro­ra, ¿có­mo po­de­mos con­se­guir aten­ción? Pues es­tan­do más aten­tos, es­for­zán­do­nos un po­co por es­tar más pre­sen­tes a lo que pen­sa­mos, de­ci­mos, es­cu­cha­mos y ha­ce­mos. La aten­ción es co­mo un múscu­lo que se pue­de en­tre­nar. Pon­te ma­nos a la obra. Pres­ta mu­cha más aten­ción al mo­men­to de dón­de de­jas las ga­fas o las ti­je­ras de co­ser. Haz un es­fuer­zo por es­tar más aten­ta a la pe­lí­cu­la que es­tás vien­do o el li­bro que es­tás le­yen­do. El cul­ti­vo me­tó­di­co de la aten­ción fa­vo­re­ce las fun­cio­nes men­ta­les. Hay que ir po­co a po­co, por­que to­dos nos de­ja­mos arras­trar por la me­ca­ni­ci­dad y la iner­cia, y ter­mi­na­mos ha­cien­do las co­sas de una ma­ne­ra ma­qui­nal, co­mo ro­bots. “Cuan­do co­mo, co­mo, y cuan­do duer­mo, duer­mo, pe­ro hay gen­te que cuan­do co­me pien­sa en mil co­sas y cuan­do duer­me tie­ne mil sue­ños”, di­cen los maes­tros zen. De­bes es­tar más aten­ta a lo que sien­tes en el mo­men­to. Y pue­des ha­cer un ejer­ci­cio muy va­lio­so que con­sis­te, sim­ple y lla­na­men­te, en sen­tir tu res­pi­ra­ción y se­guir su cur­so, tra­tan­do de no de­jar­te lle­var por los pen­sa­mien­tos. ¿Sa­bes por qué no es­ta­mos más aten­tos a ca­da mo­men­to? Por­que los pen­sa­mien­tos nos aca­rrean de un la­do pa­ra otro y es­ta­mos en to­do me­nos en lo que de­be­ría­mos es­tar. Ha­bien­do ya si­do exa­mi­na­da por tu neu­ró­lo­go, no te preo­cu­pes, qué­da­te tran­qui­la. La aten­ción es co­mo un cen­ti­ne­la que cus­to­dia la men­te. Bu­da de­cla­ra­ba: “Es to­do­po­de­ro­sa en cual­quier mo­men­to y cir­cuns­tan­cia”. Ejer­cí­ta­la.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.